X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Detrás de la historia

La rebelión cantonal, el movimiento que precipitó la caída de la I República

  • La proclamación del cantón de Cartagena generó tensiones que socavaron la capacidad del Gobierno para frenar el golpe de Estado que acabaría con la República federal
  • Este agosto infoLibre recupera personajes y acontecimientos que, desde la sombra, han marcado la historia de España

Publicada 10/08/2017 a las 06:00 Actualizada 09/08/2017 a las 19:54    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Caricatura que muestra a Pi y Margall (centro) desbordado por el federalismo (1873).

Caricatura que muestra a Pi y Margall (centro) desbordado por el federalismo (1873).

Revista 'La Flaca'
El día 12 de julio de 1873, unos 30 hombres entran en la guarnición militar de Cartagena para proclamar el cantón de Murcia. Daba así comienzo lo que ha pasado a la historia con el nombre de "rebelión cantonal". La revuelta se producía meses después de la proclamación de la Primera República española, el 11 de febrero de 1873, tras la abdicación ese mismo día del rey Amadeo de Saboya. El Gobierno de la República federal fue incapaz de resolver el conflicto con el cantón ni política ni militarmente, lo que lo haría vulnerable al golpe de Estado que acabó con la República.

Las cortes españolas de este periodo estaban fragmentadas, aunque hubo bastante apoyo parlamentario a la proclamación de la República. Sin embargo, pronto empezarían los problemas: un sector de las cortes, los denominados "intransigentes" o "radicales" exigían un modelo de República federal, y querían implantarlo desde abajo hacia arriba, es decir, proclamando primero los distintos cantones o "Estados" —con un modelo similar al estadounidense—, para posteriormente redactar una Constitución.

Esta falta de acuerdo entre los parlamentarios que querían construir la República "desde abajo" y el Gobierno, liderado en ese momento por Francisco Pi y Margall, llevaría al conflicto armado entre ambas facciones. Inicialmente hubo revueltas en pueblos de Andalucía, pero la verdadera rebelión comenzaría en Cartagena.

Estaba previsto que ese mismo día 12 de julio llegaran a la ciudad refuerzos militares leales al Gobierno, así que la revuelta podría haber acabado en ese mismo momento y con un baño de sangre. Pero los rebeldes controlaron rápidamente el fuerte, y poco después, los buques militares establecidos en el puerto de Cartagena empezaron a expresar apoyo a la rebelión, principalmente por las exigencias de los marineros. Desde el fuerte y en los barcos se empezarían a izar banderas totalmente rojas, convertidas en el símbolo del cantón, que rápidamente se extendería por la región. Quedaba constituido el cantón de Murcia.

El intento de expansión

Antonio Gálvez Arce, Antonete para sus contemporáneos, era un diputado murciano muy respetado por los federales que se presentó en la ciudad junto al gobernador civil de la región. Ambos aconsejaron a las autoridades municipales que dimitieran, ya que las calles de la localidad se habían volcado en apoyo a los rebeldes. Así, los partidarios del cantón se hacían con el control de la ciudad, y Gálvez fue nombrado comandante general de todas las fuerzas militares de Cartagena y líder del cantón de Murcia.
  La respuesta del Gobierno central de Pi y Margall fue militar. Varios generales fueron convocados para atacar a los rebeldes y poner fin a la situación. Los barcos cartageneros fueron declarados "piratas" por el Gobierno central, por lo que cualquier nación podía detenerlos. La respuesta de Gálvez es colocar al frente de las tropas cantonales al general Contreras y nombrar a un líder del cantón de Cartagena, que queda separado del de Murcia, más extenso.

El objetivo de la insurrección en Cartagena no era tanto la "independencia" de la ciudad como que esta era fácilmente defendible una vez tomada, y estaba en una posición estratégica ideal para extender el cantonalismo. Cuando el control de la ciudad fue total, los barcos atracados zarparon hacia Alicante para apoyar a los rebeldes cantonales de allí. Uno de ellos, el buque Vitoria, fue detenido como "pirata" por un almirante alemán frente al puerto de Cartagena, por lo que el apoyo a Alicante no se produjo como los cantonalistas querían.

Entretanto, la situación es imposible de controlar para el Gobierno central, lo que fuerza la salida de Pi y Margall y la llegada de Nicolás Salmerón a la presidencia. Este es uno de los elementos más característicos de la Primera República española: la corta duración de sus gobiernos a causa del caos político y el clima de violencia y revueltas, y la incapacidad de los gobernantes para atajar estos problemas. Decenas de localidades se habían declarado independientes en el convulso 1873: Cádiz, Málaga, Motril, Tarifa o Valencia, entre otras. Sin embargo, la mayoría de esos cantones fueron disueltos a los pocos días de su proclamación.

Las fuerzas cartageneras intentaron extender la insurrección y fortalecer su posición. Aparte de su intento de apoyo a los cantonalistas de Alicante, el 5 de agosto 2.500 efectivos se dirigen a Hellín y posteriormente a Chinchilla (ambas localidades en Albacete), para tratar de exigir su adhesión a la causa cantonal y bloquear el ferrocarril. Pero el general Martínez Campos (en esos momentos leal al Gobierno, pero que es conocido por poner fin a la República poco después) y el general Salcedo les salieron al paso y acabaron con los efectivos cantonales. Martínez Campos avanzó hacia la ciudad de Murcia y el cantón murciano quedaba extinguido en cuestión de días. Solo quedaba Cartagena.

Asedio y caída

Tras la toma de la ciudad de Murcia, Martínez Campos avanza hasta Cartagena y se encuentra una fortaleza preparada para su llegada, por lo que la rodea y comienza el sitio de la ciudad, que poco después es acompañado de un intento de bloqueo marítimo. El sitio duró meses, y los sitiados intentan en varias ocasiones romperlo con escaso éxito en el mar y nulo en tierra.

La situación se estanca, y el caos en el resto de España está extendido: los carlistas se han rebelado en el norte y en el área de Valencia, que además de las intentonas cantonales cuenta con grupos de obreros reclamando sus derechos con huelgas que pronto se tornan violentas. Los cantones andaluces han sido despuestos, pero la paz aún está lejos. La zona norte de la Península también cuenta con sus propias revueltas en una especie de todos contra todos entre carlistas, tropas gubernamentales y obreros. Con este clima llega a la presidencia del Gobierno Emilio Castelar, que aplicará con más dureza si cabe la política de su antecesor: acallar a los rebeldes con las armas.

Cartagena fue bombardeada día tras día desde el 25 de noviembre, pero los cantonales no se rendían. Lejos del asedio, la posición de Castelar era cada vez más débil: entre los políticos se dudaba de su verdadera lealtad a la idea de República por algunas de sus decisiones, como retomar contactos con el Vaticano. Así, el día 3 de enero Castelar se vio forzado a dimitir, y cuando las Cortes se disponían a elegir a su sucesor (un republicano federal: Eduardo Palanca Asensi), se repitió lo que fue la tónica del siglo XIX español: un golpe militar.
  El general Pavía rodeaba el Congreso e imponía un Gobierno de "concentración" (del que quedaban excluidos los republicanos federales), al frente del que pronto se situaría el general Francisco Serrano. Aunque Alfonso XII no llegaría a España hasta finales de 1874, la República ya había dejado de existir, ya que Serrano impuso una dictadura que 12 meses después concluiría con el regreso de la monarquía borbónica.

El 12 de enero de 1874, las tropas gubernamentales entran en Cartagena a aceptar la rendición de una ciudad que había sufrido 48 días de bombardeo constante. Los cantonales, al recibir la noticia del golpe de Estado de Pavía, de la formación del nuevo gobierno centralista y contrario a la idea de la España federal, y conscientes de que no quedaba ningún otro cantón que les apoyara, se rinden. Concluían así los seis meses de vida del cantón de Cartagena, y menos de un año después acababa la Primera República española.
Correo Electrónico
Relacionados


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • Machuca Machuca 11/08/17 20:51

    A korrosivo. Con semejante seudónimo, qué quiere que le diga. Empieza mal atribuyendo a una institución voluntad como si se tratase de una persona o grupo. A saber lo que vd. entiende por éxito o fracaso de los gobiernos y ya que da Vd. síntomas de desconocer la historia, no tengo espacio para enseñarle. Tras un fracaso de los progresistas, están los sables de los militares (Serrano, Primo, Sanjurjo, Franco). Se aprecia su cercanía a los borbones, curas y militares, tan llenos de éxitos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vibado vibado 11/08/17 10:33

    La derecha conservadora junto con los militares ,siempre han colapsado las ideas liberales de modernización de España ,de justicia social y reparto de la riqueza ,la monarquia no ha sabido gobernar justamente , de ahí nuestros males ,colapsaron la 1ª y la 2ª republica ,hoy colapsan la democracia ,y los españoles siempre divididos ,y por supuesto la iglesia incendiando y provocando el odio entre sus feligreses contra los q reivindican la justicia social y la libertad .

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    1

    • korrosivo korrosivo 11/08/17 11:39

      El artículo no deja lugar a dudas: la 1ª República cayó por su propia incapacidad para organizar un país habitable y seguro. Ni siquiera fue capaz de ofrecer a los ciudadanos libertad, igualdad y demás valores republicanos. La culpa no es de la derecha española que, por otra parte, se frotaba las manos viendo el desastre republicano, sino de la propia República. Y, no crea, parte de dichos defectos se extrapolaron íntegros a la 2ª República. Ya se sabe: el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Y el español, de puro cegato, es capaz de tropezar hasta más veces. Al tiempo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      0

      • phentium phentium 14/08/17 13:16

        El español mas bien llega a enamorarse de la piedra.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Dver Dver 10/08/17 16:56

    Los que hayan profundizado un poco de manera seria en los acontecimientos españoles del siglo XIX, apasionante en muchísimos sentidos, y con las contradicciones extraordinarias que se dan en la Historia siempre que se produce un cambio revolucionario en la sociedad, no olvidemos que el XIX significa la muerte y desaparición del Ancient Régimen (feudal) y la aparición de la Revolución Burguesa, con la transformación social y económica que ello supuso (la industrialización y la aparición del capitalismo como modelo ecónomico de producción, podrán concluir que es la división territorial la que imposibilita la unión de las clases trabajadoras en beneficio del poder económico y político, el brazo de dominación del capital, junto al militar, de el sojuzgamiento de los desposeídos. El capital ha sabido ir creando estructuras cada vez más amplias para dominar los estados, imponiendo las leyes que benefician su acumulación, hasta llegar en la actualidad a lo que han llamado globalización, que no es ni más ni menos que una completa desregulación del capital, com propietario de los medios de producción, aprovechándose de los estados en los cuales los trabajadores carecen de derechos laborales, y no digamos ya de los mçinimos derechos humanos como la vivienda, la sanida, la educació, la comida y la justicia. Además, el actual capitalismo, utiliza los estados "soberanos" para que compitan en la producción a ver quién ofrece más por menos, y por lo tanto acepta más pobreza para sus trabajadores. La verdad no acabo de entender cómo en estos tiempos de comunicación total e intántanea, la gente progresista puede decir tanquilamente: yo soy diferente a tí, y no te junto. Bien sea por motivos de lengua de lugar de nacimiento, por raza, etnia, por ser bajito, alto, gordo, o calvo. ¿Cuáles son los intereses personales que serán mejor satisfechos con su individualismo? Y en cualquier caso, ¿dónde está esa solidaridad hmana que nos hace ser personas? Vanidad, y pura vanidad es lo que existe detrás de cualquier persona que se siente "paga" con su especificidad. Además de la codicia mal disimulada de los que alientan tales sentimeintos para explotar al prójimo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • individualiberal individualiberal 10/08/17 10:09

    Según entiendo los cantonalistas de Cartagena lograron no ceder ante el gobierno republicano pero luego sí lo hicieron frente al general golpista Pavía. Por ceder mejor lo hubieran hecho ante el gobierno republicano digo yo.




    Lo poco que he oído de Pi y Margall es que sin afán de dinero era nada corrupto y tenía muy buen propósito para el país. Que Podemos y Psoe compitan lo necesario pero se unan cuando acecha un peligro mayor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • individualiberal individualiberal 10/08/17 10:03

    Según entiendo los cantonalistas de Cartagena lograron no ceder ante el gobierno republicano pero luego sí lo hicieron frente al general golpista Pavía. Por ceder mejor hubieran cedido ante el gobierno republicano digo yo.

    Lo poco que he oído de Pi y Margall es que sin afán de dinero era nada corrupto y tenía muy buen propósito para el país. Que Podemos y Psoe compitan lo necesario pero se unan cuando acecha un peligro mayor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • @cibermonfi Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    ¿Hacia un Estado de Excepción?

    La libertad, primera víctima del emponzoñamiento de la crisis política catalana. A uno y otro lado del Ebro.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Irán los catalanes a votar en bici?

    La cuestión no es baladí, porque la forma en la que nos movemos representa el 40% de las emisiones de CO2 y es una de las principales causas de contaminación atmosférica en nuestras ciudades.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Madrid

    Pido que me comprendan si me niego a aceptar la caricatura facha de Madrid que se utiliza estos días en muchas declaraciones, porque yo he vivido y vivo en otro Madrid y me reúno a hablar de poesía o a tomar cerveza con otro Madrid.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre