La reforma electoral del PP

El 94% de los más de 8.000 alcaldes españoles procede de la lista más votada

Cruce de denuncias entre el PP y su extesorero

En las últimas elecciones locales se eligieron 8.082 alcaldes en España. infoLibre ha analizado quién gobierna en todos los municipios y el resultado es concluyente: 7.593 alcaldes proceden de la lista más votada, lo que supone el 93,95% del total. Este dato demuestra que es absolutamente minoritario el supuesto problema que el PP dice querer solucionar con su reforma electoral.

La inmensa mayoría de los Gobiernos municipales gozan en España de una enorme estabilidad. Este hecho es innegable dado que en 6.536 ayuntamientos –el 80,87% del total– el partido vencedor obtuvo mayoría absoluta. Además, los acuerdos postelectorales que ahora el PP define como "pactos oscuros de despacho" suelen colocar en el sillón de alcalde al candidato de la lista más votada: de las 1.546 corporaciones donde no existe una mayoría absoluta, en 1.057 el regidor es del partido que logró mayor respaldo en las urnas. Por tanto, sólo hay 489 localidades donde el alcalde no fue el más votado por los ciudadanos.

La casuística municipal en España, donde existen miles de pequeños municipios, es inmensa. E incluye casos tan curiosos como el ocurrido tras los comicios de 2011 en Cremenes (León), donde el cabeza de lista del PSOE decidió no votarse a sí mismo y propiciar así la elección de su rival del PP, que había sido el candidato con más apoyo. Algo más común es que dos partidos –incluso tres en algún municipio– decidan alternarse en la Alcaldía durante los cuatro años de mandato. A este acuerdo se llegó en 2011 en más de un centenar de localidades. En la mayoría de los casos el pacto no incluye al partido ganador, aunque hay una veintena de localidades donde el candidato más votado sí aceptó mandar dos años y ceder la Alcaldía a su socio de Gobierno el resto del tiempo. (infoLibre no incluyó esta veintena de municipios entre aquellos donde no gobierna el candidato más votado, ya que éste fue alcalde al menos la mitad del mandato y se mantuvo en el Gobierno local la otra mitad).

En este momento existen por tanto en España 489 alcaldes que perderían su puesto si gobernase por ley la candidatura más votada. En realidad, con la propuesta que pretende aprobar Mariano Rajoy el número de afectados sería mucho menor. Aunque no se conocen todos los detalles y el PP afirma estar dispuesto a negociar –todos los partidos de la oposición se niegan a hablar de una reforma electoral cuando faltan pocos meses para los comicios de mayo de 2015–, diversos dirigentes conservadores han explicado que su objetivo es otorgar la mayoría absoluta al candidato que obtenga más del 40% de los votos y logre una ventaja de cinco puntos porcentuales sobre la segunda fueza. 

Ello abunda en la idea de que el PP no pretende solucionar un problema actual –que las cifras demuestran que es casi inexistente–, sino que el verdadero objetivo de la reforma es garantizarse el poder en medio centenar de grandes ciudades donde el partido de Rajoy podría ser la fuerza mayoritaria, pero sin lograr la mayoría absoluta con la ley electoral actual.

Las principales ciudades

De hecho, otro de los datos que demuestra el análisis de infoLibre es que la mayoría de los 489 ayuntamientos donde el alcalde no ganó las elecciones son localidades pequeñas. De acuerdo con la la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), cada municipio elige un número de concejales diferente según una escala que tiene en cuenta el número de habitantes: si la localidad tiene menos de 100 residentes, elige 3 concejales; de 101 a 250 habitantes, escoge 5 ediles; de 251 a 1.000, nombra 7 concejales; de 1.001 a 2.000, elige 9 ediles; de 2.001 a 5.000, escoge 11 concejales; de 5.001 a 10.000, nombra 13 ediles; de 10.001 a 20.000, elige 17 concejales; de 20.001 a 50.000 escoge 21 ediles; de 50.001 a 100.000 nombra 25 concejales, y de 100.001 en adelante elige un edil más por cada 100.000 residentes o fracción.

Pues bien, de esos 489 regidores que no ganaron los comicios de 2011, sólo hay 18 que gobiernan en municipios con 50.000 o más residentes. El Ayuntamiento más grande de la lista es Zaragoza, donde el PP obtuvo 15 de los 31 concejales y el 41,2% de los votos, mientras que el PSOE fue la segunda fuerza al lograr 10 ediles y el 27,1% de los sufragios. Los otros dos partidos que lograron representación –la Chunta e IU, con 3 concejales cada una– decidieron apoyar para la Alcaldía al socialista Juan Alberto Belloch. Con la reforma electoral que pretende Rajoy, ese 41,2% de los votos le habría otorgado al PP un 51% de los ediles.

Otros cinco ayuntamientos de la lista eligieron 27 concejales en 2011: Gijón, Telde, Santa Cruz de Tenerife, Ourense y Vigo. En los dos primeros, los votos del PP fueron imprescindibles para lograr que no gobernase la lista más votada. En Gijón, el PP apoyó como alcaldesa a la candidata del Foro Asturias, Carmen Moriyón, a pesar de que las elecciones las había ganado el PSOE. En Telde (Las Palmas) la fuerza más votada fue Nueva Canarias, pero el PP se hizo con la Alcaldía tras pactar con Coalición Canaria y un partido local llamado Ciuca. En los otros tres municipios, el PP fue la candidatura que obtuvo más respaldo y los pactos postelectorales evitaron que gobernase: en Santa Cruz de Tenerife llegó a la Alcaldía Coalición Canaria, tras pactar con el PSOE, mientras que en Vigo y Ourense fueron los socialistas quienes se hicieron con el bastón de mando gracias al apoyo del Bloque Nacionalista Galego (BNG). Hay que señalar que, de estas cinco ciudades, el partido ganador obtuvo más del 40% de los votos sólo en Vigo.

En cuanto a las localidades que eligieron 25 concejales en los últimos comicios locales –cuya población se sitúa por tanto entre 50.001 y 100.000 personas– , hay 12 donde el alcalde no procede de la lista más votada: La Línea de la Concepción (Cádiz), Utrera (Sevilla), Siero (Asturias), Arrecife (Las Palmas), Torrelavega (Cantabria), Ponferrada (León), Segovia, Alcoi y Orihuela (Alicante), Vila-Real (Castellón), Lugo y Pontevedra. El PP fue la fuerza más votada en todos estos municipios, salvo en Utrera y en Siero, donde se impuso el PSOE. En cinco de ellos –La Línea de la Concepción, Segovia, Orihuela, Vila-Real y Lugo– el partido de Rajoy obtuvo más del 40% de los sufragios. En cuanto al partido beneficiado por los pactos postelectorales, el PSOE logró la Alcaldía en seis ciudades: La Línea de la Concepción, Torrelavega, Segovia, Alcoi, Vila-Real y Lugo. El alcalde de Utrera es del Partido Andalucista, en Siero del FAC, en Arrecife manda Coalición Canaria, en Ponferrada el regidor es un independiente expulsado del PSOE tras una polémica moción de censura, en Orihuela de EUPV y en Pontevedra del BNG.

En el grupo de municipios que eligieron 21 ediles –que tenían en 2011 entre 20.001 y 50.000 residentes–, el partido más votado se quedó sin la Alcaldía en 28 localidades. Hay 10 ayuntamientos donde el ganador fue el PP y el alcalde es del PSOE: Lucena (Córdoba), Arucas (Las Palmas), Miranda de Ebro (Burgos), Medina del Campo (Valladolid), Alaquàs, Alboraya, Burjassot y Oliva (Valencia) y Mazarrón (Murcia). La situación inversa –venció el PSOE y el alcalde es del PP– se da en 9 ayuntamientos: Loja (Granada), Almonte (Huelva), Martos (Jaén), Ronda (Málaga), Mairena del Alcor (Sevilla), Ingenio (Las Palmas), Almansa (Albacete), Alcazar de San Juan (Ciudad Real) y Sant Josep de sa Talaia (Illes Balears). Además, el PP se hizo con el bastón de mando en Almuñécar (Granada), donde la fuerza más votada fue Convergencia Andaluza.

Este grupo se completa con ocho municipios donde el alcalde no pertenece ni al PSOE ni al PP. En Sitges y Sant Pere de Ribes, ambas localidades barcelonesas, CiU se hizo con el bastón municipal aunque el partido más votado fue el PSC. Los socialistas catalanes también ganaron en Sant Vicenç dels Horts (Barcelona), pero el alcalde es de ERC. En Coria del Río (Sevilla) ganó el PSOE, pero el alcalde es del Partido Andalucista; en los municipios alicantinos de Aspe y Villena se impuso el PP, pero el regidor es de EUPV y de Los Verdes, respectivamente. Y, por último, dos formaciones locales gobiernan en sendos ayuntamientos donde obtuvo más votos el PP: el Gispm en Sueca (Valencia) y Vecinos en Torrelodones (Madrid).

En definitiva, si tenemos en cuenta los municipios que en 2011 tenían más de 20.000 residentes, resulta que sólo hay 46 donde el alcalde no se impuso en las urnas. Los otros 443 casos –hasta completar el total de 489– se produjeron en pequeñas localidades. En concreto, la distribución es la siguiente: 2 en corporaciones que tienen 3 ediles; 10 en ayuntamientos que tienen 5 concejales; 109 en municipios que eligen 7 ediles; 88 en corporaciones que tienen 9 concejales; 126 en ayuntamientos con 11 ediles; 69 en municipios que cuentan con 13 concejales y 39 en localidades que eligen 17 concejales.

La distribución autonómica

El análisis por comunidades autónomas muestra un reparto muy desigual del número de alcaldes procedentes de una lista que no ganó las elecciones. En cinco de ellas, esa circunstancia se produce en más del 10% de las corporaciones. Son las siguientes: Canarias, donde el 18,1% de los regidores no se presentó por la fuerza más votada; Cantabria (16,6%); Asturias (12,8%), Illes Balears (11,9%) y Andalucía (10,3%). En el lado opuestos se sitúan Castilla y León, donde sólo el 2,2% de los alcaldes no ganó los comicios; País Vasco (3,1%); La Rioja (3,4%), Castilla-La Mancha (3,8%), y Murcia (4,4%). En una zona intermedia se encuentran las otras siete comunidades: Comunidad Valenciana (9,4%); Madrid (8,9%), Extremadura (8,0%); Cataluña (8,0); Galicia (7,3); Aragón (6,5%), y Navarra (4,5%).

El factor que más influye a la hora de que sea alcalde un candidato que no ganó las elecciones es, lógicamente, el número de partidos que obtienen representación en cada ayuntamiento. En Castilla y León son mayoría los municipios donde sólo hay concejales de PP y PSOE, en cuyo caso uno de los dos siempre tiene mayoría absoluta. Eso explica que, pese a ser el territorio con mayor número de regidores elegidos en 2011 (2.245 que equivalen al 27,7% del total de España), sea la autonomía donde en términos porcentuales menor es el número de alcaldes que no ganaron las elecciones. En términos absolutos ese fenómeno se produce en 51 corporaciones, de las que 18 por cierto están en la provincia de León, donde la Unión del Pueblo Leonés (UPL) ejerce en diversos municipios de partido bisagra.

El segundo factor que más influye es la variedad de pactos postelectorales posibles. El ejemplo paradigmático es Canarias. Tiene únicamente 88 municipios y, si gobernase la lista más votada, cambiarían 16 alcaldes. En el archipiélago es posible encontrar todo tipo de alianzas postelectorales: el PSOE puso el alcalde en Tazacorte y El Tanque tras recibir el apoyo del PP, mientras que en Arucas se apoyó en Coalición Canaria; el PP gobierna en coalición con CC en Telde y logró el respaldo del PSOE en Breña Baja, Santa Úrsula y Tijarafe; Coalición Canaria se apoyó en el PP para poner el regidor de La Victoria de Acentejo y en el PSOE para gobernar en Santa Cruz de Tenerife y en Arrecife; Nueva Canarias obtuvo los votos del PP para acceder a la Alcaldía de La Aldea de San Nicolás...

Cabe añadir un par de pinceladas del análisis de los datos por provincias: en Álava y en Soria todos los alcaldes pertenecen al partido que más votos logró en las urnas. Y hay otras 10 provincias donde el porcentaje de regidores que no ganaron se sitúa por debajo del 3%: Cuenca, Guadalajara, Ávila, Burgos, Palencia, Salamanca, Segovia, Zamora, Castellón y Gipuzkoa. En el otro extremo se sitúa Santa Cruz de Tenerife, provincia donde el 20,3% de los alcaldes no encabezaron la lista más votada. Le siguen Cantabria (16,6%); Las Palmas (14,7%); Asturias (12,8%), y Alicante (12,7%).

En definitiva, el análisis del los 8.082 Gobiernos municipales constituidos en España tras las elecciones municipales de 2011 permite concluir que la inmensa mayoría de los alcaldes proceden de la lista más votada; que los "pactos entre perdedores", según la fórmula acuñada por el PP, suelen producirse en localidades pequeñas; y, eso sí, que en las 46 ciudades de más de 20.000 donde no gobierna el alcalde que más respaldo obtuvo en las urnas, el principal perjudicado es el PP, que se impuso en 28 de esos municipios.

El escrutinio de los datos guarda más sorpresas, por ejemplo al analizar el partido beneficiado en esas 489 corporaciones que el PP ha convertido en sospechosas de formar gobierno gracias a "oscuros pactos de despacho". Y es que la formación política que tiene mayor número de alcaldes que no vencieron en las urnas es... el Partido Popular. Los detalles se expondrán en la segunda parte de este informe.

------------------------------------

Mañana, segunda parte:

"El PP ha puesto el alcalde en 135 municipios donde perdió las elecciones"

La oposición en pleno pide al PP en el Congreso que aparque la reforma electoral

La oposición en pleno pide al PP en el Congreso que aparque la reforma electoral

Más sobre este tema
stats