Monarquía

La Casa del Rey, molesta por la “mala educación” de quienes abuchean a sus miembros

Abucheos y pitidos a los príncipes en el Liceo de Barcelona. Abucheos y pitidos a la reina en el Auditorio Nacional. Imágenes repetidas sólo de los últimos días y que han sido replicadas por todos los medios de comunicación. Muy al hilo, por cierto, del deterioro progresivo de la Casa del Rey por diversos factores y, en especial, por la incidencia del caso Nóos. Abucheos que, desde dentro, desde la institución, se ven como un signo de "mala educación".

Este jueves, la Corona organizó un encuentro informativo con periodistas. Encuentro al que no estuvo invitado infoLibre pero que la Zarzuela reprodujo en una conversación posterior con este diario. En él se abordaron distintos asuntos, como la herencia del conde de Barcelona a su hijo, los pactos, la transparencia o el caso Nóos.

Sobre los abucheos y pitidos, fuentes de la Casa del Rey dijeron no estar inquietas. Aunque sí irritadas. "No nos preocupan. Es legítimo que la gente rechace y ponga objeciones, igual que hay otra gente que aplaude. Sin embargo, sí nos molesta en la medida en que es un signo de mala educación, sobre todo cuando están bajo un techo y entre cuatro paredes, en un sitio en el que han sido invitados y no pueden echar a correr. En cualquier caso, es una protesta muy minoritaria, aunque sea lo más destacable", juzgaron desde la Zarzuela.

Segundo punto. Pactos. ¿El rey los fomenta o no? En mayo pasado ya arreció la polémica después de la emisión, en TVE, de un reportaje en el programa Audiencia abierta en el que se decía que el monarca "quiere propiciar pactos, acuerdos y consensos desde una escrupulosa neutralidad". Aquella afirmación, sostenida en plena campaña del PSOE a favor de un pacto de Estado contra la crisis, molestó al Ejecutivo y obligó a una enmienda de la Corona, con la que indicaba que a lo que se dedica Juan Carlos es a buscar los entendimientos.

El fruto del pacto europeo

Pues bien, este jueves, en el citado encuentro informativo, fuentes oficiales insistieron en que el rey "no propicia pactos", sino que ha estado trabajando en los últimos meses en buscar la "concordancia de voluntades" entre los partidos, ejerciendo una labor de mediación con el fin de que las fuerzas políticas lleguen a acuerdos, porque entiende que, "más unidos", los españoles podrán "superar mejor" la crisis. "Los partidos saben perfectamente cuáles son las preocupaciones del rey. Pero el monarca no es que propicie los pactos, son los partidos los que deben llegar a sus conclusiones".

La respuesta, según la Zarzuela, ha sido favorable, no sólo porque el rey ha animado el debate y el acercamiento de posturas, sino porque la sociedad lo reclama. Uno de los frutos ha sido el pacto previo al Consejo Europeo, firmado primero por PP y PSOE y al que luego se adhirieron CiU, PNV, UPyD, Coalición Canaria y UPN. El resultado, con todo, ha sido discreto: atar que se pueda disponer cuanto antes de los fondos para el desempleo juvenil.

Próximo viaje a Marruecos en pleno Ramadán

La cuestión de las conversaciones del rey servían como ejemplo de la recuperación de la agenda por el monarca tras su última intervención quirúrgica, en marzo, por una hernia. La Casa del Rey está empeñada en recalcar que Juan Carlos está activo y no va a abdicar, pese a los dos ejemplos recientes en dos monarquías consolidadas, Holanda y, este miércoles, Bélgica. De ahí que durante el encuentro con periodistas, fuentes oficiales insistieran en lo apretado de la agenda del jefe del Estado.

En los días próximos viajará a Marruecos, invitado por Mohamed VI, en pleno Ramadán, gesto que la Casa Real entiende como una muestra de la cercanía de las dos monarquías y de la buena forma de las relaciones bilaterales. Se tratará de un "intercambio cultural, político y económico" y se pretende que sea "un éxito", siempre según fuentes oficiales.

En otoño, el jefe del Estado pretende retomar su agenda internacional. La única fecha clara es, en octubre, la de la Cumbre Iberoamericana de Panamá, donde se celebrara un acto del descubrimiento del Pacífico al que asistirán los reyes.

Transparencia.

Otro asunto a debate. Por ahora se conoce el desglose (y no con sumo detalle) de cómo distribuye Juan Carlos la partida que le reservan los Presupuestos del Estado. La Corona quiere situarse al mismo nivel de desnudo de sus cuentas que otras instituciones del Estado como el Congreso, el Senado o el Tribunal de Cuentas. Y dice defender, según fuentes de la institución, la "mayor apertura posible" en tres aspectos: publicidad de los gastos de los diversos ministerios en el sostenimiento de la monarquía, ejecución de presupuestos y contratos. Aún queda por saber si la institución se avendrá a publicar las declaraciones de bienes y patrimonio de los miembros de la familia real.

El rey puede estar hasta seis meses de baja, pero ni abdica ni se considera inhabilitado

El rey puede estar hasta seis meses de baja, pero ni abdica ni se considera inhabilitado

Más sobre este tema
stats