x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Una retórica sin espolones

Publicada el 09/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 08/09/2018 a las 18:11
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Entre las batallas internas, las guerras sucias y la crispación, nuestra política se convierte en un gato al que se le ha olvidado cazar ratones. Hacer arañazos no es lo mismo que cazar ratones. La política se comporta como un gato doméstico que araña las piernas o los brazos de sus amos, pero no sabe defender la casa de roedores.

Hay muchos gritos, se venden o filtran noticias para desacreditar a los compañeros, se inventan calumnias para degradar al contrario, se sustituyen los argumentos por los desprecios, se falsean los datos, se crispa el ambiente. Nunca ha estado la política a salvo de la guerra sucia, pero la aceleración del tiempo y las multiplicaciones tecnológicas han disparado el tono de la crispación.

Cuando a un político de la vieja escuela española se le acusaba de corrupción, solía caer en el triste recurso del "y tú más". Esa estrategia está hoy multiplicada por el vértigo de las malas argucias, mensajes torcidos y mentiras que agitan el ambiente. Se confunde la capacidad de liderazgo con el arte tuitero de insultar y mentir. Todo va tan rápido que nadie se siente responsable de lo que dice, porque nadie tiene que dar la cara por lo que afirmó ayer.

El vértigo es un anonimato, una disolución de lo público en el ruido, un vaciado de la propia conciencia.

Los poetas dejan su propia alma en lo que dicen, dan la cara en cada palabra. Quizá sea una exageración como norma de conducta, pero no estaría mal que la política se preocupase por pensar de otro modo su relación con el lenguaje.

Asustados por la irrupción de los totalitarismos en el siglo XX, no siempre hemos recordado que esos totalitarismos surgieron en el interior de la cultura democrática, cuando las élites liberales del siglo XIX se vieron superadas por el protagonismo social de las masas. La extensión justa de los derechos democráticos y la educación de la sociedad se vieron asaltadas por la manipulación obscena y la pérdida de conciencia individual. Del interior de la democracia, en países que forman parte decisiva de nuestra cultura política, vuelven a salir personajes demagogos capaces de humillar los derechos humanos y civiles.

Estamos en un momento difícil, muy difícil. Y hay todavía quien oculta el problema llevando el argumento del "y tú más" a las discusiones internacionales. En vez de defender los valores democráticos comunes e irrenunciables, se traban discusiones entre Franco, Hitler y Stalin, o entre Trump, Salvini, Ortega o Maduro.

El vertedero de la crispación se lanza siempre en busca del contrario, pero al final acaba manchando a todo el mundo con un descrédito general de la política y la convivencia. Quien provoca la crispación se ensucia tanto como su víctima y acaba limitando mucho su capacidad de hacer Estado. Mientras unos y otros se arañan, el gato pierde la capacidad de cazar ratones, de mantener fuera de la casa a los que trabajan por avaricia propia contra la igualdad, la libertad social y la fraternidad. Y la libertad no puede confundirse con la ley del más fuerte, porque en democracia ser libre es vivir en un marco que permita la convivencia y la realización individual en condiciones de igualdad.

Por poner un ejemplo: una sociedad libre no es una sociedad que deja de pagar impuestos de manera proporcional y justa según los ingresos de cada persona o de cada negocio. Nada es más democrático que un buen sistema fiscal.

Llevados los impuestos a la retórica política, a la responsabilidad de colaborar en la vida de una comunidad, recuerdo una frase de Juan de Mairena, el profesor machadiano: "Si se trata de construir una casa, de nada nos aprovecharía que supiéramos tirarnos correctamente los ladrillos a la cabeza. Acaso tampoco, si se trata de gobernar a un pueblo, nos serviría de mucho una retórica con espolones".

Siempre es mejor el diálogo que el rifirrafe de las mascaradas políticas. Pero hay momento en los que el diálogo y el acuerdo son una responsabilidad ineludible. Estamos en la frontera. Europa puede mantenerse como un territorio capaz de trabajar con buena melancolía por la democracia social o puede derivar hacia nuevas formas de totalitarismo y menosprecio de los derechos humanos. Dialogar, salirse de la crispación y la calumnia, llegar a acuerdos es una exigencia para los que quieren evitar que la avaricia de los privilegiados tenga las manos libres para empujarnos a todos hacia la barbarie.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

29 Comentarios
  • platanito platanito 13/09/18 08:56

    Ruego al maquetador corregir la imagen del articulista. La foto que aparece en portada es la del Sr Lobo y el artículo es de GM

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • FedeGr FedeGr 11/09/18 12:08

    Errata.
    En el primer párrafo está escrito "policía institucional". Debe leerse política institucional. Obviamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • FedeGr FedeGr 11/09/18 11:42

    Es cierto, estamos en un momento difícil, muy difícil. La responsabilidad colectiva por el diálogo y el sostén del estado democrático de quienes tienen dedicación a la policía institucional es más que necesaria hoy.
    Celebro que personas lúcidas y honradas decidan dar el paso para comprometerse de manera directa con labores de dirección y gobierno. Como ha sido tu caso, Luis. Ojalá que tu talante humano, tu alma de poeta, tus ideas y capacidad influyan en el gobierno mucho más allá del Instituto Cervantes. Esta columna tan machadiana con la que dialogas cada semana debería ser una lectura aconsejada en los ministerios.
    La responsabilidad individual comprometida frente los problemas que describes, tiene decenas de ámbitos en los que materializarse. No se limita a la esfera institucional de la política ni debate solo en ella. Ahí debemos encontrarnos todos y todas en estos momentos difíciles, tan difíciles.
    Un abrazo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ataio Ataio 10/09/18 20:19

    A mi si me gusta tu artículo, Luis. Gracias.
    Aunque la gente no castigue ( votos ) lo suficiente la falta de ética de los políticos, hay que denunciarla. Sería muy positivo que, al menos, se diera el efecto contrario, premiar la honradez y la coherencia´.
    Ensalzar el diálogo y por ende el acuerdo ( sino maldita la gracia ), es siempre apropiado. Y más hoy, que como bien dice el poeta está todo muy difícil.
    Yo pondría el acento en "Nada es más democrático que un buen sistema fiscal" . Es aquí donde el individuo tiene que ser ante todo comunidad. Donde se dan esperpentos como que los "más" paguen menos o nada. Aquí, sí que los españoles debemos combatir nuestra leyenda negra de " admiración" por los pillos y los listillos.
    Cualquier gobierno que se precie de serlo, debe establecer como prioridad número uno la justicia fiscal, porque de ella manan las demás. Es difícil, al parecer hay mucha trastienda técnica. Pero no se deben escatimar esfuerzos ni para legislar, ni para ejecutar (más inspectores de hacienda, y más especializados ).
    El gobierno debe ser valiente. Cuenta, al menos, con el apoyo inequívoco de Podemos para cualquier labor social; y esta lo es por antonomasia.
    Basta con que se ciña a uno (sino el principal ) de los pilares de la que dice ser su ideología, la socialdemocracia. A saber , la redistribución de la riqueza a través de los impuestos.
    No nos podemos amparar en las dificultades para "no hacer". Si se pretende el gobierno es para "hacer". Hagamos, pues.
    PD: para Pablo y Pedro, en su entendimiento nos va todo. Y para todos, porqué no.

    Para ser grande, sé entero: nada
    tuyo exageres o excluyas.
    Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres
    en lo mínimo que hagas.
    Así la luna entera en cada lago
    brilla, porque alta vive.

    Pessoa.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Retigosa Retigosa 10/09/18 19:42

    Al de ahora con el cargo político que ostenta……………….

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • I:O:I:O:I I:O:I:O:I 10/09/18 10:47

    A qué Rin tin tin se refiere?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Retigosa Retigosa 10/09/18 03:15

    Otro magnifico articulo. Gracias Luis.
    Estimado I:O:I:O:I Luis García Montero no sólo habla de lo importante que es el dialogo sino que además hace especial hincapié en la falta de ética en la política actual y de como esta falta de ética, es el mejor abono de los demagogos. Me parece un artículo realista y acertado para nuestro tiempo.
    Por otra parte señor/a I:o...... me parece poco afortunado su comentario sobre el nombramiento de Luis García Montero como director del Instituto Cervantes. Es que acaso conoce Ud. a alguien con mejores cualidades. Luis García Montero es Catedrático de Literatura y uno delos mejores sino el mejor poeta de nuestro tiempo. Por favor ahórrese su rin tintín

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • I:O:I:O:I I:O:I:O:I 10/09/18 00:10

    Un gato común europeo jamás pierde de vista quienes son sus enemigos, sean roedores, moscas, mosquitos, arañas y demás bichos de andar por casa. Estoy con Vd. D. Luis que el diálogo es esencial, pero no tiene que ser un diálogo eterno como el que pretenden los chorras de cierta clase de politicos catalanes, que todo el mundo sabe que no quieren diálogo. Sí D. Luis, criticar es más fácil que dar trigo, como escribió un autor italiano. Siento que ha divagado bastante en su columna, y no viene a decir gran cosa que no se supiera ya. Ahora con el cargo pol´tico que ostenta debería preocuparse por el idioma allende los mares.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    0

  • Pinolere Pinolere 09/09/18 21:15

    Son tan mediocres , que no saben hacer otra cosa que chillar. Supongo que los que valen , se apartan de toda esta basura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • MASEGOSO MASEGOSO 09/09/18 10:11

    Gato sin garras no come y, por tanto no caza ratones.

    Político de nueva generación y gato sin garras son lo mismo. Añagazas de felino que solo conducen a eso; tratar de llevarse el gato al agua.

    Cuando surgen las reiteradas mentiras asoman, por necesidad las mentiras. Y, cuando se pierde la capacidad de dialogar surgen las mentiras físicas: zancadillas, trabas en las ruedas, información falaz y desleal, personajillos que lavan en las pantallas los trapos sucios o tratan de ensuciar los trapos de los demás. Informadores que han retornado al estilo negro de la mitad del siglo pasado con informativos donde se cocinan noticias añadiendo ingredientes escabrosos o medias verdades; presentando en los platós una serie de noticias que, por su informidad, resultan desastrosas.

    La democracia para estos gatos políticos no es la libertad de convivencia. Es la aplicación de lo que ellos entienden por libertad y que, normalmente, deriva en libertinaje del que hacen uso en los mil rincones que una administración de Estado tiene para el desviar, datos, información y dinero. Siendo esto último su principal fin de entrar en política.

    Llamemos como llamemos la meta final de los políticos españoles de esta mal llamada democracia surgida de una dictadura a través de una transición sin concesiones donde el poder sigue en los mismo lugares, donde militares alimentados por el pueblo proclaman que la dictadura no existió y que fue un periodo de gloria para España y tantos etc. que ya nuestras mentes se obnubilan con esos desvaríos. Esos mismos que, no solo asesinaron a quien no pensaba como ellos, también asesinaron las libertades de igualdad que por un corto periodo de tiempo vivieron nuestros mayores.

    Gracias maestro García Montero por estos retazos de alivio que nos producen sus escritos.


    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    7

    • paco arbillaga paco arbillaga 09/09/18 19:01


      «Borrascas», por Manuel Vicent:

      https://elpais.com/elpais/2018/09/06/opinion/1536251545_442694.html

      «Las convulsiones de la naturaleza, a la hora de producir terribles daños, no son nada si se comparan con los que causan las borrascas del cerebro de algunos líderes.» Osasuna!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.