X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

'Tea Rooms': La historia de ellas

  • Luisa Carnés refleja en esta novela de 1933, recién recuperada, el microcosmos de las trabajadoras de un céntrico salón de té de Madrid
  • La escritora, considerada una de las mejores novelistas de su época, es menos conocida aún que las sinsombrero, debido a su procedencia humilde

Publicada 24/03/2017 a las 06:00 Actualizada 23/03/2017 a las 20:19    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Tea Rooms. Mujeres obreras
Luisa Carnés

Hoja de lata
Gijón

2016
  Marzo empieza con eme de mujer y, además, de mujer trabajadora. Y qué mejor que escriba sobre esta novela de Luisa Carnés (Madrid 1905-México 1964), con el título de Tea Rooms y el subtítulo de Mujeres obreras. De nuevo una editorial independiente, Hoja de Lata, en su colección Sensibles a las letras, nos da a conocer a una mujer, considerada una de las mejores novelistas de su época, y actualmente menos conocida aún que las mujeres sinsombrero, dado que era de procedencia humilde y sin estudios universitarios. Por supuesto, republicana, comunista y exiliada, huyó primero a Francia para terminar en México gracias al gobierno de Cárdenas, que acogió a tantos exiliados republicanos.

La novela fue escrita entre agosto de 1932 y febrero de 1933, con los sucesos de Casas Viejas encima y la crisis del gobierno de Azaña, antes de que se instaurara en la República española el llamado bienio negro, y obedece a un momento de la escritora que, aunque ya había ejercido de periodista y publicado algunos cuentos en los periódicos, tiene que ponerse a trabajar de nuevo como camarera por la falta acuciante de dinero. De esa experiencia sale Tea Rooms. Es por tanto una novela basada en una experiencia vital, que es abordada como una novela social en que  nos muestra a diferentes personajes femeninos y en que la protagonista, acaso un alter ego de Luisa Carnés, se llama Matilde. Una novela de explotadores y explotados, muy bien escrita, con un estilo muy moderno y sencillo que a mí me ha evocado al estilo galdosiano de las novelas sociales o alguna novela aubiana, en las que, a través de los dilemas de los personajes, sus avatares en la vida y su forma de ser, se va conformando un abanico social de lo que fue aquel momento, del día a día en la vida de sus protagonistas: Marta, la flacucha que es despedida por ir sisando en la caja y que después se dedica a la prostitución. Antonia, amiga de Matilde y dispuesta a que ésta se case con el repartidor; Esperanza, la asistenta que limpia el local; Pietro, el italiano heladero con un hijo revolucionario que muere en la Italia de Mussolini; Paca, que trabaja en el mostrador de embutidos; Laura, la sobrina del jefe que se queda embarazada de un cliente y que muere en un aborto clandestino; y Matilde, la protagonista. Tenemos también un jefe, "el ogro", una encargada, del lado del ogro y supervisando siempre el trabajo de las demás.

Un microcosmos, un local céntrico de Madrid, un lugar para clase media donde se toma el té, se compran dulces o sándwiches salados, por donde desfilan clientes rancios y muchachas en busca de una oportunidad dejándose ver. Y así, en el día a día, leo el Madrid de la época desde el punto de vista de ellas; las caminatas del trabajo a casa por no tener para el autobús; la huelga de hostelería, las diferencias salariales, el clima revuelto de la época, las pocas salidas para las mujeres, la forma de hablar de unas y otras, los distintos estamentos sociales y el papel de cada uno, a veces por un privilegio mínimo, como el de la encargada, convertida en los ojos del jefe porque desayuna y come en el local… Y así nos plasma el Madrid de la época hasta desembocar en un final esperanzado, en el que los ecos de la revolución están presentes y con él las esperanzas para la mujer, encarnada en Matilde, que decide no casarse por conveniencia, seguir soltera y vivir su vida, una mujer nueva ante la que se abre un nuevo camino. Un final acaso ingenuo pero que en su época debió de ser muy esperanzador: "La mujer nueva ha hablado también para todas las innumerables Matildes del universo. ¿Cuándo será oída su voz?". Con estas frases finaliza Luisa Carnés Tea Rooms.

La novela viene acompañada de un epílogo esclarecedor sobre la vida y la obra de esta desconocida mujer. Escrito por Antonio Plaza, se titula "A propósito de la narrativa del 27. Luisa Carnés: revisión de una escritora postergada". Parece ser una versión resumida de lo que presentó en las XII Jornadas sobre la cultura de la Segunda República, organizadas por el departamento de Literatura Contemporánea de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Madrid celebradas en abril de 2014. En él desgrana algunos aspectos de la vida de esta mujer, a la que se consideró por una parte de la crítica del momento, "la más importante narradora del 27". Se la debería estudiar dentro de la llamada narrativa social de preguerra.

Nació en Madrid en 1905 en el seno de una familia numerosa y humilde. Al ser la hija mayor abandonó la escuela muy pronto para convertirse en una trabajadora manual. Se inició en un taller doméstico dedicado a la confección de sombreros con una tía suya, donde pasó muchas horas como niña y joven. Esta experiencia la plasmaría en sus dos primeras obras: Peregrinos de calvario y Natacha. La dura realidad en que vivía la llevó a refugiarse en la lectura y después en la escritura, invirtiendo mucho tiempo, el que tenía libre por las noches, en su autoformación. Sacaba libros de la biblioteca del barrio y de vez en cuando compraba alguno usado. Según ella misma contaba: "Yo no me podía gastar un duro en un libro… y me alimentaba espiritualmente con los folletones publicados en los periódicos, y con las novelas baratas, las únicas asequibles para mí… Leer de todo, malo y bueno, siempre dentro de la más absoluta desorientación. Y así, a través de innumerables autores y obras absurdas, ascendí hasta Cervantes, Dostoyevski, TolstoiSanta Teresa, Víctor Hugo, Maeterlinck, Poe, Goethe, D’Annunzio; después, no sé de qué manera, surgió el primer cuento, luego otro y otro y hasta el libro".

Obtuvo reconocimiento literario narrando historias que formaban parte de su vida diaria, primero como cuentos, luego como novelas. Al leer esta que aquí reseño, iba pensando en el impacto que debió de producir su obra en aquel momento, hablando de mujeres, y además, de mujeres trabajadoras, obreras o trabajadoras manuales, en un momento en que aún no se había reconocido el voto femenino. Desde luego, se adelantó en mucho y durante un tiempo pudo vivir de los escritos periodísticos y de las narraciones, contratada en una editorial. Entre 1926 y 1929 publica cuatro cuentos en prensa, algo poco común entre personas ajenas al mundo de la cultura. Esas publicaciones la animan a continuar como periodista, novelista y cuentista.

Ya casada y con un hijo, se traslada a Algeciras durante 1931 y 1932. Ante la falta de oportunidades laborales y de nuevo con una necesidad acuciante de dinero, regresa a Madrid y se ve obligada a trabajar de camarera dependienta en un céntrico establecimiento. De esa experiencia sale esta novela y con ella consigue su consagración literaria. Es la primera en hacer y escribir una novela social femenina. Militó en el Partido Comunista, fue amiga de Julián Grimau y de Clara Campoamor, a quien acompañó y con quien defendió  el derecho de voto para las mujeres, y formó parte de las periodistas republicanas, como Magda Donato o Josefina Carabias. Durante la guerra viaja con el aparato político de propaganda de los principales partidos y escribe en Frente Rojo. Al finalizar la Guerra Civil, huye a Barcelona y desde allí a Francia, donde es trasladada a un campo de refugiados hasta que es liberada y consigue llegar a México. Obtiene la nacionalidad mexicana en 1941, y revive una situación de acogida, como le ocurrió a muchos exiliados: pudo seguir escribiendo y publicando, aunque la mayor parte de esta producción permanece inédita. Murió prematuramente en un accidente de coche.

Es un buen momento para acercarnos a esta novela y a la vida de Luisa Carnés. Una mujer a rescatar, y más ahora, en el mes de marzo, no vaya a ser que después, cuando llegue abril, nadie se acuerde.

*Carmen Peire es escritora. Su último libro es En el año de Electra (Evohé, 2014).


Volver a Los diablos azules
LA AUTORA Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



1 Comentarios
  • Sancho Sancho 25/03/17 00:31

    Cuántas grandes mujeres olvidadas...Aquí aparece otra escritora fascinante, que por no estar entre los pijos de la época, los hijos de papá, los hijos de los ricachones, se quiera o no, como lo fueron casi todos los que luego triunfaron...Lorca, Dalí..."Losconsombrero"...Los de la residencia de estudiantes...Una pasta, oiga, había que tener, que sus papás les pasaban religiosamente...Pero esta mujer se hizo  a sí misma, con todo el sacrificio...como tantas otras...y demostró su gran talento imparable leyendo todo lo que se ponía delante de sus ojos...Vidas truncadas...Cuántas estupendas obras pudo habernos proporcionado, con las que haber gozado de su lectura...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    'Gran Corrupto VIP'

    Hay un roce entre las celebrities de la casa de Soto que sí me preocupa y hasta me escandaliza, sin ser yo militante de la castidad ni nada de eso... Es el roce de negocios que se produce en ese patio tan particular.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Adán y Eva refugiados

    ¿Qué queda después del fracaso de los tratados, después del óxido de las razones? ¿Quién escribe? ¿Quién edifica algo que no vaya a desaparecer en las uñas del mono?
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    España sonámbula con Cataluña

    ¿Qué dice la prensa internacional sobre el independentismo catalán y el papel del Gobierno central?
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre