X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los diablos azules

Gloria Fuertes se hace mayor a los 100 años

  • Dio en el clavo Jaime Gil de Biedma al incitarme a que la leyese. Tiene calidad, tiene emoción, tiene cosas que decir. Que algunos no quisieran escucharla fue un error
  • Tres libros coinciden en la tarea de recuperar la cara más olvidada de esta mujer que, en cierto sentido, fue devorada por su personaje televisivo 

Publicada 28/04/2017 a las 06:00 Actualizada 28/04/2017 a las 16:42    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

La escritora y poeta Gloria Fuertes.

La poeta Gloria Fuertes.

EP
“A algunos poetas los pasa lo mismo que a los niños de dos años: son muy buenos, pero no se les entiende nada”, escribe Gloria Fuertes (1917-1998) en uno de los textos incluidos en una obra monumental recién publicada para celebrar su centenario, El libro de Gloria Fuertes, que es justo lo que dice su subtítulo, una antología de poemas y un repaso de su vida hecho sin ahorrar esfuerzos y con el trabajo respetuoso y magnífico de Jorge de Cascante, que ha reunido en este volumen poemas de la creadora madrileña, fotos de todas sus épocas, esbozos biográficos, una colección de anécdotas que en la mayoría de los casos no tienen precio y hasta un cómic de Carmen Segovia. Para quien quiera entrar por una puerta grande en el mundo de la autora de Ni tiro, ni veneno, ni navaja, esta es la llave. Otros dos títulos que también salen al mercado para conmemorar la onomástica de esta famosa desconocida, Geografía humana y otros poemas, editado por Nórdica, y Me crece la barba, que sale en el sello Reservoir Books, coinciden en la tarea de recuperar la cara más olvidada de esta mujer que, en cierto sentido, fue devorada por su personaje televisivo y se quedó escondida en una de sus vertientes más llamativas, la de heroína de los niños, divulgadora de ripios que acostumbraran sus pequeños oídos a los ritmos de la poesía.
  Confieso que yo no tuve gran interés en ella hasta que una tarde, en Barcelona, el maestro Jaime Gil de Biedma me hizo ver lo equivocado que estaba. A la mañana siguiente, me fui a la librería Laye, a comprar la selección de los poemas de Gloria Fuertes que él mismo había preparado en 1964 para la colección Colliure, Que estás en la tierra. No lo encontré, pero tampoco me rendí, y al día siguiente, al regresar a Madrid, compré en la Cuesta de Moyano sus Obras incompletas, publicadas por la editorial Cátedra, con una dedicatoria manuscrita suya: “A Mauca, mi vida en verso, para que se entretenga. Besitos. Gloria Fuertes, 76”. No sé por qué se desharía de ese tomo la persona a la que se lo firmó, pero ella o quienes lo hiciesen cometieron un error: leí sin detenerme su producción para adultos, por llamarla de algún modo, y encontré auténticas joyas en esos libros a los que, ya de entrada, ella sabía poner nombres extraordinarios: Aconsejo beber hilo, Poeta de guardia, Todo asusta, el citado Ni tiro, ni veneno, ni navaja o hasta la muestra de poemas aparecidos en diferentes revistas que llamó Todas las noches me suicido un poco. No había duda, tenía entre las manos a una escritora magnífica, original, con una voz reconocible, sin duda excesiva, pero con tal cantidad de aciertos que ya entonces me pareció muy injusto el lugar en el que se la había colocado y que con tanto arte define en el final de “Yo, en un monte de olivos”, uno de los poemas que forman parte de Geografía humana: “¡No puedo más!... Me levanto y dicen: / —Ahí va Gloria la vaga. / —Ahí va la loca de los versos, dicen, / la que nunca hace nada”.


Lo anterior deja ver claro que bajo aquella careta de simpatía, descaro y optimismo que vendía en los medios de comunicación, había otra persona, más triste, más sola, algo dolida por la poca atención que se le dedicaba a su obra más seria y que le añadía a esa herida la sospecha de que todo lo que ya es de por sí difícil, empeora en un mundo machista y entregado a lo superficial. Lo resume muy bien otro poema de El libro de Gloria Fuertes: “Parezco loca / aunque no lo estoy, / no parezco poeta / aunque lo estoy. / Parece que vengo / la verdad es que voy. / Me duele, / no estoy buena, / sólo lo soy”.

  Su estilo merodeó en algún momento el postismo, y de hecho tuvo una relación más o menos amorosa con el gran apóstol de ese movimiento, Carlos Edmundo de Ory, y de esa etapa conservó el atrevimiento, las ganas de jugar con las palabras. Pero su trabajo también tenía otras cosas, por ejemplo un fuerte contenido social, nada raro en una hija de perdedores, gente humilde, tal y como nos recuerda Jorge de Cascante: su padre era portero en La Gota de Leche, una casa de beneficencia para madres pobres, y su madre costurera y también limpiadora en el semanario Lecturas, que entonces era una revista cultural —de hecho, ella publicó allí sus primeros versos, dejándolos una noche sobre la mesa del director—. Al quedar huérfana, entró a trabajar en Talleres Iglesias, una fábrica de armas para la República, que fue bombardeada en la Guerra Civil; después, fue secretaria en el Ministerio de Información y Turismo, hasta que consiguió colocarse como bibliotecaria. Y su obra, lógicamente, reflejó aquel mundo donde a los que no tenían casi nada, tampoco les quedaba más alternativa que denunciarlo. “¡Hago versos, señores!”, que podemos encontrar en Me crece la barba: “Hago versos, señores, hago versos, / pero no me gusta que me llamen poetisa, / me gusta el vino como a los albañiles / y tengo una asistenta que habla sola. / Este mundo resulta divertido, / pasan cosas, señores, que no expongo, / se dan casos, aunque nunca se dan casas / a los pobres (…) / Sigue habiendo solteras con su perro, / sigue habiendo casados con querida, / a los déspotas duros nadie les dice nada, / y leemos que hay muertos y pasamos la hoja, / y nos pisan el cuello y nadie se levanta, / y nos odia la gente y decimos: ¡la vida! / Esto pasa, señores, y yo debo decirlo”.
  El libro de Gloria Fuertes recoge muchos episodios que hablan de uno de sus rasgos más recordados, su sentido del humor, por ejemplo cuando en una entrevista le preguntaron cómo pudo superar la muerte de su gran amor, la profesora norteamericana Phyllis Turnbull, que fue su pareja durante décadas: “Fui al Metro a matarme, pero al sacar el billete ligué, y en lugar de tirarme al tren, me tiré a la taquillera”. Pero eso era de cara a la galería, en sus adentros, los que se dejan entrever en su poesía de aquella época, la que forma su libro Sola en la sala, el dolor y el abandono se hacen patentes: “Me pasé nueve meses / con la lágrima puesta y subí al cielo. / Improvisé unos versos / expresivos, brillantes / —como siempre fueron los ojos de los niños—. / Como siempre, desperté. / Volví en ti”. O este otro, en forma de aforismo: “Se bebe para olvidar una cosa / y se olvida todo menos esa cosa”. O un tercero en el que merodea ese mismo asunto, el del impulso destructivo: “¿Cómo creéis que estoy? / Desolada sin sol / en tinieblas con cierta claridad / arañada sin arañas / muy madura para no sé qué. / He ahí el dilema: ¿Seguir? ¿No seguir?”. Aunque quizá el que mejor describa su estado depresivo sea “Interior con mariposa muerta”, presente tanto en El libro de Gloria Fuertes como en Me crece la barba: “Interior con mariposa muerta en el sofá. / Oxidadas tengo las bisagras de mis ojos / de tanto llanto llano; / se me van empequeñeciendo estas niñas / que ayer me miraban alegres / desde el fondo del espejo; / desde el fondo de la botella / me miran taciturnas / las pasadas horas felices. / ¡No me basta el pasado! / ¡No quiero que se pase! / Y el pasado me pisa y me posa / y al final me posee, como una amante religiosa. / También había un ángel inocente / saltando a la comba con una culebra. / Todo esto acabo de verlo / en el fondo del fondo / de la botella”.


Estos tres libros de la interesantísima poeta que fue Gloria Fuertes demuestran de sobra que se equivocó Mauca, fuese quien fuese, o se equivocaron sus herederos, al librarse de su ejemplar de Obras incompletas, mientras que dio en el clavo Jaime Gil de Biedma al incitarme a que la leyese. Tiene calidad, tiene emoción, tiene cosas que decir. Que algunos no quisieran escucharla fue un error. Que casi todos la diesen de lado en los últimos momentos, por desgracia, es ley de vida. Ya lo dijo ella en otro de los poemas que se recuperan en Geografía humana: “Era una mujer fuerte y dulce. / Llegó a ser famosa, / tenía muchos amigos / pero siempre estaba sola. / (¡Anda, si era yo!)”.
 
  • El libro de Gloria Fuertes. (Antología de poemas y vida). Edición de Jorge de Cascante. Blackie Books, Barcelona, 2017.
  • Geografía humana y otros poemas. Prólogo de Luis Antonio de Villena y epílogo de José Hierro. Ilustraciones de Noemí Villamuza. Nórdica, Madrid, 2017.
  • Me crece la barba (Poemas para mayores y menores). Edición de Paloma Porpetta. Reservoir Books, Barcelona, 2017.

*Benjamín Prado es escritor. Su último libro, Más que palabras (Hiperión, 2015).
 
Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • Piocoronado Piocoronado 30/04/17 19:57

    Parto raudo a hacerme con el ejemplar. A mi impaciencia no la puedo contener. ¡Gracias Benjamín! Y gracias también a Jaime Gil De Biedma. Sus recomendaciones llegan a través de benjamín hasta nuestros días.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sancho Sancho 29/04/17 02:33

    Emocionante lo que cuentas y cómo lo cuentas...y las cuentas pendientes de la vida azarosa de Gloria Fuertes...Vuelvo a leer aquí como hace unas semanas sobre ella...sigue rondando por aquí, entre las páginas de sus poesías. La leo y luego hago un descanso para cerrar los ojos para que salga y poder verla...y hablar con ella...Muchas gracias, Benjamín.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rafael María Rafael María 29/04/17 00:59

    Me ha encantado por una vez adelantarme a vuestro articulo. Compre dos de los libros y celebre el centenario en nuestro Cole leyendo mi particular antología basada en El gran libro que comentas. Estamos sintonizados en una nueva red consciencial evolutiva. Gracias por estar ahi avanzando.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • M.T M.T 28/04/17 13:28

    Bellísimo homenaje a Gloria Fuertes. A ella la conocía por algunas de sus poesías que he leído. A usted, Sr. Prado, un placer leerlo en este artículo. Felicidades. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 28/04/17 07:11

    Quizá Gloria diría después de leer tu escrito: «¡Anda, si era yo!» Un placer leer cómo has recordado a esa gran persona, a esa gran mujer.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 28/04/17 12:23

      Precioso arlo. Gracias, Benjamín./ Amigo Paco, entraba para reseñar, ese último verso de 'Geografía Humana' que has recogido tu: 'Era una mujer fuerte y dulce./ Llegó a ser famosa, /tenía muchos amigos / pero siempre estaba sola./ (¡Anda, si era yo!)". Coincidencias profundas, lagun. // Recoge Benjamín que, Cascante compartía recuperar "...la cara de esta mujer, devorada, en cierto sentido, por el personaje televisivo, y se quedó escondida en su vertiente...heroína de los niños, divulgadora de ripios que acostumbraran sus pequeños oídos a los ritmos de la poesía..." Si, señor! ...yo concluyo que es la faceta mas importante de su vida ¿por qué olvidarla? ¿Dónde, lo peyorativo? Tuve el enorme placer de conocerla; mi hija, conoció la poesía -escuchada- a ella. Miles de jóvenes cultos, conocen 'su poesía' // La UCM con motivo del día de la poesía (21/3/2017) celebró en el Paraninfo de Filología, Vicedecanato de Biblioteca, Cultura y Relaciones Institucionales, cursos especiales al respeto. El extraordinario programa, comenzó en el Paraninfo con un homenaje a Gloria Fuertes: 'Mesas que piensan sillas' Participaron Juana Vázquez (investigadora del CSIC y poeta) Jorge Sánchez Cascos (UCN) Cia. de Teatro Theomai del I.E.S. Julio Verne de Leganés, grupo musical Street Classics Música para todos. La puesta de gala de la mano de Gloria Fuertes: "Insisto en que la paz universal me tienta./ Nos salvará el amor, también insisto./ En volver a beber mi vino tinto/ insisto por instinto./ En volver a volver hacia tu casa/ En volver a volcarme si tu regazo es frio./ Y aunque no lo firme/ van a saber poema que eres mío// 'Charla recital con poetas-profesores amenizado con músicas y Gloria.' El 15/11/1999, la Conferencia General de la UNESCO, proclamó el 21 marzo (equinoccio de primavera) Día Mundial de la Poesía. Filología de la UCM, alcanza la excelencia cada año, superando el nivel de su programación. // Texto 'Me crece la barba' procede recordar: "...a los déspotas duros nadie les dice nada/ y leemos que hay muertos y pasamos la hoja./ Y nos pisan el cuello y nadie se levanta,/ y nos odia la gente y decimos: ¡la vida!/ Esto pasa, señores, y yo debo decirlo.// Un abrazo, Paco

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • paco arbillaga paco arbillaga 28/04/17 13:35

        Gloria me impactó como ser humano. La conocí por los medios, por TV, entrevistas, leyendo alguna poesía suya; para mí era una de esas personas que por su saber, por su talante, hacen que esta vida merezca la pena vivirse. Qué bien hace la sociedad recordando a personas como ella. irreligionproletaria: mucha osasuna y un abrazo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Irán los catalanes a votar en bici?

    La cuestión no es baladí, porque la forma en la que nos movemos representa el 40% de las emisiones de CO2 y es una de las principales causas de contaminación atmosférica en nuestras ciudades.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Madrid

    Pido que me comprendan si me niego a aceptar la caricatura facha de Madrid que se utiliza estos días en muchas declaraciones, porque yo he vivido y vivo en otro Madrid y me reúno a hablar de poesía o a tomar cerveza con otro Madrid.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Supremacistas

    Qué simpático podría resultar que un tipo que se está empeñando en dibujar fronteras nos cuente a todos que vivimos en un mundo que las está borrando.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre