Transparencia

Casado se empeña en mantener en secreto sus trabajos de máster para no fomentar "el cotilleo" y porque el tema está "judicializado"

Casado, en una reunión en el Comgreso de los Diputados.

Pablo Casadoparece dispuesto a estar en el punto de mira por sus estudios de posgrado, caso que ya está judicializado, y a no hacer nada para que se disipen las dudas sobre los cuatro trabajos que, según su propia versión, presentó para obtener el máster en Derecho Autonómico por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC). La decisión del presidente del Gobierno de hacer pública su tesis se ha vuelto contra el líder del PP. Pero todo apunta a que no habrá un cambio de estrategia. En su entorno insisten en que sólo enseñará los documentos si se lo reclama un juez. 

¿Qué argumentos esgrimen a la hora de no levantar el velo a estos cuatro trabajos? Fuentes de la dirección nacional del PP sostienen que Casado no los hará públicos porque el caso está judicializado. "Estamos en la instancia jurídica y ahí se tiene que dilucidar", destacan.

En este sentido, añaden, que una tesis doctoral como la de Pedro Sánchez, si no está sujeta a propiedad, debe ser pública. Pero que los trabajos de una asignatura, "nadie" los publica.

Otro de los motivos, según exponen las mismas fuentes, es que el líder del PP no quiere fomentar lo que denominan "cotilleo" de si los trabajos son "mejores o peores".

El líder del PP convocó a la prensa el pasado 10 de abril para dar explicaciones sobre sus estudios tras publicarse las primeras informaciones. Más de medio centenar de informadores acudieron a la sede del PP a un encuentro con el por el entonces responsable de Comunicación. Al término de esta conversación, Casado permitió a los periodistas echar un vistazo al material con el que acudió a la cita. Junto a los cuatro trabajos estaban el documento de matrícula, el documento con la solicitud de las convalidaciones y los correspondientes pagos. Los periodistas pudieron fotografiar las carátulas de los documentos y echar un vistazo a las páginas, pero no tuvieron acceso a copias de los mismos.

Hasta que el anuncio de Pedro Sánchez dinamitó la estrategia de los conservadores, en el PP invitaban al presidente del Gobierno a imitar a Casado. A saber: convocar a los periodistas, dar explicaciones y enseñar su tesis. ¿Está Pablo Casado dispuesto ahora a repetir esa cita con los informadores para mostrar esos cuatro trabajos? La respuesta es no. En el equipo del líder del Partido Popular consideran que la exposición mediática de Casado cuando aparecieron publicadas las primeras noticias sobre su máster fue perjudicial para él. Y creen que este es el motivo de que esté judicializado el caso. 

Si el tema está pendiente del Supremo, dicen, es porque se excedió en sus explicaciones y a ellas se acoge la jueza Rodríguez-Medel.

En su escrito, la magistrada considera que la conducta de Casado "puede ser calificada de cooperación necesaria en el delito de prevaricación administrativa". Y también de cohecho impropio.

"El trámite procesal habitual"

Este jueves, el Supremo pidió a la Fiscalía que informe sobre si debe abrir causa al presidente del PP, "el trámite procesal habitual", destacan en el partido.

En la dirección nacional del PP existe el convencimiento de que Casado no va a ser imputado, que el caso quedará en nada. Por ello, está dispuesto a aguantar la presión. Una vez que pase este trámite, destacan, ni Albert Rivera, líder de Ciudadanos, ni ningún adversario político, podrá recurrir a los estudios de posgrado para desgastarle.

Esta misma semana, Casado ha remitido un escrito al Supremo en el que defiende su inocencia. Según adelantó El Independiente, en el documento, de 28 páginas de extensión, el protagonista de la polémica niega la existencia de los delitos que le atribuyó la magistrada del Juzgado de Instrucción Número 31 de Madrid.

En este escrito que el presidente del PP remite al Supremo de forma voluntaria, intenta rebatir el auto de la jueza "punto por punto" con el objetivo de que la Fiscalía acabe pidiendo el archivo al tener todos los datos para concluir que "no hay nada".

Pese a la seguridad con la que en el equipo de Casado aseguran que el caso va a quedar en nada, la preocupación en sectores del PP es evidente. Temen que el llamado efecto Casado que se refleja "en la calle y en algunas encuestas" se evapore en un momento en el que tienen que empezar a preparar elecciones andaluzas, europeas, municipales y autonómicas.

"Si el caso se tuerce, no es buena carta de presentación hacer elecciones con un presidente imputado", resume la inquietud un dirigente regional.

Si no se cumplen los pronósticos de Génova y Casado acaba siendo imputado por el Supremo, el tribunal competente porque es aforado, su intención no es dimitir. Para ello, le arropan los estatutos del PP. Las normas de funcionamiento interno del Partido Popular fijan la asunción de responsabilidades políticas en el momento de la apertura del juicio oral.

¿Una ofensiva parlamentaria arriesgada?

El miércoles, el líder de Ciudadanos consiguió poner de los nervios a PSOE y PP a cuenta de las tesis doctorales y los máster. Sin haber registrado antes la pregunta al presidente del Gobierno en la sesión de control en el Congreso, Rivera expuso sus dudas sobre el trabajo de final doctorado de Pedro Sánchez.  El resto vino rodado: el presidente defendió que su tesis sí era accesible y los socialistas aprovecharon para pedir la dimisión de Casado. Veinticuatro horas antes había renunciado Carmen Montón, ya exministra de Sanidad.

El hecho de que Albert Rivera se llevara todos los titulares despertó algunas alarmas en el PP. Pablo Casado no había logrado ubicarse como el verdadero líder de la oposición en su primer cara a cara con Sánchez.

Este jueves, el partido naranja siguió marcando el paso al PP. Poco antes de que el presidente del Gobierno anunciara de que su tesis iba a estar disponible el mismo viernes, Ciudadanos anunció que pediría la comparecencia de Sánchez en el Pleno de la Cámara Baja para que rindiese cuentas sobre su tesis.

En menos de media hora, el PP pasó de negar que fuese a apoyar la iniciativa de Cs a anunciar que la apoyaba. Una vez más, el partido de Rivera se llevaba el gato al agua al lograr que los conservadores diesen luz verde a una iniciativa que pone todavía más en evidencia las contradicciones de Casado y los suyosCasado. ¿Cómo exigir explicaciones a Sánchez cuando Casado no enseña sus trabajos?

La explicación oficial es que ellos son el único grupo que puede pedir la comparecencia; la oficiosa la ofrecía un veterano diputado en conversación con infoLibre: "No podíamos hacer otra cosa".

En el texto de la petición de comparecencia de Sánchez, firmado por los grupos parlamentarios de PP y Cs se exige a Sánchez que comparezca de forma "urgente" ante "las versiones contradictorias generadas por sus explicaciones en la sesión de control al Gobierno" de este miércoles.

A ojos de ambos grupos, esas "versiones contradictorias" han generado "una importante preocupación en la sociedad española, fundamentalmente en el ámbito universitario". 

El Gobierno pide a Casado y a Rivera que “estén a la altura” y muestren toda la información sobre sus títulos académicos

Más sobre este tema
stats