Subida histórica de los tipos de interés: el momento de la verdad de la Reserva Federal de EEUU

El presidente de la Junta de la Reserva Federal, Jerome Powell.

Martine Orange (Mediapart)

Desde hace semanas, el tema dominaba el mundo financiero: la Reserva Federal va a subir los tipos y a endurecer la política monetaria. El pasado miércoles 4 de mayo, Jerome Powell, su presidente, confirmó lo que todo el mundo esperaba. Para luchar contra la inflación, que se encuentra en su nivel más alto desde 1980 (8,5% en marzo), la institución monetaria ha decidido subir sus tipos de referencia en un 0,50%.

“Es la mayor subida en 20 años”, se apresuraron a señalar los analistas, para subrayar la firmeza del banco central estadounidense. Sin embargo, otros señalaron que el tono adoptado por el presidente de la Reserva Federal era todavía más determinante por cuanto las medidas adoptadas son, en última instancia, más acomodaticias de lo que parece.

Aunque varios miembros de la institución monetaria habían mencionado la posibilidad de subir los tipos hasta un 0,75% de golpe para contrarrestar la inflación galopante, Jerome Powell descartó esta posibilidad. Por supuesto, habrá más subidas de tipos, pero serán mesuradas, prometía el presidente de la Fed. Los tipos deberían alcanzar entre el 2% y el 2,5% a finales de año. Así que los tipos reales seguirán siendo en gran medida negativos, dado el nivel de inflación.

Asimismo, la Reserva Federal ha anunciado que pondrá fin a la política monetaria ultraacomodaticia puesta en marcha a partir de marzo de 2020 para hacer frente a la epidemia de covid. Detendrá sus recompras de bonos para reducir su balance, que ha crecido hasta un tamaño estratosférico de casi nueve billones de dólares. Pero aunque había insinuado que procedería a un ritmo de 95.000 millones de dólares al mes, sólo hará la mitad de eso inicialmente.

Aunque otros bancos centrales (Gran Bretaña, Canadá, Australia, Noruega, Suecia, Islandia, India) ya han puesto en marcha este proceso de endurecimiento monetario -es probable que el Banco Central Europeo siga su ejemplo en un futuro próximo-, las decisiones de la Fed, dado su tamaño e influencia mundial, tienen un alcance diferente: todos los mercados de capitales se ven concernidos y la Fed puede provocar grandes sacudidas, especialmente en los países emergentes. Pero no sólo. En otras palabras, las medidas anunciadas el 4 de mayo fueron recibidas con cierto alivio por la comunidad financiera. Se temían lo peor.

Hace unos días, la agencia Bloomberg advertía de que se estaba gestando un shock financiero global del orden de 410 billones de dólares, mientras la economía mundial, apenas recuperada de la pandemia y sacudida por la guerra de Ucrania, estaba a punto de estancarse. “Ya podemos ver las consecuencias de este endurecimiento a través de una reducción de la liquidez en dólares y la subida del dólar”, explica Alicia García Herrero, economista jefa para la región de Asia-Pacífico de Natixis.

El miedo al fin del dinero mágico

Para preparar a la ciudadanía y evitar movimientos demasiado bruscos, la Fed había indicado las líneas generales de su política a finales de marzo. Desde entonces, el mundo financiero se ha puesto en marcha. A continuación, se llevaron a cabo reasignaciones masivas de capital, provocando un ajetreo indescriptible. Todos los mercados se vieron afectados.

Abril fue “el peor mes para la renta variable en los mercados estadounidenses desde el año 2000”, según The Wall Street Journal. Los inversores se apresuraron a salir de las acciones sobrevaloradas, impulsadas por el dinero de los bancos centrales, mientras aún estaban a tiempo. El Nasdaq, el índice que agrupa a todos los valores tecnológicos, cayó más de un 13% -su peor resultado desde octubre de 2008-, el S&P 500, uno de los índices estrella de Wall Street, un 8,8% y el Dow Jones un 5,5%. Y la caída continuó en los primeros días de mayo.

Lo que ocurrió en los mercados de bonos, menos observados por el público en general, es aún más revelador. Toda la deuda de riesgo, pero de alto rendimiento, que ha florecido en los últimos años porque permitía un enorme apalancamiento y beneficios rápidos, ahora se está deshaciendo. Los tipos de esa deuda se han disparado hasta superar el 8%. Y la corrección está lejos de terminar. Cientos de miles de millones de créditos inmobiliarios y de consumo se ven amenazados.

Ni siquiera los bonos del Tesoro y del Estado de EEUU, normalmente considerados como el refugio más seguro, especialmente en tiempos de guerra, se han salvado. Durante varias semanas, se han visto atacados, incluso por inversores institucionales y estatales. Japón, que posee una de las mayores carteras de valores estadounidenses del mundo después de China, vendió en abril más de 60.000 millones de dólares en bonos del Tesoro.

En respuesta a esta huida, los rendimientos de la deuda pública han subido, y el rendimiento a 10 años supera ya el 3%. Un movimiento idéntico se produjo en los bonos europeos: los tipos negativos, que se habían convertido en la norma, desaparecieron para todos los países, incluida Alemania. Y el diferencial entre los bonos alemanes (bunds) y los italianos, considerados los más frágiles, vuelve a crecer: ahora es de 180 puntos.

En sí, unos tipos del 2,5% al 3%, especialmente en un entorno de alta inflación, no son alarmantes. Pero para los financieros acostumbrados a vivir en un mundo de tipos cero o incluso negativos desde hace más de una década, este retroceso refleja un temor: el tiempo del dinero mágico, del dinero gratis distribuido en abundancia por los bancos centrales desde la crisis financiera de 2008, está llegando a su fin. Y su agotamiento corre el riesgo de revelar todos los subterfugios y manipulaciones de un sistema financiero al borde del agotamiento.

Pero también es el momento de la verdad para los bancos centrales, que hasta ahora se consideraban todopoderosos, pero que ahora se enfrentan al reto del desorden mundial.

El regreso de la inflación

Los banqueros y economistas de Wall Street llevan meses pidiendo una subida de tipos de la Fed. “Debería haberse dado mucho antes”, se quejaba en los últimos días Jamie Dimon, consejero delegado de JP Morgan. Mientras que todos estos “expertos” han aprobado durante años las distorsiones causadas por las políticas monetarias ultraacomodaticias, alimentando enormes burbujas de activos en todos los campos (finanzas, bienes inmuebles, tecnología, arte, etc.), empeorando las desigualdades a niveles sin precedentes, tan pronto como los primeros signos de aumento de precios causados por la salida caótica de la pandemia global de covid-19, comenzaron a alarmarse. ¡La inflación ha vuelto, la inflación ha llegado!

Desde entonces, no ha pasado un día sin que una u otra voz sabia pidiera a la Reserva Federal que cambiara de rumbo, que volviera a su misión primordial de guardián de la moneda, que recuperara la política de Paul Volcker, presidente de la Reserva Federal a principios de los años 80 y figura clave del reaganismo. En definitiva, volver a los fundamentos de los años triunfantes del neoliberalismo, que fueron socavados por la crisis de Covid, los desafíos a la globalización, y ahora por la guerra de Ucrania.

Durante meses, la Reserva Federal se ha mantenido al margen. La inflación, según la fábula repetida por todos los banqueros centrales, era sólo “temporal”. Una vez que la economía mundial se hubiera ajustado, las tensiones desaparecerían y todo volvería a la normalidad. Pero nada ha ocurrido como se esperaba. La pandemia continúa, especialmente en China, lo que agrava aún más los riesgos de escasez e interrupciones en todas las cadenas de suministro. Y la guerra en Ucrania ha desencadenado una crisis energética, de materias primas y de alimentos que nadie había previsto.

Con una inflación en el 8,5%, la Reserva Federal ya no podía quedarse impasible. Al justificar las medidas adoptadas, Jerome Powell reconoció que algunas de ellas podrían ser “dolorosas”: de una forma u otra, a través de las hipotecas, los préstamos al consumo u otras, todos los hogares estadounidenses se ven afectados por el aumento del coste del dinero. “Pero el mayor daño es no abordar la inflación y dejar que la contracción [de la economía] se afiance”, apuntó.

 Un calendario extraño

Pero la pregunta que se hacen algunos es si la Fed está interviniendo en el momento equivocado, con los instrumentos equivocados.

De hecho, su acción se desarrolla en un momento extraño. Va en contra de todos los preceptos históricos. Los bancos centrales no suelen subir los tipos de interés durante las recesiones económicas. Ahora, tras el periodo de rebote natural posterior a la paralización de la economía mundial durante el confinamiento, la actividad económica de EEUU pierde fuelle. En el primer trimestre, el PIB estadounidense cayó un 1,4%.

Del mismo modo, los bancos centrales ofrecen apoyo a sus gobiernos en tiempos de conflicto. El Gobierno de Estados Unidos se ha embarcado en un gran esfuerzo bélico junto a Ucrania: en pocas semanas ya ha liberado decenas de miles de millones de dólares y planea proporcionar otros 33.000 millones de dólares en ayuda a Kiev en las próximas semanas.

Aparte de la inflación, que sigue subiendo mes tras mes, la Fed sólo tiene un argumento para justificar sus últimas decisiones: el empleo en Estados Unidos, que se ha convertido en uno de los indicadores de la política monetaria americana. Desde el fin del confinamiento, el mercado laboral ha dado muestras de una tensión desconocida desde hace más de treinta años: el paro nunca ha alcanzado niveles tan bajos, el número de vacantes de empleo nunca ha sido tan elevado y el número de puestos de trabajo por cubrir nunca ha sido tan elevado y el número de personas que renuncian a su empleo alcanza proporciones sin precedentes.

Este movimiento a gran escala, cuyas causas subyacentes aún no se han explicado, representa una ruptura con las décadas de la Gran Compresión. La relación de fuerzas entre el capital y el trabajo se está reequilibrando. Se multiplican los movimientos para exigir aumentos salariales. Eso es todo lo que necesitan los economistas para invocar la famosa curva de Phillips -cuya relevancia se discute-: la fatal espiral de subida de precios/subida de salarios está, en su opinión, de nuevo en acción. 

A medida que los hogares estadounidenses ven cómo su poder adquisitivo se deteriora cada día, el descontento aumenta. Tratando de alejar este peligro, Jerome Powell abordó el tema al inicio de su conferencia de prensa: “Me gustaría aprovechar esta oportunidad para hablar directamente al pueblo estadounidense. La inflación es demasiado alta y entendemos el daño que está haciendo y estamos actuando rápidamente para bajarla”. ¿Será esto suficiente para calmar la protesta social?

La impotencia del Banco Central ante la inflación importada

En esta nueva batalla contra la inflación, la Fed sabe que su credibilidad está en juego. Pero también sabe que sólo dispone de un arma monetaria poco contundente, por no decir ineficaz: la subida de sus tipos de interés oficiales es probablemente ineficaz frente a la inflación actual, provocada por factores totalmente externos.

La subida de precios a la que se enfrenta el mundo entero no está vinculada a una maquinaria económica desbocada, sino a la escasez, a los cuellos de botella y las restricciones de todo tipo, que aparecieron por primera vez en la época de la crisis sanitaria, a la que ahora se suma la guerra de Ucrania. Y ante estos factores externos, los bancos centrales se encuentran impotentes.

El hecho de que el dinero prestado sea más caro no cambiará mucho ante la subida de los precios del petróleo y el gas, amplificada por las sanciones contra Rusia. El endurecimiento monetario no cambiará el precio del trigo, ni la escasez de petróleo en los mercados mundiales, mientras los campos de Ucrania, gran exportador mundial de productos agrícolas, son bombardeados por el Ejército ruso. La política monetaria no tiene ningún efecto sobre la escasez de semiconductores, componentes industriales y materias primas que ha surgido con la crisis sanitaria.

“La política monetaria de los bancos centrales no tiene ningún efecto sobre la inflación importada. No es el instrumento adecuado para frenar una crisis de oferta en la economía real”, recordaba a Mediapart (socio editorial de infoLibre) Eric Dor, profesor de economía en la Escuela de Administración IÉSEG de París y Lille. Pero parece que no hay otro instrumento disponible. Porque una parte del mundo financiero lo pide, porque no hay ningún otro organismo capaz de poner un poco de orden en el actual desorden mundial, la Fed ha intervenido.

El espectro de una recesión

Según los escenarios de la Fed, las repetidas subidas de tipos deberían acabar por controlar la inflación y provocar un aterrizaje suave de la economía estadounidense, sin causar demasiados daños. Este es el escenario ideal.

Pero, ¿qué pasa si no funciona como estaba previsto? La decisión de Jean-Claude Trichet, entonces presidente del BCE, de subir los tipos de interés europeos a mediados de 2011, precisamente para contrarrestar la inflación provocada por el aumento de los precios de la energía (y, por tanto, de la inflación importada), suele citarse como ejemplo recientemente. Ha dejado un terrible recuerdo: la subida intempestiva y prematura de los tipos de interés fue el detonante de la crisis del euro, con su consiguiente recesión, desempleo y política de austeridad. Marcó el inicio de una década perdida para Europa.

¿No comete la Fed los mismos errores? No es probable que una subida de los tipos de interés al 2% o incluso al 3% pueda frenar una inflación importada del 7% o el 8%. Pero puede acentuar la actual desaceleración económica.

Los observadores expresan cada vez más este temor. “Dado que el endurecimiento de los bancos centrales ya está produciendo una desaceleración, la pregunta es si los bancos centrales van a empujarnos de nuevo a la recesión”, apuntaba a Bloomberg Kathy Jones, estratega de Charles Schwab. Un análisis compartido con un irónico sentido del humor por el asesor de Morgan Stanley Dany Janny: “La Fed no puede imprimir materias primas, pero sí puede acelerar una recesión”, podía leerse en un comunicado.

Incluso la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, que precedió a Jerome Powell al frente de la Fed, tiene sus dudas. Reconoció que el banco central tendría que ser “inteligente” y también “afortunado” para conseguir controlar la inflación sin provocar una recesión.

La preocupación por perjudicar aún más una situación económica deteriorada pesó naturalmente en las decisiones de la Fed. Pero también el miedo a provocar más desórdenes en el sistema financiero internacional. Los mensajes enviados por los mercados financieros en abril fueron una advertencia para el banco central. Rebosante de billones de dinero gratis desde 2008, el mundo financiero es más inestable que nunca. No puede prescindir de las muletas de los bancos centrales o todo se vendrá abajo.

Ese es el mensaje que el mundo financiero parece haber asumido: el banco central no los abandonará. “La Fed ha arrullado como una paloma durante una década, ahora intenta gritar como un halcón. Muy fuerte. Pero creo que sigue siendo una Fed muy acomodaticia y creo que volverá a su naturaleza acomodaticia más adelante en el año”, apunta David Kelly, estratega jefe de JP Morgan. Tras los anuncios, todos los mercados financieros experimentaron subidas.

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

 

article_1029049 by infoLibre on Scribd

La Reserva Federal de EEUU aprueba una subida histórica de tipos de interés para frenar la inflación

La Reserva Federal de EEUU aprueba una subida histórica de tipos de interés para frenar la inflación

Más sobre este tema
stats