Bombas sobre Gaza

Un año de la Gran Marcha del Retorno palestino: la ONU denuncia el colapso de los servicios sanitarios en Gaza

Palestinos en los enfrentamientos contra soldados israelíes en la Franja de Gaza.

Marta Maroto

La Gran Marcha del Retorno palestino cumple un año. El 30 de marzo, día de la Tierra Palestina, cerca de 50.000 personas se alzaron en manifestaciones pacíficas para pedir el fin del bloqueo israelí y exigir el derecho al retorno de los refugiados. En su primer aniversario, Naciones Unidas denuncia los asesinatos de 195 palestinos, 41 niños, a manos de las fuerzas israelíes. 

"Hubo más heridos en diez días de protestas pacíficas que en 50 días de guerra en 2014", declaró el Comisionado General de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA) Pierre Krähenbühl. En un informe, la organización denuncia el colapso de la atención sanitaria en el que todavía está sumida la región: más de 2.700 han tenido que ser atendidas en instalaciones de la ONU por lesiones de bala y munición, heridas que de no ser tratadas pueden resultar en amputaciones o discapacidades. 

Entre niños y adolescentes, en el contexto de la Franja, la pérdida de un miembro o una minusvalía supone la pérdida de un activo importante para la familia, y pasan a ser una carga: tienen que retrasar su formación y, de cara al futuro, pierden opciones laborales y de contraer matrimonio. Además de las complicaciones psicológicas que acarrea. "Ahmed ha dejado de ser él mismo, (...) es completamente dependiente", cuenta su madre, que no puede más que cuidar a su hijo de 17 años al que los doctores salvaron la vida tras una herida muy fuerte en el cráneo. 

Como siempre, los conflictos se vician con los más vulnerables, los niños. El 20 por ciento de las personas tratadas por la UNRWA son menores de edad, y de ellos, el 95 por ciento son varones. Como Tariq, de 13 años, la inmensa mayoría tuvieron que ser tratados por impactos de bala. "Resulté herido el primer día de manifestaciones, no les dije a mis padres que iba", relata. De pie, a unos 100 metros de la frontera, recibió un impacto en la pierna que le hizo perder más de ocho meses de escuela entre al menos cinco operaciones. 

Niños que cantaban, bailaban o portaban banderas durante las protestas, que durante los primeros meses se celebraron cada viernes, fueron heridos y asesinados, según el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (OHCHR). En su informe, el organismo advierte de que el sistema sanitario de Gaza ha alcanzado un "punto crítico" en el que las instituciones no tienen medicamentos ni capacidad para atender a todo el mundo, de manera los médicos tienen que atender y seleccionar los casos más graves.

La sanidad colapsada, los pupitres vacíos y las familias rotas o con miembros dependientes. La violencia atraviesa cada aspecto de la vida en Gaza. "Una situación insostenible", concluye el informe de la UNRWA, que, como siempre, finaliza con una petición: que se dé una solución política "sostenible" y "duradera" al conflicto de la Franja de Gaza. 

Aquí puedes ver el informe en inglés:

Tres palestinos muertos en las protestas contra Israel en la valla de Gaza

Más sobre este tema
stats