LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El PP hace bandera de la investigación parlamentaria por contratos del covid tras bloquearla donde gobierna

Plaza Pública

La ambición climática empieza en casa

Manifestantes piden acción contra el cambio climático en Glasgow.

Inés Sabanés

La vehemencia con la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reclamó más ambición climática durante su reciente intervención en la COP26 choca con la tibieza del Ejecutivo de coalición a la hora de establecer sus objetivos climáticos para España.

No es de recibo que un Gobierno que en plena emergencia climática se fija como meta reducir un 23% las emisiones de aquí a 2030 en vez del 55% que reclama la ciencia, exija al resto de países un esfuerzo que él no está haciendo. Y eso a pesar de que España será uno de los países más afectados por el calentamiento del planeta, cuyas consecuencias ya estamos sufriendo en forma de sequías, inundaciones, incendios y olas de calor, entre otros muchos efectos.

Si el Gobierno quiere más ambición climática, debería empezar por casa. Por ejemplo, podría adelantar el fin de la comercialización de los vehículos de combustión y suprimir los vuelos domésticos que tengan una alternativa ferroviaria, o podría impulsar el tren, recuperando las rutas nocturnas y los trayectos eliminados en la España vaciada. Ya no valen excusas. Según una reciente encuesta, la gran mayoría de la población española está a favor de estas dos medidas de movilidad sostenible, que Verdes Equo y Más País hemos venido proponiendo en la Comisión de Reconstrucción, en la Ley de Cambio Climático y en los Presupuestos Generales del Estado de 2021 y 2022, y que el Gobierno ha rechazado reiteradamente.

Además, España debe dejar de lado su dependencia del gas, que hoy en día lastra nuestra acción climática así como la factura energética de los hogares. Solo hay un camino para la salvación climática y el Gobierno lo sabe: dejar bajo tierra las energías sucias y apostar por las energías renovables y el ahorro energético.

Y para afrontar este reto, contamos con los fondos europeos Next Generation, que nos brindan una oportunidad única, tal vez la última, para realizar la transición ecológica con justicia social que nuestro país necesita. Una oportunidad única también de cambiar nuestro modelo productivo hacia uno sostenible y justo, de crear millones de empleos verdes de calidad y de mejorar la vida de la gente, con medidas como la semana laboral de 32 horas. Esta propuesta de Más País Verdes Equo está a punto de ser aprobada en los Presupuestos Generales del Estado, y el Partido Verde Europeo la impulsará en el resto de Europa, porque es buena para las personas, para la economía y para cuidar el planeta.

El desafío es mayúsculo y queda poco tiempo. Pero la pandemia nos ha demostrado que, cuando está en juego nuestra supervivencia, somos capaces de dar una respuesta rápida global.

Biodiversidad, divino tesoro

Biodiversidad, divino tesoro

Por tanto, la inacción no es una opción y supone en realidad un retroceso. Es tiempo de acción climática contundente, para proteger a las personas más vulnerables, y ofrecer un futuro digno y esperanzador a la juventud. Es hora de elegir cómo queremos que nos recuerden nuestras y nuestros hijos.

_________________

Inés Sabanés es coportavoz de Verdes Equo y diputada de Más País-Verdes Equo en el Congreso

Más sobre este tema
stats