LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Abascal se adentra en territorio hostil: sin poder político regional y con la derecha mediática al ataque

Andalucía

Un burdel, dos tarjetas de crédito y 38.000 euros: el 'caso Faffe' se le complica a la Junta

El consejero de Empleo, Javier Carnero, en su comparecencia de este martes.

El caso Faffe coge temperatura en Andalucía. Siendo el más alto directivo de una empresa pública de la Consejería de Empleo, epicentro del caso de los ERE, el socialista Fernando Villén gastó al menos 38.000 euros de dos tarjetas de crédito de la Junta, casi 15.000 de ellos en un prostíbulo. Aunque el último pago detectado fue en 2010 y Villén devolvió el dinero, la oposición en bloque reclama una investigación parlamentaria sobre el uso de tarjetas de crédito en la Faffe, que podría extenderse a otros organismos públicos. PP, Podemos, Ciudadanos e IU acusan al consejero de Empleo, Javier Carnero, de haber ocultado parte de esta información al Parlamento.

Las acusaciones de irregularidades, nepotismo y opacidad han perseguido a la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) antes y después de su extinción, en 2011. La jueza María Núñez Bolaños, que continúa la investigación sobre los cursos de formación que inició Mercedes Alaya, mantiene a más de 20 personas imputadas por contratos "irregulares" en la Faffe, entre ellas al ex director general, Fernando Villén. Núñez investiga posibles delitos de prevaricación y malversación. La Cámara de Cuentas ya detectó en 2014 que la Faffe había recibido casi 50 millones de euros para formación sin justificación alguna.

El caso de los ERE, que ha sentado en el banquillo a los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, juzgados actualmente por un tribunal en la Audiencia de Sevilla, ha mantenido en un segundo plano el de los cursos de formación, también porque en este caso la tesis de Alaya de la gran orquestación política para defraudar deliberadamente se ha derrumbado durante la instrucción. No obstante, queda en pie la parte que atañe a la Faffe, que además se ha convertido en material políticamente inflamable al conocerse que en 2010 el que era director general, Fernando Villén, hizo uso de una tarjeta de crédito de la fundación en un prostíbulo sevillano.

El caso, que evoca las juergas con alcohol y cocaína con dinero público que desveló durante la instrucción de los ERE el chófer de Javier Guerrero, ex director general de Empleo, contiene todos los elementos para incomodar al PSOE, partido gobernante en Andalucía en 2010 y ahora. Villén cargó con su tarjeta oficial 15 pagos por valor de 14.737 euros entre las 20.57 del 22 de marzo de 2010 y las 2.43 horas del 23 en Don Ángelo, un local de alterne de Sevilla. El mismo 22 de marzo había sido cesado el que era consejero de Empleo, Antonio Fernández, responsable político máximo de la Faffe, que ha acabado imputado en numerosas piezas del caso de los ERE y ha pasado por prisión preventiva. La oposición cree que la juerga pudo ser una especie de último homenaje tras el cese de Fernández. Villén afirma que se equivocó de tarjeta. Devolvió el dinero.

Los partidos de la oposición en Andalucía, donde el rumor de adelanto electoral es insistente, vienen reclamando desde mayo explicaciones sobre los gastos con tarjetas de la Faffe al Gobierno andaluz, que tiene algo a su favor y algo en su contra: a su favor, que fue la propia Junta la que remitió la información a la jueza Núñez; en contra, que el consejero de Empleo, Javier Carnero, no mencionó nada del dinero gastado el burdel en una comparecencia parlamentaria el 12 de junio, pese a que la Junta remitió la información al juzgado 12 días antes. Todos los partidos de la oposición, PP, Podemos, Cs –que ha sido socio de legislatura de los socialistas pero ahora marca distancias– e IU acusan a Carnero de haber ocultado deliberadamente la información.

El alejamiento de Díaz y Rivera allana el camino al adelanto electoral en Andalucía

El alejamiento de Díaz y Rivera allana el camino al adelanto electoral en Andalucía

Petición de dimisión

PP, Podemos e IU piden la dimisión de Carnero. Ciudadanos, que en este tramo final de legislatura se está alejando del PSOE para reivindicar su autonomía y rivalizar con el PP como alternativa conservadora, afirmó que esperaría a una nueva comparecencia parlamentaria de Carnero, que ha tenido lugar este martes. Quería oírlo para decidir si solicitaba su dimisión o una comisión de investigación o ambas cosas. Marín finalmente anunció su apoyo a una comisión de investigación, al igual que el resto de grupos, aunque todos subrayan la incongruencia de que el PP, aquejado por diversos casos de corrupción, sea el que se presente como el que lidera esta reivindicación. Durante su comparecencia, Carnero desveló que además de los 15.000 euros en Don Ángelo con una tarjeta de Unicaja, entre 2004 y 2008 hubo devoluciones de Villén de otros 23.000 euros pagados con otra tarjeta oficial, en este caso de Caja San Fernando, hoy Caixabank. El consejero no sabe en qué se gastaron esos 23.000.

Los pagos de la Faffe amenazan con complicar al PSOE el último tramo de legislatura. Este martes se vio que en este tema está solo. Carnero tuvo que escuchar de todos los portavoces de la oposición durísimas críticas. La estampa que hacen desoladora: en plena crisis económica, una tarjeta de la Junta ardiendo en un puticlub, pagando "explotación sexual de mujeres", como subrayó Elena Cortés (IU). Quedaron además diversas preguntas sin responder: ¿Quién autorizó las tarjetas? ¿A qué cuentas estaban adscritas? ¿Cuántas tarjetas había en total en Empleo? ¿Qué límites tenían? Los portavoces de la oposición también insistieron en preguntarle a Carnero quién más estaba en Don Ángelo aquella noche. La diputada socialista Marisa Bustunduy lo defendió. El consejero "no era el portero del local", dijo.

Más sobre este tema
stats