LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Menos políticos y más profesionales: la reforma pendiente para garantizar la independencia de RTVE

¿Verdad o mentira?

Arrimadas dice que el "error" de las primarias en Castilla y León que "vio" la Comisión de Garantías es "caso cerrado"

La cabeza de lista de Cs por Barcelona al Congreso, Inés Arrimadas,durante un acto en Zaragoza celebrado este domingo.

El pucherazo en las primarias de Ciudadanos sigue dando de qué hablar y acaparando titulares. Este lunes, la Cadena Ser desveló que un centenar de militantes y altos cargos de la formación naranja no piensan resignarse. Al contrario. Decidieron dar una semana de plazo a la dirección para que aclare las sospechas de fraude en los procesos de primarias tras lo ocurrido en Castilla y León o, si no, presentarán una querella. Pero la amenaza no ha hecho que los de Albert Rivera cambien el discurso. Este lunes era la líder de Ciudadanos en Cataluña y cabeza de lista por Barcelona para las elecciones generales del 28 de abril, Inés Arrimadas, la que insistía en la versión que, desde el principio, han dado desde el partido. Lo hacía en una entrevista en Los desayunos de TVE, donde aseguró que "el caso está cerrado" porque la Comisión de Garantías lo "vio" a tiempo y frenó el "error".

El "caso" comenzó el pasado 9 de marzo. Ese día, sábado, saltaba la noticia de que Silvia Clemente, la candidata de Rivera para presentarse a la Presidencia del Gobierno de Castilla y León en las elecciones autonómicas del 26 de mayo, había ganado las primarias. Según se dijo en ese primer momento, lo hizo por el 55% de los votos. Tuvo, de este modo, el apoyo de 561 afiliados. Francisco Igea, miembro de la Ejecutiva de la formación naranja y contrincante de Clemente, se quedó con 526 votos. Un resultado que, no obstante, solo duró dos días. El lunes día 11 se anunció que, tras revisar los votos emitidos, el ganador y candidato a presidente de la comunidad era Igea

Pese a los hechos, la dirección del partido aseguró que no se había producido un supuesto fraude, sino que alabó el proceso de elección de candidatos de la formación. Así, tachó el incidente de "error", palabras que repitió Arrimadas este lunes. La número uno por Barcelona dijo, además, que no aceptarían lecciones ni del PP, que hace "dedazos", ni del PSOE, que "purga" las listas". "En Castilla y León el caso está cerrado, se detectaron una serie de votaciones que no cuadraban, la Comisión de Garantías lo vio, lo subsanó y finalmente se designó ganador y candidato a la Presidencia de la Junta a Francisco Igea", aseguró. Unas palabras que, técnicamente, no son ciertas.

El pucherazo consistió, concretamente, en 82 votos de procedencia desconocida y que, por tanto, tuvieron que ser anulados. Todos eran, casualmente, a favor de Clemente, la candidata de Rivera. ¿Por qué se descubrió que los votos eran irregulares? Por una sencilla cuenta: la suma de los sufragios obtenidos por los candidatos superaba la de los votos emitidos. Pero no fue la Comisión de Garantías la que lo vio, como dijo Arrimadas, sino el propio Igea. Fue, de hecho, quien lo denunció y, por tanto, quien consiguió que, en ese momento, la Comisión de Garantías los anulara, dando la vuelta al resultado dado en el primer momento. Lo hizo dos días después, a pesar de que la propia Arrimadas alabó este lunes la celeridad con la que actuó este órgano que, dijo, es "independiente". 

Según los Estatutos del partido, está formado por nueve miembros: cinco elegidos mediante listas abiertas y voto secreto por la Asamblea General, dos elegidos por el Comité Ejecutivo y otros dos mediante listas abiertas y voto secreto por el Consejo General.

Un "error"

Ha sido el mantra repetido durante todos estos días. Lo ocurrido con las primarias en Castilla y León ha sido un "error". Lo dijo Villegas en el primer momento e insistió en ello Arrimadas este mismo lunes. Pero lo cierto es que los votos se emitieron. Las primarias en Ciudadanos no se realizan de forma presencial y con urnas, sino que se basan en un proceso telemático supuestamente seguro que permite a los afiliados emitir su voto a través de Internet durante 24 horas. En este caso, entre las diez de la mañana del viernes 8 de marzo y la misma hora del sábado 9. 

Pero hubo 82 votos de origen desconocido que se declararon "nulos porque el sistema" no pudo "adjudicarlos a ningún emisor", dijo el secretario general de la formación naranja. Lo que no se aclaró, según publicó infoLibre, es por qué no se pudo desvelar ese origen: si era porque se trataba de "emisores" —militantes— falsos o si eran afiliados que no habían votado y cuya identidad había sido usurpada. No fue un error de cálculo, por tanto. 

Las sospechas de Igea, por su parte, se agrandaron porque Clemente había recibido dos oleadas de voto sospechosas: la primera en la madrugada del viernes al sábado y la segunda justo antes del cierre de la votación. Su entorno, además, creía que la mayoría de los votos habían salido de la misma dirección IP (Protocolo de Internet, por sus siglas en inglés). 

Las primarias, además, fueron gestionadas por "departamentos técnicos" del partido y no por una empresa externa como había sido habitual hasta el año pasado. Y es que fuentes de la formación aclararon a este diario que su relación con Monomio Media SL había finalizado. Desde entonces, los procesos de primarias se habían efectuado de forma interna. Pero todavía se desconoce de qué área de responsabilidad política de la Ejecutiva depende ese "departamento técnico". Las fuentes del partido no lo han llegado a aclarar. 

¿Caso "cerrado"?

Aunque quedan varias incógnitas por resolver, Ciudadanos da el caso por "cerrado". Lo hizo el propio presidente, Albert Rivera, la semana pasada en un acto organizado en Burgos por el grupo de comunicación Promecal. El director de uno de los periódicos del grupo lanzaba una pregunta muy concreta: "¿Van a llegar hasta el final para identificar a quienes produjeron esos votos y a actuar contra ellos?" La respuesta del líder de la formación fue directa: "La realidad es que eso está solventado", sentenció. "No soy yo en mi partido quien toma esas decisiones; es el Comité de Garantías", añadió, dejando caer, de nuevo, que el problema que se había producido era, simplemente, técnico. Y en "la parte técnica", dijo, no va "a entrar". El mismo argumento empleado este lunes por Arrimadas: "En Castilla y León el caso está cerrado", aseguró.

El PSOE exige a Mañueco explicaciones por el fraude en las primarias del PP que permitieron ingresos 'en B' por 500.000 euros

El PSOE exige a Mañueco explicaciones por el fraude en las primarias del PP que permitieron ingresos 'en B' por 500.000 euros

Pero, ¿cerrado para quién? La dirección del partido ha dejado aspectos sin aclarar y, aunque ellos aseguran que todo está solucionado, algunos militantes y cargos no opinan lo mismo. Desde que saltó a la luz lo ocurrido con Clemente e Igea, otros candidatos perdedores de los procesos de primarias expresaron sus dudas sobre el proceso y exigieron explicaciones y responsabilidades. Fueron, en concreto, diez: los perdedores de las primarias para ser candidatos a la Presidencia de Madrid, Cantabria, Aragón, Canarias y Murcia, al cabildo de Gran Canaria, a las elecciones generales por Cádiz, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas y a la Alcaldía de València. El caso, por tanto, está más que abierto para los militantes, que han declarado no haber obtenido todas las explicaciones necesarias.

Por eso han amenazado al partido de Rivera con interponer una querella si la formación naranja no aclara el supuesto pucherazo. Y eso a pesar de la amenaza de expulsión que les hizo llegar la dirección si persisten en pedir explicaciones. La recibieron la pasada semana a través de una carta firmada por la Comisión de Garantías. En la misiva, el órgano advirtió a quienes se dirigieron a él de la posibilidad de que hayan incurrido en "una situación anómala y perjudicial para el partido, con publicidad externa en grupos de redes sociales y/o medios de comunicación y que podrían ser conculcadoras" de los Estatutos del partido.

La advertencia alude concretamente al artículo 12 de los Estatutos, que castigan con penas de suspensión, pérdida de cargo, inhabilitación y hasta expulsión a los afiliados cuyas "manifestaciones públicas menoscaben el buen nombre del partido o de sus afiliados", así como la "realización de manifestaciones públicas que puedan ser consideradas desleales o contrarias a los intereses del partido". 

Más sobre este tema
stats