Escándalo de las tarjetas

El abogado de Rato ataca al testigo que no usó la 'black': "¿Cómo es compatible que la guarde en un cajón y no haga nada?"

Rodrigo Rato a su llegada este lunes a la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares.

El abogado de Rodrigo Rato en el caso de las tarjetas black que se juzga en la sede de San Fernando de Henares (Madrid) de la Audiencia Nacional, Ignacio Ayala, ha aprovechado su discurso de conclusiones para tratar de desautorizar al testigo Francisco Verdú, el consejero delegado de no utilizó su plástico, y cuyo testimonio puede llevar a sus defendido a la cárcel: "No la rechaza y la guarda en un cajón", explicó el letrado que se preguntó: ¿Esta es la conciencia de la gravedad de lo que dice haber expresado? ¿Cómo es compatible que la guarde en un cajón y no haga nada?".

De esta forma, Ayala ha ataca el testimonio de Verdú como testigo en el juicio, en el que aseguró que rechazó utilizar la tarjeta y que incluso avisó a Rato de las consecuencias de utilizar las black, que son estaban incluidas en su contrato. Según Bankia y su matriz, el Banco Financiero y de Ahorro (BFA), Rato utilizó una tarjeta y entregó otras tres para sortear el límite de 600.000 euros impuesto por ley para los sueldos de los directivos de las entidades rescatadas, como era el caso de la propia Bankia

Para el defensor del expresidente de Caja Madrid y Bankia, que Verdú no gastó con su tarjeta "es un hecho, y que no le dijo lo que dijo que dijo es también un hecho. ¿Realmente es este el testigo de cargo?", se volvió a preguntar de forma retórica el letrado Ignacio Ayala que llegó a calificar al testigo como "estrella".

El letrado de Rato ha apuntado que Francisco Verdú, como consejero delegado, tenía delegadas todas las facultades: "De él dependen toda las unidades que intervinieron en la elaboración y en la dación de la tarjeta. Tenía las capacidades y las facultades delegadas para hacer u deshacer, eso son hechos acreditados", ha completado Ignacio Ayala.

El abogado también ha anunciado al tribunal otros hechos que también consideró probados: "El señor Rato le ofreció una tarjeta, sí, y que fue consciente de que había otras tres. Y que no la rechazó, porque la dejó sobre su mesa. Y que se la devolvió al señor Chozas cuando el señor Rato se fue: esta es la tarjeta que me ha dado el presidente. Que no la usó y que no le dijo nada a nadie. No se lo dice a nadie, ni al que fue su presidente. Ni a los auditores, y silencia la existencia de la tarjeta".

Las conclusiones de la defensa de Rato también han considerado que Francisco Verdú ha cambiado su su versión de los hechos para hacer "seguidismo de la acusación".

El letrado ha repetido las palabras de Rato en su declaración, sobre que las tarjetas en la época de Bankia, durante sólo dos meses, se convirtieron en un "mero instrumento de pago", al mismo tiempo que el exvicepresidente del Gobierno siempre pensó que el dinero que gastó con las tarjetas "había sido objeto de esa liquidación".

Asimismo, Ignacio Ayala ha destacado que su defendido, "de manera inmediata, mucho antes de que existieran la denuncia y el procedimiento, ha sido el primero en devolver de forma íntegra los 54.000 euros que le pidió" Bankia.

En cuanto al periodo durante el que Rato fue presidente de Caja Madrid, su defensa ha resaltado que en el mismo "no entregó ni una sola tarjeta, no ha dado instrucciones, no ha mantenido conversación alguna, no ordenó ninguna renovación, no rebasó el límite y todo permaneció exactamente igual", reseñó el letrado, que ha destacado que su defendido no estuvo involucrado con las tarjetas de Caja Madrid

En este sentido Rato, según ha expresado su abogado en el juicio, tenía un contrato de alta dirección, que incluía un plan de incentivos retributivos: "Y Barcoj le entrega la tarjeta de la presidencia ejecutiva. Rato acepta una tarjeta, como automáticamente se les dio al resto e los consejeros. Se le da y la acepta como uno más", completó el letrado, que ha reclamado la absolución de Rato.

Hacienda descubre que Rato se autoconcedió una subvención pública de un millón de euros

Hacienda descubre que Rato se autoconcedió una subvención pública de un millón de euros

Más sobre este tema
stats