X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Del régimen en crisis

Jesús Pichel Martín Publicada 06/12/2017 a las 06:00 Actualizada 05/12/2017 a las 19:06    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 10

Analizan los politólogos la situación política actual en España como la crisis del régimen del 78 y los esfuerzos del establishment por restaurarlo y evitar que se convierta en crisis de Estado. Y desde luego no está mal visto.

La Constitución del 78 se fraguó a través de cuatro consensos fundamentales: monarquía parlamentaria como forma política del Estado, renunciando la izquierda a su ideal republicano a la vez que la derecha tradicional se desentendía de la monarquía heredera de la dictadura; Estado de las autonomías como forma de administrar el territorio, renunciando la derecha al modelo unitario y centralista, y la izquierda al federalismo; economía social de mercado, síntesis de la economía liberal de libre mercado y de la economía social planificada; y, por último, la aconfesionalidad del Estado: la izquierda renunciaba al laicismo y la derecha más conservadora al modelo confesional del nacionalcatolicismo de la dictadura.

Es la Constitución del 78 la expresión más clara de la Transición entre la dictadura y el nuevo régimen que pretendía ser democrático, y sus consensos la expresión igualmente clara de la renuncia a la ruptura y, por ello mismo, de la permanencia latente de adherencias (y herencias) franquistas. La Transición y la Constitución misma se hicieron en libertad vigilada, con un permanente ruido de sables como macabra música de fondo.

Que esos cuatro consensos y la gestión de la Transición misma están hoy en cuestión (justa o injustamente, que tanto da) es una evidencia: la monarquía se ha visto forzada a renovarse por el deterioro de la Institución misma (encarnada en el Rey emérito) y el avance de las reivindicaciones republicanas; el auge de los nacionalismos periféricos ha desembocado en el desafío soberanista en Cataluña que bien pudiera extenderse a otros territorios; la reforma del artículo 135 de la Constitución, que establece el principio de equilibrio presupuestario y prioriza el pago de la deuda, de hecho rompe con el principio de economía social de aquel consenso; y la aconfesionalidad siempre fue más presunta que real, al menos en lo que respecta a la religión católica: más que en entredicho, se puso en el limbo de los deseos insatisfechos. E igual de evidente es que los gobiernos de los partidos conservadores (de la UCD de Suárez, primero, y el PP de Aznar y Rajoy después) y del PSOE (de González y de Rodríguez Zapatero) encarnan lo más sustancial de tal régimen del 78.

Los casos recurrentes de corrupción que han ido contaminando todas las instituciones, las continuas concesiones de los sucesivos gobiernos a los poderes económicos, los incumplimientos reiterados de las promesas electorales, los desequilibrios territoriales y las reticencias a la hora de negociar transferencias a las comunidades autónomas, y finalmente la transformación de la crisis financiera en crisis económica y social haciendo pagar a los ciudadanos lo que la codicia capitalista provocó, todo esto (entre otras tantas causas) está es en origen de la aparición de nuevos sujetos políticos (soberanistas, movimientos sociales, nuevos partidos, etc.) y del proceso de descomposición del régimen.

Y es esa descomposición la que quieren evitar poniendo freno a esos nuevos sujetos y apuntalándolo por medio de la gran coalición PP/PSOE que, por activa o por pasiva, restaure lo que se está cayendo a cachos.
_______________

Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • Larry2 Larry2 07/12/17 20:18

    Artículo entretenido, veo difícil que cambien la constitución , migajas del PSOE, y negativa total de la derecha PP y Ciudadanos, juegan con nosotros, en lo económico, político, y social.La sociedad española avanza pero la constitución inamovible, todo sigue igual, psoe o pp gobernando, no hay mucho que esperar.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • JesúsPM JesúsPM 07/12/17 21:18

      Gracias Larry2 por su amable comentario. Claro que es más que complicado que la Constitución cambie, sobre todo si no hay una voluntad clara para hacerlo. Mientras no cambien las mayorías actuales, poco podemos esperar. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Dolores Sorondo Dolores Sorondo 06/12/17 18:26

    Adhiero totalmente a su artículo y permítame añadir que tanto Podemos como la crisis catalana han provocado una fisura en ese bloque PP/PSOE , podridos hasta la médula que se alternan en el poder como en el siglo 19 entre liberales y conservadores, de ahí la violenta reacción de todos los medios de comunicación contra Podemos como contra los catalanes, incluidos algunos artículistas de este periódico, es de notar las contradicciones del PSOE en cuanto a su posición sobre el 155 o la constitución , y el ninguno del PP a Pedro Sánchez, a pesar de su promesa de revisión de esa misma constitución , Pedro Sánchez tutelado por Felipe González , Alfonso Guerra, Bono, pilares de ese bloque del 78. Sería apreciable que alguien en este diario analizara la situación en el PSOE,, o incluso Ciudadanos y su financiación, las luchas internas en el PP, eso nos cambiaría del tema Podemos Cataluña

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • JesúsPM JesúsPM 06/12/17 19:38

      Gracias, Dolores Sorondo, por su comentario. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Amel Amel 06/12/17 11:34

    Gracias Jesús Pichel, ¿algo tendremos que hacer los ciudadanos para corregir el rumbo?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • JesúsPM JesúsPM 06/12/17 19:36

      Gracias Amel por su amable comentario. Pues lo único que se me ocurre es votar para cambiar las mayorías actuales, sobre todo en el Senado, que puede bloquear cualquier iniciativa de reforma. Gracias de nuevo y un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • AMP AMP 06/12/17 10:50

    Somos el país de las chapuzas, del todo vale. Y luego todo el día protestando cuando no nos hacemos corresponsables de las chapuzas, que como es natural son de otros.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • JesúsPM JesúsPM 06/12/17 19:34

      Gracias AMP por su comentario. Mi padre decía que aquí las cosas son provisionales... para siempre. La Constitución del 78, como cualquier Constitución, es provisional en tanto que es reformable, pero parece que tenga que ser para siempre, porque parece que no hay forma de reformarla en profundidad porque las mayorías exigidas para ello en el Congreso y en el Senado son enormemente difíciles de conseguir. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • platanito platanito 06/12/17 09:43

    Sólo tienen que mirarse en las negociaciones actuales en Alemania para reproducir la gran coalición o en la Francia de Macron consentida por el vals de Hollande. Aquí el adonis Schz no nos vale pero el pupilo de Ansar creo que no dará la talla. Así que el maniquí Casado (neoReagan abulense) tiene posibilidades. ¡A las armas, gentes de la base socialista, no os dejéis engañar una vez más!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • JesúsPM JesúsPM 06/12/17 19:26

      Gracias platanito por su comentario. El problema, me parece a mí, es que para reformar la Constitución o para redactar una nueva se necesita el consurso de prácticamente todos los partidos, los nuevos y los viejos, y no parece que hoy sea posible el acuerdo o el consenso necesario. Un saludo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.