Corrupción

250.000 euros en facturas sin justificar en el comedor social de Benalmádena

250.000 euros en facturas sin justificar en el comedor social de Benalmádena

251.666 euros. Esa es la cantidad de dinero público que ha gastado "sin justificar" su destino la asociación que gestiona el comedor social de la localidad malagueña de Benalmádena, según denuncia el interventor del Ayuntamiento en un informe al que ha tenido acceso infoLibre. Dicho documento destaca el papel en el caso del teniente de alcalde del consistorio y promotor del centro, Francisco Salido, que tiene lazos estrechos con la asociación: su cuñado es el secretario y su hermano coordina las compras y entregas de comida.

El inicio de la investigación sobre el comedor social se remonta a diciembre de 2013, cuando Encarnación Cortés, concejal independiente del Ayuntamiento, pidió en el pleno que se analizasen las cuentas del comedor social de Benalmádena "porque el descontrol de las mismas era vox pópuli en la localidad", según explica en declaraciones a este diario. Cortés señala que se decidió a pedir la intervención del ayuntamiento por las noticias que le llegaban sobre asuntos como "la mala calidad de la comida, o el despilfarrro del dinero" por parte de un centro que recibe 3.000 euros semanales del Ayuntamiento.

"A nosotros nos llegaban cosas como que se gastaban 1.500 euros en dos ollas, o que se hacía una compra grande de patatas el viernes y luego se hacía otra igual de grande el lunes cuando el centro los fines de semana está cerrado", ejemplifica la concejala, que ha contado con el apoyo de la Comisión Anticorrupción del Partido X

La alcaldesa de Benalmádena, Paloma García (PP), anunció recientemente que el dictámen definitivo se haría público a mediados de este mes de agosto. Tras el informe provisional del interventor, la alcaldesa dio un plazo de diez días a las partes afectadas para que presentaran los "medios de prueba, documentos y/o justificantes" que considerasen oportunos. Fuentes municipales conocedoras del caso indicaron a este diario que la asociación "no ha presentado documentos nuevos que cambien el sentido del informe inicial del interventor".

El informe provisional del interventor alerta de numerosas irregularidades en la gestión e incluso solicita que, "como medida preventiva", no se siga entregando dinero a la asociación que gestiona el centro hasta que ésta demuestre dónde han ido a parar los más de 250.000 euros –el 77,5% de la subvención total recibida en los últimos tres años– que no están justificados. También plantea la posibilidad de que el Ayuntamiento solicite que le devuelvan el dinero entregado para el comedor social que se haya gastado sin justificar.

El teniente de alcalde y su familia

El actual equipo de gobierno de Benalmádena –una población que cuenta con unos 70.000 habitantes– llegó al poder en 2012, tras una moción de censura impulsada por el PP con el apoyo de Unión de Centro Benalmádena (UCB), el partido liderado por el ahora primer teniente de alcalde y concejal de Bienestar Social de la localidad, Francisco Salido. Paloma García sustituyó al socialista Javier Carnero, quien en 2011 se había hecho con la Alcaldía del municipio con el apoyo de IU y los cuatro ediles de UCB. Fueron tres de estos concejales los que votaron a favor de la moción; la cuarta, que abandonó la formación, era Encarnación Cortés.

Desde que se convirtió en el número dos del Gobierno municipal, Salido ha hecho bandera de la implicación de su departamento en el funcionamiento del comedor social. "En todos los casos, los beneficiarios de los servicios que ofrece la Asociación Comedor Social, son derivados desde la Delegación que dirijo, [...] y siempre bajo criterio técnico por parte de los trabajadores", explicó en este sentido en un acto. Sin embargo, su relación con la asociación que gestiona el centro va más allá del mero tutelaje de los beneficiarios, ya que el informe del interventor explica que el cuñado de Salido [Francisco Cañete] es el secretario de la misma y su hermano, Enrique Salido, se ocupa de la coordinación de las compras del comedor.

"Es evidente el intenso arropo del que goza el Comedor Social por la autoridad de la Delegación de Bienestar Social, siempre dirigida a la obtención de más fondos pero no a justificar los fondos recibidos", dice textualmente el informe provisional del interventor, quien añade que "para que no haya sombras de duda sobre la gestión de la asociación, es deseable evitar vinculaciones familiares".

El interventor, igualmente, apuntala esta relación entre concejalía y asociación explicando que justo después de haber solicitado documentación referente a la contabilidad para analizarla, Francisco Salido la retiró de manera irregular. "El 14 de febrero de 2014, D. José Moreno Moreno [Jefe de la Unidad de Bienestar Social, el departamento encargado de recopilar la documentación relativa a las subvenciones] emite una diligencia en la que hace constar que ese mismo día se personaron en su despacho [...] D. Francisco Salido Porras, con D. Francisco Cañete Blanca (secretario de la asociación), D. Antonio Pérez Relinque (tesorero) y D. Enrique Salido Porras, para exigir la retirada de las copias de facturas entregadas como anexo X de la Memoria Justificativa de la subvención 2011 a 2012 [...].", expone en su informe el interventor.

"Ante la situación", continúa el documento, "expone el Jefe de la Unidad de Bienestar Social que no tiene más opción que entregar la documentación solicitada, requiriéndole y retirando también toda la documentación aportada como justificación del período 2012 a 2013". Según hace hincapié el responsable de analizar las cuentas, esta retirada se produjo "una vez que el 6 de febrero la asociación tiene conocimiento de la apertura del control financiero, así como de la inminente petición de documentación", y la actuación se llevó a cabo "sin seguir los cauces legales establecidos".

La contabilidad del comedor se llevaba a mano

Posteriormente, según señala el interventor en su informe, la asociación que gestiona el comedor social entregó al responsable de analizar las cuentas un listado de un libro de gastos y una copia de las facturas y justificantes correspondientes a los años 2012 y 2013. Su presidente, en el momento de esta entrega, "manifiesta que no se aporta libro de caja al no disponer del mismo", apunta el informe, que también hace hincapié en que entre la documentación "no se incluye la relativa a la subvención 2011-2012, que fue presentada en su momento a la Delegación de Bienestar Social" y que posteriormente retiró Salido.

En este sentido, la conclusión del interventor es clara: "resulta incongruente", señala, "que en su momento dichos documentos se utilizaran para justificar gastos ante la Delegación de Bienestar Social, pero no se aportara después en el Control Financiero para justificar los mismos gastos ante la Intervención, sino que se adjuntaran justificantes de otros gastos en el mismo período. De ello se podría deducir que a pesar de lo manifestado [...] no se lleva una contabilidad, ya que no es posible contar con distintas relaciones de gastos para el mismo período de tiempo".

En el propio documento se da respuesta a esta duda: la contabilidad de la asociación, según reconoció el propio José Lara, presidente de la misma, se llevaba "manualmente" hasta enero de 2014 –fecha en la que se pidió en el pleno del Ayuntamiento que se iniciase la investigación– y en la actualidad se están "trasladando a hojas de cálculo" estos datos. No obstante, lo más chocante de este asunto, según recalca el interventor, es que la asociación pagaba a la empresa del propio Lara para que llevase su contabilidad, ya que éste se dedica profesionalmente a la asesoría fiscal y contable.

Sin embargo, y a falta de contabilidad real, la documentación que aportó la asociación que gestiona el comedor social fue utilizada por el interventor para "reelaborar" una libro de caja que permitiese comparar los gastos con los ingresos de los que disfrutaba la organización en concepto de subvenciones del Ayuntamiento. Y su resultado arroja dudas, según el informe, ya que los ingresos "llegan a ser inferiores en varios momentos temporales a los gastos". "Dado que es imposible tener un estado de tesorería negativo, la única explicación que se podría dar es que la Asociación cuente con otros ingresos distintos a los que percibe del Ayuntamiento, y que los gastos pagados con esos otros ingresos son utilizados también para justificar las subvenciones del Ayuntamiento", remacha el documento.

La versión del teniente de alcalde

Este diario se ha puesto en contacto con Francisco Salido para recabar su opinión sobre el informe provisional del interventor. El teniente de alcalde ha tratado de desvincularse de la asociación y ha hecho hincapié en que es una organización que trabaja "aparte" de su concejalía. De igual forma, Salido ha afirmado desconocer que la contabilidad se llevase manualmente hasta enero de este año, si bien ha corroborado que el presidente de la asociación "se dedica profesionalmente" al asesoramiento fiscal, por lo que se ha mostrado "extrañado" por esta revelación.

A lo que sí se ha referido Salido es a la retirada de documentos a la que hace referencia el informe. El concejal admite que efectivamente se personase en la Unidad de Bienestar Social con este fin y ofrece una explicación llamativa: "No retiré la documentación para ocultarla, sino porque quería presentarla en condiciones, bien foliada". Salido asegura que la Intervención del Ayuntamiento cuenta con todos los documentos que le solicitó.

Sobre la presencia de sus familiares en la asociación, por otra parte, el teniente de alcalde niega que su hermano tenga ninguna responsabilidad en la organización, pese a lo que indica el interventor. Sí admite la presencia de su cuñado, que es el secretario de la asociación, pero no ve nada reprobable en este hecho: "Yo no lo veo mal. No hay nada que lo prohíba".

IU minimiza el acercamiento al PSOE de exdirigentes vinculados a Llamazares

Informe provisional del interventor del Ayuntamiento de Benalmádena sobre el comedor social [PDF]

Más sobre este tema
stats