LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así funciona el doble rasero ante la corrupción: el nuevo PP cerró filas con Ayuso y el PSOE cerca a Ábalos

La propuesta de ahorro energético del PP es un documento de abril que ignora los compromisos europeos

Elías Bendodo, coordinador general del Partido Popular, este lunes.

El Partido Popular anunció este lunes que pretende votar el próximo jueves en el Congreso en contra del decreto de eficiencia energética si el Gobierno no incluye las propuestas de su grupo. El principal partido de la oposición plantea centrar la nueva normativa en ayudar a la industria y al transporte, y en posponer el cierre de las centrales nucleares. Nada relacionado con el ahorro eléctrico o la reducción del consumo de gas, la línea acordada por Bruselas para afrontar el invierno energético. 

La propuesta del PP rema a contracorriente del consenso europeo porque se basa en un documento publicado el 22 de abril, antes de que la Comisión Europea aprobase sus dos planes principales para hacer frente a la crisis energética, de mayo y julio. En este último, España se comprometió con Bruselas a reducir un 7% su consumo de gas de manera voluntaria antes de noviembre. 

El Plan de medidas urgentes y extraordinarias en defensa de las familias y la economía de España es el documento que elaboraron los populares hace cuatro meses con sus propuestas para hacer frente a la inflación derivada de la guerra de Ucrania. Y todavía hoy sigue siendo su propuesta energética firme, según fuentes del partido consultadas por infoLibre, pese a que ha quedado desactualizado tras las medidas de Bruselas. 

Entre otras propuestas, los populares pedían en ese texto al Gobierno la promoción de la eficiencia energética, el eje del decreto que aprobó el 1 de agosto el Consejo de Ministros y que será sometido a votación este jueves en el Congreso. 

"Acelerar la implantación de las medidas de eficiencia energética, uso de fuentes renovables y otras fuentes de energía alternativas, conllevaría una menor dependencia y, por lo tanto, un mayor ahorro en los costes. Uno de los elementos para luchar contra la inflación es reducir la demanda [eléctrica]", se lee en el documento publicado en abril por el PP. 

Aunque ese plan recoge la importancia de promover el ahorro energético, el partido presidido por Alberto Núñez Feijóo ya ha dicho que votará en contra del decreto este jueves, por tratarse de una medida que considera "improvisada" y "frívola", según el coordinador general del partido, Elías Bendodo, quien destacó este lunes que los países del entorno están alargando la vida útil de sus centrales nucleares. 

"Mientras Europa toma medidas, el Gobierno de España se dedica a quitarse la corbata y bajar la temperatura del aire acondicionado", dijo el número tres del PP en una rueda de prensa. 

Más adelante, Bendodo reconoció que su partido no está en contra de medidas específicas del decreto, como imponer el apagado de los escaparates por la noche o la regulación del termostato. "No hablamos de retirar una medida en concreto, sino del espíritu del decreto", dijo el coordinador del partido. "Queremos que se insista en las cuestiones que preocupan realmente, como el trasporte por carretera, las centrales nucleares... que se abandonen la ideología y populismo y que seamos eficaces como los países del entorno", añadió. 

Sin llegar a dar detalles, Bendodo condicionó el voto a favor a sustituir el decreto por unas medidas de ayuda a la industria y al transporte para proteger el empleo, dos sectores muy sensibles al precio de los combustibles. Por el lado de las nucleares, los populares piden que se aborte el plan de cierre de las siete centrales que funcionan en España, un proyecto que comenzará a ejecutarse en 2027 y se alargará hasta 2035, por lo que no afectará a la producción eléctrica de este invierno. 

El decreto contra el que se ha revuelto el Partido Popular recoge algunos de los pilares que ha acordado la Comisión Europea para lograr rellenar sus reservas de gas natural y reducir su dependencia energética de Rusia. Entre ellas, Bruselas pidió a los gobiernos introducir medidas para fomentar el ahorro de electricidad, lo que se traduce en un menor consumo de gas. 

Según el Gobierno, la primera semana de aplicación del decreto, entre el 8 y el 14 de agosto, el consumo de luz cayó en España un 3,7% frente a la semana anterior. En la semana del 15 al 21 de agosto, el ahorro llegó al 9,5%, aunque esos días se registraron temperaturas mucho más suaves, lo que explica parte de la rebaja. 

El Ministerio de Transición Ecológica calcula que solo con el decreto de eficiencia, que afecta a comercios, oficinas y la administración pública, España podrá asumir la mitad de la rebaja de consumo de gas a la que se ha comprometido con la Unión Europea.

Más sobre este tema
stats