Presupuestos Generales Estado

El Gobierno prevé recaudar 4.000 millones más en dos años sin subidas de impuestos a las clases medias

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

El Gobierno de coalición pretende recaudar 3.997 millones de euros extra en 2021 y 2022 solo con retoques al alza en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas IRPF, IVA, Sociedades y también a los impuestos sobre las primas de seguros. Así lo estima el Ministerio de Hacienda tras la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para el curso que viene, cuyo detalle se conocerá este miércoles ministerio por ministerio. 

Así, Hacienda prevé un impacto de caja de 1.862 millones en 2021 y de 2.135 millones extra en 2022 gracias exclusivamente a las subidas a gravámenes ya existentes. El incremento del IRPF, por citar un caso, solo afectará a las rentas más altas, que constituyen el 0,17% de los contribuyentes, esto es, menos de 35.000 personas. Y no se incluyen para este cálculo los nuevos impuestos recientemente creados, el Impuesto Sobre Determinados Servicios Digitales (más conocido como Tasa Google) y el Impuesto sobre Transacciones Financieras (Tasa Tobin). 

Todas las medidas fiscales aprobadas excluyen a las clases medias y bajas del incremento de la presión fiscal, excepto las que atañen a la imposición indirecta (IVA), que afectarán a todas las capas de la sociedad. En este último punto, la justificación del Ejecutivo es doble y va más allá del afán recaudatorio: en el caso de la subida del IVA del 10% al 21% a las bebidas azucaradas se trata de una lucha contra la obesidad, especialmente la infantil, con un gravamen que se sitúa en la media europea con relación a los refrescos edulcorados; mientras que la reducción de la bonificación fiscal al diésel se enmarca en "la nueva fiscalidad verde", de acuerdo con las palabras de la ministra de Hacienda María Jesús Montero. 

El IVA no gravará en cambio las actividades realizadas por sanidad y educación privadas, además de otros negocios como las autoescuelas. Hace pocas semanas trascendió que el Gobierno pensaba incrementar la imposición indirecta a estos productos del 0% al 21%, pero finalmente el aumento no fue comunicado a la Comisión Europea al remitir Hacienda su plan presupuestario. Montero ha confirmado que ambas subidas quedan excluidas. 

1.500 millones con Sociedades

El IRPF sube tres puntos (del 23% al 26%) para las rentas de capital a partir de 200.000 euros. Es decir, que todas las personas que obtengan más de 200.000 euros en el próximo ejercicio fiscal vía inversiones (dividendos, acciones, depósitos financieros, venta de inmuebles o de vehículos) tributarán tres puntos más por sus rentas sobre el ahorro. Igualmente, el IRPF escala dos puntos (del 45% al 47%) para todo aquel contribuyente cuyo salario esté por encima de 300.000 euros. Por IRPF el Gobierno quiere ingresar 144 millones el año que viene y 346 millones en 2022 (490 en total). 

Las medidas fiscales sobre impuestos ya existentes incluidas en los Presupuestos Generales son ocho. Primero, las ya mencionadas alzas del IRPF sobre las rentas del trabajo y del capital. Segundo, la subida del IVA a los refrescos poco saludables por la que se estiman ingresos de 340 y 60 millones en 2021 y 2022, respectivamente. Esto es, 400 millones por esta vía. Tercero, la también comentada eliminación a la deducción fiscal al gasóil, por la que se calculan hasta 500 millones extra (450 y 50 millones en dos años). 

El cuarto punto es el retoque al alza en el impuesto de Sociedades, el cual afecta a 1.739 empresas españolas, el 0,12% del total. Estas empresas no podrán desgravar al 100% el reparto de dividendos entre sus filiales, límite que baja al 95%. Todas las empresas cuyo volumen de negocio se sitúe por debajo de 40 millones de euros podrán aplicar la bonificación íntegra durante como mínimo tres años, de acuerdo con la letra pequeña de los Presupuestos. La recaudación en este punto es la más elevada de todas: 473 millones en 2021 y 1.047 millones en 2022. Más de 1.500 de los 4.000 millones que el Ejecutivo prevé ingresar para superar los efectos de la pandemia. 

Sube el impuesto a primas de seguros

La quinta medida, relacionada con el IRPF pero también con los planes de pensiones privados, es la modificación del límite de las reducciones por las aportaciones a planes de pensiones. Se rebaja en 2.000 euros la aportación máxima que puede beneficiarse de una deducción fiscal. Y aunque no se contempla ningún ingreso mediante esta fórmula en 2021, para 2022 se espera que afloren 540 millones. Pero no irán solo para la Administración Central, sino que las comunidades autónomas participarán de la recaudación. 

La sexta es el anuncio de María Jesús Montero de que se van a prorrogar durante 2021 y 2022 los límites del régimen de módulos para autónomos para ayudar así a uno de los colectivos más afectados por la crisis, algo que no implica ningún ingreso para las arcas públicas pero sí un alivio fiscal para los trabajadores por cuenta ajena. El séptimo punto, algo muy significativo a nivel recaudatorio, es el incremento del 6% al 8% del impuesto sobre las primas de seguros, que permitirá obtener 455 millones en 2021 y 52 millones en 2022. 

Finalmente, está el incremento de un punto de la tarifa estatal sobre el impuesto del Patrimonio, del 2,5% al 3,5%, sobre las rentas a partir de 10 millones de euros. La estimación no recoge ningún ingreso, porque el Impuesto sobre el Patrimonio es un tributo autonómico transferido a las autonomías y cada una elabora sus propios tipos. Madrid bonifica totalmente este tributo y no ingresó nada en 2018 (podía haber recaudado 905 millones) mientras que Cataluña ingresó algo más de 500 millones de euros

"Agravio comparativo" sobre Patrimonio

El Impuesto sobre el Patrimonio ha ido menguando y además agrava la pelea política y fiscal entre el Gobierno madrileño y el central: en 2008 se recaudaron más de 2.300 millones de euros vía impuesto sobre la fortuna; en 2017, 1.267 millones. Aunque otras regiones también rebajan la factura estatal, la principal diferencia entre un año y otro es lo que ha dejado de recaudar la Comunidad de Madrid. Este martes la ministra Montero dijo que hay mandatarios autonómicos preocupados por el "agravio comparativo" –en clara alusión a Madrid–, palabras que tuvieron respuesta por parte del consejero de Hacienda Javier Fernández-Lasquetty, que acusó al Gobierno "socialista y comunista" de querer imponérselo. 

Según Lasquetty, se trata de un impuesto "tanregresivo, tan atrasado, que no existe en ningún país de Europa". Esta frase del consejero es falsa: Patrimonio se aplica en Noruega, Francia, Suiza y Liechtenstein. El consejero ha prometido que no se aplicará.

"Se han limitado mucho las medidas fiscales, que tendrán incidencia en un número muy reducido de contribuyentes", valora Carlos Cruzado, portavoz del sindicato de técnicos de Hacienda Gestha. "Es un paso hacia un modelo más justo", reconoce, "pero un paso muy pequeño. El único tramo sobre el impuesto de la renta de 300.000 euros y el bache que queda entre 60.000 y 300.000 es enorme". 

IRPF, Patrimonio, planes de pensiones, IVA de refrescos o seguros, principales subidas fiscales de 2021

IRPF, Patrimonio, planes de pensiones, IVA de refrescos o seguros, principales subidas fiscales de 2021

Más sobre este tema
stats