La portada de mañana
Ver
Conservadurismo, elitismo y desconexión: así marca el sistema de oposiciones a los jueces españoles

REALIDAD VIRTUAL

Apple se prepara para subirse a la burbuja de las gafas inteligentes y disputar la partida a Meta y Google

Una mujer pasa por delante de una tienda Apple en Taiwan.

Muchos rumores y muchas más filtraciones. Todo lo que rodea al futuro de Apple siempre se guarda en Cupertino con un halo de misterio y secretismo. Y esto es lo que está pasando con las futuras gafas inteligentes, que posiblemente se llamarán Apple Glass o iGlass. "Hace ya mucho tiempo que hay ruido de fondo, lo que demuestra que hay un interés por parte de Apple de entrar en las tecnologías inmersivas", explica Pierre Bourdin, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que también señala que los de Tim Cook llegan un poco tarde a la carrera para reinar en la realidad virtual y que ahora mismo encabezan las compañías de videojuegos, Meta (antes Facebook) y Google.

Y todo este ruido alrededor de Apple se incrementa a escasas horas de que arranque su conferencia mundial de desarrolladores (WWDC), que se celebra desde este lunes 6 al viernes 10 de junio. Aunque es un evento para software —conjunto de programas y aplicaciones—, en los últimos años la tecnológica californiana le ha cogido el gusto a sorprender a sus fans y han dado varias sorpresas presentando algún hardware —el producto en sí—. Desde los medios estadounidenses apuntan a una presentación en sociedad del nuevo MacBook, pero nadie descarta ya la puesta de largo de algún elemento relacionado con la realidad virtual. Sobre todo, y hasta este punto llegan los análisis, debido a que dos de los avatares del cartel de la conferencia de este año llevan gafas: ¿casualidad?

"Han contratado a gente experta en realidad virtual y hay dudas de por qué lo han hecho, ya que no hay productos ahora mismo en su cartera en este campo", explica Bourdin, que también recuerda que aparecieron varias referencias de esta tecnología en el código fuente de la App Store a principios de este año. Además, este experto también destaca que los dispositivos de la manzana mordida tienen "poca compatibilidad" con los sistemas actuales de la competencia: "Es imposible que un Apple funcione con, por ejemplo, los cascos de Meta. Al no tener una oferta propia, no tiene sentido imposibilitar el uso de otras marcas". 

Pero, antes de entrar en materia, hay que distinguir entre las gafas de realidad virtual y las gafas de realidad aumentada. Ambos dispositivos tienen un funcionamiento similar, ya que permiten reproducir imágenes creadas por ordenador sobre una pantalla muy cercana al ojo o sobre la propia retina. Sin embargo, existe una diferencia fundamental. Por un lado, las de realidad virtual ocupan todo el campo de visión del usuario. Son los famosos cascos que se usan para jugar a videojuegos o en experiencias inmersivas. Y, por otro lado, las gafas de realidad aumentada permiten al usuario ver todo el entorno que le rodea e introducir objetos virtuales o información en el mundo físico. Aquí es donde encontramos las conocidas como gafas inteligentes, cuyo principal uso es ampliar la información de los smartphones sin usar las manos. 

Un casco de realidad virtual…

En el caso de Apple, los últimos rumores apuntan a que la apuesta por la realidad virtual se traducirá en dos dispositivos: un casco de realidad virtual y unas gafas de realidad aumentada. En el caso del primero, las especulaciones señalan que permitirá una experiencia inmersiva sin movernos de casa gracias a las 14 cámaras que también recrearán la expresión de los usuarios en avatares. Un paso adelante, también, en el camino de la tecnológica en el futuro metaverso

La empresa de Cupertino entraría así a competir en un mercado que ya tiene muchos actores y en el que la industria del videojuego ha tomado la delantera con Nintendo o PlayStation como principales puntas de lanza. Pero también Windows, HTC, Lenovo u Oculus (propiedad de Meta) se han subido a este tren con dispositivos con conexión al ordenador, al móvil o que funcionan de forma autónoma. 

… Y unas gafas inteligentes

Por otra parte, estarían las gafas de realidad aumentada y que irían muy en la línea de los relojes inteligentes y los wearables que inundan ahora el mercado. Estas gafas inteligentes podrían pasar por unas gafas tradicionales si no fuese por la pantalla incorporada en cada una de las lentes. Gracias a ellas, el usuario superpondrá elementos digitales en el mundo físico. ¿Qué tipo de elementos? Los rumores apuntan a que FaceTime tendrá un papel importante, al igual que SharePlay, que permite disfrutar de experiencias compartidas como películas o series. 

Aquí, la competencia para Apple es menor. Meta presentó el pasado otoño sus Ray Ban Stories, unas gafas de sol inteligentes y que pueden usarse en el día a día como unas normales. A España llegaron este mes de marzo. Usando las palabras del vicepresidente del imperio de Mark Zuckerberg que se encarga de la producción de estos gadgets, Andrew Bosworth, la idea es "construir un producto" para ayudar a la gente a "estar en el momento en que realmente están": "¿No es esto mejor que tener que sacar el móvil y ponerlo enfrente de tu cara cada vez que quieres capturar un momento?". Entre sus funcionalidades, se encuentran sacar fotos y vídeos de hasta 60 segundos, escuchar música y recibir llamadas sin tener que sacar el móvil del bolsillo. Eso sí, para evitar la intrusión y las malas artes, la gran aportación es un pequeño led que indica que las gafas están grabando. 

Google fracasó con el primer lanzamiento de sus Google Glass en 2013, que llegaron a estar prohibidas dentro de los bares de San Francisco por ser intrusivas. Ahora, lo vuelve a intentar casi una década después. En concreto, a mediados de mayo presentó en su evento para desarrolladores I/O un prototipo nada aparatoso y muy discreto que, además de sacar fotos y grabar vídeos, también permite traducir a varios idiomas en tiempo real y proyectar subtítulos para que el usuario pueda seguir la conversación. 

Oppo y TCL también presentaron en el pasado Mobile World Congress de Barcelona sus gafas inteligentes. En el caso de Oppo, sus Air Glass son gafas perfectamente normales sobre las que se superpone un enorme monóculo con una gigante patilla incorporada. En el caso de TLC, sus NXTWear Air también son bastantes discretas pero cuenta con un sistema de espejos que ensancha bastante la montura. 

Y el software de la realidad virtual de Apple

Pero las Apple Glass tienen una tercera parte: su sistema operativo que, incluso, ya tendría nombre rOS o realityOS. Según se ha filtrado, una empresa que opera como pantalla de Apple ha registrado este nombre. Muchos señalan que quizás la conferencia de esta semana sea su puesta de largo y lo único que obtengan los seguidores de la manzana mordida de este campo. No obstante, otros tantos apuntan que este movimiento sería perjudicial para los de Cupertino porque adelantaría muchos detalles a la competencia cuando el producto final aún no está listo para salir al mercado. 

Ming-Chi Kuo, que suele considerarse como una fuente fidedigna de rumores sobre Apple, apunta al siguiente calendario. Primero, un casco de realidad virtual en 2022. Se convertiría así en la gran novedad de la WWDC y es que, según publica Bloomberg, la junta habría visto ya los prototipos. Después sería el turno de las gafas de realidad aumentada en 2025 y luego unas lentes de contacto en 2030. Sí, el siguiente paso será unas lentillas inteligentes similares a las que nos presentó un capítulo de la primera temporada de Black Mirror

La ventaja con la que parte Apple

 ¿Qué aportarían los de Cupertino para adelantar por la izquierda a la competencia cuando la carrera ya ha empezado? "En Apple son conocidos por trabajar mucho la relación con el usuario y transformar el diseño a favor de la interacción con el cliente", explica Bourdin. Este experto recuerda que esto es casi lo contrario a lo que pasa hoy en día con la realidad virtual, un mercado al que "le falta madurez" y donde los dispositivos aún "tienen un lado experimental". Algo que echa para atrás a buena parte del público.

"Se espera que con la subida de Apple al tren de la realidad virtual haya un salto de calidad de este tipo de productos, sobre todo en la relación con el usuario", sostiene este profesor de la UOC. La tecnológica californiana además aporta otra ventaja: "La integración con los otros dispositivos" de la marca. ¿Acabará matando a la gran revolución de la compañía: al iPhone? "No, al contrario. Se hará una fusión entre las tecnologías móviles y las inmersivas. Creo que las gafas estarán muy relacionadas con el móvil", asegura Bourdin. 

El problema de privacidad: "Son dispositivos intrusivos"

Este experto no espera ni una revolución ni una ruptura con la llegada de este tipo de gafas a nuestras vidas y apunta a que los cambios serán progresivos. "Si tiene éxito, sería un paso más para ofrecernos nuevos servicios", argumenta este profesor. Serán nuevas posibilidades que aún ni imaginamos. Eso sí, advierte que los peligros que se abren son muchos y muy variados. Los primeros por su propio uso: "Si la gente se acostumbra, por ejemplo, a usar aplicaciones de GPS o de mapas pueden perder el sentido de orientarse sin las gafas". 

Otro peligro que no hay que perder de vista es la incertidumbre que generan todos los aspectos relacionados con la privacidad y el uso que se hará de los datos recopilados por estos dispositivos tanto de los propios usuarios como de la intimidad de las personas que van a ser grabadas sin casi ser conscientes. "Son dispositivos que nos van a acompañar en el día a día", afirma Bourdin, que los califica de "intrusivos" y alerta de que hay que estar vigilantes. "No será compartir solo la ubicación, como hasta ahora. Sabrán en qué calle estamos, a qué hora y qué miramos exactamente", avisa este experto. 

La competencia se ensaña con Apple por su defensa de la privacidad y las comisiones de la App Store

La competencia se ensaña con Apple por su defensa de la privacidad y las comisiones de la App Store

Tras el aterrizaje en España de las Ray Ban Stories de Meta, la OCU recordó en una entrada en su web que no eran las primeras en llegar al mercado y que el caso de las Google Glass provocó una carta conjunta de 37 autoridades de protección de datos a la compañía. Aunque de momento la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) no se ha pronunciado sobre este tipo de dispositivos, la organización de consumidores recuerda que se permite un uso doméstico pero "de puertas para afuera están sometidos a la normativa de protección de datos". 

"Según Facebook, solo recopilan los datos necesarios para el funcionamiento de las gafas, como, por ejemplo, el estado de la batería para avisar cuando está baja, la dirección de correo electrónico y la contraseña de inicio de sesión para verificar que eres tú", explica la OCU. Asimismo, apunta que la tecnológica también reconoce que las transcripciones de voz "se pueden eliminar en cualquier momento" y que fotos y vídeos están "encriptados". No obstante, desde Amnistía Internacional, su director de tecnología, Joe Westby, tuiteó en septiembre de 2021, justo después de su lanzamiento, que "Facebook es lo opuesto a la privacidad".

"Además de la evidente amenaza a la privacidad de las gafas con cámara, aquí están todos los datos que recopila a través de la aplicación dedicada a las gafas, es decir, muchos", afirmó en una publicación en Twitter que acompañó con una imagen de todos los permisos que hay que dar a estas gafas y que van desde la tradicional ubicación hasta la preocupante información financiera. Habrá que esperar a ver las condiciones de Apple, y también las de Google. Eso sí, en Cupertino siempre han presumido de distanciarse de la competencia en materia de privacidad.

Más sobre este tema
stats