RTVE

Los informativos de La1 bajan a la tercera posición por primera vez

La presentadora Ana Blanco, uno de los rostros más reconocibles de los informativos de TVE.

Echémosle imaginación. Pongamos que las audiencias cayeran a cifras de, digamos, en torno al 5% de la cuota de pantalla. “Sería un descalabro, pero no solo para RTVE, sino para este país”, cree Miguel Ángel Sacaluga, miembro del Consejo de Administración de la corporación. “Sería algo muy peligroso que los informativos de la televisión pública no tuvieran influencia”. Por el momento, no se ha llegado a tales extremos. Pero a la luz de los datos de las audiencias de agosto publicados este lunes, el consejero no duda en calificar la situación de "preocupante": por primera vez en la historia, tanto los informativos de Antena 3 como Telecinco han adelantado a los de La1 que, hasta febrero de este año, había sido líder durante 65 meses seguidos. Mientras que los informativos de las dos cadenas privadas han cosechado, respectivamente, el 13,5% y el 13,1% del share, La1 se ha quedado descolgada en la última posición de las tres grandes cadenas con el 12,5%.

Razones para la debacle, como señala otro miembro del Consejo de Administración, Teresa Aranguren, pueden existir tantas como criterios y puntos de vista. El suyo le empuja a creer que son varios los factores que han pasado factura a los espacios informativos de la televisión pública, capitaneados desde hace poco más de un año por Julio Somoano, tras el cese de Fran Llorente, bajo cuya batuta consiguieron máximas cuotas de audiencia y credibilidad. “Al haber bajado radicalmente el presupuesto, hay que medir mucho la programación. La pérdida de Amar en tiempos revueltos (la serie que se emitía en horario de sobremesa, y que fue adquirida por Antena 3 bajo el nombre de Amar es para siempre) fue mortal, y eso afecta también a los informativos”, señala Aranguren, que apunta que, en ese sentido, “se está intentando remontar la tarde para que no arrastre al Telediario”.

Para este 2013, RTVE cuenta, efectivamente, con un presupuesto menguado: 941 millones de euros, 24,7 millones menos que en 2012 y 260 menos que en 2009. Pero no ha sido ese el único elemento que ha definido el devenir reciente de la corporación, que en los últimos tiempos ha visto decrecer sus datos de audiencia globales mes tras mes, hasta situarse este agosto en el 17,2% de audiencia entre todos sus canales (La1 el 9,3%, su mínimo mensual; La2 el 2,7%; Clan el 2,8%; Teledeporte el 1.6% y el Canal 24 horas el 0,9%), mientras que Antena 3 ha registrado un 12,6% (lo que sitúa a la cadena de Planeta como líder por segundo mes consecutivo) y Telecinco un 12,2%, tres décimas menos que en julio, todo según datos de Kantar recogidos por Barlovento Comunicación.

“En mi opinión”, prosigue Aranguren sobre el batacazo de audiencia de los informativos, que recientemente vieron sustituidos a todos sus editores para recuperar a algunos de la época de Urdaci (lo que supuso una segunda purga, tras otra realizada por Somoano a su llegada), además de cambiar también a los presentadores, “el factor principal es la pérdida de credibilidad”. Una consideración que comparte Miguel Ángel Sacaluga, quien enumera, junto a esta, una lista de posibles causas del descalabro: “La primera es el descenso general de la cadena; la segunda, ciertos errores a la hora de gestionar los Telediarios relacionados con la duración, y que a su vez tienen que ver con el contenido; la tercera, el desprestigio de los informativos, sin entrar a valorar si es con o sin razón, pero es cierto que hay una falta de credibilidad; y cuarta, una estrategia de la empresa errónea a la hora de desatender a las audiencias, porque ha habido una especie de renuncia en agosto”.

En pocos días, el 11 de septiembre, se cumplirá un año de uno de los más notables de la serie de escándalos de los que los Telediarios de TVE se han erigido en protagonistas a lo largo de esta etapa de la corporación, que arrancó en junio de 2012 con el nombramiento de Leopoldo González Echenique como presidente a petición del Partido Popular. En el día de la Diada catalana, más de un millón y medio de personas salieron a las calles de Barcelona en una manifestación por la independencia. Un acontecimiento destacado a la primera plana por la gran mayoría de los medios que, en el caso del Telediario de la noche de La1, quedó relegado a la quinta posición, algo por lo que la dirección pidió disculpas posteriormente, admitiendo “un error de valoración”. “Estos son fallos que obviamente afectan a los profesionales de la casa”, explica Aranguren que, en cualquier caso, subraya la existencia de órganos como el Consejo de Informativos, “que recogen las críticas de los profesionales y detectan las malas prácticas periodísticas”.

La Defensora del Espectador de RTVE critica “errores” y falta de pluralidad en un reportaje sobre Bárcenas

La Defensora del Espectador de RTVE critica “errores” y falta de pluralidad en un reportaje sobre Bárcenas

Más sobre este tema
stats