X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

'Patria', de Fernando Aramburu

  • Más de seiscientas páginas de una prosa depurada para contar o acercarnos a los últimos treinta y tantos años en Euskadi
  • Aparecen unos y otros, y los argumentos y los porqués. Y toma partido. A favor de las víctimas. Del perdón

Publicada 16/12/2016 a las 06:00 Actualizada 22/12/2016 a las 15:14    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

Patria
Fernando Aramburu

Tusquets
Barcelona

2016

Patria AramburuMás de seiscientas páginas de una prosa depurada, directa, limpia, desgranada en capítulos cortos, para contar o acercarnos a los últimos treinta  y tantos años en Euskadi. Novela que atrapa en las tardes lluviosas de otoño,  acaso por emular el clima del norte, por entender, por acercarnos a algo que a muchos nos ha dolido durante tanto tiempo. Lluvia como la foto de la portada, a través de un cristal, entreviendo la figura humana con paraguas. Lluvia en la novela, presente, transversal, que marca a los personajes, limpia sangre del asfalto, cae sobre el cementerio. Novela que se devora, magníficamente escrita, que atrapa, imán que te impide soltarla.


La acción se inicia justo cuando ETA declara la paz, el fin de la lucha armada, y una mujer, viuda de un pequeño empresario asesinado por no pagar el impuesto revolucionario, decide volver a su pueblo. Para recuperar. Para volver a ser. Para que el silencio que envolvió aquello, el miedo de otros a no apoyar, se diluya en la lluvia. A sabiendas de. Conseguir que le pidieran perdón. Solo eso. Antes de morir.

Desde ahí, saltos temporales, flash back, épocas de amistad y de infancia, enrarecimiento, primeras delaciones, pintadas, enemistades, con ese ni hables. Madres, antiguas amigas, ahora enfrentadas por las militancias del hijo. Los hijos, antes amigos, que dejan de serlo.  Personajes enfermos, la muerte presente, siempre. La natural y la otra.

Ciento veinticinco capítulos cortos y un glosario de euskera o euskara, como prefieran, que tampoco es imprescindible porque a fuerza de golpe, de convivencia y de vida, más o menos todos conocemos. O deberíamos.

Un narrador omnisciente que sabe más que los personajes pero que narra pegado a ellos, personajes-marionetas de la historia y de la Historia, cada uno en su papel, en su arquetipo, dos familias a lo largo de  veinte años, de una gran amistad que se pierde precisamente por.  Y aparecen unos y otros, y los argumentos y los porqués de los que matan. Los argumentos y los porqués de las víctimas. Y aparecen asesinatos de ETA. Y también las torturas en Intxaurrondo. Todo lo negro. De un lado y de otro. Desde la Transición, no desde antes. Comprender la evolución/involución de los personajes, que el lector los entrevea tras la lluvia, con sus contradicciones. También toma partido. A favor de las víctimas. Del perdón. De la vuelta al abrazo. Carga tintas en el sacerdote, el único personaje que aparece melifluo, hipócrita y blando. Fue lo único que nunca asesinó ETA: a un cura.  Y sabemos que fue así, por otros, por amigos, por lo que nos contaban o veíamos o vivíamos. Lo que pasaba en Euskal Herria. Los personajes de esta novela rezuman vida, están ahí, como si los conocieras, a Xabier, a Arantxa, a Bittori, a Miren, al Txato, el empresario asesinado, a su amigo Joxian.

Según iba leyendo, no me podía quitar de encima, sobre todo, a un cantante, Imanol, más sangrante aun, como lo de Yoyes, alguien que fue de ETA y después condenado a muerte por no callar, no mirar hacia otro lado. Por organizar un festival en Oyarzun, en la misma plaza donde mataron a Yoyes, con los cantautores de entonces: Paco Ibañez, Luis Pastor, Labordeta…  Los tuvo bien puestos, en aquel momento gran valentía. Y aquello no se perdonó. Y desde entonces la diana, también a él, con su nombre dentro, incluso cuando venía a cantar a Madrid, en el local de CCOO, por ejemplo.

Y aparece la cobardía como fenómeno social. La cobardía de unos vecinos que no quieren enfrentarse por si acaso, la cobardía de no rebelarse, de callar, de tragar incluso con lo intragable, de dar un abrazo a escondidas y nunca la cara en público, salvo el final, con lo que cierra el libro, con el abrazo público de las dos antiguas amigas.

Ay, si esta magnífica novela hubiera salido antes, solo para que vascos como Imanol, a quien le negaron su vasquidad, la hubieran leído, se hubieran sentido apoyados y reivindicados desde posiciones cercanas a ellos, sin ser instrumentalizados por unos y otros. Ay, si vascos como él estuvieran vivos y hubieran podido regresar a Euskal Herria, en una situación normalizada, donde nadie les negara el saludo o se cruzaran de calle al verles, donde ya no recibieran insultos ni amenazas.

*Carmen Peire es escritora. Su último libro es En el año de Electra (Evohé, 2014).
 
Volver a Los diablos azules


Hazte socio de infolibre



6 Comentarios
  • mabrac mabrac 23/12/16 08:45

    Este libro debería ser de obligada lectura para todos. ´Tiene una literatura perfecta, llega a la raíz del problema vasco de aquel tiempo y, sobre todo, respira humanidad por los cuatro costados. Al final de su lectura queda el regocijo de haber leído un gran libro con una gran prosa. Léanlo, por favor, no se arrepentirán.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Palmyra Palmyra 19/12/16 09:42

    He leido hace poco Patria, y creo que todos debiamos de lerla. Un lenguaje sencillo, una crónica limpia, un relato muy interesante y una forma de contarlo muy cercana, interviene tanto el narrador, como los sujetos, como si se tratara una conversación entre amigos. Enhorabuena a este autor y gracias pòr regalarnos essta obra, es de las que nos hace mejores

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tieri tieri 17/12/16 22:34

    No he leído la novela, no soy vasco solo turista pero me gusta la tonalidad de los comentarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Teogonte Teogonte 17/12/16 13:03

    Fernando Arambur escribe una novela que no puedes abandonar desde la primera pagina. Sus personajes son tan reales que los que vivimos cerca aquellos años les ponemos cara inmediatamente. Da una visión panorámica y a la vez pormenorizada de los años mas duros en el Pais Vasco. Muchos de sus personajes vamos viendo como evolucionan, otros, siendo responsables en gran medida de lo que ocurrió, como el cura y el responsable de la taberna, han desaparecido como si nunca hubieran existido. Es esperanzador el abrazo de las dos mujeres pero resulta inmensamente triste la amargura del etarra en la carcel preguntándose día tras día dónde ha ido su vida. Despues de leer la novela resulta muy esclarecedora la magnífica película de Imanol Uribe "Lejos del mar" , tan mal tratada en su exhibición que prácticamente está desaparecida. Cuanto mas tardemos en analizar ese período tan triste de nuestra historia reciente mas difícil será cerrar la herida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Txema58 Txema58 16/12/16 17:40

    Magnífica novela, imprescindible lectura para que se comprenda la realidad de este País. Creo que el autor juega limpio y nos ofrece su visión sincera de los años de plomo, escrita de una manera que engancha al lector hasta el final. Solo he echado en falta un actor,( aunque aparece de soslayo en varias partes), pese a ser la fuerza mayoritaria entonces y ahora: qué hizo, hacia donde miró en esos años el PNV.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • jmam jmam 17/12/16 16:04

      No creo que F. Aranburu pretendiera una novela politica si no humana, reflejar lo que fué esta hermosa tierra en aquellos oscuros años y que todos la hemos vivido, no me atrevería a decir que esto sea jauja ahora. Creo que el ambiente está absolutamente conseguido y como Hernani, podría haber elegido Arrasate, Oiartzun, larrabetzu,... cualquier pueblo porque todos eran, son iguales. ¿Donde estaba el PNV?, ahí viviendo, desgraciadamente poniendo algunos muertos, esa dualidad que muchos vivieron. Algunos lo tuvimos un poco mas claro y nos callamos menos, pero también tuvimos miedo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre