Alejandro Palomas denuncia los abusos sexuales de un religioso: "Cuando se corría, se enfadaba conmigo"

El escritor Alejandro Palomas.

infoLibre

El escritor Alejandro Palomas denuncia haber sufrido abusos sexuales durante su etapa de EGB en el colegio de La Salle Premià de Mar, en Barcelona, por parte de uno de los docentes del centro, tal y como ha relatado este miércoles en el programa Hora 25 de la Cadena Ser. Los hechos ocurrieron entre 1975 y 1977.

Famoso por su trilogía Una madre, Un perro y Un amor, cuyo último título le valió para ganar el premio Nadal en 2018, Palomas cuenta que tenía entre 8 y 9 años cuando ocurrió todo. Todo comenzó en cuarto de EGB por parte del hermano L., apellido del acusado por el que se le conoce en la escuela. Ahora tiene 90 años, y continuó dando clases hasta hace unos años.

El escritor declara que se decidió a hablar tras salir a la luz numerosos casos de abusos sexuales en la institución de la Salle. "Nos remontamos al año 75. Tenía unos ocho años. Yo estudiaba en el colegio La Salle Premià de Mar y tengo mal recuerdo de mi infancia. Viví una infancia muy triste. Era un niño muy introvertido, muy solitario, hipersensible. Era un niño diana", cuenta Palomas. "Fui acosado, abusado y agredido sexualmente. Pasé por las tres fases. Cuando uno es agredido es violado. Por un religioso, docente, del colegio de La Salle y esto fue desde finales de curso de EGB, durante las colonias entre cursos y hasta más o menos poco antes de Semana Santa de quinto de EGB".

Según relata Palomas, el religioso era muy popular y querido en el centro y él primero lo comenzó a ver como un protector. Tambien cuenta que las primeras situaciones donde hubo abusos fue cuando él enfermaba. "Empecé a enfermar cuando estaba en el colegio, tenía mucha amigdalitis y enfermaba muy rápido. El proceso era llamar a casa, me llevaban a casa y el que me llevaba era él. Y durante esos viajes empezaron los abusos", señala.

Durante estos trayectos asegura que el religioso abusaba de él de tres formas. “La primera consistía en que él con la mano izquierda conducía y con la derecha me manoseaba a mí, que estaba estirado en el asiento trasero, por dentro del calzoncillo. Luego, se masturbaba, metiéndose la mano por el bolsillo del pantalón. La segunda era conmigo sentado en el asiento del copiloto. Hacía lo mismo, siempre empezando con cosquillas. Y la tercera, la usaba cuando íbamos por el Camí del Mig, un camino que conectaba masías y campos. Recuerdo una de esas en concreto. Paró el coche y se sentó en el asiento trasero, junto a mí. Me incorporó y me hizo estirarme con mi cabeza encima de sus rodillas. Me bajó el pantalón y el calzoncillo, y estuvo toqueteando. Intentó masturbarme, pero a los ocho años no había nada que masturbar. Él sí se masturbaba", cuenta el escritor. "Esa vez, entiendo que eyaculó, y como que se enfadó. Me dijo algo que me repetiría varias veces: "¿Ves lo que me haces hacer?". Yo, que no entendía nada, me preguntaba, primero, qué ha hecho él, y segundo, qué estoy haciendo yo”, relata.

Para Palomas el "gran punto de inflexión" fue la violación. Ocurrió, según relata, durante el verano en la casa de colonia. "Estaba jugando un partido de tenis. Alguien me tiró una piedra y me fue a dar en el ojo, me reventó el cristal de las gafas y tenía todos los cristales incrustados en el ojo. Me llevaron a la enfermería y el encargado era el 'hermano L'", cuenta el escritor. Allí, tras curarle, el religioso decisión que tenía que quedarse 24 horas en observación. Todo ocurrió por la noche: "Lo que hizo fue decirme que como tenía tanto miedo de que yo me hiciera daño, lo que hizo fue atarme las manos (...) Me puso de lado y se fue. A partir de ese momento llegó la noche más larga de mi vida de niño. Entré niño y salí superviviente".

Durante las siguientes dos semanas, cuenta Palomo ni se bañó ni se puso el bañador ya que tenía "miedo de que me llevaran al médico o que alguien pudiera ver que sangraba". "No sé cómo conseguí no contárselo a mis padres", cuenta el escritor que confiesa que nunca dijo nada a nadie: "Yo no sabía que lo que estaba viviendo era horrible. No sabía si era horrible por mí, no sabía hasta qué punto yo tenía la culpa de eso. Era un niño que buscaba protección e inconscientemente pensaba que era el precio que tenía que pagar".

Los abusos prosiguieron durante quinto de EGB cuando el hermano L fue su tutor. "Se sentaba conmigo y repasábamos la redacción. Duraba tres minutos el máster y luego empezaba el infierno. Al final lo que quería era sentarme encima de él y masturbarse contra mí. Intentó dos veces que le hiciera una felación", cuenta tras confirmar que el religioso sigue vivo, que nunca ha vuelta al colegio y que los delitos "están prescritos".

El escritor afirma que se decidió a hablar tras salir a la luz numerosos casos de abusos sexuales en la institución de La Salle. La orden de La Salle, en cambio, se niega a investigar las denuncias de pederastia. Únicamente ha traslado los casos a la Fiscalía, pero la mayoría son hechos prescritos que simplemente se archivan.

Sánchez se reunirá con Palomas la próxima semana

Tras su entrevista en la Cadena Ser, Palomas ha escrito un tuit citando al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidiéndole "voz" para todos los menores abusados y violados por miembros de la Iglesia Católica. Este jueves, el líder del Ejecutivo le ha contestado agradeciendo "tu coraje al compartir tu conmovedor testimonio con toda la sociedad". También ha confirmado que ya han hablado: "Gracias también por haber atendido mi llamada. Te aseguro que tu valentía, y la de muchos otros que han dado ese paso, nos ayudará a reparar el dolor de todas las víctimas".

Según ha confirmado el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, Sánchez lo recibirá la próxima semana en Moncloa.

Precisamente, este miércoles, Unidas Podemos (UP), ERC y EH Bildu han registrado en el Congreso de los Diputados la petición de creación de una comisión de investigación sobre los abusos sexuales a menores en la Iglesia católica, que han calificado de "hechos abominables". PP y Vox ya se han opuesto a la creación de la misma mientras que la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, se ha comprometido a "estudiar atentamente" esta petición.

La Iglesia española dice que investigará los casos de abusos sexuales pero descarta crear una comisión independiente

La Iglesia española dice que investigará los casos de abusos sexuales pero descarta crear una comisión independiente

Más sobre este tema
stats