LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La reforma de la jurisdicción universal permitirá reabrir casos que quedaron impunes tras el recorte del PP

Plaza Pública

Un juicio justo para Judas Iscariote

Fachada del Tribunal Supremo

“… Yo soy Judas de Iscariote, y Jesús tuvo pena de él porque lo vio ahorcándose con sus propias manos de una higuera…” “… 

El Evangelio según Jesucristo. José SaramagoEl Evangelio según Jesucristo

Existe poca información sobre Judas Iscariote, el discípulo maldito de los textos oficiales de la Iglesia y sin duda el más interesante de los apóstoles que acompañaron al Nazareno durante el tiempo en que difundió su mensaje. El nombre de Judas ha servido para señalar al traidor, para castigar durante siglos al pueblo judío al encarnar la esencia del mal para el cristianismo antisemita, que encontró en el Iscariote el chivo expiatorio para la muerte de Jesucristo. Fue esta una conveniente explicación para el cristianismo, una secta judía a fin de cuentas separada de sus orígenes. Judas se convirtió en el arquetipo desleal y ladrón según destaca el Evangelio de Juan, no así el de Marcos, más antiguo. Sin embargo, no son pocos los estudios que empiezan a alumbrar la tesis de que Judas era uno de los más predilectos discípulos de Cristo, quien le encargó la tesorería de la organización. ¿Tal responsabilidad se concede a un delincuente? Tal vez Juan, de quien también se dice fue el más querido de los apóstoles, interpuso alguna cuestión de índole personal en sus apreciaciones. Y, del modo como se nos ha dado a conocer la historia, sin Judas la muerte, resurrección y ascensión de Cristo no hubiera sido posible.

En el año 2006 se autentificó un manuscrito del siglo III o IV conteniendo la única versión hasta hoy conocida del Evangelio según Judas, encontrada en Egipto en 1978. Lo anunció la revista National Geographic, que publicaba en inglés el texto de una copia que los expertos creen procede de otro material mucho más antiguo. En esta versión, el objetivo real de Judas era el de apoyar a Jesús para que hiciera efectiva la salvación de la humanidad. Judas obedecía órdenes de Jesús y era parte del plan divino

Ajena a tal descubrimiento, la Iglesia se ha negado a investigar y reparar la fama de este guardián de las iniciales finanzas del colectivo de Dios en la tierra y, por el contrario, ha azuzado el odio hacia su persona durante dos mil años. La Iglesia ha lanzado la piedra escondiendo sus propias fechorías: la omisión de proteger al vulnerable, el exceso de afición por las riquezas; el apoyo al poderoso sobre el desfavorecido; la persecución del diferente y el mayor pecado, el que atenta contra la inocencia de la infancia y del que nunca podrá redimirse.

Jesús fue juzgado de manera injusta y renunció a su derecho a defenderse. Judas se declaró culpable, se suicidó y, de ese modo, impidió proceso alguno. Nada pudo, por tanto, alegar a su favor. ¿Cuáles fueron las razones? La historia no aporta justificación lógica. La Iglesia lo considera efecto directo de su avaricia e interés por el dinero. No conocemos voces amigas que justificaran lo sucedido. Lo dejé de manifiesto en 2009 en el prólogo al libro de Juan Bosch Judas Iscariote el calumniado.

Un móvil dudoso

La acusación es de traición. ¿Qué móvil le condujo a llevarla a cabo? En la instrucción de esta causa cabría preguntarse: ¿Quién planeó la muerte de Jesús y por qué? ¿Quién fue el inductor? ¿A quién le interesaba? ¿Quiénes ejecutaron la detención, tortura y muerte de Jesús? No fue Judas, obviamente, pero ¿quién facilitó la información que dio lugar a la detención? Judas en apariencia. Esa acusación debería acreditarse mediante las pruebas correspondientes porque, aplicando las garantías de cualquier proceso judicial, la imputación puede quedar en entredicho, y sin duda, hoy carecería de validez suficiente para condenar a nadie como autor de la delación.

En primer lugar, el propio Cristo habló con frecuencia de su muerte, que ya estaba de antemano decidida como paso previo a su resurrección y ascensión a los cielos, elementos obligatorios para dotar de una base sólida a la doctrina cristiana que, durante muchos años, se instaló en la tradición oral. No sabemos aún lo suficiente, no obstante. A partir de mediados del siglo XX, comenzaron a aparecer documentos que han aportado nueva luz sobre esta historia antigua. Tenemos los de Nag Hammadi en el Alto Egipto, descubiertos en 1945; los manuscritos de Qumran más conocidos como Rollos del Mar Muerto; el Evangelio de Tomás que se ha considerado el Quinto Evangelio, incluso anterior a Marcos, y este último documento de Judas al que hacía referencia y que arroja otras posibilidades.

“Uno de vosotros me traicionará, dijo Jesús, refrendando ese conocimiento previo de lo que había de acontecer. De ser así, ¿existiría un plan B para el caso de que Judas no hubiera abordado este papel? Y surgen dudas del tipo de si Jesús advirtió a su discípulo de las graves consecuencias que tal acción podría provocar en su propia salvación o, más aún, si, pese a todo, y de acuerdo a la idea de que Judas fuera un instrumento necesario para dar el paso de la esencia humana a la divinidad, si Cristo le acogió en su seno.

Estas dudas no se han visto en la Iglesia, que ni siquiera ha atendido al mensaje final en la cruz de “Padre, perdónales porque no saben lo que hacen”. Es de entender que el Salvador se refería a inductores, a instigadores y al delator. Pero, para la jerarquía eclesiástica, el perdón del Maestro no afectó ni al pueblo judío, de quien se tornó enemiga declarada –como bien se comprobó mediante los terribles tormentos que propició la Inquisición– durante siglos; ni a Judas, a quien hasta la actualidad se le sigue señalando como el gran malvado, como lo demostraba el propio papa Francisco en su homilía de miércoles santo de 2020. Decía así: “... Judas se fue, pero dejó discípulos, que no son discípulos suyos, sino del diablo”. O “… Cada uno de nosotros tiene la capacidad de traicionar, de vender, de elegir según sus propios intereses. Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de dejarse guiar por el amor al dinero, de los bienes, o del bienestar futuro. ‘Judas, ¿dónde estás?’. Pero la pregunta la hago a cada uno de nosotros: ‘Tú, Judas, pequeño Judas que tengo dentro: ¿dónde estás?'".

Sentencia controvertida

¿Por qué, sin embargo, la Iglesia nunca apuntó a Pedro, quien negó a Jesús tres veces en un acto de cobardía manifiesto? Muy al contrario, el apóstol sobre el que basa su inmenso poder el catolicismo llega incluso a alcanzar la categoría de portero del Paraíso, con capacidad para negar la entrada al cielo a aquellas almas consideradas dudosas y arrojarlas a los infiernos para toda la eternidad. Dios promete la vida eterna, pero Pedro decide quién merece tal privilegio. Ni más ni menos que la capacidad que tiene hoy la curia para declarar indeseables a todos aquellos que no entren por sus cauces ideológicos o enfrenten sus privilegios financieros.

No había pues que esperar por ese lado más que ataques contra Judas en un hipotético proceso por los hechos acontecidos.

La pregunta fundamental es si la acción de Judas era trascendente o necesaria para que la detención de Jesús se llevase a cabo a fin de continuar el plan previsto, o era inocua. Pero Jesús ya había tomado anteriormente la decisión con lo que, sin el acuerdo de Judas, también todo hubiera transcurrido hacia el destino previsto. Más aún, cuando el Imperio Romano dominaba el mundo civilizado y mantenía un servicio de inteligencia formidable, sin olvidar los sistemas propios de información del Sanedrín judío, cuyos espías tenían controlados a Jesús y los suyos. No era imprescindible por tanto la intervención de un tercero, máxime cuando el grupo no se ocultaba: vean si no la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén, entre ramos de olivo y palmas. Sabiendo que la presencia policial en torno al templo era abundante, para evitar tentaciones de sedición. Y que la facilidad de vigilancia en el Huerto de los Olivos, zona despejada que no presentaba complicación alguna para su atención, impedía la huida. ¿Para qué era necesario entonces Judas? Cuando, además, las treinta monedas de plata del pago suponían una cantidad ínfima y más aun cuando las arrojó en el templo, desprendiéndose de ellas, con lo que el ánimo de lucro deviene inexistente.

De juzgar hoy a Judas, reitero que, con todas las garantías procesales, lo más probable sería una sentencia absolutoria por falta de pruebas o insuficiencia de estas, a no ser que el tribunal elegido tuviera claros prejuicios contra el mismo o no fuera imparcial.

En aquella época, su acción de delación era un acto legal, ya que los seguidores de Jesús conformaban una secta dentro del judaísmo oficial y estaban proscritos, si bien se permitió que las enseñanzas que prodigó fueran consentidas durante tres años. Judas colaboró por tanto con la Justicia. Ahora bien, o no consiguió soportar el peso de la culpa por lo ejecutado o el arrepentimiento le llevó a acabar con su vida sin que nada apunte a que hubiera renegado de sus creencias. O la enormidad del peso que cargaba sobre sus espaldas le excedió. Se puede leer en el Evangelio de Judas, cuando Jesús anuncia a su controvertido discípulo: “Pero tú sobrepasarás a todos ellos. Pues tú sacrificarás al hombre que me reviste”. Así fue.

Quizás es tiempo de que la Iglesia revise su posición y abandone la estigmatización de Judas como origen de todas sus penurias, impurezas y oscuridades y revise bien sus archivos en busca de los verdaderos responsables que, todavía hoy, la atenazan a pesar de las buenas intenciones de quien la lidera.

Más sobre este tema
stats