LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Doce asesinatos machistas en quince días destapan fallos en todas las escalas de protección de las mujeres

Igualdad admite que hay un problema de coordinación tras los últimos seis crímenes machistas

La ministra de Igualdad, Ana Redondo, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ofrecen una rueda de prensa tras la reunión del comité de crisis que ha analizado los últimos asesinatos de violencia machista.

Detectar los fallos en el sistema de protección y, sobre todo, coordinación entre instituciones. El comité de crisis de violencia de género reunido este martes con el objetivo analizar los últimos asesinatos machistas ha finalizado con la vista puesta en los centros de salud de atención primaria y las oficinas de servicios sociales como lugares vitales para diagnosticar posibles casos de violencia contra las mujeres. Porque hay "un problema" en la coordinación de la lucha contra la violencia contra las mujeres.

Así lo ha lamentado la ministra de Igualdad, Ana Redondo, que ha insistido en la necesidad de implicar a todos los entornos en este tipo de violencia. "No podemos exigir a las mujeres que viven en una situación de terror que sean las que denuncien, pero toda la sociedad española tiene que responsabilizarse", ha destacado, lamentando que "la falta de denuncia es un problema". De las 58 mujeres asesinadas en 2023, 44 no había presentado denuncia. Son un 75,8%.

Por eso aboga por ampliar el foco. Y en este sentido ha informado de que este miércoles su departamento se reunirá con el de Sanidad del mismo modo que este martes lo hizo con el de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030 con el objetivo de movilizar el máximo número de recursos posibles para "detectar los casos que no llegan con suficiente premura" al sistema de protección. La medida, no obstante, ya formaba parte del catálogo de medidas urgentes que aprobó el Consejo de Ministros en 2021 y que pretendía que los centros de salud funcionaran como punto violeta y que las oficinas de Servicios Sociales incluyeran una ventanilla única para atender casos de violencia contra las mujeres. Ahora el objetivo es mejorar esa coordinación. Porque el sistema, ha insistido Redondo, sí "funciona".

Es el mismo mensaje que ha trasladado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que ha comparecido junto a Redondo ante los medios. "El sistema VioGen —Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género— es pionero y único en el mundo", ha defendido, cifrando en 40.000 los casos que actualmente tienen protección policial y en 90.000 el total de expedientes integrados en el sistema.

En cualquier caso, el titular de Interior reconoce que hay que revisarlo. Y más después "de las tragedias como las del sábado", cuando seis personas fueron asesinadas en crímenes machistas: cuatro mujeres y dos menores. "Actualmente estamos evaluando el conjunto de circunstancias" de esos casos, analizando "dónde pudo estar el error, la falta de coordinación", ha indicado. Y ha coincidido con Redondo en la necesidad de denunciar. También poniendo el foco en las propias víctimas. "La denuncia, sin duda alguna, es la llave que nos permite abrir el paraguas que protege y que protege el Estado español a todas las víctimas de violencia machista", ha asegurado para añadir que el modelo VioGén "no es infalible, pero salva muchas vidas", ha expresado.

En cuanto a la violencia vicaria, la ministra ha señalado que se trata de un problema que se ha detectado "de una forma muy virulenta". En este sentido, ha expuesto que los participantes de la reunión han pedido que las medidas de protección de los menores no pueden ser exclusivamente civiles, sino también penales. De todas formas, Redondo ha agregado que se trata de una cuestión que se abordará en la Comisión para renovar el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Además, Redondo ha recalcado la necesidad de escuchar a los menores e incluso "replantear" la idea de interés superior del menor. "No entra dentro del interés superior del menor la necesidad de mantener un vínculo con el maltratador", ha subrayado.

Los discursos negacionistas y la violencia machista

La violencia machista "es el primer problema de nuestro país", ha continuado lamentando Redondo, que ha reconocido también los 20 años de lucha de Estado para erradicarla, una tarea "nada sencilla". "Estamos trabajando contra un problema cultural de muy difícil erradicación, pero contra el que debemos ser más ágiles y efectivos. Hay elementos que podemos mejorar, y en eso tenemos que seguir trabajando", ha insistido.

Y ha apuntado a los discursos negacionistas de la violencia machista como explicación del repunte producido en los últimos meses y que ha dejado un balance en lo que llevamos de año de 19 mujeres y nueve menores asesinados. "Los discursos machistas son peligrosos, tienen efectos muy perversos en la protección de las víctimas", ha criticado.

El de este martes ha sido la octava reunión de este órgano creado en 2022, cuando al frente del Ministerio se encontraba Irene Montero. Se trata de un grupo, compuesto por las comunidades autónomas y las instituciones encargadas de combatir la violencia de género, pensado para reunirse siempre que exista una concentración de cinco o más feminicidios en el periodo de un mes. De ellos han salido medidas como la posibilidad de acceder a los antecedentes por violencia de género de turistas extranjeros o la puesta en marcha de medidas específicas para mujeres embarazadas.

Más sobre este tema
stats