El precio de los carburantes

Las petroleras cargan a los clientes el coste de las medidas del Gobierno para favorecer el crecimiento

Las petroleras cargan a los consumidores el coste de las medidas del Gobierno para favorecer el crecimiento

La polémica no es nueva, pero los ingredientes han cambiado. La Comisión Nacional de los Mercados y de la Comptencia (CNMC) ha desvelado en el informe sobre el mercado de carburantes de diciembre de 2014 que las compañías petroleras están incrementando los márgenes brutos de la venta de carburantes aprovechando el desplome del precio del crudo (más del 50% desde julio de 2014). 

La clave  de la polémica subida en los márgenes, que han llegado a superar los 18 céntimos por litro en gasolinas y gasóleo –dos céntimos por encima de la media de los países del entorno– es que las compañías han cargado sobre los precios minoristas el coste de las medidas que aprobó el Gobierno por decreto en julio de 2014 para animar la economía.

En seis meses de 2014, las compañías petroleras han contribuido con 54 millones de euros al denominado Fondo Nacional de Eficiencia Energética. Pero quien ha pagado realmente ha sido el consumidor. "Las compañías han cargado ese nuevo coste en los márgenes; no lo han hecho sobre los pedidos mayoristas, sino en la parte más fácil, el consumidor. Y lo han hecho aprovechando que el desceso del petróleo disimulaba la carga", explica un antiguo directivo de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) que pide anonimato.

Coste adicional

Álvaro Mazarrasa, portavoz de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), admite que las petroleras han tenido que asumir "un coste adicional, algo que no existía antes y que no existe en otros países", pero rechaza que las empresas estén aprovechando las bajadas del petróleo para cargar sobre los clientes márgenes más elevados.

Según la CNMC, mientras las cotizaciones internacionales de la gasolina y el gasóleo cayeron en el último trimestre del pasado año un 28,1% y un 22,6%, respectivamente, gracias a que el barril de Brent se desplomó por debajo de los 50 dólares, los márgenes en la venta de los dos combustibles de más consumo subieron un 2,8% y un 5,2%, respectivamente, situándose en la cota de los 18 céntimos por litro en cada uno de ellos. 

El portavoz de la AOP acusa a la CNMC de caer en un error una y otra vez al confundir el margen con el que se quedan los operadores con el margen bruto de distribución. "En este –explica Mazarrasa– entran costes de logística, transporte, personal mantenimiento de existencias etc". El resultado, según las empresas, es que de los 18 céntimos por litro que apunta la CNMC como margen, las empresas –según su patronal– sólo se quedan entre 1,5 y 2 céntimos por litro.

Antes de impuestos

Pero la CNMC, presidida por José María Marín Quemada, ex directivo de Cepsa, no se cree las razones de AOP. En su informe recoge las bajadas del petróleo y sostiene que las empresas sólo han repercutido entre el 92% y el 96% de la rebaja a los precios antes de impuestos.

"En todo caso –aseguran fuentes de la antigua CNE– márgenes de 18 céntimos por litro en el precio de las gasolinas son un disparate".  Según las fuentes consultadas, márgenes muy por debajo de esa cifra llevaron en 2005 al entonces ministro José Montilla a llamar a capítulo a las empresas para tratar de moderar los precios.

Más presión

Lo peor es que la presión sobre los márgenes y por extensión sobre los precios que paga el consumidor puede aumentar. El Real Decreto Ley 8/2014 de 4 de julio de Medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia prevé una aportación de 350 millones anuales. Del total, la Administración aporta el 35%. El resto corre a cuenta de las empresas energéticas. Las petroleras aportaron en 2014 -un semestre- 54 millones de euros. Este año aportarán el doble. Eso quiere decir que si mantienen la política de repercutir la carga en el precio que pagan los usuarios, los márgenes seguirán creciendo.

La caída de precios del petróleo, frenada en los últimos días, al igual que las gasolinas (han subido un 1,3% la última semana), ha permitido a las empresas disimular el aumento de los márgenes. No es lo único que ha pasado depercibido para el consumidor. En muchas de las comunidades que aplicaban recargos en el Impuesto Especial de Hidrocarburosaplicaban recargos -el mal llamado céntimo sanitario- ese recargo o ha bajado o ha desaparecido. Es el caso de Madrid, Cantabria, Castilla-León o Navarra. Pero los precios de las gasolinas, aparentemente, no lo han reflejado.

El IPC interanual ahonda su tasa negativa en enero hasta el -1,4% por las gasolinas

Más sobre este tema
stats