Terrorismo

La presión contra el yihadismo aumenta en Europa: más de 1.000 detenidos en los dos últimos años

La presión contra el yihadismo aumenta en Europa: más de 1.000 detenidos en los dos últimos años

Marzo de 2016. La policía belga hiere y detiene definitivamente a Salah Abdeslam, uno de los hombres más buscados desde los atentados de noviembre en las calles de París y la sala Bataclán –se saldaron con al menos 130 muertos y más de 300 heridos–. Era el único superviviente de la matanza y los agentes belgas se habían apuntado un tanto a su favor tras cuatro meses de búsqueda. El joven de 26 años pasó así a engrosar la enorme lista de detenidos en la Unión Europea por sus vínculos con el terrorismo yihadista: más de 1.000 en los dos últimos años, según el informe EU Terrorism Situation and Trend Report (TE-SAT) 2016, que la Oficina Europea de Policía (Europol) ha hecho público este miércoles.

El número de arrestados por sus conexiones con grupos terroristas de corte yihadista ha aumentado en los últimos años, pasando de los 122 de 2011 a los 687 del 2015 –159 en 2012, 216 en 2013 y 395 en 2014–. Este año ha sido especialmente intenso en el Viejo Continente, donde se han registrado 17 ataques yihadistas (el informe incluye tanto los llevados a cabo como los frustrados o fallidos) –con Francia como uno de los objetivos centrales de los grupos terroristas– que han dejado más de 150 muertos y centenares de heridos. Ataques como los ejecutados por los hermanos Kouachi contra el semanario satírico Charlie Hebdo o el de Amedy Coulibaly en un supermercado de comida judía, así como el de Copenhague un mes después o los de la capital francesa en noviembre, han llevado a una docena de países europeos a reforzar su legislación en materia terrorista.

La mayor cantidad de detenciones relacionadas con el terrorismo yihadista en 2015 se han desarrollado en Francia –377–, según los datos recogidos en el informe. Le siguen España, con 75, Bélgica, con 60, y Austria, con 48. Del total, sólo estos cuatro países aglutinan el 81,5%. La diferencia es bastante importante si se compara con el resto de Estados del club comunitario: 40 en Italia, 20 en Países Bajos, 21 en Alemania, 21 en Bulgaria, 11 en Rumanía, 4 en Polonia, 3 en Suecia y Finlandia, 2 en Estonia y 1 en República Checa y Chipre. 

En cuanto a procesos judiciales de este tipo, en el último año se han celebrado un total de 198, según datos de Eurojust recogidos en el informe. La mayoría de ellos fueron en suelo belga –120–. Del resto, 29 fueron en Austria, 17 en Holanda, 13 en España, 11 en Alemania, 5 en Francia, 2 en Suecia y 1 en Dinamarca y Chipre. "La mayoría de los veredictos por terrorismo yihadista conciernen a delitos relacionados con el conflicto en Siria e Irak", señala Europol. En un 94% de los casos, los sospechosos fueron finalmente declarados culpables.

Combatientes extranjeros

La Oficina Europea de Policía también hace hincapié en el peligro de los lobos solitarios –personas que no pertenecen a ninguna célula pero que se han autoradicalizado a través de los contenidos que se alojan en Internet– y de los conocidos como combatientes extranjeros, que se enrolan en las filas de grupos terroristas que operan en zonas en conflicto. Bajo la dicotomía o con nosotros o con los infieles, Europol calcula que hasta 2015 han viajado a hacer la yihad alrededor de 5.000 europeos, que se han incorporado principalmente a organizaciones terroristas como el Estado Islámico y Jabhat al-Nusra –principal franquicia de Al Qaeda en Siria–. En menor medida, señalan otros como Jaish al-Fatah, Harakat Ahrar al-Sham o Jaish al-Muhajirin wal-Ansar.

Europol calcula que tres cuartas partes de estos combatientes extranjeros son naturales de Bélgica, Francia, Alemania y Reino Unido. En 2014 había una presencia importante en las zonas fronterizas entre Afganistán y Pakistán, Chechenia, Libia, Somalia, Mali y Yemen. En 2015, no creen que hayan cambiado mucho. "Siria e Irak continúan siendo de lejos el principal destino para los yihadistas europeos", recoge el informe, que recalca la gran diferencia existente entre los combatientes extranjeros en la zona controlada por el Estado Islámico y aquellos que en un pasado preferían viajar a otras partes del mundo a unirse a Al Qaeda –o sus diferentes franquicias– y grupos con inspirados en la organización ahora dirigida por el egipcio Ayman al-Zawahiri.

Las autoridades europeas se muestran, en este sentido, preocupadas por el aumento de las mujeres detenidas por delitos relacionados con el terrorismo yihadista. Han pasado de 6 en 2013 a 128 durante el año 2015. "En algunos casos, van a Siria e Irak para unirse a sus cónyuges. En otros, viajan para casarse con los combatientes y tener hijos", sostiene Europol. Y ponen ejemplos: "Alrededor de un 20% de los viajeros de Finlandia y Alemania son mujeres". En España, el número se ha incrementado en 2015. Casos como el de M.A.C.M, que con sólo 22 años fue detenida en el aeropuerto de Barajas cuando trataba de coger un avión a Turquía para, posteriormente, unirse al Estado Islámico. O el de S.C.C en Arrecife (Lanzarote) que, presuntamente, reclutaba a niñas y adolescentes para este mismo grupo terrorista.

"El incremento de los ataques aéreos aliados y de las medidas de prevención adoptadas por las autoridades de los Estados correspondientes, pueden haber disminuido los movimientos", señala el informe. En este sentido, explica que aunque todavía se están produciendo este tipo de desplazamientos, en algunos casos las cifras parecen haberse reducido en el último año. En Holanda, por ejemplo, están dejando las zonas de conflicto a un ritmo de cinco al mes, según recoge Europol, que hace hincapié en la importancia de tener controlados a los retornados que, en aquellas zonas de combate, han incrementado su "capacidad de atentar". "Tanto bajo una dirección como de forma independiente", afirman.

No todo es yihadismo

Europol recoge, además de los ataques de tipo yihadista, todos aquellos actos terroristas de extrema izquierda, extrema derecha o con tintes separatistas. Así, si se tienen en cuenta todos los grupos, el número de atentados cometidos, fallidos o frustrados en el año 2015 sólo en seis países de la UE –Dinamarca, Francia, Grecia, Italia, España y Reino Unido– ascendió a 211, estando 13 de ellos relacionados con la izquierda radical, 9 con la derecha radical, 65 con grupos separatistas y 107 con un origen no especificado. En el año 2013 la cifra era de 152 y en 2014 aumentó hasta 201.

El director de Europol, Rob Wainwright, lamentó el "masivo número de víctimas" derivado de los ataques terroristas en la UE y apeló a la cooperación como herramienta fundamental para combatir las amenazas, toda vez que permite una imagen "mucho más rica" en materia de inteligencia. Las autoridades europeas han detenido en 2015 a un total de 1077 personas por su vinculación con el terrorismo –teniendo en cuenta los cuatro tipos recogidos en el informe–, casi el doble que en el año 2013, cuando fueron arrestadas 535.

En el caso de España, el informe registra un total de 25 ataques, 7 de extrema izquierda –con 37 detenciones– y 18 de tipo independentista –con 75 arrestos–. No ofrece muchos detalles sobre las acciones. "En España, la actividad terrorista y extremista de extrema izquierda y anarquista se ha reducido significativamente, reflejando una pérdida de la capacidad operacional. No se ha producido ningún atentado importante desde 2013, y los siete ataques de 2015 fueron a pequeña escala", apuntan sobre el primer rango. Sobre el segundo tipo, se hace referencia al cese de la lucha armada de ETA y a la ausencia de ataques de Resistencia Galega en 2015. "Algunos casos de violencia callejera ocurridos, en mayor medida en Vizcaya, y que fueron atribuidos a Ernai", apuntan. 

La Fiscalía alemana identifica al sospechoso del atentado en Berlín y ofrece 100.000 euros por su captura

La Fiscalía alemana identifica al sospechoso del atentado en Berlín y ofrece 100.000 euros por su captura

Más sobre este tema
stats