28A | Elecciones generales

Casado busca fuera del PP candidatos con un perfil duro para pelear con Vox

El líder del PP, Pablo Casado, en un foro organizado por el diario 'El Mundo'.

El líder del Partido Popular ha dejado claro en el proceso de elección de candidatos a las elecciones generales del próximo 28 de abril que le gustaba poco la formación que heredó de Mariano Rajoy. Pablo Casado siempre ha dicho que en su partido hay cantera. Y que podría conformar varios consejos de ministros sin hacer muchos castings. Pero, llegado el momento de hacer los fichajes, ha optado por perfiles independientes, algunos de ellos muy conservadores. Interpretan en sectores del partido que para plantar cara a Vox en un momento en el que todas las encuestas le ubican por debajo de los 100 escaños en el CongresoCongreso.

Cuando Casado hizo públicos los números uno al Congreso sorprendió a muchos de sus compañeros por haber borrado la presencia del marianismo y haber sumado a su proyecto a Juan José Cortés, padre de la niña Mari Luz, asesinada en 2008, y a la periodista Cayetana Álvarez de Toledo. Cortés, rostro de la defensa de la prisión permanente revisable, venía a ocupar el puesto de la exministra Fátima Báñez; Álvarez de Toledo, por su parte, había sido muy crítica con el PP de Rajoy y se hacía con un puesto que parecía reservado a Dolors Montserrat, portavoz del PP en el Congreso. Ahora, desveladas las listas completas –el partido apuró los plazos dados por la Junta Electoral– no bajó el nivel de sorpresa. Los más veteranos no recuerdan una etapa con tantos independientes en las listas. Y si hace unas semanas se criticó al líder por haber "purgado" a quienes apoyaron a Soraya Sáenz de Santamaría, ahora estas críticas siguen sobre la mesa porque la tendencia ha continuado.

La segunda oportunidad de Suárez Illana

El primer anuncio del lunes desveló uno de los secretos mejor guardado del líder el PP: su número dos. Casado, que encabeza la lista por Madrid, será acompañado por Adolfo Suárez Illana, hijo del expresidente del Gobierno. Para el jefe de los conservadores es todo un símbolo y quiere que así lo perciban también los electores. Dice que se lo comunicó el pasado agosto en Ávila, otro símbolo en cuanto a provincia de origen de Suárez padre. Pero no todos en el PP se creen que el fichaje venga de tan lejos porque en las últimas semanas se extendió con fuerza el rumor de que el número dos por Madrid sería mujer.

Suárez Illana preside la Fundación Concordia y Libertad, vinculada al PP y que pretende ser sustituta de la Faes de José María Aznar después del divorcio entre este think tank y el PP de Rajoy. Ya intentó una vez suerte en la política. Y fracasó. Fue en 2003, un año después de afiliarse al PP, cuando concurrió a la Presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Tras Suárez Illana se ubica la politóloga y periodista vasca Edurne Uriarte. Casado la acompañó recientemente en la presentación de su libro Feminista y de derechas. Columinista de Abc, otro de sus libros es Diez razones para ser de derechas y atreverse a decirlo, un volumen que aborda un debate siempre muy agitado en el aguirrismo y en el aznarismo, el de combatir lo que califican de "superioridad moral de la izquieda". 

La batalla de las ideas

Presentado en febrero de 2008, Casado estuvo presente. Era vicesecretario de Comunicación. Y dijo: "La izquierda ha sido muy eficaz en el relato, y nosotros debemos rebatirlo porque nuestras ideas generan más prosperidad y propician sociedades más tolerantes y caminos de libertad en los que los jóvenes debemos sentirnos más representados que en los caminos que ofrece el populismo de izquierdas". 

Casado, además, instó a "dar esa batalla ideológica" frente al "no colectivismo" de la izquierda. Explican en el entorno del presidente que muchos de sus fichajes hay que interpretarlos en ese contexto: en el de la batalla ideológica. Los más críticos con Rajoy y su equipo dentro del PP le criticaban precisamente por haberse centrado en la gestión y haber descuidado la batalla de las ideas.

Tras la moción de censura que derribó a Mariano Rajoy, Uriarte ya acusaba a Pedro Sánchez de hacer cesiones a los inpendentistas: "Un mes después, el Gobierno de Sánchez negocia abiertamente con los secesionistas. Aún más, cede a sus exigencias y muestra que sí hubo un precio en los votos nacionalistas de la moción de censura, y, sin embargo, apenas hay presión, mucho menos escándalo, sobre esta negociación", puede leerse en su blog.

Tras Uriarte Casado ha ubicado al ultraliberal Daniel Lacalle. Es el cuatro por Madrid, dando pistas de por dónde podría ir su apuesta si tuviese que elegir a un ministro de Economía. En las anteriores elecciones, Rajoy ubicó en ese mismo lugar a Cristóbal Montoro, exministro de Hacienda. Lo hizo con una fuerte oposición de Esperanza Aguirre, por entonces líder del PP madrileño.

Lacalle es clave en el equipo económico de Casado, que ha logrado lo que no logró Aguirre en las municipales: incluirlo en listas electorales.

Lacalle, aspirante a ministro de Economía

Habitual de las tertulias de los medios de comunicación y muy criticado por sus posiciones ultraliberales, ha mantenido posiciones muy polémicas en muchos de los foros en los que ha participado.

En 2013, cuando promocionaba su ensayo Viaje a la libertad económica (Deusto), se mostró partidario de eliminar las ayudas a la cooperación.

En la misma entrevista hacía una férrea defensa de la inversión privada: "Yo defiendo una ideología de que la prosperidad se consigue a través de la inversión privada porque es lo que genera mayores oportunidades para todos".

Ana Beltrán, presidenta del PP de Navarra irá tras Lacalle. En la comunidad foral el PP y Cs se presentan junto a Unión del Pueblo Navarro en la alianza Navarra Suma.

Casado ha querido que todos sus vicesecretarios tengan peso en las listas. Andrea Levy, responsable de Estudios y Programas, será número seis en la lista de Madrid. Dejará su escaño en el Parlament. Pero en mayo volverá a someterse al escrutinio de las urnas como número dos de la candidatura de José Luis Martínez-Almeida al Ayuntamiento de Madrid.

Levy va en el mismo lugar que ha ocupado en esta legislatura Juan Carlos Vera, uno de los hombres de máxima confianza de Mariano Rajoy. Un veterano fontanero de Génova. Como avanzó infoLibre la semana pasada, salta a número dos del Senado.

El puesto que en las generales de 2016 ocupó el exjefe de gabinete de Mariano Rajoy y exsecretario de Estado de Relaciones con las Cortes José Luis Ayllón, del círculo de confianza de Soraya Sáenz de Santamaría, es ahora para un diputado de la máxima confianza de Casado. También alcalde de Boadilla, Antonio González Terol, será siete por Madrid. Cuentan en el PP madrileño que fue él quien acompañó al jefe de los conservadores a afiliarse a Nuevas Generaciones.

Fuentes conocedoras del proceso de elaboración de listas aseguran que la dirección del partido hizo un intento de ubicar a González Terol a la cabeza de la candidatura por Madrid al Senado, desplazando a Pío García-Escudero. Una maniobra que fue frenada en seco.

Mari Mar Blanco escala puestos

José Ignacio Echániz, exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid y de Castilla-La Mancha fue uno de los principales apoyos de Casado en las primarias. Asciende del puesto 12 al 8. Y María del Mar Blanco, hermana del concejal asesinado por ETA Miguel Ángel Blanco, sube del 14 al 9.

Madrid reparte en estos comicios 37 escaños, uno más que en las últimas generales, cuando la lista encabezada por Mariano Rajoy logró 15 escaños. Las encuestas más optimistas que maneja el PP dejan el resultado en los 12-13 escaños. Las más ajustadas, en 10-11.

Los puestos 10 y 11 de la lista al Congreso por Madrid son para dos hombres de confianza de Aznar: Javier Fernández-Lasquetty y Carlos Aragonés. El primero es el jefe de gabinete de Casado; el segundo, exdirector de gabinete del expresidente entre 1996 y 2004, da el salto del Senado a la Cámara Baja.

Del ruedo... al Congreso de los Diputados

Una de las principales sorpresas de la lista de Casado llega en el número doce por Madrid. El torero Miguel Abellán ha dicho al PP. Ya estuvo como invitado en la convención del pasado mes de febrero. Con su fichaje, el presidente de los conservadores intenta arañar votos entre los taurinos y hacer una defensa cerrada de este espectáculo prohibido en algunas autonomías.

Si el ultraderechista Santiago Abascal (Vox) tiene al matador de toros Morante de la Puebla pidiendo el voto para su partido, Casado ya tiene a su torero para hacer contrapeso. Pero no es el único. Salvador Vega irá en las listas por Málaga. Y hasta Suárez Illana ha llegado a lidiar.

Casado también ha decidido incorporar a Manuel Maza Muriel, hijo del fallecido exfiscal general del Estado.

Con estos anuncios, Casado lanza el mensaje de que controla el partido y de que, en los fichajes puertas adentro del PP, se ha rodeado de fieles intentando marcar un antes y un después respecto a la etapa de Rajoy. Pero no respecto a la de José María Aznar. Queda por desvelarse el misterio de la lista al Parlamento Europeo, donde tendría que dar cabida a Dolors Montserrat.

Las heridas abiertas que deja en el PP el proceso de selección de candidatos de Casado

Las heridas abiertas que deja en el PP el proceso de selección de candidatos de Casado

Más sobre este tema
stats