X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

La bofetada alemana

Publicada 06/04/2018 a las 06:00 Actualizada 05/04/2018 a las 23:32    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 125

La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein (norte de Alemania) ha decidido este jueves poner en libertad bajo fianza a Carles Puigdemont porque considera “inadmisible” imputarle el delito de rebelión, como pretenden desde hace meses el Gobierno español, la Fiscalía General, el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena y un montón de sabios tertulianos, editorialistas y portavoces varios de las tesis que sostienen el Partido Popular y Ciudadanos. El comunicado del tribunal confirma que ese delito de rebelión podría ser equiparable en Alemania al de “alta traición”, pero que no puede aplicarse al caso de lo ocurrido en Cataluña porque no se cumple el requisito imprescindible de la “violencia” o la “amenaza de violencia”.

Sería fácil caer en la tentación de personalizar, pero lo trascendente es la bofetada colectiva que recibe ese “a por ellos” dictado por quienes se han empeñado en estirar la cuerda del Estado de derecho hasta el punto de romper la esencia misma de la democracia. Si el independentismo demostró en su día que era capaz de desobedecer al Tribunal Constitucional y de saltarse las propias reglas del Parlament para ejecutar sus objetivos políticos, quienes hoy dirigen las principales instituciones del Estado decidieron a su vez forzar la calificación de todo lo ocurrido para endilgar a sus protagonistas delitos penados con hasta treinta años de prisión. No les bastaba con la evidente desobediencia (que ya implica la inhabilitación para cargo público si finalmente hay condenas) ni con la posible malversación (que hay que demostrar documentalmente, como exigen también los jueces alemanes para plantearse conceder la extradición de Puigdemont por “corrupción”). Había que infligir una especie de “lección definitiva” que liquidara la más mínima posibilidad de un nuevo “desafío” al Estado. Como si ese “desafío” refrendado por unos dos millones de catalanes pudiera resolverse por la vía penal.

No hay error más grave para afrontar un problema que negar la realidad. La decisión judicial germana debería servir para insuflar en el Supremo y en el Gobierno español ese “principio de realidad” cuya ausencia sólo se le ha reprochado (con sólidas razones) al independentismo cuando se entregó al sueño o la pesadilla de la vía unilateral. Lo cierto, lo que confirma la decisión del tribunal germano, es que no se puede indefinidamente sostener que en Cataluña ha habido una insurrección violenta organizada desde el propio Govern y desde las asociaciones civiles independentistas. Simplemente porque no ha existido, y porque los incidentes violentos aislados no pueden achacarse a una intencionalidad organizada desde las instituciones. El empeño de Llarena en comparar implícitamente los hechos violentos del 20 de septiembre a las puertas de la conselleria de Economía (que deben ser perseguidos y juzgados) con el 23-F es digno de mejor causa, y sobre todo resulta increíble para cualquiera que recuerde los disparos en el Congreso o los tanques en Valencia. Lo que sí pudieron ver desde Alemania y desde cualquier otro lugar del mundo fueron las cargas policiales del 1 de octubre contra ciudadanos que no portaban pistolas sino papeletas para introducir en unas urnas (eso sí, ilegales, y en un referéndum sin consecuencia jurídica alguna).

Algunos andarán buscando (si no han empezado ya) a infiltrados del independentismo en la justicia alemana; o aplicarán a aquellos magistrados esos calificativos de los que tanto les gusta abusar: “buenistas”, “equidistantes”, “ingenuos”… y por ahí hasta adjudicarles una “ignorancia supina” acerca de la llamada “cuestión catalana”. Les convendría no descartar que simplemente esos jueces prefieran no llamar “rebelión” o “alta traición” o “insurrección violenta” a lo que perciben como un conflicto claramente político que debe resolverse políticamente. Coinciden sencillamente con lo que ya en noviembre advirtieron más de cien profesores de Derecho Penal de distintas universidades españolas: "Es gravemente equivocado considerar los hechos como constitutivos de un delito de rebelión" ya que "está ausente un elemento estructural de ese ilícito como es la violencia".

No se confundan tampoco los sectores independentistas que niegan que España sea un Estado democrático. Los mismos jueces germanos descartan que Puigdemont corra “riesgo de persecución política” si es entregado finalmente a España por el delito de malversación. España no es una dictadura, por mucho que se estén forzando las costuras del Estado de derecho y suframos regresiones evidentes en términos de libertades y de tolerancia. El tribunal ha pedido más datos y documentación sobre la presunta “malversación” antes de decidir si entrega o no al expresident catalán.

Si eso ocurriera la bofetada tampoco sería menor, porque Puigdemont sólo podría ser juzgado por ese delito, el de malversación, y en ningún caso por rebelión. Habrá que ver la lectura que hacen de esta primera sentencia los tribunales de otros Estados ante los que se ha instado la entrega de más independentistas huidos, como Escocia, Bélgica o Suiza. En cualquier caso, sería verdaderamente chusco que el expresident fuera juzgado sólo por malversación y que sus subordinados respondieran por rebelión, sedición, etcétera.

Dada la costumbre del Gobierno del PP y de algunas instancias judiciales por favorecer el proceso de “acción-reacción” que viene caracterizando el tratamiento de la cuestión catalana (y española) no se puede descartar que lo que se alimente sea de nuevo una exaltación nacionalista española de rechazo a “lo extranjero” (aquel arma “patriótica” que tanto utilizaba Franco). Sería otro error de libro, porque facilitaría una renovada internacionalización del problema catalán cuando no hay cabecera de prensa influyente en Europa y en el mundo que no venga reclamando a Rajoy que deje de esconderse en los tribunales y proponga iniciativas políticas para Cataluña. (Aquí algunas “citas subversivas” recogidas en La Vanguardia y aquí otras comentadas en su último vídeoblog por Fernando Berlín).

La lectura más optimista de la decisión judicial de este jueves en Alemania sería confiar en que sirva como acicate definitivo para variar las hojas de ruta más disparatadas de esta grave crisis constitucional. Un cambio de criterios en la Fiscalía y en el Supremo que terminara con esa especie de “prisión provisional permanente” en la que se ha convertido el encarcelamiento de dirigentes independentistas; una apuesta desde el independentismo por un “Govern efectivo” y pragmático, al que se comprometió el presidente del Parlament, Roger Torrent; una retirada inmediata del 155 que devolviera el autogobierno a Cataluña; una disposición (inédita) de Mariano Rajoy de participar en un diálogo político sin condiciones entre los partidos llamados “constitucionalistas” y las fuerzas independentistas para explorar vías capaces de superar los bloques. (Ya sugerí la semana pasada la lectura del nuevo ensayo de Ignacio Sánchez-Cuenca, que propone alguna base de la que partir si de verdad se busca algo más que electoralismo y populismo).


P.D. Me sorprendió este jueves la decisión de la justicia germana cuando intentaba dar cuenta de varios asuntos tan calientes como indignantes. Concluye una semana marcada por temas que aparentan ser diversos, pero que respiran el oxígeno común de una concepción patrimonialista y partidista del poder, y que atropella reglas básicas de una democracia de calidad. ¿Qué tienen en común la detención de Hervé Falciani, el caso del máster de Cristina Cifuentes y el desparpajo con el que algunos políticos del PP se permiten cobrar un sueldo del Congreso o el Senado y a la vez una pensión del Europarlamento? Para decirlo pronto y claro: nos toman por imbéciles. Se van sumando decisiones, reacciones y gestos que socavan la credibilidad del sistema por parte de actores principales del mismo, así que no puede sorprender que se extienda socialmente la impresión de que van provocando a la ciudadanía, cuya capacidad para digerir ofensas a la inteligencia y asumir un permanente desgaste democrático superan los límites de la dignidad. Abundaremos sobre ello, porque la banalidad del mal no se toma un respiro.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



125 Comentarios
  • Esdaquit Esdaquit 08/04/18 21:20

    En el momento de escribir esto, han comentado el artículo de Jesús Maraña 123 socios. Me parece estupendo porque el tema, indiscutiblemente, lo merece. Por quien lo escribe y por su contenido. Lo que pediría, por favor y humildemente, es que aquellos que no están de acuerdo con lo que se comenta, que no se limiten a marcar el “no me gusta”, sino que expongan sus motivos, aunque sea de la forma más breve. Sin duda que nos enriquecería un poco más a todos. Salud y República.

    Responder

    Denunciar comentario

    10

    18

  • Amel Amel 08/04/18 11:09

    Por qué ningún periódico se ha hecho eco de esto: http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2018-4753&t=1&cn=ZmxleGlibGVfcmVjc18y&refsrc=email&iid=47e459bc0d9f469d8af5a2ee38771545&uid=2448325929&nid=244+272699400

    Un decretazo, ni urgente ni necesario, sin pasar por el debido trámite parlamentario, marginando al Senado y que si son ustedes capaces de leer, podrán darse cuenta de que más que ayudar pondrá palos en la rueda. La Inspección de Trabajo es un instrumento del Estado para entre otras cosas vigilar el cumplimiento de las normas del orden social en nuestro país. Pero también, es un instrumento para que trabajadores, sindicatos y cualquiera pueda denunciar abusos, irregularidades, etc. en las empresas... Hablamos muchas veces el PXXE, puede que con razón, pues siguiendo esto: ¿qué le queda a España, según su definición constitucional, de "Estado Social y Democrático de Derecho..."? No permitamos que se carguen la Inspección de Trabajo y Seguridad Social a golpe de Real Decreto, un PP en minoría, con apoyo de Ciudadanos y PSOE. Compartid por favor y gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19

  • cromwell cromwell 07/04/18 22:54

    Este entuerto está dejando bien claro que nos sobran los Borbones y que la Constitución se ha convertido en papel mojado para unos y un corsé opresor para otros. Ahora parce claro que si nos guiamos por Alemania, Bélgica y Suiza los que están en la cárcel son presos políticos. Para rebelión la de Franco y los suyos nos siguen gobernando...

    Responder

    Denunciar comentario

    31

    36

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 07/04/18 20:23

    Pues tienes bastante razón Jesús, especialmente en tu PS. Nos toman por imbéciles. Porque les siguen votando mayoritariamente. Pero dicho esto, me deja un mal regusto en la boca la decisión de los jueces alemanes (mejor dicho del estado impronunciable Schleswig-Holstein) que hayan sido capaces en dos días de dictar sentencia sobre un caso en que nuestro TS lleva ya varios meses enfangándose y enfangándonos. ¿Son más listos? ¿No han necesitado examinar el "torrente de pruebas" a que hacen referencia algunos tertulianos sobre la violencia? ¿Han comprendido que una cosa es la violencia real de los Tejero y compañía y otra este "que te pego leche" de algunos independentistas? No sé, consiguen que me sienta como Dinio en la noche: confundido y estúpido. Lo cierto es que nunca he tenido claro si la violencia de los independentistas (la hubo, digan lo que digan. Mi familia y mis amigos en Cataluña me lo han confirmado, pero es lo de siempre, unos cuantos enfadados, radicalizados o cualquier otro "ado" que se ocurra) estuvo provocada por las actuaciones de Puigdemont. Mejor dicho, he entendido que no. El PP ha abandonado Cataluña hace mucho tiempo, y la ha utilizado como el saco de golpes para su proyecto nacionalista español como un enemigo, porque le daba votos. Y ahora se rasga las vestiduras y de que caiga sobre ellos "todo el peso de la ley". Lo malo es que han conseguido que se vea la única solución posible (política) como una entelequia por el enfrentamiento social que existe en Cataluña y la exaltación nacionalista que vivimos en el resto de España. Logran lo que quieren. Nos dividen para que no unamos fuerzas contra los auténticos golfos, que ni siquiera son los corruptos del PP, sino los que manda, los que disponen de la economía del país. La vergüenza que se siente como español por el bochorno de todo esto hace que le entren ganas a uno de hacerse apátrida.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    12

    46

    • Ralfibigun Ralfibigun 08/04/18 11:52

      Pues yo no he visto la violencia que comentas. La única violencia que he visto fue la de las fuerzas del Estado contra ciudadanos que pretendían votar.
      El relato de una Cataluña en guerra que desde hace ya demasiado tiempo quieren imponer algunos medios es falsa.
      No hay familias que no se hablan ni nada que se le parezca.
      El día a día aquí es igual de jodido para la clase obrera que antes del inicio del proces. Y el principal tema de enfados y peleas es el fútbol.
      Y del tema en cuestión cualquiera puede expresar su opinión sin temor a nada.
      Y a quién no le interesa éste tema,que también los hay, lo mas que le ha podido afectar es un atasco por una mani.
      Lo que no entiendo es como no ha habido más comunidades en España que hayan aprovechado el tirón catalán para manifestar su rechazo a la corona.
      Y medios que consideraba progres contribuyen con sus portadas cada día a ese deterioro del estado de derecho del que se viene hablando. Creando opinión entre la gente que no se dan cuenta de la manipulación. Hasta que desde fuera nos dan la bofetada recibida. Y algunos aún así siguen sin verla.
      Por cierto lo que si acaba siempre en violencia son esas manifestaciones mal llamadas de los constitucionalistas. Donde suelen ir los personajes de extrema derecha de toda la vida que patea la cara a los que piensan diferente. Lo vemos aquí en Valencia... Por su puesto no habló de la gente pacífica que expresa su opinión en esas manifestaciones. Que son la mayoría.
      A los que dan patadas nunca los cogen ni acusan de incitación al odio. A un profesor en Cataluña que dice que el 1 de octubre pasó lo que todos vimos si.

      Responder

      Denunciar comentario

      29

      33

  • Queso Tierno Queso Tierno 07/04/18 13:56

    Permitanme un inciso para recordar que Alemania y Belgica han respondido a una orden de extradicion solicitada por España y resuelta segun el delito presentado por España. De ninguna manera es la respuesta que estos paises hubieran dado si el caso de independentismo hubiera ocurrido en sus paises. Aplicarian sus propias leyes de la forma mas severa que pudieran sus jueces y fiscales y estoy seguro que en una semana no estarian en la calle paseandose con los dedos en alto. Solo han respondido a una peticion que no afecta a su propia estructura de estado. Creo que tendemos a pensar que es la respuesta oficial de la justicia de esos paises para casos de independentismo dentro de su territorio.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    35

    44

    • hermunduro hermunduro 07/04/18 17:45

      En estos supuestos que propones, de que Bélgica o Alemania experimentaran en su territorio un proceso independentista ilegal, sus fiscalías y jueces actuarían, por supuesto, con el rigor que corresponde en la interpretación de la ley, no necesariamente en su grado máximo, pero aún en ese supuesto, de rigor máximo, no inventarían que hubo violencia donde no la hubo. No, Alemania y Bélgica no son España y Turquía.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      40

      35

      • Queso Tierno Queso Tierno 07/04/18 20:08

        Ya he dicho en otro comentario anterior que estoy de acuerdo y satisfecho con el tama de la no violencia en el caso catalan. No quiero reiteratme. Y la justicia de cualquier pais investiga las causas hasta donde tengan que llegar. Y..
        , son belgas y alemanes
        , no santos y beatos querido amigo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        5

        20

        • Queso Tierno Queso Tierno 10/04/18 18:34

          Tampoco puede uno mirar a la Turquía del Expreso de Medianoche y olvidarse de la Alemania de la posguerra con el caso de la Baader Meinhof, de la que se ha publicadoun magnífico artículo en este diario que recomiendo.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          1

  • Jesús Maraña Jesús Maraña 07/04/18 13:14

    Quiero expresar una vez más una mezcla de agradecimiento y orgullo por tantos comentarios, favorables o críticos, pero caracterizados por el respeto a las opiniones ajenas. Como escribe Ignacio Sánchez-Cuenca en la introducción de su último libro, en referencia a la sección de debate coordina en 'infoLibre' y que pronto volverá, este foro de socias y socios demuestra que “una buena parte de la sociedad civil española es bastante más madura que la mayoría de periodistas, políticos e intelectuales. En fin, se puede y se debe debatir civilizadamente sobre la independencia de Cataluña”. Ojalá sigamos practicando y extendiendo esta convicción. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    16

    40

  • MaicaM MaicaM 07/04/18 13:04

    Dices q nos provocan y q supera los límites de la dignidad, pero dónde están las protestas? Cuántos alzan su voz? Dónde están todos los q como tu y yo pensamos q estas conductas son inadmisibles y castigables? Pregunto.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    17

  • Turbulencia Turbulencia 07/04/18 12:49

    El artículo estária muy bien si no fuera por que parte de un error. La resolución germana si dice que el día de la votación hubo actos violentos y que se pueden imputar a Puigdemont en cuanto iniciador y defensor de la celebración del referéndum

    Responder

    Denunciar comentario

    26

    50

  • kalikatos kalikatos 07/04/18 12:12

    Este país necesita una capa de pintura, para tapar la podredumbre, y que en ella, brille, la transparencia, la honradez, la defensa de lo común, que las actuaciones políticas deben de pensar en los ciudadanos, y menos en el IBEX 35, abandonar el patriotismo de taberna, y los golpes de pecho más falsos que el master de Cifuentes.
    En resumen un cambio brusco en el ámbito social, económico o moral de la sociedad.

    Responder

    Denunciar comentario

    15

    34

  • El chipionero El chipionero 07/04/18 10:53

    Un artículo muy certero y esclarecedor, señor Maraña. Pero la gran "bofetada alemana" ha venido hoy con la declaración de la ministra alemana de justicia, que rrefiriéndose  a España ha dicho: "o se aclaran ustedes, o Puigdemont puede, en unos días, ser un hombre completamente libre en Alemania".  Esto es completamente inaguantable. La degradación en este país ha llegado al limite y necesita un cambio cuanto antes. La responsabilidad está en manos de Pedro Sánchez, o toma la decisión de una moción de censura (que si dan los números), o se hará responsable histórico de toda la podredumbre que está cayendo sobre nuestro País.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    34

    38

    • manuelromeromesa manuelromeromesa 07/04/18 11:41

      El problema es que el Sr. Sanchez y su grupo político apoyó la proclamación del 155. No hay que olvidarlo y que difícilmente la gasolina apaga un fuego en presencia de aire.

      Responder

      Denunciar comentario

      28

      34

    • svara svara 07/04/18 11:25

      Como solo de P. Sanchez dependamos, creo que finalmente tendremos dictadura. Espero y deseo que los partidos que se proclaman de Izquierdas dejen de abundar en sus diferencias y substancien una actuación lo suficientemente razonable de alternativa de gobierno que nos devuelva lo hurtado a la justicia social, a la educación, la ciencia y a nuestra deficiente sanidad "públicas". Porque de lo contrario daremos pié a que nos sigan robando desde las instituciones, como quien roba a un despistado imbécil, con merecida razón para ello.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      20

      33

      • manuelromeromesa manuelromeromesa 07/04/18 11:43

        En este momento, lo que a mi me parece que se requiere en este país es un movimiento regeneracionista, como ocurrió en el 98 del siglo XIX.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        38



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.