Inmigración

Casado estrecha la mano de migrantes en Algeciras tras afirmar que "no es posible que haya papeles para todos"

Pablo Casado esta mañana en el puerto de Algeciras saludando a los migrantes recién llegados.

infoLibre

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha visitado Algeciras este miércoles para poner el foco en la crisis migratoria que se vive en el sur de España y saludar personalmente a migrantes africanos recién llegados, a los que ha estrechado la mano.

En declaraciones a los medios, Casado ha defendido su visita con una referencia implícita a Pedro Sánchez: "Es más eficaz la cooperación que irse a València a hacerse una foto con el Aquarius". El presidente del Gobierno no se hizo ninguna foto con el Aquarius, a diferencia del líder de la formación conservadora, que ha subido a su cuenta de Twitter algunas instantáneas del momento.

Casado ha explicado que ha podido conversar con los migrantes "en inglés o francés" y ha subrayado que "es una buena noticia que hayan abandonado ya el buque de Salvamento". Además, ha asegurado que quiere conocer de cerca las labores que la Guardia Civil, Cruz Roja, Policía Nacional y Salvamento Marítimo están llevando a cabo para acoger a las personas que están llegando estos días las costas andaluzas, así como la atención prestada desde el ayuntamiento de la ciudad.

El PSOE, a través de un mensaje en Twitter, ha puesto el acento en el mensaje lanzado el pasado fin de semana por Casado en el que aseguraba que no podía haber papeles para todos los migrantes africanos que esperaban llegar a España.

"¿Y no les ha dicho Casado que "hay millones de africanos esperando" y que en España "no hay papeles para todos"?", se ha preguntado el PSOE, en un momento en el que el debate público se centra en las migraciones.

 

Así, frente al discurso de Casado que critica el "buenismo" y la "demagogia" del Gobierno con este tema, al que acusan de alentar el efecto llamada tras acoger el barco Aquarius, Ferraz ha asegurado que "hay que tener muy poca decencia y mucha demagogia" para protagonizar esa estampa.

Este miércoles el líder conservador viaja a Algeciras y Ceuta para defender una inmigración "legal" y "ordenada" en la que no es posible que haya "papeles para todos", unas palabras que le han granjeado las críticas de la izquierda, que ha comparado su discurso con el del vice primer ministro italiano, el ultraderechista Mateo Salvini.

Reclama una política "sin demagogia"

El presidente del PP, Pablo Casado, ha defendido este miércoles que se apueste por un programa de ayudas "tipo 'Plan Marshall" para África, al tiempo que ha pedido al Gobierno central que actúe "con responsabilidad y sin demagogia" ante el "drama" de la inmigración.

Así lo ha indicado Casado tras una visita este miércoles a varias instalaciones municipales de la localidad gaditana de Algeciras con el fin de conocer labores que Salvamento Marítimo, Cruz Roja y Guardia Civil realizan con la acogida de los inmigrantes que han llegado últimamente a las costas gaditanas.

El presidente conservador se ha congratulado de que el discurso del PP en materia de inmigración "ha motivado un mayor número de visitas del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el director de la Guardia Civil, Félix Azón, y ha puesto de relieve una realidad social que afecta sobre todo a Andalucía, Ceuta y Melilla, una realidad que está produciendo el efecto llamada del Gobierno así como las políticas que Pedro Sánchez está haciendo".

"Tal y como he podido conversar con los inmigrantes, la mayoría del Sahel y alguno del Magreb, estamos viendo que la política de inmigración no admite demagogias ni 'buenismo', sino que se tiene que abordar en una doble perspectiva", ha profundizado Casado.

En este aspecto, ha indicado que esta doble perspectiva se basa "primeramente en un apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) y en la defensa fronteras que no son sólo españolas sino también europeas", así como en "un programa de cooperación eficaz y en el lugar de origen, para que esas personas que son extorsionadas y esclavizadas por la mafias de trata de personas no se vean abocadas a la muerte o a una travesía tan arriesgada como estas personas han tenido que sufrir".

"Apuesto por un Plan Marshall en África, donde los países europeos apostemos por un plan de ayudas que no vayan a parar a gobiernos corruptos sino a proyectos de institucionalización, educación, inserción de empleo u oficina de empleos que regulen una inmigración laboral de manera legal que permita a estar personas venir con todas las garantías a trabajar a campañas agrícolas o turísticas a nuestro país y que luego cuando acaben vuelvan a sus países con la posibilidad de repetir el año que viene", ha abundado.

"El monopolio de los sentimientos no lo tiene la izquierda, a mí también me desgarra hablar con estos inmigrantes, saber lo que les ha pasado y que tiene por delante unas semanas muy duras o en España o en el resto de Europa", ha subrayado Casado, quien ha indicado que "yo también soy persona y me parece dramático que en África haya pobreza y en Europa haya países que no muestren sensibilidad hacia ellos".

"No valen ni 'buenismo' ni populismo ni decir que hay papeles para todos y que el Estado de Bienestar es ilimitado, o diciendo que la ruta ilegal por España es mucho fácil que en otros países, por lo que exigimos al Gobierno que responsabilidad sin demagogia, cooperación con los países africanos en origen, coordinación con los demás países europeos en políticas migratorias y apoyo a las FCSE que están ejecutando una labor excepcional", ha concluido Casado.

 

La reunión entre Sánchez y Casado anticipa un escenario de enfrentamiento permanente entre el PP y el Gobierno

La reunión entre Sánchez y Casado anticipa un escenario de enfrentamiento permanente entre el PP y el Gobierno

Más sobre este tema
stats