LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ninguna de las grandes ciudades cumple la normativa sobre contaminación aérea pese a su impacto en la salud

Rusia y Ucrania, al borde de una catástrofe demográfica por el impacto de la guerra

Adolescentes ucranianos se sientan en un columpio en un parque infantil iluminado por una linterna, mientras continúan los cortes de energía en Kiev.

Laurent Geslin (Mediapart)

¿Es posible hacer un balance humano de la guerra dirigida por el Kremlin en Ucrania? Por supuesto, es difícil ofrecer estimaciones fiables, pero según el Jefe del Estado Mayor del Ejército estadounidense, el general Mark A. Milley, las fuerzas rusas pueden haber perdido 100.000 hombres –muertos o heridos– en nueve meses de lucha, un total "probablemente" similar al del ejército ucraniano. También se cree que han muerto más de 40.000 civiles, según el militar estadounidense, mientras que la Comisión Internacional de Desaparecidos (ICMP) ha anunciado que hay 15.000 personas desaparecidas, una estimación baja dada la magnitud de la destrucción en algunas partes del país, como la ciudad portuaria de Mariupol, y mientras el 20% del territorio ucraniano sigue bajo el control de las tropas de Moscú.

"Estas pérdidas son dramáticas y deberíamos ver también un aumento muy significativo de la mortalidad indirecta de los civiles ucranianos", señala Alain Blum, demógrafo de la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS). El ataque sistemático a las infraestructuras por parte del ejército ruso aumentará el número de muertos entre los ancianos –que son también los que no pueden huir–, pero también entre los niños pequeños. Estas dos categorías de población sufrirán durante el invierno los cortes de agua y electricidad y la falta de calefacción, en un contexto en el que el sistema hospitalario ucraniano está sometido a una gran presión. No tener agua significa utilizar la nieve para preparar los alimentos, lo que aumenta el riesgo de enfermedades.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), más de 5,5 millones de refugiados han huido de Ucrania desde febrero de este año, y se calcula que hay 6,3 millones de desplazados internos. La consecuencia inmediata de este éxodo es un descenso de la población ucraniana, pero la salida de mujeres y niños reducirá, sobre todo, mecánicamente el número de nacimientos, aunque cabe esperar un fenómeno de recuperación al final de la guerra", prosigue Alain Blum. La reconstrucción debería aportar un cierto dinamismo económico y esto podría empujar a algunos refugiados a regresar. Pero los que se integren en Europa Occidental, donde el nivel de vida es más alto que en Ucrania, estarán tentados de quedarse en su país de acogida. Por supuesto, dependerá de la duración del conflicto.

Las muertes directas o indirectas causadas por los combates, el éxodo de millones de ucranianos y el consiguiente déficit de natalidad amplificaron el colapso demográfico que venía afectando a Ucrania incluso antes de que comenzara la invasión rusa. A pesar del auge de la natalidad tras la Segunda Guerra Mundial, la tasa total de fecundidad –es decir, el número de hijos que tiene una mujer durante su vida fértil– ya había caído por debajo de los 2,1 hijos necesarios para reemplazar las generaciones de 1964. Este "invierno demográfico" aumentó durante el periodo de transición de los años 90 (1,14 hijos por mujer en 2001), antes de que el índice se estabilizara en torno a 1,4, ya que los nacimientos seguían siendo insuficientes para compensar el envejecimiento de la población y el aumento de la mortalidad.

Desde 1991, el número de defunciones supera al de nacimientos, y este balance natural negativo se combina con una fuerte emigración desde hace 30 años. A principios de 2022, Ucrania sólo tenía 43 millones de habitantes, incluidos los territorios ocupados de Dombás y Crimea, frente a los 52 millones de 1992, lo que supone una pérdida de nueve millones de habitantes. Y las proyecciones anteriores a la invasión del pasado febrero son igual de dramáticas, señalando que la población de Ucrania podría descender a 30,7 millones de habitantes en 2050, 10 millones menos que a principios de 2022.

Durante su discurso de investidura en abril de 2019, el presidente Volodymyr Zelensky se dirigió a la diáspora ucraniana, señalando que Ucrania tenía "65 millones de habitantes" repartidos por "todo el planeta". Si estos emigrantes o descendientes de emigrantes se han movilizado efectivamente para acudir en ayuda de su país de origen desde el inicio de la invasión rusa, se puede dudar legítimamente de que acudan en masa a reasentarse en un territorio en ruinas.

La población rusa en caída libre

Aunque no se espera que las bajas militares tengan un impacto significativo en la demografía rusa, incluso si la mayoría de estas muertes son de hombres jóvenes que probablemente trabajen y formen familias, se espera que las consecuencias sociales del conflicto tengan un impacto en el número de futuros nacimientos.

"La guerra de Afganistán ya ha tenido un impacto negativo en las prácticas de comportamiento, la salud y las carreras profesionales de los soldados. En los próximos años podemos ver alteraciones en el mercado matrimonial en Rusia. Los veteranos no tendrán ganas de formar una familia, la sociedad se enfrentará a un aumento de la delincuencia, a brotes de violencia y a un incremento del consumo de alcohol y drogas", explica el demógrafo ruso Sergei Zakharov, refugiado en Francia e investigador en el Instituto de Estudios Avanzados de Nantes. Los dirigentes rusos han lanzado al país a una guerra asesina, en el momento en que era necesario valorar cada vida humana, para adaptarse al cambio irreversible de la pirámide de edades.

El 1 de enero de 2020, la Federación Rusa tenía 146 millones de habitantes, incluidos los dos millones de habitantes de Crimea anexionada en 2014, frente a los 148 millones de 1991 sin la península. Un descenso que sólo araña la superficie de la catástrofe demográfica que se avecina, cuando se puede atribuir un millón de muertes más en los dos últimos años a la epidemia de Covid-19. En cualquier caso, el número de muertes ha vuelto a superar al de nacimientos desde 2016, a pesar del aumento de la esperanza de vida, que en 2018 se situó en 72,9 años (67,8 años para los hombres y 77,8 años para las mujeres). Según las proyecciones de las Naciones Unidas realizadas antes de la pandemia y la guerra, la población rusa podría descender a 139 millones en 2040, ya que las diversas políticas de natalidad aplicadas por Vladimir Putin no han conseguido invertir la tendencia.

"Putin quería aumentar la tasa de fertilidad total de 1,3 hijos por mujer en 2006 a 1,9 en 2025. Desde Mussolini en Italia nadie se había fijado un objetivo tan ambicioso. Hubo un aumento de la tasa de fertilidad, pero se debió a un cambio en el calendario de los nacimientos, no al número total de hijos de la mujer media al final de la edad fértil. Los niños llegaron más juntos, pero el número total de niños cambió poco. Esto significa en la práctica que la economía rusa no puede sobrevivir sin una inmigración masiva y el regreso de los cientos de miles de rusos que han huido del país desde febrero de 2022. Para salvar a Rusia, es necesario cambiar el régimen político. Pero de momento, la camarilla gobernante sólo busca la solución a sus problemas en un pasado mitológico.

En 2006, durante su discurso anual ante la Asamblea Federal, el Presidente Putin subrayó que "el problema más agudo de la Rusia actual [era] la demografía", como recuerda la investigadora Cécile Vaissié. Quince años después, en 2020, tuvo que reconocer que él y sus compatriotas habían "entrado en un periodo demográfico complejo, muy complejo". Esto no le impidió lanzar a su país a una guerra que tenía pocas posibilidades de establecer condiciones favorables al desarrollo de los ciudadanos rusos. Y por lo tanto a su deseo de tener hijos.

La conquista de Jersón, ¿una oportunidad para negociar con Putin?

La conquista de Jersón, ¿una oportunidad para negociar con Putin?

Más sobre este tema
stats