x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muy fan de...

El Congreso de los insultados

Publicada el 27/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 26/10/2018 a las 21:02
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Seguramente usted se ha visto inmerso en alguna de esas escaladas de griterío que convierten un agradable salón de restaurante en un guirigay molestísimo, en el que es más fácil entender al que vocifera en la mesa de enfrente que al que tienes a tu lado. Hay cenas que deberían estar patrocinadas por GAES. Muy fan.

En algún momento, alguien de su grupo le habrá echado la culpa a "lo mal insonorizado que está este local", otro habrá exclamado: "¡Hay que ver cómo gritamos los españoles!" y un tercero propondrá, desesperado: "Los cafés nos los tomamos en otra parte, aquí no hay quien esté".

El pasado miércoles, en el Congreso de los Diputados, sucedió algo que, perfectamente, podría haber tenido lugar en un restaurante, solo que sin jamón en nuestros platos… "Usted es un golpista, usted es un político sin escrúpulos, si usted pudiera me fusilaría". Y así todo.

A mi me entraron unas ganas enormes de insonorizar el hemiciclo, decir ¡hay que ver cómo gritan y se insultan los políticos españoles! y salir a tomarme un café, o dos tilas, en cualquier lugar libre de conexiones con el Parlamento…

Los típicos guirigays de restaurante se producen porque, para sobreponerse a los gritos ajenos, uno tiene que gritar más y el otro más aún, de ahí lo de "escalada". Y así, tratando de imponer nuestras voces a las otras, conseguimos, entre todos, un ambiente insufrible. Y lo que podía haber sido una tranquila velada de comida rica y conversación agradable, se convierte en un infierno sonoro que nos irrita, nos altera y dispara nuestras pulsaciones. En algunos restaurantes deberían poner tapones de cera al lado de los cubiertos, para evitar la tentación de practicar el lanzamiento de cuchillos…

Lo malo de que este calentón ambiental tenga lugar en el Congreso de los Diputados es que el contagio de la escalada vocal llegue a la calle. Cuando los representantes de la ciudadanía elevan, además del volumen y el tono, la gravedad de los calificativos, la sociedad corre el serio peligro de que algunos, los muy cafeteros de la mala leche, imiten la acción y la multipliquen hasta el infinito y más allá.

Claro, puede que a mí me moleste el griterío porque soy un poquito misofónica, observo que hay a quien le encanta navegar en ese caos sonoro, ellos viven felices en el ruido, cuánto más mejor.

Son esos que aportan a la comunidad sus bocinazos con total impunidad, sin pensar en la salud de los tímpanos de los demás. Además, son impermeables a cualquier mirada de reprobación o súplica que les dedican desde otras mesas intentando insinuarles que se corten un pelo con los decibelios, se la pela al cuadrado.

Y cuando pides la cuenta para huir del estruendo, ellos siguen vociferando y alardeando del poderío de sus cuerdas vocales, como si fuera el concurso de gritos de Colmenar de Oreja. Algún día se va a plantar en la puerta de ciertos restaurantes un rebaño de cabras, creyendo que las están llamando…

En el Congreso, la Cámara Baja de las Cortes Generales, sucede lo mismo. Hay quien vive feliz en la crispación, a algunos se les nota lo mucho que disfrutan inoculando el virus del mal rollo en el hemiciclo y propagándolo, para que le llegue al paisanaje. Lo del sentido de la responsabilidad, ya tal. Si contaminar da votos, a por ellos, los votos, oé…

Señorías, un poquito de señorío, algún día se va a plantar en la Carrera de San Jerónimo un rebaño de cabras y se va a llenar todo de cagadas.

El Parlamento es la cámara de representantes de los ciudadanos, de lo que se deduce que ellos hablan, gritan o insultan por nosotros. ¿Nos vemos guapos en ese espejo? Yo no. Claro que yo soy misofónica, nadie es perfecto.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Salsera Salsera 24/11/18 23:32

    Llevo años pensando que los politicos españoles son totalmente inmaduros, no saben usar el emiciclo porque la verdadera democracia no se se ha acercado ni a los tobillos y por lo que sigo viendo , que despues de tantos años de haberla instalado , no créo ya que les llegue sobre todo a los que se acostumbraron a ese griterio sin ningun tipo de lógica y en vez de ir a hablar de los problemas del pueblo que les votó se comportan como histéricos llenos de rabia por que les han sacado del puesto y otros por no darles lo que piden. Triste , muy triste esto que sucede con los políticos españoles.No buscan mas que el sillón a toda costa...y a gritos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ESCEPTICOUTÓPICO ESCEPTICOUTÓPICO 28/10/18 13:22

    Que digo yo...que si quitan el Senado porque hay mucha gente que dice que no sirve para nada se podría aprovechar el edificio para poner "EL CONGRESO DE LOS IMPUTADOS". Al menos estarían reunidos y no dispersos por ahí...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • pep48 pep48 27/10/18 22:08

    ¿Este sujeto que se mete por la nariz? ¡¡franquismo puro y duro!!.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • leondebarro leondebarro 27/10/18 17:53

    El desarraigo a que nos están llevando los politicos en general (y muy en particular los dos grandes partidos de la dcha), hace que cada vez nos sintamos menos representados en nuestras necesidadesn cada vez mas perentorias.
    Lo dicho: o cambian o cada vez estarán mas solos por desgracia para el conjunto de la ciudadania y quien siembra viento recoge tempestades. Tanto calientas a la gente que al final acabas a palos (ejemplo, los politicos catalanes), ¿quien es el guapo que a estas alturas es capaz de volver a la normalidad sin que te llamen traidor?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Isasi Isasi 27/10/18 12:57

    Me gusta tu imperfección misofónica. Yo también me la reconozco. :))

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Ayla Ayla 27/10/18 09:36

    El título del artículo a la RAE.
    Y al texto, sólo un pero, pobres cabras!. En algunos momentos creo que tendrían más cordura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • platanito platanito 27/10/18 07:34

    Me parece que a gritar nos ha acostumbrado la Princesadelpueblo de la tele basura berlusconesca, seguida de tanto desgarramantas tertuliano.
    Acéptale, querida Helena, a ese que pronto tildaremos de Cascado, que haga su puesta de largo imitando a su mentor el enano gruñón: váyase seooor González
    Y ya metido en el insulto le voy a tildar de "cagarruto" (bolita de mierda que va dejando la transhumancia, estos días otoñales, por El Prado madrileño).
    Mierdecilla de liebres, conejos, cabras y ovejas.
    Penita que no se acercasen a visitar los leones del Congreso y dejasen abonada la carrera de sanJerónimo, para que pueda florecer alguna rosa, amén de servir de piel de plátano y desmorre a tanto baladrón deslenguado.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    9

  • paco arbillaga paco arbillaga 27/10/18 07:34


    ¡«El Congreso de los insultados»!: ¡muy fan!, ¡genial!, aunque tampoco está mal lo de di-putados o di-putadas, porque decirlas y hacerlas, las hacen, bien y en abundancia.

    Asistir a algunas de esas sesiones que dan en directo desde la «Casa del Pueblo», y escuchar lo que dicen algunas de sus señorías y señoríos, es como asistir a un master de insultos, chulerías, desprecios, y de bastante memez.

    La gran diferencia de lo que allí se escucha con lo que se pueda escuchar en una etílica discusión en un bar es que a esxs políticos les pagamos entre todxs por soltar tanto veneno por su boca, y también que si un civil dijera en algún lugar público algunas de las salvajadas que allí se escuchan pudiera ser que acabara multado o procesado.

    Encuentro que los independentistas catalanes se puedan sentir ofendidos porque acusen a varios de ellos de golpe de Estado y sin embargo no acusen de lo mismo al presidente del Gobierno español, señalado de golpista en el Congreso por el nuevo PPelayo español. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    8

    • MASEGOSO MASEGOSO 28/10/18 07:07

      Como siempre llego tarde a estos comentarios; no me queda más que dar un apaluso de treinta y cinco minutos a los comentarios de Paco y Platanito. Un placer la lectura de estas dos expresiones de sinceridad y vergüenza. Cordiales saludos a ambos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • paco arbillaga paco arbillaga 28/10/18 07:40


        MASEGOSO: Si estarías por aquí aplaudirías más rato, ¡para calentarte las manos! Estamos a 3º y hace un biruji que baja del N que seguro lo envía Sánchez, junto con los separatistas, para jorobiar aún más a los españoles. Osasuna2 salu2, y a pasar buen día.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • borjiniano borjiniano 27/10/18 00:56

    Muy guapo. En consonancia con estos que solo creen en el insulto y la crispación. La genet cada vez pasa más de ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.