X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La matanza de Gaza

Teresa Aranguren Publicada 03/04/2018 a las 06:00 Actualizada 02/04/2018 a las 19:56    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 13

Volví a pasear la mirada por aquel campo para seguir los movimientos de las aterrorizadas figuras que se las veían y deseaban para salir de él, porque la tierra no se los iba a tragar a no ser que consiguieran llegar al otro lado de las colinas, más allá del horizonte.

-He hecho blanco, gritó Gabi.

-De eso nada, le contradijo Shmulik…

-Vamos, dijo Moishe, cinco ráfagas y por lo menos te cargas a uno…

Aquellos cuatro, allí enfrente, acababan de quedarse sin fuerzas y, convertida ahora su carrera en un andar pesado y abatido, descendieron uno tras otro a la grieta de una pequeña torrentera para después salir de ella y en el momento en que apareció el último, repiqueteó la primera ráfaga y los cuatro cayeron. Después se levantaron tres y echaron a correr…

-Uno a cero, gritó Shmulik, y se volvió hacia Gabi con una media reverencia…”.

Estos párrafos pertenecen a la novela Hirbet Hiza, un pueblo árabe, del escritor y político israelí Izhar Smilansky que solía firmar con el seudónimo de S. Yizhar. La novela, muy breve, poco más de 100 páginas, describe la jornada de una unidad del ejército israelí que tiene que llevar a cabo la expulsión de los habitantes de un pueblo de Palestina. El nombre del pueblo, Hirbet Hiza, es ficticio, pero la novela no es propiamente una obra de ficción sino más bien unas memorias noveladas en las que el autor narra su experiencia, y su ambiguo sentimiento de culpa, como miembro de una unidad militar que participa en las operaciones de limpieza étnica llevadas a cabo en Palestina desde diciembre de 1947 y a lo largo de todo el 48. La obra, escrita en hebreo, se publicó en 1949, es decir con los hechos aún muy recientes, y las primeras traducciones, al inglés en 2008, al español en 2009, son muy tardías, ya en el siglo XXI.

Esta novela, cuya lectura me causó desazón en su momento, me ha venido insistentemente a la mente en estos días, especialmente esas escenas en las que las gentes de la aldea que van a asaltar, tenues figuras indefensas, se ofrecen a las miradas de los soldados apostados en las colinas y a la banalidad de sus conversaciones mientras eligen, apuntan, disparan, “pito pito gorgorito, a éste le tumbo y a éste le dejo vivito”, como en un juego de tiro al blanco en una barraca de feria. La escena que describe el escritor S. Yizhar es de hace 70 años, pero se parece a la escena de hace unos días en Gaza: a un lado, parapetados tras un talud de tierra y protegidos por la infranqueable valla fronteriza, los tiradores de élite del ejército israelí; al otro lado, a campo abierto, a pecho descubierto, sin más armas que su ira, una multitud de gentes con banderas y pancartas que dicen aquí estamos, somos los hijos y los nietos de aquellos a quienes echasteis de su tierra hace 70 años.

Me pregunto si las conversaciones entre los tiradores del ejército mientras observaban, parapetados tras un alud de tierra, a los manifestantes concentrados al otro lado de la valla de Gaza, habrán sido parecidas a las que cuenta S. Yizhar en su obra. Algo así: - Me pido el chaval aquel de la chamarra negra, el que lleva una pancarta y una kufiyya roja, dice un tirador. Y el otro contesta: -¿A que no le das al que se aleja corriendo, ese que trata de escapar…“Pito pito gorgorito a este le mato, a este le dejo vivito”. O quizás, a diferencia de los soldados de hace 70 años , los de ahora han mantenido un silencio muy profesional entre disparo y disparo. Al fin y al cabo son tiradores de élite, o sea que donde ponen el ojo ponen la bala.

En muchas de las crónicas periodísticas de estos días se ha utilizado el término enfrentamientos para describir lo ocurrido el pasado Viernes Santo en Gaza. Curioso enfrentamiento en el que sólo hay víctimas de un lado y en el otro no es que no hubiera un rasguño, es que no había posibilidad de rasguño alguno. A veces las palabras sirven más para ocultar lo que pasa que para describirlo. Para la población palestina, la matanza, eso es lo que fue, una matanza a sangre fría, del pasado Viernes Santo, no es la primera ni por desgracia será la última, pero habría que preguntarse por qué el Gobierno israelí tomó la decisión de perpetrarla cuando no había posibilidad alguna de que un manifestante saltase la valla, por supuesto no había el menor riesgo para los cien tiradores de élite apostados al otro lado y las consignas de las múltiples organizaciones convocantes eran “no acercarse” demasiado a la línea fronteriza.

Creo que la primera razón es que el Gobierno israelí lo ha hecho porque puede hacerlo, porque haga lo que haga no pasa nada, goza de impunidad; la segunda razón es más compleja y tiene mucho que ver con el lema de la convocatoria Marcha del retorno: nada pone más nerviosos a los dirigentes israelíes y en general a todo sionista, que la mención al derecho al retorno. En diciembre de 1948 Naciones Unidas aprobó la resolución 194 por la que se establece el derecho al retorno de los desplazados y a ser indemnizados por los bienes destruidos o robados. La resolución se adoptó en base al demoledor informe presentado por el diplomático sueco Conde Bernadotte el 17 de diciembre de 1948. Al día siguiente Bernadotte fue asesinado en una calle de Jerusalén, junto al observador de la ONU André Serot, por dos pistoleros del grupo armado sionista Irgun. El 80% por ciento de la población de Gaza son refugiados del 48, gentes expulsadas manu militari de sus casas en operaciones muy similares, la mayoría bastante más atroces, a la descrita en el librito de S. Yizhar. Mencionar el derecho al retorno es mencionar el crimen de origen. La expulsión de casi un millón de personas de sus tierras, en los meses previos y posteriores a la creación del Estado de Israel. Limpieza étnica. Todo está documentado, las localidades destruidas y borradas del mapa, las fechas y la estrategia de cada ataque, los muertos de cada matanza, las órdenes de expulsión de la población de Jafa, Lydda, Safad, Haifa… Todo está documentado y muy eficazmente tapado. Tema tabú. No hablar, no nombrar, no recordar.

Pero los palestinos recuerdan, conocen los nombres de los pueblos destruidos porque son los pueblos en los que nacieron sus abuelos y saben cómo era la casa familiar y si había un limonero en el patio o una higuera en la puerta y si era martes o jueves el día en que los expulsaron de sus casas y de sus vidas… Quizá por eso, aunque no había el menor riesgo para los soldados del más potente ejército de Oriente Próximo, los tiradores de élite apostados, al otro lado de la valla, tras un talud de tierra, tuvieron que disparar. 
_____________

Teresa Aranguren es periodista especializada en Oriente Próximo.


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • cagliostro cagliostro 04/04/18 21:00

    los sionistas (no creo que todos los judios lo sean) hubieran conseguido el premio honoris causa en
    tiempo de los nazis,himmler y cìa estarìan encantados con alumnos tan aventajados.Estàn practicando
    un genocidio pero a velocidad media no al por mayor como sus modelos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • MUTX MUTX 04/04/18 20:59

    Estado de Israel es igual a estado criminal , boicot a lis productos israelitas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • El chipionero El chipionero 03/04/18 18:09

    Gracias, Teresa por tu artículo. Hemos visto, una y otra vez, cómo los israelitas asesinaban a niños indefensos y a todo un pueblo palestino para quitarles sus tierras porque "ellos habían vivido allí hace 2.000 años.". Muchas veces me hago la pregunta de qué opinaría yo si los árabes, que vivieron 700 años aquí en Andalucía, volvieran con la ayuda de EE.UU. y de Inglaterra a quitarnos las tierras y matar todo tipo de resistencia, manteniéndonos como esclavos. Es una pena que no reaccionemos "hasta que no nos cae la teja en la cabeza". De todas formas, los israelitas están demostrando ser tan asesino como los nazis, o más aún.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    23

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 03/04/18 17:59

    1.- los asesinados son:
    Naji Abu Hajir - 25 años
    Mohammed Kamal AlNajjar
    Wahid Nasrallah Abu Samour -27 años
    Ami Mansour Abu Muammar
    Mohammed Naeem Abu Amr
    Ahmed Ibrahim Ashour Odeh - 16 años
    Jihad Admed Fraina
    Mahmoud Saadi Rahmi
    Abdel Fattah Abdel Nabi - 18 años
    Ibrahim Salah Abu Shaar -22 años
    Abd al-Qader Marhi al-Hawajri - 25 años
    Sari Walid Abu Odeh
    Hamdan Ismail Abu Amsha
    Jihad Zuhair Abu Jamous -30 años
    Bader al-Sabbagh -22 años
    Mus' ab Zuhair Essaloul - 23 años.
    "Masacre en la frontera de Gaza. No callaremos, pongamos fin a la impunidad israelí" 'Coalición de la Flotilla de la Libertad' rebelion.org 3/4/2018.

    2.- 'La lenta agonía palestina' Guadí Calvo. Rebelión.
    "Este hecho solo anuncia una nueva escalada que podría terminar con njevos bombardeos por parte de la aviación sionista contra la población civil de Gaza como ocurrió en 2014.

    Mas allá de la destrucción física de la nación palestina, donde se han demolido miles de pueblos y aldeas, y arrancado de cuajo plantaciones milenarias de olivos, el enclave sionista se convirtió en la única nación del mundo que reconoce como legal la tortura, de la que no se excluyen a los menores..."

    3. Un comentarista se pregunta: diferencias entre este Estado hebreo y la Alemania nazi.
    "20 febrero 1933. Vuillard (Premio Goncourt 2018) dibuja a 24 'gabanes de color negro...' Son 24 empresarios, o mas bien los 24 empresarios mas poderosos de Alemania: Gustav Krupp, Albert Vögler, Carl von Siemens, Wilhelm von Opel. Van a reunirse con Hermann Göring, presidente del Reichstag....El dirigente nazi les recuerda que hay elecciones parlamentarias el 5 marzo, que 'la actividad económica requiere calma y firmeza' Y que el partido necesita dinero para hacer campaña. Hjalmar Schacht, futuro ministro de Economía: 'Ahora , caballeros, ¡a pasar por caja!
    Alguno donó un millón, otros cientos de miles...hombres de negocios dispuestos a apoyar la causa nazi, sus empresas: Bayer, Agfa, Opel Siemens, Allianz...nuestros coches, electrodomésticos, pilas, seguros...Están ahí, en todas partes..." (Clara Morales. Libros. Infolibre 28.3.2018. Éric Vuillard 'El orden del día', ganador del Goncourt 2018)

    Gracias, Teresa, por tu compromi

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    26

  • Birth 3 Birth 3 03/04/18 11:36

    Durante estos días ha sido noticia de portada en el Reino Unido la acusación a Jeromy Corbyn, de antisemitismo o (esto dificil de demostrar) de ser pasivo ante el antisemitismo del partido laborista. La acusación ha llevado a los miembros del parlamento que se oponen a Corbyn incluso en contra de la representante en el partido de la voz de los judíos que si hay antisemitismo funciona independientemente de los partidos. Para analizar el hecho es preciso saber que se ve como muy factible, que el partido laborista ganara unas elecciones generales y que la política exterior de Corbyn es pro palestina.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    5

    • Birth 3 Birth 3 03/04/18 15:35

      Excusas por la interrupción. Continúo. Quería poner de relieve, que las elecciones locales en el RU tendrán lugar el mes de mayo y que en vez de señalar los hechos antisemíticos, el ataque ha sido centrado en un personaje que ha luchado toda su vida contra todo tipo de racismo y discriminación. Cada vez más se intenta confundir entre lo que es antisemitismo y lo que es oposición a las políticas de Israel. Cada vez son menos los que se aventuran, como lo ha hecho Teresa Aranguren, a denunciar las actividades criminales de las fuerzas israelitas. Enhorabuena por su trabajo de información. Lo considero muy necesario.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      22

  • CinicoRadical CinicoRadical 03/04/18 10:02

    "Tienen que morir y sus casas deben ser demolidas. Ellos son nuestros enemigos y nuestras manos deberían estar manchadas de su sangre. Esto también se aplica a las madres de los terroristas fallecidos"
    Ayelet Shaked, miembro del Parlamento israelí, mujer bien conocida en los círculos políticos de su país, abogó en unas polémicas declaraciones por la muerte de las madres de los terroristas palestinos porque -dijo- dan a luz a "pequeñas serpientes".... y lo creen la gran mayoría
    Diferencias entre éste estado hebreo y la Alemania nazi?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    24

  • mrosa mrosa 03/04/18 09:44

    Y lo más terrible (si cabe que algo pueda ser más terrible) es que la situación no va a cambiar si no es a peor. Israel va a seguir haciendo impunemente lo que le dé la gana y, me temo, que le va a seguir dando la gana de matar y machacar a los palestinos. Como bien dices, Teresa, porque pueden.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • ipaclo ipaclo 03/04/18 07:35

    ¿Y por qué todavía esa impunidad después de 70 años? ¿Será verdad que buena parte del sistema económico (o sea, el capitalismo neoliberal) occidental (o sea, mundial) está en manos judías?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    34

  • Azalea Azalea 02/04/18 23:30

    Es terrible la pasividad del mundo, ante semejante genocidio,no abren nunca los telediarios , no interesa, También me gustaría recordar las matanzas que están pasando en la República Democrática del Congo. Gracias, Teresa Aranguren , por denunciar lo que está pasando.saludos!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    33

    • platanito platanito 03/04/18 06:44

      Estos sionistas siguen matando para ocultar sus genocidios y no paran de airear el que sufrieron sus antepasados con Hitler. Y les extraña que crezca el antisemitismo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      1

      30

      • Chuvias Chuvias 03/04/18 12:51

        Israel es el portaaviones de EEUU en Oriente Medio. Un pozo de odio sionista. No sé como hay gente que visita ese pozo y contribuye a su mantenimiento. Si el dios que dicen algunos que existe, fuese real acabaría con él igual que con Sodoma y Gomorra. Todavía tengo en mi retina las imágenes de soldados sionistas rompiendo con piedras los brazos de chiquillos que a su vez le habían arrojado piedras.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        25

        • Chuvias Chuvias 03/04/18 13:15

          Los que quiera aproximarse a la realidad deben leer el libro “La industria del holocausto”, de Norman G. Finkelstein, judío, quita la sábana que hay sobre los cadáveres de judíos asesinados en Alemania nazi para que sepamos quienes son los gusanos que viven a costa de sus cuerpos.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          17



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre