Financiación ilegal

Dos apuntes en la contabilidad B del PP 'persiguen' desde 2013 al marido de Cospedal

Ignacio López del Hierro Bravo junto a su mujer María Dolores de Cospedal.

El ataque lanzado este martes por Álvaro Pérez, El Bigotes, contra Ignacio López del Hierro, marido de María Dolores de Cospedal y a quien señaló en el Congreso como uno de los que "soltaban el mondongo", es decir, el dinero opaco para el PP, se sustenta en dos anotaciones de los llamados papeles de Bárcenas que desde hace cinco años persiguen al empresario.

Fechados respectivamente en julio de 1997 y en noviembre de 1998, esos apuntes se refieren a alguien a quien Luis Bárcenas registró en la contabilidad B del partido como  "López H." y "López Hierro", donante de 15 millones de pesetas (90.151,82 euros) en la primera ocasión y de cuatro millones también de pesetas (24.040,48 euros) en la segunda. Cuando los papeles de Bárcenas vieron la luz a comienzos de 2013, López del Hierro negó que alguna de esas dos inscripciones se refiriese a él. Ahora, ha anunciado una querella contra el antiguo responsable de Orange Market, a quien Cospedal tachó este miércoles de "difamador" al tiempo que reiteraba que su marido "no aparece" en los papeles de Bárcenas

Pero no solo Álvaro Pérez ha dado por buena la equivalencia entre el tal "López Hierro" e Ignacio López del Hierro. En abril de 2013 ya lo hizo la Policía. Un informe de la unidad policial contra la delincuencia económica (UDEF) identificó entonces al empresario como el donante de aquellos 19 millones de pesetas en dos entregas. El análisis policial citaba de forma extensa las compañías a cuyos órganos de administración o dirección pertenecía o había pertenecido López del Hierro. Desde 1991, precisaba la Udef, era apoderado de Constructora Continental SA, de la que había sido vicepresidente hasta 1994 con José Oriol Rabassa al frente de la compañía.

Durante su comparecencia ante la comisión que en la Cámara Baja investiga la presunta financiación ilegal del PP, Álvaro Pérez magnificó el número de veces en que, según su versión, aparece López del Hierro en los papeles de Bárcenas: porque sea quien sea "López H" o "López Hierro", solo figura dos veces y no "nueve o diez u once". Pero en lo esencial, y despojado de interpretaciones, sus datos eran correctos. El empresario jamás fue llamado por ningún juez: no ya a un banquillo sino a la silla donde durante meses declararon ante el juez Pablo Ruz los imputados y testigos convocados por su relación supuesta o real con los papeles de Bárcenas.

A la luz de lo que sobre los hipotéticos donantes del PP decía aquel informe policial de abril de 2013, la acusación popular ejercida por Izquierda Unida amplió su querella sobre la contabilidad B del PP. Pero basándose en un informe de la Intervención General del Estado (IGAE) según el cual no era posible establecer un nexo entre entregas de dinero negro al PP y adjudicaciones de contratos públicos, Anticorrupción se opuso a que la ampliación de la querella fuese admitida en lo que a López del Hierro y otros empresarios concernía.

Y el 4 de diciembre de 2013, el juez Pablo Ruz dictó un auto en el que, alineándose con la Fiscalía, rechazaba investigar al marido de María Dolores de Cospedal. También Ángel Piñeiro, "amigo" y "edecán" de Rajoy, que fueron los términos empleados por Álvaro Pérez,  se libró de desfilar ante el magistrado.

El juez no investigó

El auto dictado por Ruz ese 4 de diciembre desestimó la ampliación de la querella respecto de seis empresarios. Lo hizo guiándose por el siguiente razonamiento: "al no concurrir en los mismos, de forma indiciaria, indicio alguno de responsabilidad penal en relación a los hechos investigados y los puestos de manifiesto en el escrito de ampliación de querella, bien en atención a la antigüedad de las fechas en las que se les atribuyen los movimientos económicos reflejados en los documentos contables objeto de la instrucción, que habría de determinar la prescripción de los delitos invocados, bien en atención a la escasa, vaga o en ocasiones inexistente (así ocurre respecto de los querellados Sr. Salado y Sra. Pulido) descripción complementaria de hechos comprendida en el texto de la querella y de la que pudiera extraerse suficiente notitia criminis".

El hecho de que el juez solo mencionase a dos de los querellados –Ángel Salado y Pilar Pulido– al argumentar la escasez o directamente inexistencia de indicios apunta a que el factor "antigüedad" fue el determinante en su rechazo a investigar los otros cuatro querellados: López del Hierro y Piñeiro, entre ellos.

A comienzos de 2013, exactamente el 1 de febrero, el diario El País, que acababa de desvelar el contenido de los papeles de Bárcenas, publicó la versión de López del Hierro. El empresario, se lee en esa información, "negó rotundamente que ese apunte pueda ir referido a él. Aseguró que jamás ha realizado una aportación al Partido Popular, subrayó que en esas fechas [1997-1998] aún no se había incorporado a Bami y era un ejecutivo de la ONCE sin capacidad para hacer desembolsos semejantes y que no tenía vínculo alguno con el PP ni conocía entonces a Cospedal".

Varios meses más tarde y en un momento en que todavía no había virado en su estrategia de defensa, el autor de los papeles, Luis Bárcenas, compareció de nuevo ante el juez Pablo Ruz. Lo hizo el 18 de octubre. Y en esa declaración hizo un detallado relato de su relación con Cospedal, con quien desde años atrás mantenía un duro enfrentamiento. Cuando Ruz preguntó a Bárcenas por otro de los donantes, el empresario Antonio Vilela, de Construcciones Rubau y que para entonces ya había admitido un pago de 63.000 euros al PP "a título personal".

El extesorero respondió así: Vilela "era además una persona a la que utilizaba Álvaro Lapuerta para pedirle estudios sobre determinados temas, y que colaboraba activamente con el partido, en una fase determinada, fue asesor del Ministerio de Fomento, yo creo que en la época de Francisco Álvarez Cascos, y nosotros lo conocimos a través de Ignacio López del Hierro, el marido de María Dolores de Cospedal. que trabajaba con él en la... Ignacio López del Hierro trabajaba para Antonio Vilela, que era el consejero-delegado de la constructora de la ONCE, que me parece que se llamaba CGS, o algo así, era el consejero-delegado y López del Hierro fue el que presentó a Álvaro Lapuerta, Antonio Vilela.

López del Hierro, un habitual de los sumarios judiciales que nunca ha sido imputado

López del Hierro, un habitual de los sumarios judiciales que nunca ha sido imputado

Más sobre este tema
stats