X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Cultura / Análisis

Emilia Pardo Bazán, feminismos y dobles varas de medir

  • Si en un hombre pueden reconocerse contradicciones y alabar sus logros y en una mujer no, parece que estamos ante un ejercicio de la doble vara de medir mujeres y hombres que Emilia Pardo Bazán tanto criticó
  • Si el feminismo de Pardo Bazán se adelanta a su tiempo es porque no sólo identificó derechos que se negaban a las mujeres, sino también algunas de las bases filosóficas o ideológicas en las que se fundamentaba la discriminación
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Marilar Aleixandre
Publicada el 12/01/2021 a las 06:00
Imagen de la escritora Emilia Pardo Bazán.

Imagen de la escritora Emilia Pardo Bazán.

E.P. | Real Academia Galega (RAG)

Me duele el alma al contemplar cómo se pretende enfrentar a unas mujeres con otras. Es una de las estrategias del patriarcado, a veces en tiempo presente, a veces de modo simbólico, apropiándose de mujeres muertas. Cuando se lleva a cabo, además, tomando en vano la palabra “sororidad”, como hace Xosé A. Fraga en un reciente artículo, es aún más doloroso. Se afirma en ese artículo que Emilia Pardo Bazán “maltrató a varias (mujeres)”. No se sustenta esta dura y genérica acusación en ningún dato, y no puede hacerse porque nada hay en su biografía que permita inferirlo. La palabra “maltrato” tiene connotaciones que el autor no puede ignorar. Continúa la frase mencionando “argumentos misóginos” sobre Concepción Arenal y Juana de Vega, citando un párrafo “ruin” de los Apuntes autobiográficos en el que dice que presentaban aspecto “viril”, que Juana de Vega tenía bozo y que Arenal “poseía las formas rectas y angulosas de un muchacho que ha crecido pronto”. Es pertinente reproducir el inicio, que Fraga omite: “Mi memoria evoca, con la plasticidad que tienen las representaciones infantiles, las imágenes de ambas notables mujeres”. No se trata pues de un juicio de la Emilia adulta de 1886, sino de la “representación infantil”, la impresión que, en las tertulias de Juana de Vega alrededor de 1864 causaron, en una adolescente de 13 años, mujeres de 59 y 44 años que le parecerían muy mayores. La juventud, lo sabemos, es cruel, pero si calificamos esta frase de “maltrato” quizá tendríamos que usar la misma palabra para el tratamiento que da el autor a Emilia. En todo caso parece más relevante el hecho de que en numerosos escritos y discursos, que Fraga ha optado por ignorar, Pardo Bazán se refiere a Arenal, a De Vega y a sus ideas de forma muy elogiosa.

Desde un enfoque feminista diríamos que Arenal y Pardo Bazán emplearon estrategias, en parte iguales, en parte distintas, para erigirse como escritoras, para construir lo que Olvido García Valdés, hablando de Teresa de Ávila, llama la identidad intelectual femenina. Estrategias iguales son afirmarse como autoras, demandar respeto como intelectuales, reivindicar una identidad propia, negando la universalidad de los patrones masculinos. Opuesta es su vestimenta, la de Arenal descrita por sus biógrafas como asexuada o andrógina, lo que haría la comparación de Emilia con un muchacho muy precisa; la de Pardo Bazán femenina y excesiva, recargada de plumas y adornos. Hay un episodio de 1876, analizado en detalle por Xosé R. Barreiro, que explica, al menos en parte, las reticencias de Arenal respecto a Emilia, el premio literario sobre Fray Benito Feijoo que fue declarado desierto, atribuyéndose el accésit a la segunda. Barreiro indica, y puede comprobarse leyendo ambos ensayos, que el de Arenal, más argumentado, era mucho más crítico con Feijoo, reprochándole su defensa de las monjas de clausura, que llega a conceptuar de “deforme como obra moral”. No extraña que parte del jurado lo considerase ofensivo. Pero Arenal, según Anna Caballé, se indignaba cada vez que no le daban un premio; era muy consciente de su valía intelectual, de su talento, contemplando a veces de forma displicente el de otros. Hay quien dice que Arenal y Pardo Bazán –sobre todo la segunda– eran ambiciosas o engreídas. Como escribe Emilia, en una crítica a las asimetrías al juzgar a las mujeres, la ambición de reconocimiento, lo que llama “señalar con rastro de luz su paso por el mundo” es alabada en el hombre y criticada en la mujer. Es muy difícil para algunos hombres, como decía ella, hacerse una idea de las dificultades encontradas por las mujeres, aún hoy día y más en el siglo XIX, para ser reconocidas como intelectuales. He dedicado una argumentación un poco larga a presentar un ejemplo de cómo los conceptos y marcos interpretativos del feminismo –que cuenta con ellos desde hace décadas– permiten un análisis más sofisticado de las tensiones –que no disputas– entre dos grandes intelectuales, que no unos brochazos y afirmaciones sin sustentar.

Cualquiera, hombre o mujer, tiene todo el derecho a emitir opiniones sobre una escritora o sobre el lucero del alba. Ahora bien, para juzgar si Emilia Pardo Bazán –u otra persona– fue más o menos feminista o si su feminismo tiene “sombras”, sería conveniente documentarse, tener en cuenta algunas nociones feministas. Nadie está obligado a leerlas, pero en el caso en que se pretenda valorar el feminismo de una autora sería recomendable. Puede haber quien concluya que el feminismo de Pardo Bazán no le convence, pero los argumentos deben tener cierto rigor. Creo, por otra parte, que a la posición de convertir Meirás en un Centro de Memoria –compartiendo espacio con Pardo Bazán–, en la cual me sitúo, le hacen un flaco favor diatribas de este carácter. Hay muchas y muy sólidas razones para que en Meirás se proponga un relato alternativo al que justificó el golpe de Estado y la dictadura, sin tener que crear una imagen de la escritora con tintes más de caricatura que de retrato fiel que haga justicia a su complejidad.

Numerosas feministas, entre las que me cuento, reconocemos a Emilia Pardo Bazán como precursora no solo, como se dice en el artículo, por afirmar que todos los derechos que tiene el hombre debe tenerlos la mujer. No son algunas ideas genéricas las que nos hacen admirar la modernidad de su feminismo, sino formulaciones muy específicas.

Si el feminismo de Pardo Bazán se adelanta a su tiempo es porque no sólo identificó derechos que se negaban a las mujeres, sino también algunas de las bases filosóficas o ideológicas en las que se fundamentaba –y se fundamenta– la discriminación, y algunos de los mecanismos por los que se ejercía y se ejerce lo que hoy llamamos patriarcado, término posterior a ella. Un ejemplo es la idea del destino propio de las mujeres opuesto, según argumenta, a la idea del destino relativo: “La mujer tiene destino propio; que sus primeros deberes naturales son para consigo misma, no relativos y dependientes de la entidad moral de la familia que en su día podrá constituir o no constituir”. La noción del “destino relativo”, es decir subordinado al de los varones, es original de la autora, “quitando a su destino (al de las mujeres) toda significación individual, y no dejándole sino la que puede tener relativamente al destino del varón”. Pardo Bazán identifica esta idea del destino relativo como el último baluarte de la desigualdad. Otro ejemplo es su denuncia de los mujericidios (palabra que le debemos) y de múltiples formas de maltrato y violencia contra las mujeres, apuntando que se basa en la creencia en que los hombres son dueños de su vida y su muerte.

Según el artículo no se puede asimilar la vida y la obra de Emilia al concepto de igualdad. Fraga enmarca su análisis en los conceptos liberté, egalité, fraternité, es decir implícitamente en la Revolución francesa y la Declaración de los derechos del hombre (“de l'homme et du citoyen”) de 1789. Es paradójico que se utilice este marco, que las feministas, y hoy día la historiografía, han criticado porque no cuenta con las mujeres ni con las clases subalternas. Emilia señaló cómo habían aumentado las desigualdades entre ambos sexos desde la revolución francesa, al adquirir el varón más derechos políticos; los datos de alfabetización son claros a este respecto. El “hombre” de 1789 no es un genérico inclusivo, sino únicamente el varón. En 1791 Olympe de Gouges publicó la Declaración de los derechos de la mujer, este atrevimiento, junto con sus críticas a la deriva autoritaria de los jacobinos, la llevaron a la guillotina. De nuevo sugiero que el conocimiento de la historia e hitos del feminismo serían útiles para valorar la adscripción de Emilia a la igualdad, concepto que hoy día tiene una evidente connotación con la equidad entre mujeres y hombres, muy distinta de la egalité jacobina.

Es conocido que Emilia Pardo Bazán fue conservadora en lo político, excepto en lo referente a los derechos de las mujeres y a las ideas sobre ellas. El propio autor reconoce que muchos intelectuales de su tiempo compartían ideas racistas. No es mi propósito discutir uno por uno los sesgos e inexactitudes del artículo, pero señalaré que es inadecuado, además de anacrónico, hablar del “transfuguismo” de José Pardo Bazán. Es anacrónico e inexacto describir la separación de Emilia como un “divorcio disimulado”; primero, el divorcio no existía en esa época; segundo, la separación de 1884 –necesaria para poder disponer de sus ingresos como escritora, o de otro tipo, e incluso para viajar, sin necesidad de la “licencia marital” que no desapareció hasta 1975– fue pública y notoria, dando lugar a críticas, tanto que La Voz de Galicia, sin nombrarla, salió en su defensa. Isabel Burdiel, en su biografía, ha descubierto una carta de un franciscano con durísimas acusaciones por vivir separada del marido. La referencia a la educación de sus hijas es tendenciosa e inexacta: Blanca y Carmen estudiaron en el Instituto Cardenal Cisneros en unos años en que esta asistencia era singular y criticada; las mujeres –hasta 1910– no podían matricularse en secundaria ni en la universidad sin autorización del director del centro, siendo su presencia anecdótica; en el curso 1900–1901 había en toda España 44 en los institutos y nueve en las universidades. Fraga parece dar a entender que las separaciones eran algo común y que las mujeres podían estudiar si querían. Les cuesta a algunos hombres hacerse una idea de las dificultades encontradas por las mujeres en el arduo camino hacia la igualdad.

Emilia fue una mujer compleja y contradictoria, conservadora y también con profunda amistad con Giner de los Ríos y otros krausistas, llegando a apoyar económicamente a la Institución Libre de Enseñanza. Con posiciones como la crítica a la pena de muerte, así en la novela La piedra angular, en la que por cierto el protagonista, el doctor Moragas, es librepensador. Otros médicos de sus novelas y relatos, Ignacio Artegui, de Un viaje de novios, racionalista y ateo, Vélez de Rada, en la misma novela o el materialista Luz en La Quimera, representan el progreso y las ideas avanzadas. Parece que la complejidad no se perdona a las mujeres. Sin embargo, en su biografía de Roberto Nóvoa Santos, titulada Xenio indomable, Fraga lo considera el mejor médico de la historia de Galicia, aun cuando reconoce su obstinada misoginia. Nóvoa Santos escribió en 1908 un libro titulado La indigencia espiritual del sexo femenino. Las pruebas anatómicas, fisiológicas y psicológicas de la pobreza mental de la mujer. Su explicación biológica. En 1931 se opuso radicalmente al voto femenino, afirmando que con ello “se haría del histerismo una ley. El histerismo no es una enfermedad, es la propia estructura de la mujer; la mujer es eso: histerismo”. Si en un hombre pueden reconocerse contradicciones y alabar sus logros y en una mujer no, parece que estamos ante un ejercicio de la doble vara de medir mujeres y hombres que Emilia Pardo Bazán tanto criticó.

Otra mujer con la que se ha intentado oponer a Emilia es la poeta Rosalía de Castro. Discutir en detalle por qué este antagonismo simbólico, que viene de Murguía, ha cuajado en el imaginario de la intelectualidad nacionalista gallega daría para otro artículo. Sí diré, primero que Emilia no “menospreció” su obra, sino que prestó atención a Cantares gallegos, ignorando Follas novas, de contenido más social. Segundo, que hay en las obras de ambas autoras mucho que las une, como la denuncia de la situación subordinada de las mujeres, de las trabas a su educación.

No pretendo convencer a las lectoras y lectores de infoLibre de mi posición, ya que los tengo por personas capaces de ejercer el pensamiento crítico. Propongo, en cambio, que lean a Emilia Pardo Bazán, sus novelas, sus estremecedores relatos, sus artículos. Que la lean y se formen sus propios juicios.

___________________

Marilar Aleixandre es escritora y autora con María López-Sández del libro de próxima publicación 'Moviendo los marcos del patriarcado: El pensamiento feminista de Emilia Pardo Bazán' (Ménades Editorial). Este artículo responde a otro publicado por Xosé A. Fraga en infoLibre el pasado 7 de enero.

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




24 Comentarios
  • Isa. Isa. 16/01/21 22:56

    Espero que El Centro de la Memoria sea materializado en Meirás y así “recuperar el sentido original del inmueble corrompido por el franquismo” “ reivindicando el entedimiento, la concordia y los valores democráticos”


    “Sempre houbo mulleres insignes en Galicia. En todos os tempos,
    en todos os campos, baixo todas as luces [….] Cada unha brilla con luz propia
    e deixa tras de si luminoso ronsel... Tentemos seguir a pegada dalgunhas”

    Mari luz Morales .

    Mulleres sen cancelas. A Coruña, 9 de marzo de 2019

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Isa. Isa. 16/01/21 22:55

    Gracias por el artículo. El éxito en comentarios de ambos, independientemente de la “polémica” o dependiente(mente) de la misma, genera como poco, leer más, aprender más, indagar más y más.

    La historia y el tiempo tienen esa enigmática y sugerente oportunidad, causalidad, incluso la magia para reencontrarse.. Después. Ellas. Curiosamente, el 12 de mayo de este año, se cumple un siglo del fallecimiento de Emilia P. B. Y las Torres de Meirás en la palestra, actual.

    Cada persona se forma su criterio al leer, investigar, valorar cada testimonio, ensayo, obra literaria; el contexto de la época y las distintas sensibilidades femeninas.. Ambas. Sin duda: 'Mucha Mujer'

    La admiración de Emilia P.Bazán por C. Arenal quedó constatada - para mí - en la convocatoria de un premio donde se revindicaba el pensamiento de las obras de Feijoo, en Coruña . Estudios penitenciarios. – 2 v. (1895) ¿Cual es la vigencia de Feijoo? Arenal comienza con otra pregunta : ¿Qué es la posteridad? ¿Cuándo empieza la posteridad? ¿Tenemos derecho a esperar algo de la posteridad? ¿Hasta qué punto la posteridad es necesaria? ¿Es un impulso para el ser humano? Arenal no puede por entonces, publicar motu propio, por ello, vehícula intelectualmente su pensamiento, presentándose a concursos de ideas. Este concurso lo ganará Emilia P.B. Si no estoy errada, fue su “nacimiento oficial” y aquí me consta, la admiración que expresó por Arenal al querer escribir una biografía suya, aunque dijo: “ No la hago porque no tengo datos para escribirla”

    C.Arenal es para mí, la voz pasada y presente que clama en el desierto. El mundo de las ideas y la preocupación sobre el futuro. Es la figura que me representa con su placer de pensar, cuestionar la forma de crecer como sociedad; creciendo individualmente. “Si no crecemos como individuos, la sociedad no puede crecer en el sentido correcto. Podremos tener más puentes, más dinero.. pero no progresaremos, seguiremos teniendo los mismos conflictos.”

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maite Pérez Maite Pérez 16/01/21 09:08

    Me ha parecido un artículo muy interesante. Oportuno y bien escrito. Para releer dentro de un rato.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MIglesias MIglesias 15/01/21 11:12

    Marilar, es muy difícil que alguien crea lo que no quiere creer aunque se le expongan mil datos y argumentos. El libelo de Fraga no hay por donde cogerlo y no resiste ni una lectura superficial, pero vende porque toca las cuerdas de la ideología y entrando en esos vericuetos ya no hay racionalidad que valga.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    0

    • peruntros peruntros 18/01/21 18:13

      Usted confunde racionalidad con razón (o raciocinio). Por ello nunca podrá entender, por ejemplo, la diferencia entre un liberal del XIX y una del 1992.
      Estudie más y hable menos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • luzin luzin 15/01/21 02:25

    Tal vez el problema con Pardo Bazán, una de los mayores genios de la literatura española, es precisamente eso, que sea española ... Para un racista como Murgía y sus seguidores nacionalistas en la actualidad esto es intolerable, aunque tienen que tragar porque su calidad y genialidad son incuestionables ...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • peruntros peruntros 12/01/21 22:53

    Es una soberana estupidez tratar de encajar a personajes del pasado en las taxonomías actuales. Es absolutamente imposible que Pardo Bazán fuera feminista, en todo caso sería pre-feminista, habida cuenta que la igualdad jurídica entre hombres y mujeres no era siquiera una aspiración (lo deja bien claro en sus trabajos). Naturalmente, tampoco podía haber racismo ni desigualdad por mor de la clase social.
    Aprovecho para decir que Los Pazos de Ulloa es la mejor novela que estos ojos han leído.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    4

    4

    • MIglesias MIglesias 16/01/21 14:22

      Está confundiendo el concepto de feminismo con el movimiento del mismo nombre y con los retos del movimiento en cada época. Según su argumento en España hoy no habría feministas porque la igualdad jurídica ya se ha conseguido y ninguna mujer nacida antes de mediados del XIX pudo ser feminista, pero la Historia no está muy de acuerdo con usted.
      Pardo Bazán creía que la escasa implantación del feminismo en España se debía a la falta de cultura de las mujeres, por lo que su lucha se centra en la educación que a su vez permitiría al sexo femenino alcanzar la autonomía y la independencia económica y perder su subordinación al hombre. Esta visión feminista era compartida por Concepción Arenal que en un principio no consideró prioritaria la participación de la mujer en la vida política, sin embargo nadie duda de su feminismo.
      En la época de estas dos fabulosas señoras, en España todavía privaba la idea de la inferioridad biológica de la mujer, bastante hicieron con las desventajas de las que partían.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      0

      • peruntros peruntros 18/01/21 18:41

        Los conceptos los confundirá usted, o la profesora del cursillo de sindicato de dónde extrae lo poco que sabe.
        Ya le adelanto que no voy a perder mucho tiempo con usted. Cuando digo que Pardo Bazán sólo podía ser pre-feminista, no estoy diciendo que fuera anti-feminista que no fuera consciente de la desigualdad que vivían las mujeres, o que no hiciera nada por la igualdad entre hombres y mujeres (hizo mucho, de hecho). He dicho que la igualdad jurídica entre hombres y mujeres, que por cierto no existe hoy día (aunque usted lo afirme), no era siquiera una ASPIRACIÓN. Esa aspiración comienza a concebirse TRAS (y no durante) la Revolución Francesa (el feminismo durante la Revolución es un espejismo, aunque necesario). A ese período se le llama (el concepto no es mío) pre-feminismo (lo explica muy bien, por ejemplo, Michèle Riot-Sarcey), y desde luego no es, como su ignorancia apunta, un concepto peyorativo. Pero precísamente por ello hoy el feminismo tiene que trascender la reivindicación de la igualdad jurídica, lo que casi nunca se consigue (por la falta de altura intelectual a la que nos aboca el concepto de racionalidad, al que usted aludía erróneamente en otro comentario).
        Sobre la parida final que suelta sobre la inferioridad biológica, pues volvemos a lo mismo. Para apoyar mi argumento podríamos fijarnos en la caracterización de Sabel, pero ya que tiene la desfachatez de hablar de "inferioridad biológica" en la sociedad heredera de Schopenhauer, Comte y Saint-Simon, acuda a la alusión a la obra de Darwin en Los Pazos de Ulloa. O bien explíqueme qué hacía el evolucionismo antropológico de plena vigencia a principios del S. XX y su influencia en el pensamiento modernista (nos habría usted salvado de un par de guerras mundiales).
        Ea, pues ya tiene lectura por delante, no dude en volver cuando lo desee, será un placer seguir ilustrándole.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4

    • quiquemilio quiquemilio 13/01/21 19:30

      Su comentario podría pasar por el de una persona lúcida y culta si no fuera porque empieza con lo de ¨soberana estupidez¨. Que pena, habría que controlar esa ira.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • MIglesias MIglesias 16/01/21 14:24

        No, no podría pasar aunque hubiese omitido esa expresión.

        Responder

        Denunciar comentario

        4

        0

  • Daniel Tregon Daniel Tregon 12/01/21 19:44

    Y si ampliano la perpectiva iva y comparamos las mujers protagonsitas de sus obras de teatro, pore ejmplo, con las mujerrs de Galdós. ¿Cuál seríai el resutlado?i

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Doallo Doallo 12/01/21 18:36

    Estoy con Xosé A. Fraga

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    1

  • MrFeynman MrFeynman 12/01/21 17:36

    Este articulo esta colmado de burdas falsedades para quien no se moleste en acudir a las fuentes, minusvalorando a los lectores.
    Yo lei "Genio Indomable" de Xose A. Fraga sobre Novoa Santos. Un libro estupendo, por cierto. En el se destaca la talla cientifica y la vitalidad del protagonista. Pero tambien, como la autora de este articulo reconoce, se comenta con detalle y de forma muy critica su misoginia, sin paños claientes.
    Ni mas ni menos es lo que se hace con la Pardo Bazan, de la cual el articulo original de Xose Fraga dice, literalmente, que debe ser reconocida y celebrada como escritora y feminista, pero que no puede ser un "faro da igualdade"! Del mismo modo que Novoa Santos debe ser reconocido como medico y cientifico pero seria insultante poner su nombre a un centro dedicado a la mujer.
    Donde esta la doble vara de medir? Quien no admite contradicciones es Aleixandre, que pretende blanquear cualquier aspecto incomodo de un personaje historico y censurar cualquier comentario, basado en la evidencia documental, que no sea de su gusto. Acaso somos los ciudadanos niños pequeños que solo entienden realidades maniqueistas?
    Lo que no hace este articulo en ningun punto es refutar las numerosisimas referencias documentales, biograficas y epistolares del original.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    6

    • MrFeynman MrFeynman 12/01/21 17:42

      Luego hay cosas como lo del "divorcio disimulado" que son puro oportunismo. Solo cuelan si no has leido el original. En el articulo original no se critica a la Codesa por su separacion, sino por su hipocresia. Porque cuando le pidieron una opinion sobre el divorcio, ese gran avance para la mujer y la sociedad que se empezaba a debatir, ella declino dar una. A pesar de haberlo ejercido de facto!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      7

      • MrFeynman MrFeynman 12/01/21 17:54

        Y por ultimo, el comentario sobre Juana de Vega y Arenal tiene muy mala leche. Que mas da que se base en un supuesto recuerdo de infancia si la que lo enuncia y trae a colacion es bien adulta? Es, claramente, una manera de hacer de menos a estas mujeres, no se le escapa a nadie.
        Cuestiona toda su talla feminista? No, claro que no. Pero se ve claramente por que direccion va la Condesa cuando su feminismo choca con su ego en vez de empujarlo.

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        5

  • Ricote Ricote 12/01/21 12:44

    Agradezco a Marilar Aleixandre su clarificadora respuesta al artículo de Xosé A. Fraga.
    Siempre es muy complejo valorar personalidades que no son contemporáneas, no voy a hacerlo. Sí recomiendo leer los cuentos de doña Emilia, de una gran calidad literaria y, tristemente, de una rabiosa actualidad. (El encaje roto, contraseña editoria).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    4

    7

    • MrFeynman MrFeynman 12/01/21 17:39

      Cuestionar el parlamentarismo o preferir la Rusia zarista a la Francia postrevolucionaria son aspectos que ya eran anacronicos en el momento en que fueron publicados.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      3

    • yavatocando yavatocando 12/01/21 17:21

      Pues yo lo he leído y veo una prepotencia atroz y una ausencia de respuesta adecuadas a las documentadas afirmaciones de Fraga

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      2



Lo más...
 
Opinión