x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Alfredo, siempre

José Luis Rodríguez Zapatero
Publicada el 10/05/2019 a las 19:44 Actualizada el 10/05/2019 a las 19:45
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Es muy difícil decir adiós a Alfredo. Lo es no solo por lo inesperado y abrupto de su fallecimiento, sino ante todo por el inmenso dolor que causa. A la hora de escribir estas líneas pesan en mí las sensaciones más intensas que se pueden tener: el sentido de la amistad, el trabajo compartido, los ideales, el afán por defender a tu país...

En este adiós debemos honrar una trayectoria de entrega auténtica al servicio de España. Es casi unánime reconocer a Rubalcaba como un hombre de Estado. Un hombre de Estado, o más bien, por su permanente capacidad de acción y de compromiso, en defensa del Estado, en defensa de la democracia. Pocos españoles –y él lo era de una pieza– han servido tanto y con tanto acierto a esa noble tarea que es la política, la política así concebida. Y es que quizá ningún político en la España democrática haya sido tan imprescindible como Rubalcaba.

Fue imprescindible en los gobiernos de Felipe y lo fue en los ejecutivos que tuve el honor de presidir. Fue imprescindible en la tarea de oposición, en la tarea de producir pactos, y en la de fraguar proyectos y programas políticos. Siempre con rigor, siempre con lucidez.

Y fue, en particular, imprescindible y decisivo para el fin del terrorismo en España. Creo que quien escribe estas líneas lo sabe como nadie. En estas horas se me agolpan los recuerdos más personales de esa batalla librada por el fin de ETA. Cuántas noches compartidas de insomnio, de tensión, cuando no de angustia... y el dolor seco ante los atentados, y el esfuerzo por tener la máxima cercanía a las víctimas. Alfredo dirigió con un gran liderazgo y eficacia a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a nuestra Policía y Guardia Civil, a quienes siempre defendió y apoyó con toda su determinación.

Mi gratitud a su tarea es inmensa. Tan inmensa, tan plena, como lo fue su entrega a la vida pública. Sus grandes aciertos fueron reflejo de sus cualidades personales. Alfredo llevaba su poderosa inteligencia en su rostro, en sus gestos, en su mirada incisiva y tantas veces cómplice. Y en sus manos, su capacidad pedagógica, la que le convertía en un parlamentario brillante, en un portavoz muy difícilmente batible, que procesaba la información y las respuestas con una rapidez inusual. Era tan difícil vencerle en un debate como burlarle en una negociación.

Militante socialista, compañero de sus compañeros y amigo de sus amigos, fue un hombre honesto e íntegro. También es éste uno de sus mejores legados.

Y fue nuestro secretario general, el secretario general de los socialistas, en un momento difícil que merece reconocimiento. Cuando se fue, lo hizo ligero de equipaje, regresando a otra de sus pasiones, la docencia. Pero Alfredo seguía siempre ahí, siempre dispuesto a compartir una enjundiosa conversación, con un café largo y los recuerdos de lo vivido sobre la mesa, proyectando su habitual sagacidad y el distanciamiento irónico con el que las personas inteligentes saben relativizar lo que pasa, lo que nos pasa.

En este momento tan desconcertante y doloroso, de frustración y de pena, tengo sobre todo muy presente a ese Alfredo amigo, ameno, listo y culto. Si, como creo, las naciones que se respetan a sí mismas saben reconocen a sus mejores compatriotas, ésta es una ocasión inmejorable para demostrar cuánto nos respetamos reconociendo la figura de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Se nos acaba de ir y con él tantas cosas.

Con todo el afecto a Pilar y a tu familia, sabremos recordarte y honrarte, compañero.
 
_________________________________________

José Luis Rodríguez Zapatero fue presidente del Gobierno de España entre abril de 2004 y diciembre de 2011.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

12 Comentarios
  • El chipionero El chipionero 12/05/19 11:56

    ¡Cuánta ignorancia, Dios mío!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Tibetano52 Tibetano52 11/05/19 10:52

    Rubalcaba es un ejemplo contra el "todos son iguales". Hay más honrados que sinvergüenzas, aunque los segundos destaquen mucho. STTL, camarada.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • Toreador Toreador 11/05/19 10:07

    Alfredo Pérez Rubalcaba, un hombre íntegro comprometido con la socialdemocracia y defensor de lo público, supo retirarse cuando consideró que no podía seguir haciendo el servicio a España que siempre quiso hacer, con honestidad y decencia. Descanse en paz.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • GRINGO GRINGO 11/05/19 10:06

    El titular lo define perfectamente, "siempre en todas las salsas"............

    DEP.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    8

    1

    • José Luis53 José Luis53 12/05/19 11:06

      Patético.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • GRINGO GRINGO 12/05/19 15:53

        Rubalcaba, no ??

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • M.T M.T 11/05/19 09:02

    Sincero, sentido y, en mi opinión, merecido homenaje al compañero, al amigo, al político que con su compromiso y quehacer supo estaŕ a la altura de lo que su tiempo en política requería en pro y bienestar de los ciudadanos de su país.
    Gracias, Sr. Rodríguez Zapatero, por este loable texto.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • unlector unlector 11/05/19 01:32

    se habrá ido, al menos, con una victoria socialista en la retina. Apuesto a que con una sonrisa.

    No sé si con él, va muriendo también la Política con mayúscula, la del diálogo sereno, la cordura, el respeto, la escucha...

    Pero ey, señor Rubalcaba, llévese también esto, al menos de mi parte: La ultraderecha tan aparentemente en vigor hoy día, ¡se muere! Da sus últimos coletazos y aspavientos en un mundo quizá algo lento, que no asume aún un cambio histórico sin precedentes. Este cambio es hacia mejor, hacia más tolerancia, mejor convivencia, hacia más globalidad de la buena. Los niños de hoy no comprenderán de mayores la discriminación por razas o sexos, ni ningún tipo de desigualdad. Se habrán criado conviviendo con todos y todas, en las redes, en la calle... Los niños de hoy conversan, comparten, enseñan, aprenden, admiran! a personas de todo el planeta sin distinción ninguna... ¡Que insinúe alguien que el color de la piel los hace distintos! Se reirán a carcajadas.
    La ultraderecha se extingue, se muere de vieja. Sin lugar donde caerse muerta ya hoy.

    No como usted, sr. Rubalcaba, que 'cae' rodeado de dignidad, admiración y aprecio. Profeta, casi, de un nuevo mundo tan prometedor como le digo.
    Descanse en paz. Y por favor no pare de sonreír ni muerto!

    Lo haremos bien. No hay otra salida.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • YoN YoN 11/05/19 00:47

    Un gran hombre. Siempre me inspiro confianza. Se fue uno de los mejores.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • gualdo gualdo 10/05/19 21:28

    Un politico extraordinario, una mente brillante de las que no abundan precisamente en la clase politica de nuestro pais. No siempre estuve de acuerdo con el, pero escuchar sus razonamientos fue siempre un placer. Hay quien dice que los votantes no se equivocan, sino solo los politicos; menuda sandez: tuvimos la oportunidad de hacerle presidente en el 2012, y el pueblo eligio a Rajoy: entre un hombre extraordinario y un mentecato ladronzuelo, elegimos al segundo, y asi nos fue durante la crisis. Aun recuerdo el debate que mantuvieron en tv, y aquella pregunta que le hizo Rubalcaba a Rajoy: tras asegurarle que, si ganaba las elecciones, al dia siguiente viajaria a Alemania a entrevistarse con Merkel y luego a Paris, le pregunto a Rajoy que recortes iba a realizar este si ganaba. "Diga la verdad, segnor Rajoy, que recortes va a hacer en sanidad, en educacion, en servicios publicos", a lo que el aludido, por supuesto, mintio, y mas de medio pais se trago el anzuelo. No hubiesemos llegado en la cuestion catalana adonde hemos llegado con Rubalcaba en la presidencia. 
    Habia algo en Rubalbaba que a mi personalmente me llegaba a lo mas hondo; esa inteligencia brillante puesta al servicio de la honestidad y el servicio publico, siempre dentro del respeto al adversario politico. Ay, hace poco fue Sanchez Ferlosio y hoy Rubalcaba; como me dice una amiga, se nos van los mejores, los irremplazables... que perdida tan enorme.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    16

    • Barbarosa Barbarosa 11/05/19 11:51

      Ya no supo vender su discurso.
      Y no supo proyectar la imagen de hombre de estado sobre la ciudadania.
      De todos modos hubo una campaña atroz contra el como "La policia politica de Rubalcaba" nada de eso era verdad.
      Quien nos ivan a decir que los que acusaban a Robespierre Rubalcaba ellos si llegaron a montar las cloacas del estado.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

  • Pacoescolano Pacoescolano 10/05/19 21:02

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.