LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

Redes sociales

Por qué a Trump (o a cualquier otro presidente) le será muy difícil prohibir TikTok

La aplicación TikTok instalada en un móvil.

TikTok es, sin lugar a dudas, la red social del momento. Sobre todo lo es tras el confinamiento por el covid-19 y entre la generación Z -los nacidos entre 1994 y 2010- gracias a sus challenges -o retos- y sus vídeos de 15 segundos con filtros y unas herramientas de edición y posproducción con las que aún no cuentan sus rivales. Esta plataforma, que logró 315 millones de descargas en el primer trimestre de 2020, es de origen chino, y aquí, en su origen, reside su principal problema. India la ha prohibido junto a otras 58 aplicaciones chinas y Estados Unidos estudia vetarla por la gestión que hacen de los datos de sus usuarios. Incluso Anonymous ha pedido a los internautas que la borren ya que estaría diseñada para ejecutar una operación de espionaje masivo. Aunque no todos los Gobiernos opinan igual. En Francia, su presidente, Emmanuel Macron, inauguraba el pasado 7 de julio su propia cuenta en esta red social.

"Como ocurre con el resto de redes sociales, se cuestiona si realmente se está garantizando el derecho a la protección de datos de los usuarios y si sus datos personales se están utilizando lícitamente", asegura Rahul Uttamchandani, abogado especializado en tecnología y privacidad de Legal Army. "La preocupación oficial es el acceso a datos de sus ciudadanos por parte del gobierno chino. Ahora bien, esta preocupación se enmarca en un contexto más amplio de relaciones tensas entre EEUU y China", matiza Silvia Majo-Vázquez, investigadora de la Universidad de Oxford y del Reuters Institute for the Study of Journalism.

Todo apunta a que es la guerra comercial con China la que le está pasando factura y no si gestiona bien o mal los datos de sus usuarios. Aunque todos los expertos coincidian en que TikTok contaba con una ventaja con respecto a otras compañías afectadas, como Huawei. Mientras que en el caso del fabricante de móviles se vetaban productos tangibles, pero el caso de la red social se trata de prohibir la actividad en el entorno virtual.

Si algo diferencia a TikTok del resto de sus competidores es su origen. Mientras las redes del universo Facebook, Twitter, Snapchat, Google, Apple o Amazon tienen propietarios estadounidenses, detrás de esta aplicación hay una empresa con sede en Pekín, Bytedance, fundada por Zhang Yiming. Su mérito, sin duda, es que ha conseguido convertir a esta plataforma en la primera red social china que funciona de forma normal a nivel global siguiendo así el camino de otras empresas tecnológicas chinas que han roto la barrera de la internacionalización como Huawei o Xiaomi.

Un veto como el de Huawei

¿Pero pueden India y EEUU, en particular, y los Gobiernos, en general, prohibir una herramienta como TikTok? "La legislación interna de un Estado en cuestión puede habilitar a sus órganos ejecutivos a limitar o prohibir el uso de una aplicación", explica Rahul Uttamchandani, abogado especializado en tecnología y privacidad de Legal Army, que matiza que depende de cada Estado y que este veto deberá estar sometido a "fuertes restricciones" relacionadas con amenazas a la seguridad nacional o a la salud pública. Eso sí, no se prohibiría el uso en sí de la red social, sino que consistiría en "limitar la capacidad de operar en el mercado, limitar las operaciones mercantiles como fusiones o adquisiciones, y medidas similares". Lo que le ocurrió a Huawei.

Sin embargo, para llevar a cabo este tipo de acciones tan "severas y drásticas", explica Uttamchandani, es necesario que se acredite que TikTok "supone una amenaza para el conjunto de la ciudadanía, la seguridad nacional, la soberanía nacional, la salud pública o similar". Aunque, en el caso de EEUU, la reciente modificación de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, en concreto su artículo 230, aumenta la responsabilidad que tienen las redes sociales sobre el contenido que publican sus usuarios. "Esta norma tiene como objetivo velar por el cumplimiento de ciertos estándares morales sobre el contenido que se publica en Internet", asegura el abogado que señala que no existe "ninguna norma ni precedente" que permita de manera "sencilla" la prohibición que estudia la Administración de Donald Trump .

Según publica The Verge, el Comité de Inversión Extranjera en los EEUU podría hacer que TikTok se reestructure duplicando en otro país que no sea China la compañía. Otra de las opciones para que esta plataforma desaparezca de los móviles de EEUU es que el Gobierno de Trump repita la jugada que usó con Huawei y conseguir, en este caso, que Apple y Google la quitaran de sus tiendas de aplicaciones. También apunta a que podría obligar a Bytedance a vender la propia plataforma. Según publica Financial Times, un grupo de inversores liderados por General Atlantic y Sequoia Capital estarían preparando un plan para adquirir la red social. Estos ya habrían mantenido contactos con el Tesoro de Estados Unidos y otros reguladores para saber si con esta compra se acabarían las preocupaciones de la Administración Trump con respecto a la aplicación. 

¿Y en España podría ocurrir? Uttamchandani asegura que en un principio no, aunque podría suceder si concurrieran "circunstancias excepcionales que puedan afectar al orden público, la seguridad nacional o la seguridad pública". En este caso, podría decretarse el cese inmediato de las operaciones de TikTok o de otra red social o aplicación por razones de "imperiosa urgencia" que se podría llevar a cabo por dos vías: a través de medidas cautelares autorizadas por un juez o bien "de forma inmediata y sin necesidad de previa autorización de un juez" mediante la Ley General de Telecomunicaciones. "No ha tenido lugar ningún suceso de este tipo hasta el momento", admite este abogado que señala que el procedimiento habitual consiste en llevar a cabo una investigación. En este caso hipotético, sería la Agencia Española de Protección de Datos. "Y una vez se ha determinado el incumplimiento, se toman las medidas oportunas", explica.

Ante estas acciones, TikTok puede tomar medidas. Desde el punto de vista legal, Uttamchandani admite que dependen de "la prohibición, su naturaleza y el Estado del que se trate". "Cada procedimiento tiene sus normas y sus vías de recurso, salvo una prohibición que quede fuera del ordenamiento jurídico por lo que sería necesario acudir al Tribunal Supremo o Tribunal Constitucional (según los casos) y, en su caso, posteriormente al Tribunal de Justicia de la UE (Tribunal General, según los casos)", explica este abogado. Desde el punto de vista tecnológico, Silvia Majo-Vázquez le señala a TikTok el camino de Apple: "Ha hecho una fuerte apuesta por garantizar la transparencia y limitación de recogida de datos por parte de aplicaciones en sus propios dispositivos".

¿Está TikTok gestionando sus datos de forma diferente a otras redes sociales?

A pesar de las amenazas de veto sobre su cabeza, lo cierto es que, hasta el momento, no existen evidencias contra TikTok en relación a transferencias de datos al Gobierno de China. En su política de privacidad se indica que recopilan y tratan la información que el usuario "proporciona cuando crea una cuenta y sube contenido a la plataforma. Esto incluye información técnica y de comportamiento sobre su uso. También recopilamos información sobre usted, si descarga la aplicación e interactúa con la plataforma sin crear una cuenta". Con respecto a con quién comparten estos datos, la red social asegura que con proveedores de servicios externos, socios comerciales, otras empresas del mismo grupo, servicios de moderación de contenido, proveedores de medición, anunciantes, proveedores de análisis y que "cuando lo exige la ley" con "las agencias de aplicación o los reguladores y con terceros de conformidad con una orden judicial legalmente vinculante".

"Este caso, como ya pasó a raíz del caso de Cambridge Analytica, pone de relieve la creciente preocupación de los gobiernos sobre la recopilación de datos digitales personales por parte de empresas privadas", reconoce Majo-Vázquez, que no ve grandes diferencias entre lo que hace esta red social y otras. "El elemento determinante aquí es la ubicación de la empresa propietaria", admite la también profesora. Uttamchandani coincide: "No parece que esté haciendo algo diferente al resto de redes sociales". También apunta a cuestiones políticas y a la "forma en la que se gestionan y monitorizan fuertemente las redes y los sistemas de información en China".

Para la investigadora Majo-Vázquez, polémicas como la del TikTok contribuyen a que los ciudadanos se pregunten "quién y porqué" recogen sus datos personales. "En general, el debate que se desprende de este caso en concreto es importante", asegura, ya que así se avanza "hacia una mayor transparencia sobre estos procesos de recopilación de datos personales vía aplicaciones móviles".

Las tensiones en el Himalaya

En el caso de India, que bloqueó a TikTok y a otras 58 aplicaciones chinas a finales de junio, lo hizo al considerar que estaban "relacionadas con actividades perjudiciales para la soberanía y la integridad del país, su defensa, y la seguridad del Estado y el orden público". El momento no fue casualidad: justo unos días después de que en la zona del Himalaya se produjera el peor incidente fronterizo entre China e India que acabó con, al menos, una cuarentena de soldados indios muertos.

El veto en India supone para la aplicación de Bytedance perder el 30% de su mercado y unos 6.000 millones de dólares, según cifras del medio chino Caixin. Desde TikTok explican que su equipo de gestión local en el país, integrado por unos 2.000 trabajadores, se ha comprometido con el Gobierno a trabajar para demostrar su "dedicación a la seguridad de los usuarios" y su "compromiso con el país en general". "Nos enorgullece proporcionar a cientos de millones de usuarios de India -y de todo el mundo- una plataforma creativa para sus historias, actuaciones, educación y, a menudo, una forma de ganarse la vida", aseguran desde la red social a infoLibre.

El boicot en el mitin de Tulsa

El anuncio de EEUU llegó en boca del secretario de Estado, Mike Pompeo. En una entrevista en Fox News el pasado 6 de julio, anunció que el Gobierno de Trump estaba estudiando prohibirla junto a otras aplicaciones procedentes de China al igual que se había hecho previamente con Huawei y ZTE, cuando los excluyeron de los contratos gubernamentales. Asimismo, Pompeo aprovechaba para advertir a sus compatriotas que tuvieran cuidado al usar esta red social ya que su información privada podría acabar "en manos del Partido Comunista chino".

Este anuncio tampoco llegó en cualquier momento. Semanas antes Trump sufrió en sus carnes el poder de esta nueva redes social: su primer mitin post coronavirus fue boicoteado por un grupo de usuarios de esta plataforma que compraron falsamente casi un millón de entradas para el evento en Tulsa (Oklahoma) dejando un estadio semivacío.

Respecto a la amenaza de EEUU, fuentes de TikTok aseguran que no tienen "actualmente" ningún comentario. Sin embargo, según publicaba hace unos días The New York Times, durante el último año, la red social china pasó de tener ningún lobbista en Washington a contar con más de una treintena. ¿Su objetivo? Intentar convencer a senadores, congresistas y otros responsables políticos de que la tecnológica tiene "más lealtad a Estados Unidos" que a China y que, por tanto, no es un riesgo para los estadounidenses. Es más, en mayo nombró director ejecutivo (CEO) de TikTok y jefe de operaciones de Bytedance a Kevin Mayer, la persona que ha estado detrás del lanzamiento de Disney+.

Su problema con la gestión de los datos de menores

La 'venganza' de TikTok: la aplicación demonizada por Trump acaba movilizando a la generación Z

La 'venganza' de TikTok: la aplicación demonizada por Trump acaba movilizando a la generación Z

Las amenazas a TikTok no son nuevas para la red social. Es más, India ya tuvo bloqueada la aplicación en abril de 2019 por fomentar la pornografía y suponer una amenaza para los menores. A finales de ese mismo mes, la Corte Estatal del país levantó el veto tras las declaraciones de Bytedance.

La gestión que TikTok hace de los datos de los menores ha estado en entredicho desde el inicio de su boom internacional debido a que se trata de una red social donde sus usuarios son mayoritamente personas entre 13 –edad mínima fijada por la propia plataforma– y los 24 años. Antes del veto en India, la Comisión Federal de Comercio, en febrero de 2019, anunció una multa de 5,7 millones de dólares por "infringir la privacidad de los menores". Según TechCrunch, la ley de privacidad de los niños de EEUU (COPPA) establece que los operadores de aplicaciones y sitios web dirigidos a usuarios menores de 13 años no pueden recopilar datos personales como direcciones de correo electrónico, direcciones IP, información de geolocalización u otros identificadores sin el consentimiento de los padres. Sin embargo, Musical.ly, su antecesora, habría estado solicitando que los usuarios proporcionarán una dirección de correo electrónico, un número de teléfono, nombre de usuario, nombre y apellido, una breve biografía y una foto de perfil lo que supone una violación de la legislación.

A raíz de esta multa, y según informaba el periódico The Guardian a primeros de julio del año pasado, Reino Unido abrió una comisión parlamentaria para analizar el uso de la información privada, sobre todo la de los más jóvenes, por parte de la aplicación.

Más sobre este tema
stats