X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Rajoy ve nevar

Publicada 09/01/2018 a las 06:00 Actualizada 09/01/2018 a las 00:34    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 67

Uno de los mayores éxitos del pensamiento neoliberal, por méritos propios y por debilidades ajenas, ha sido instalar en el imaginario colectivo la idea de que la derecha se caracteriza por una gestión rigurosa y eficaz ante los grandes problemas, mientras que las fuerzas progresistas estarían más preocupadas por cuestiones ideológicas o morales y serían un desastre a la hora de manejar los resortes del poder. El caos circulatorio tras las recientes nevadas sólo es un pequeño ejemplo que simboliza una gran falsedad. Lo preocupante ya no es que un director general de Tráfico demuestre una incompetencia sólo comparable a su falta de empatía, sino que Mariano Rajoy sigue viendo nevar tras los cristales, lo mismo da que se trate del temporal de nieve que de Cataluña, el modelo territorial, las pensiones, la precariedad laboral o la corrupción. Y preocupantes son también los síntomas de que la izquierda empieza a contagiarse de ese perfil político que da esplendor a Rajoy: la pasividad, el inmovilismo, el cortoplacismo, la patada hacia delante o el silencio hasta “esperar a que escampe”.

En un país mínimamente serio (de esos que podrían presumir de una Marca España), a estas horas ya llegaría muy tarde la dimisión o destitución del máximo responsable de la Dirección General de Tráfico (DGT), Gregorio Serrano. No sólo porque miles de conductores estuvieran atrapados durante horas en una autopista de peaje. No sólo porque Serrano se permitiera culpar del caos a los propios afectados porque algunos de ellos (¿cuántos?) no llevaran cadenas o no supieran ponerlas. No sólo porque decidiera no pasar el día de Reyes en su despacho en previsión de los problemas que el temporal anunciado causara en la Operación Retorno prevista sino en su domicilio de Sevilla. Eso sí: “con todo un despliegue tecnológico”, como declaró este lunes en Al Rojo Vivo. (Este hombre no se dignó siquiera a acercarse al centro de gestión de tráfico existente en la capital andaluza. Está claro que habría preferido acompañar a su jefe y padrino político, el ministro Juan Ignacio Zoido, al palco para ver el derby Sevilla-Betis mientras miles de ciudadanos pasaban la noche en la carretera). La gestión rigurosa y eficaz de la que hace gala la derecha se resume en el caso de Serrano en su intento de ocupar una vivienda pública que no le correspondía nada más llegar a la DGT y, lo que es mucho más serio, un balance muy negativo en lo que define el éxito o el fracaso de su función: siguen aumentando los accidentes mortales de tráfico por segundo año consecutivo después de una década de descensos.

La polémica suscitada por el caos en la AP-6 y en otras carreteras principales no debería durar un cuarto de hora a la luz de lo que el propio Mariano Rajoy exigió al Gobierno de turno desde la oposición: dimisión inmediata de la entonces ministra de Fomento tras un colapso circulatorio después de una nevada. Pero no. Ni siquiera ha pedido disculpas por haber definido como un “capricho faraónico” de Zapatero la creación de la Unidad Militar de Emergencias, la misma UME que ha rescatado a los miles de conductores atrapados en la autopista segoviana o que ha ayudado a apagar los peores incendios en distintos puntos de España.

En realidad produce vergüenza ajena (y propia) el desgaste de tiempo y fuerzas en la discusión sobre los errores cometidos ante un monumental atasco cuando los reflejos de una clamorosa incompetencia en la gestión gubernamental vienen plasmados por otras magnitudes como el coste del rescate de las cajas, el vertiginoso aumento de la deuda pública, el vaciamiento de la caja de la Seguridad Social, la incapacidad manifiesta para mejorar el modelo de financiación autonómica o el goteo incesante de casos de corrupción en el corazón mismo del PP. Si no mencionamos la precariedad laboral o la brecha de desigualdad es porque no pueden considerarse “errores” sino más bien mimbres fundamentales de las políticas conservadoras y sus consecuencias sociales.

Aún no hemos citado la cuestión que condiciona el presente y el futuro de la realidad política española: el reto independentista que venía articulándose en la última década y que ha estallado en los últimos dos años hasta llegar al colapso actual. Sería natural en cualquier democracia que cada mañana el presidente del Gobierno se desayunara con la interpelación general, desde la prensa y todo el arco político, para que asuma responsabilidades por la gravísima encrucijada a la que ha llevado al país por acción y por omisión ante el desafío del separatismo. Por acción puesto que hace años que Rajoy y el PP han venido utilizando de forma electoralista el conflicto catalán para cosechar votos en el resto del Estado. Por omisión porque no han querido o no han sabido confrontar en Cataluña el discurso independentista con propuestas capaces de evitar la mutación de ese catalanismo que no era antes partidario de la independencia. Que el 21 de diciembre se renovara la mayoría parlamentaria separatista es la demostración palpable de un fracaso. Pretender que un problema netamente político encuentre la solución por la vía exclusiva de tribunales y prisiones es democráticamente insostenible, por más que sea obvia la obligación de hacer cumplir las leyes y castigar a quien se las ha saltado. Sin embargo, lo que más parece preocupar a Rajoy y al PP desde el 21-D es el ascenso de Ciudadanos y no tanto el colapso institucional provocado.

Contagio a la izquierda

Que ilustres cabeceras de la prensa tradicional dependientes de una u otra forma del Gobierno hayan abrazado rápidamente con gran batería de elogios el éxito de Ciudadanos no debería sorprendernos. Al fin y al cabo el cálculo que hacen es el mismo que desde 2014 vienen haciendo desde el propio PP y desde ámbitos empresariales y financieros: lo importante es que finalmente la suma de PP+Cs (o viceversa), con el apoyo o el permiso del PSOE si fuera imprescindible (como lo fue en 2016) frene cualquier posibilidad de un gobierno progresista. Lo sorprendente es la facilidad con la que parece “comprarse” desde la izquierda la supuesta habilidad política de Rajoy, basada en su capacidad para hacer la estatua ante los problemas y dejar pasar el tiempo hasta que se pudran, estallen o sean otros los responsables señalados.

Entre el eco de cada nuevo auto judicial y la imagen de oportunas  inauguraciones en algún punto de Galicia cercano a su lugar de vacaciones, Mariano Rajoy ha pasado las navidades plácidamente mientras en Madrid era imposible que cualquier conversación con militantes o  votantes del PSOE o de Unidos Podemos no incluyera el interrogante con el que concluía este domingo el artículo semanal de Luis García Montero: “¿Dónde coño está la izquierda?”. En circunstancias tan excepcionales como las que está afrontando este país, sus dirigentes no pueden limitarse a opinar en Twitter durante más de dos semanas. Tienen derecho a vacaciones como todo el mundo, pero el resto del mundo (que es la ciudadanía, que es el electorado) tiene derecho a exigirles que planteen y lideren respuestas a los problemas por complejos que estos sean. (Y lo son).

Más vale que el silencio navideño no obedezca a una especie de apagón sobre la cuestión catalana (y española), porque extendería la impresión de que la izquierda corre el riesgo de contagiarse de ese ‘estilo Rajoy’ cuya principal característica es ver nevar y esperar a que escampe. O no, que diría el aludido.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



12 Comentarios
  • hayundi hayundi 13/01/18 12:07

    ¿ Que donde está la izquierda ? fácil respuesta: sentada en la poltrona. Tras admitir las tesis económicas neoliberales, ahora solo les queda disfrutar de lo conseguido y a los curritos que les den. Ni sindicatos ni partidos de izquierda ni la madre que los pario. El 15 M supuso un rayo de esperanza que se ha quedado en eso, una suposición. Aquí lo que impera es el salvese quien pueda.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Marzzel Marzzel 12/01/18 19:27

    Y lo peor, Pinolere: ¿Quién volverá a ponerlos ahí?
    Siete u ocho millones de españoles siguen decididos a mantener en el Gobierno a ese pútrido elenco de incompetentes (si no es para llevárselo crudo) hagan lo que hagan, mientan lo que mientan, roben lo que roben...
    España no tiene solución: los propios españoles, con nuestra indiferencia o con nuestras atolondradas decisiones electorales (de haber sido dinosaurios hubiéramos votado al meteorito), nos encargamos de labrar nuestra ruina.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Pinolere Pinolere 10/01/18 02:22

    Sabemos quien ha puesto al inútil presidente , los electores , pero antes ¿Quien lo puso ahí? Me imagino que al peor para todos y al mejor para los poderes empresariales. Este país se va a paseo como sigan mucho tiempo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • losdel38 losdel38 10/01/18 00:01

    ... Sres Guardia Civil es muy posible, muy posible que gracias a Udes y a los paisanos que colaboraron con Udes se han salvado vidas.
    ..........Y que se va esperar de un gobierno que tiene como jefe Ali baba ??
    Que se va esperar de un Jefe de Gobierno que recibe ordenes de la S....Opus y los ministro los nombra los Talibanes ( Estudiantes de Dios )
    No hay nadie en este Pais que sea de Dchas. Dchas. que mande al cajon de los recuerdos Ali baba y a los religiosos tipo Taliban ??

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    6

  • svara svara 09/01/18 23:57

    Difícil tiene la izquierda en España intentar, con el consentimiento de los ciudadanos, cualquier intento de gobernar este país. Un PsoE que, cuando tuvo la oportunidad de gobernar, se vendió al neoliberalismo y UP, izquierda que no consigue hacerse entender por la ciudadanía, tal vez sea por el arraigo de la creencia de que la derecha gestiona mejor los grandes problemas. Muy a nuestro pesar el PsoE ha desquiciando la labor de UP cuando puso de manifiesto en moción de censura a este monstruo funesto de Rajoy, la nefasta y destructiva gestión pepera y también la idea de que la izquierda pueda ser una alternativa capaz de gobernar. Cómo decirle a un ciudadano influido por el noticiario televisivo (y papel periodístico variado) de cualquier cadena, que cambie la letanía del "todos son iguales". Es necesario parar este destrozo que esta practicando el PP y necesitamos la fórmula para demostrarle al ciudadano que desde la izquierda se puede levantar el país a todo nivel, desde la ética, sin robarle y "marcando repetidamente", al lado, sin pausa, en estéreo, el modelo de gestión alternativo al propuesto por el gobierno del PP para solucionar los problemas grandes y pequeños. Quizás también sea necesario recordarle mas didácticamente al ciudadano, el latrocinio y dejación de funciones administrativas del PP al que ya le vale de ministro cualquier inútil que le ría las gracias a Rajoy.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • Argaru Argaru 09/01/18 19:45

    La mala gestión de la nevada por parte de los responsables políticos del Partido Popular es una prueba palmaria de la incompetencia de un partido que está corrompido hasta la médula. Una corrupción que está deteriorando la política y la convivencia, perjudicando a todos los ciudadanos de este país, incluyendo a sus propios votantes. Estoy totalmente seguro que muchos de los damnificados de la AP- 6 les han votado y piensan seguir votándoles. ¿Cuándo se darán cuenta que, cuando roban, prevarican, desfalcan o bajan las pensiones, se lo hacen a ellos también? ¿Son todos los dirigente del Partido Popular, corruptos? Si no lo son, ¿por qué nadie dentro del PP alza la voz y lo denuncia? ¿Tienen algo que decir votantes y militantes? Se debería desterrar de la mentalidad popular, la IDIOTEZ de defender a “los Ladrones de nuestra misma cuerda”. Un ladròn es un ladròn, independientemente de dónde venga. Y un incompetente, lo mismo. El único mérito del señor Serrano es ser amiguete del ministro Zoido. 
    Y sobre dónde está la izquierda, si alguien lo sabe, que lo cuente. Desde luego, este tema le inquieta muy poco a Rajoy y menos, a los poderes fácticos, que cuentan con los Rivera boys en la recámara.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    32

  • canor canor 09/01/18 17:59

    Cuando la principal exigencia para ocupar un cargo publico es la amistad con el jefe, y este tiene menos iniciativas que un tornillo pasa lo que pasa. La derecha lo que mejor sabe hacer es seguir los mandatos del dinero sin importarle lo mas mkinimo el pueblo. Y el Ibexito de ciudadanos tiene la lecciòn aprendida para hacer lo mismo si algun dia nos toca padecerle. La izquierda tambien lo tiene claro. Que pena por no decir asco de politicuchos de tres al cuarto.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    22

  • arrossinat arrossinat 09/01/18 16:40

    Excelente artículo, Sr. Maraña, que compendia y resumen la grave situación en que vivimos ahora en este país. Lástima que ‒muy probablemente, por desgracia‒ su sensata voz no sea escuchada por quienes tendrían que poner soluciones, bien por torpe sordera voluntaria de los mismos, bien porque se pierda entre el griterío de loros amaestrados que ahora tanto abundan en los medios de comunicación. De todas formas, gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    35

  • mcn mcn 09/01/18 15:31

    La marca España se ve en los telediarios de incluso en Holanda donde han resaltado en varias ediciones el caos de miles de vehículos bloqueados muchas horas por la nieve en autopistas de peaje... También en Francia, UK y Alemania... en los noticieros... Con bastante Guasa...ya saben España, país de sol y playa, colapsado por una nevadita...Esa es la marca España que también se vende, como la marca Cataluña y sus payasos... Ortega se revuelve en su tunba.

    Responder

    Denunciar comentario

    18

    21

  • Antonio@58 Antonio@58 09/01/18 15:21

    Creo que la izquierda socialdemócrata, la única posible y a duras penas en este contexto mundial globalizado, está desaparecida desde el mismo momento en que se dejó engañar por la economía neoliberal, cierto que tiene en aspectos sociales y actitudes más progresistas como los matrimonios del mismo sexo, o el aborto por plazos; pero claro todo esto no basta si luego no tienes para pagar los servicios bàsicos, tienes un empleo de miseria o estás en el paro. Además la izquierda española como Vd. ya apuntó en un reciente artículo está completamente descolocada con el actual conflicto territorial, no tiene un proyecto claro que defienda con firmeza en todo el país.  Como también sostiene el neoliberalismo ha vendido muy bien que la derecha gestiona mejor tanto lo público como lo privado , y esto es la gran falacia ante la que tendríamos que abrir bien los ojos la sociedad. El neoliberalismo lo único que gestiona de maravilla son las privatizaciones, las desregulaziones que pongan trabas al mercado de casino y quedárselo todo para regalárselo a sus amiguetes. Encima tratan constantemente hacernos creer que estamos en una sociedad donde impera la meritocràcia y que solo asciende en la escala aquel que realmente lo vale, aquí los unicos que ascienden en la jerarquía política, económica y social son los que no tienen ningún principio ético y si los tienen los cambian sin problemas como dijo el gran Groucho. Estamos en una sociedad donde triunfan los que siempre dicen - ii Sí Señor  iii, los que mejor doran la píldora a los jefes y los que saben denigrar a los más capacitados. Una sociedad de "amiguetes" "cuñados"  "chupópteros", fuertes con los de abajo y de un servilismo baboso con los de arriba.  Este colapso de la AP-6 es la demostración palpable de en que manos estamos: Zoido y Gregorio Serrano, dos amiguetes del alma nombrados por el amigo M.Rajoy, -vaya par de barraganes- sin moral ninguna ni por supuesto competentes, ni siquiera tuvieron la poca decencia de desplazarse al lugar del colapso e intentar justificar el buen sueldo que les pagamos. No, ellos en Sevilla uno en el futbol y el otro calentito en su casa porque dice que ya tenía el Whatssap para controlar.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    5

    33

    • Antonio@58 Antonio@58 09/01/18 23:20

      Siempre podemos optar por la izquierda bolchevique y estalinista.

      Responder

      Denunciar comentario

      10

      0

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 09/01/18 15:37

      "La izquierda socialdemocrata", la única posible..........que se dejó engañar por la economía neoliberal", ésa es la única posible ???, apaga y vámonos...., no sería mejor encontrar a alguien que sea más difícil engañar ???.

      La izquierda como la derecha, deberían estar más ocupados en mejorar la situación de sus ciudadanos, que en ésa "unidad nacional" que no se que tipo de prebenda nos aporta......

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      21



Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre