X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

Uber somos todos

Publicada 06/03/2017 a las 06:00 Actualizada 05/03/2017 a las 20:26    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 17

Llevo días estudiando la eclosión de las plataformas digitales proveedoras de servicios, lo que algunos llaman platform economy y otros platform capitalism. He leído las muchas ventajas de estas formas empresariales, que Degryse llama “factorías del siglo XXI”; y también la lista de los incontables inconvenientes. Y he llegado a la conclusión de que Uber –obviamente utilizo el nombre de esta plataforma como emblema de todas las demás- somos todos. Sí, Uber somos todos porque, para empezar, la gran mayoría de la población hemos utilizado ya estas plataformas para proveernos de algún servicio. Es verdad que Uber está recién llegada a España después de un desafortunado desembarco en nuestro país en 2014, pero ahí estaba Cabify, con un modelo de prestación de servicios de transporte similar. Quién no ha oído hablar o ha utilizado Airbnb para proveerse de una alojamiento o de BlaBlaCar para compartir viaje o de Deliveroo para que le traigan comida desde un restaurante. Pero, además, Uber somos todos porque el modelo de empleo que puede generarse a partir de la eclosión de estas factorías online puede terminar afectando a la conformación del mercado de trabajo de una forma tan intensa que terminemos todos también afectados como trabajadores, empresarios y sociedad.

Estas dos caras, consumo y trabajo, siempre han estado juntas. Hace algún tiempo, cuando la crisis económica arreciaba, y yo me quejaba de algún ERE o despido colectivo en el sector de la agroalimentación, un buen amigo me dijo que todos éramos un poco responsables de esos ERE. En la medida que como consumidores exigimos o preferimos productos low cost o de marca blanca, de alguna manera estamos imponiendo una política de reducción de costes que puede llevar a reestructurar las empresas. Es cierto que esa es solo una parte de la verdad, porque también puede reducirse de los beneficios (y no necesariamente de los salarios y los puestos de trabajo) la presión derivada de consumir productos de bajo precio; pero desde aquella conversación cada vez que veo un producto o servicio especialmente barato me pregunto lo poco que habrán pagado al trabajador para que ese producto o servicio cueste tan poco.

Quiero decir con ello que el desarrollo de estas plataformas online de trabajo y los efectos que sobre el mercado de trabajo terminen teniendo va a depender también de nuestra conducta como consumidores. Y que, por eso, cada vez que enjuiciemos cómo se comportan en el terreno de las relaciones laborales debemos pensar que, como usuarios de las mismas, podemos ser en parte responsables de ello. Y más teniendo en cuenta que en estas plataformas somos también productores, dado que los datos que les vamos suministrando –que son muchos- les sirven a ellas para analizarlos y venderlos, a su vez, como mercancía a otras tantas empresas. De ahí lo afortunado del nombre prosumers o prosumidores que empieza a utilizarse para designarnos a todos como productores de datos y consumidores de servicios a través de estas plataformas.

Es verdad que la platform economy todavía no está muy desarrollada, aunque he leído con sorpresa en un informe europeo que España es poco menos que el paraíso de las plataformas online de trabajo, con 28 plataformas activas. Pero todo apunta a que puede ir a más, porque su aparición, aunque reciente, no ha tenido que ver con la crisis económica, sino con el avance de la tecnología y lo que podríamos denominar como creatividad o imaginación empresarial, de modo que debemos estar preparados para que esto siga adelante.

Y hablo de creatividad o imaginación porque, para empezar, estas empresas rara vez suelen aparecer como tales. A veces se esconden bajo fórmulas de beatífica sharing economy cuando son empresas que generan pingües beneficios que solo comparten con sus accionistas; y otras aparecen como empresas tecnológicas, velando en la medida de lo posible el servicio que prestan. Irani, una experta (y crítica) conocedora de Amazon Mechanical Turk, explica que, de algún modo, estas empresas están obligadas a seguir este comportamiento y esconder que son empresas clásicas con trabajadores a su cargo, ya que, de otro modo, no encuentran inversores de capital riesgo. A las entidades de este tipo no les gusta invertir en trabajo, sino en tecnología, porque buscan –a veces parece todo puro esnobismo- un efecto disruptivo sobre el modelo empresarial. La pregunta inmediata es qué valor tiene el trabajo para estos inversores y estas empresas “modernas”. Y también qué valor tienen para ellos las empresas más clásicas, más normales, menos disruptivas. La respuesta es –creo- ninguno o muy marginal.

Claro que hay veces que algunos les recuerdan que aunque todo se revista de rabiosa modernidad, una empresa sigue siendo una empresa y un trabajador un trabajador, aunque le llamen partner, cliente o proveedor. Y es que la imaginación y creatividad de estas plataformas, que quieren o están obligadas a romper con todos los moldes establecidos, llega a cambiar de nombre las cosas y los actores. Una técnica que no es tan inocente como parece, ya que tales alardes de modernidad persiguen crear una narrativa y enviar un mensaje de ruptura con lo establecido. Pensemos: si todo es tan nuevo, tan rupturista, tan innovador, ¿cómo vamos a someterlo a reglas que ya existen y que estaban pensadas para las situaciones pasadas? El mensaje final es “no, esas reglas de siempre ya no sirven”. ¿Cómo vamos a analizar la relación entre la plataforma y un partner con los cánones que hemos utilizado siempre para la relación de trabajo si estamos en un escenario completamente nuevo? No, esos cánones (para los laboralistas, la subordinación y la ajeneidad) ya no sirven. Ahora los partners son contratantes enteramente autónomos y libres (lo que augura un fuerte crecimiento del trabajo autónomo, como ya sucede en países como Inglaterra).

Pero, como decía, todavía hay quien recuerda a estas plataformas que, por mucho que cambien su nombre, las cosas son lo que son. En la sentencia inglesa que ha resuelto el conflicto entre Uber y alguno de sus conductores, puede leerse que, aunque ella se presente como una simple proveedora de tecnología, “esta organización tiene un negocio de transporte y emplea a los conductores para ello”; que “la idea de que Uber es en Londres un mosaico de 30.000 pequeños negocios ligados por una plataforma común es un poco ridícula” (sic); que la presunta existencia de un contrato entre el conductor y el pasajero es “pura ficción”; y que lo que realmente sucede es que los conductores trabajan “para” Uber y tienen con ella un contrato de trabajo”. En román paladino:  “Uber es una empresa de transportes y los conductores le proporcionan el trabajo cualificado que ella necesita para prestar sus servicios y conseguir sus beneficios”.

No sé lo que sucederá cuando se resuelva el recurso que Uber ha interpuesto contra esta sentencia. Pero sí que la misma ha tenido el valor de romper con esa especie de “determinismo tecnológico” que nos invade. De alguna manera todos estamos asumiendo en forma acrítica el discurso rupturista de la digitalización y su impacto inevitable sobre el mercado de trabajo. Damos por hecho que, como todo es nuevo y diferente e inexorable, estamos huérfanos de herramientas con las que afrontar este proceso. Y probablemente haya muchos aspectos que tengamos que repensar, porque es cierto que la digitalización/automatización abre muchas incógnitas sobre instituciones laborales tan básicas (y clásicas) como el lugar y el tiempo de trabajo o la propia sostenibilidad de la Seguridad Social tal como la conocemos. Pero no deberíamos caer en la tentación naíf de creer que, como todo es nuevo, tenemos que “volver a descubrir la rueda”, porque también es probable que muchas de las definiciones e instituciones laborales que hemos venido utilizando puedan seguir siendo útiles con la oportuna calibración (es seguro, por ejemplo, que una interpretación extensiva –y diferente a la que hoy hace nuestro Tribunal Constitucional- del derecho a la intimidad puede seguir sirviendo de barrera frente al férreo control de la vida personal que permite el avance digital).

Tampoco debiéramos adoptar una posición maniquea, pensando que todo lo que nos espera con el desarrollo de las plataformas y la economía 4.0 es perverso. Para empezar hay una cierta coincidencia en los análisis de que esta clase de empresas y trabajos online permiten acceder al empleo a colectivos que tienen difícil acceso al trabajo entendido en sentido más clásico. Residentes de zonas alejadas de los núcleos urbanos, personas con movilidad reducida o enfermas o aquellas (me niego a hablar de mujeres, aunque casi siempre sean ellas) que deben cuidar de sus familiares pueden encontrar en las plataformas online una forma de acceso al empleo, aunque sea de esta manera tan poco convencional. Solo necesitan una buena conexión a internet y una tarjeta de crédito. Sin embargo, no siempre se trata de un buen empleo. Hay ya dispersos por el mundo cientos de miles de microworkers, pendientes en todo momento de si entra o no una petición de trabajo en la plataforma online en la que están registrados para realizar una milésima parte de la función o tarea en que antes consistía un trabajo y cobrar, por tanto, una milésima parte de un salario. Webster, una experta en trabajo virtual, los llama precarios (en empleo y en renta) y aislados.

Este es, sin duda, uno de los mayores efectos de la digitalización. Su potencial para crear una estructura bipolar de trabajo. En la cumbre estarán los “ingenieros del soft” (ingenieros, programadores, profesionales de alta cualificación, directivos, etc.), situados en la parte alta del star-system, con inflación salarial y empleos donde la estabilidad entendida en sentido clásico apenas importa, porque tienen talento, creatividad y prestigio profesional suficiente como para poder cambiar de empleo cada vez que lo desean. Y en la base los “obreros del hard”: microworkers a la espera de una puja en una plataforma online por la milésima parte de un trabajo o conductores, ciclistas, limpiadores, etc., conectados a una app a la espera de un encargo (los que Huws llama el “cybertariado”); instaladores de tecnología con salarios a la baja que trabajan por proyectos y cuyo trabajo, estabilidad y renta duran lo que dura el proyecto; y una pléyade de trabajadores de baja cualificación en trabajos que no pueden digitalizarse ni deslocalizarse, con contratos de muy corta duración y salarios de pobreza.

Y lo peor es que esta estructura bipolar del mercado de trabajo, donde los trabajadores de cualificación intermedia apenas tienen cabida, tiene después su reflejo en la propia sociedad. A medida que avance la digitalización/automatización puede irse generando una élite económica y profesional vinculada al desarrollo tecnológico de la economía y un suelo de trabajadores poco cualificados con salarios muy bajos y sin apenas derechos ni consideración profesional, por ser considerada su prestación productiva una pura commodity o mercancía de compra/venta. Esto incrementará la desigualdad social y hará perder peso a la clase media. Son sus trabajos los que están empezando a ser ahora objeto de sustitución por las tecnologías, así que o elevamos su cualificación para que puedan formar parte del star-system o van (vamos) a verse obligados a competir con los trabajadores de baja cualificación por trabajos precarios, mal pagados y de exigencias profesionales mucho menores que las que ellos tienen, provocando un fenómeno de sobrecualificación. Y la verdad es que no vamos a poder pararlo, porque no somos (o no deberíamos ser) los luditas del siglo XXI. De modo que tendremos que pensar entre todos cómo afrontarlo.
_________________

* Luz Rodríguez es profesora de Derecho del Trabajo en la UCLM y academic visitor en la Universidad de Cambridge
LA AUTORA


Hazte socio de infolibre



14 Comentarios
  • Andres Niporesas Andres Niporesas 31/03/17 18:08

    "Uber somos todos" parece más un título solidario que de reproche. Yo prefiero "Uber nos afecta a todos". Afecta a nuestra sanidad, educación, infraestructuras, mercado laboral, seguridad social...y lo afecta negativamente. El taxista paga mas impuestos que Uber y los paga aquí, paga su seguridad social lo que permite pagar las pensiones. Estabiliza el mercado laboral......

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • phentium phentium 13/03/17 16:11

    Siempre que veo a algo o a alguien que pretende ponerle freno o regular en exceso las nuevas tecnologias me vienen a la cabeza caballos......si, si...caballos de cuatro patas, de aquellos que hasta la aparicion del automovil servian para el transporte y el comercio. Mas concretamente, me vienen a la cabeza las "industrias" auxiliares del caballo: herreros, fabricantes de sillas de montar y demas utiles de cuero, fustas, forraje, etc.....Si en aquel entonces la mentalidad imperante hubiera sido la que hoy tienen ciertas corporaciones (taxys, SGAE y alguna otra mas...) hoy en dia aun existirian todos aquellos "artesanos" que, o se tansformaron y se adaptaron a la nueva tecnologia del automovil o perecieron en su intento y su cerrazon de seguir con lo que habia. Por supuesto toda su falta de imaginacion para adaptarse a lo nuevo estaria pagada con fondos publicos que, por cierto jamas revertirian a la sociedad ni en forma de servicios ni de beneficios. Da igual la naturaleza empresarial de UBER y similares. Esta aqui y ha venido para quedarse y cuanto antes se emprenda el camino de la transformacion mejor para todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Merm Merm 08/03/17 13:48

    Esta muy bien eso de todos somos uber, pero estaría mejor si Uber y sucedáneas pagarán impuestos justos  y no crearán más trabajo precario. Esa es la realidad, nos guste o no. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • monchofer monchofer 07/03/17 01:54

    Siempre que compro cualquier tipo de articulo trato de que sea producto nacional, algo que cada vez se ma hace mas dificil debido a la globalizacion.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Tomás Marín Tomás Marín 07/03/17 00:39

    Excelente. Y lo mejor es que no ofrece soluciones sencillas, así que tendremos que ponerlos las pilas. Un buen revulsivo para pensar sin tabues sobre un tema tan complejo como la organización del trabajo y las relaciones laborales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • topochungo topochungo 06/03/17 17:38

    Pues podría añadir qué podemos hacer los 5 millones de parados y los que aún teniendo trabajo es tan precario que es una vergüenza llamarlo así a la hora de consumir cualquier producto. ¿Comprar en El Corte Inglés (usado como paradigma al modo que ud. se refiere a Uber)? Una gran parte de la sociedad tenemos una "difícil" elección... comprar leche Hacendado o beber agua del grifo. Tampoco tenemos ninguna esperanza de que los que si están bien posicionados en lo económico pretendan que podamos superar este dilema. Yo, por muchas vueltas que le doy a este asunto, sólo veo una salida: coger por la fuerza la parte del pastel que nos es negada. Ya que ud. parece muy ilustrada, le agradecería que me hiciera salir de mi "desesperada" solución.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • phentium phentium 13/03/17 16:00

      Cuente usted conmigo amigo lector. Esto no se va a solucionar por las buenas. El mensaje que yo recibo es que todo aquello que pensabamos que era nuestro y que creiamos haber conquistado era una falacia. Solo nos lo habian prestado las elites y ahora lo recuperan. Nos han dejado algunas generaciones de cierto bienestar para estupidizar a nuestros jovenes y asi asegurarse despues un nuevo regreso a la sociedad de Dickens....informatizada pero pobre. Nuestros jovenes han estado pensando durante muchos lustros que los derechos vienen en el DNI y ahora estan descubriendo que no es asi. Papa y mama que ya libraron sus batallas en su juventud, ahora estan mayores y ya pueden defenderlos de ese tipo de ataques que a ellos les son tan ajenos. Simplemente, el que viniera alguien a quitarles sus supuestos derechos no estaba en su imaginario. Nos hemos plantado a mediado del siglo 19 o quizas aun mas atras. Esto solo se arregla con matones.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • mealjo mealjo 06/03/17 16:02

    Muy buen artículo. Aquí todo es muy viejo. Es lo mismo de siempre: cómo unos se enriquecen a costa de la miseria de otros. Antes se salía a la plaza del pueblo a que el patrón te diera faena y ahora la plaza del pueblo es una plataforma digital, ¿qué hay de nuevo ahí? Llamemosle como queramos pero es la misma historia de siempre y con los mismos ingredientes: explotación, ignorancia y ambición desmedida de los que tienen el poder.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 06/03/17 14:14

    «En la medida que como consumidores exigimos o preferimos productos 'low cost' o de marca blanca …» No me parece a mí que los consumidores prefiramos o exijamos productos baratos: en muchas ocasiones ¡casi estamos condenados, impelidos a consumirlos!, ya que el paro, los bajos sueldos y las bajas pensiones que cobran millones de personas no permiten otro tipo de consumo. Lo mismo que hay personas que POR NECESIDAD aceptan puestos de trabajo con condiciones casi de explotación estas mismas personas y millones más se ven abocadas a comprar NO LO QUE QUIEN SINO LO QUE PUEDEN. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • paco arbillaga paco arbillaga 06/03/17 14:16

      ... NO LO QUE QUIEREN SINO LO QUE PUEDEN. Osasuna!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Acratador Acratador 06/03/17 12:03

    Buen artículo, coincido con lo que comentan. Yo defiendo el reparto dl trabajo y la riqueza, como bien señalas no tiene que repercutir el abaratamiento de un producto solo en la clase trabajadora: podría tener menos beneficios el capital, así una gran fortuna en lugar de ser archimillonaria y tener dinero para vivir más de 500 años a todo lujo sería millonaria y viviría cómodamente más de 100 años. Pero la economía, ese nuevo ídolo de oro no está dispuesta a ceder ni un céntimo. Y efectivamente la deslocalización, las tecnológicas y la llamada economía colaborativa siguen haciendo ricos a muy pocos a costa del resto de la humanidad. Incierto futuro nos espera.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • korrosivo korrosivo 06/03/17 11:14

    Yo no soy Uber. Me miro las etiquetas de todos los productos y no compro aquellos fabricados donde se perjudica a mi país. Por supuesto, ni en Msmgo, ni en Zara, ni en Stradivarius, ni en Oysho, ni en las grandes multinacionales de distribución, ni uso Gillette, ni Samsung. ¿Que resulta a veces trabajoso? Vale, pero al menos no podré llamarme mierda ante el espejo por ir en contra de mis principios al comprar.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Acratador Acratador 06/03/17 12:10

      Yo tampoco soy Uber, ni AirBnB, ni demás. Pero si uso Gmail, y Google - también DuckDuckGo- , y eso que empiezan por la G no son de ninguna ONG... Miro las etiquetas pero ardua y difícil labor: el 80% o más de los productos se hacen en China, esa economía ¿mixta?, que ni vela por la seguridad de su clase trabajadora y menos aún por el planeta y la salud de la ciudadanía. Ejemplo: ayer leía un libro ilustrado a mi hijo, libro que me costó unos 15€, comprado en una librería de siempre: impreso en China. ¿A quién ha beneficiado el ahorro de costes, que seguro ha habido, y a pesar de tener que traerlo en barco desde allí? Pues eso.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 06/03/17 11:18

      Te agradecería, te lo digo sinceramente, que nos dijeras marcas que no se fabriquen en países del 3er mundo para poderlas comprar. Si además cubren todas las necesidades básicas, mejor.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    España, fin de ciclo. ¿Reiniciamos?

    Si el marco político y jurídico del que nos hemos dotado no es capaz de garantizar la convivencia, tenemos la obligación imperiosa de modificarlo por procedimientos democráticos.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Bajo los escombros de la política

    Debajo de la ingenuidad y el descrédito, de la demagogia y la verdad, acompañada sólo por un fatigado instinto de supervivencia, espera la política.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre