La portada de mañana
Ver
La inflación también vota en las europeas

XIX Congreso Nacional del PP

Casado logra la foto con San Gil y sus críticos hablan del “peligro” de que se reabran las heridas del congreso de 2008

Pablo Casado y María San Gil, en el acto de esta mañana en Madrid.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, logró este martes una foto que en su equipo de campaña ven clave para movilizar a los compromisarios que tienen que elegir al sucesor de Rajoy en el XIX Congreso Nacional que se celebrará en Madrid los días 20 y 21 de julio. María San Gil, expresidenta del PP de Euskadi, acudió a uno de sus actos en Madrid junto a opositores venezolanos. En 2008, la exdirigente conservadora dio un portazo a Mariano Rajoy por discrepancias en la redacción de la ponencia política que iba a debatirse en el XVI Congreso Nacional, que se celebró en Valencia.

Los críticos con este candidato alertan del peligro del "efecto 2008", recordando que Aguirre y sus fieles criticaron duramente la capacidad de Rajoy para liderar el partido en los meses previos al congreso de Valencia. "Los aguirristas y aznaristas quieren ganar ahora lo que perdieron en 2008",aguirristas aznaristas considera una de las fuentes consultadas.

En este contexto, recuerdan que Aguirre y sus colaboradores más cercanos de aquellos tiempos, como Ignacio González y Francisco Granados, fueron muy insistentes a la hora de poner en duda la capacidad de Rajoy para seguir llevando las riendas del PP.

Casado subió al escenario de la Casa de Vacas del parque del Retiro dando las gracias a su "amiga y admirada" María San Gil. "Una referencia moral imprescindible para España".

"Al final, claro que habrá integración", diría Casado, que se niega a integrarse en la lista de Soraya Sáenz de Santamaría, la candidata más votada de la que le separan poco más de 1.500 votos. Para el candidato el proceso, compuesto por dos votaciones, ha de completarse.

El candidato destacó que el PP gana elecciones "pese a los principios y valores", sino "gracias" a los principios y valores. La defensa de la vigencia de los principios y valores tradicionales del PP es una de las señas de identidad del sector de la formación más próximo a Aguirre y José María Aznar.

Antes de intervenir Casado, había tomado la palabra el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. Garrido, que apoyó a Cospedal en la primera fase de las votaciones, mostró su sintonía con el protagonista del acto. Respaldó a Cospedal, recordó. Pero estar, ha estado, insistió, con el exresponsable de Comunicación. "Desde hace muchos años compartiendo pinchos de chorizo en la caseta de Villa de Vallecas", añadió. Garrido fue concejal de este distrito madrileño.

En el entorno de Casado entendieron que, con estas palabras, Garrido estaba dando su apoyo al candidato. Otras fuentes ponen estas declaraciones "en cuarentena" si se tiene en cuenta que el pasado domingo también acompañó a Santamaría en un acto de su candidatura en Coslada.

Encuentros con los rivales

Los fieles a Casado defienden que "no tiene mochila" pese al apoyo de Aguirre y San Gil

Los fieles a Casado defienden que "no tiene mochila" pese al apoyo de Aguirre y San Gil

Desde el entorno de Casado aseguran que ya ha mantenido contactos con todos los que fueron sus rivales en la primera ronda, excepto con Santamaría. La idea inicial es que el encuentro tenga lugar en la tarde de este martes en el Congreso de los Diputados.

Las mismas fuentes destacan que en todas las reuniones que ya han tenido lugar se ha demostrado la "sintonía" entre las propuestas de los candidatos que ya está fuera de la competición y el proyecto de Casado. "Hay hueco para todos", mantienen.

Por otra parte, la posibilidad de que se produzca un debate entre Santamaría y Casado pierde cada vez más fuerza. La petición del candidato no fue recibida con mucho entusiasmo ni en la dirección del PP ni en el entorno de su rival. Consideran que es algo que beneficiaría más la oposición que al partido. 

Más sobre este tema
stats