Justicia

Los otros casos en los que las decisiones de Moix fueron "perjudiciales para la ciudadanía y el sistema judicial"

Una mujer observa un cuadro con las fotografías de las víctimas en el accidente de Spanair.

Isabel de la Fuente es madre de una de las cinco víctimas que perdieron la vida en la catástrofe del Madrid Arena en noviembre de 2012. Pilar Vera preside la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 (Spanair) entre Madrid y Gran Canaria, que dejó 154 fallecidos en agosto de 2008. Sus voces se alzan hoy para respaldar la petición del cese inmediato del fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, tal y como ha hecho infoLibre. Los motivos no se reducen únicamente a su actuación frente al caso Lezo, sino que Moix guarda a sus espaldas una trayectoria que, a juicio de ambas, evidencia su "absoluta falta de independencia".

El protagonismo del fiscal Moix durante la última semana lleva a De la Fuente a recordar que "durante la investigación de Madrid Arena lo único que hizo fue batir el cobre para que ningún político del ayuntamiento fuera acusado". Después de que la investigación judicial sobre la tragedia resultara en la ausencia de responsabilidades por parte de los concejales investigados, el único elemento con alcance político apuntaba a la imputación del ex inspector jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo. El entonces fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, señaló al respecto que Monteagudo carecía de responsabilidad penal. "Ellos se negaban a que el señor Monteagudo fuera acusado, y la Fiscalía en el turno de última palabra hizo un alegato de defensa hasta el punto de que el abogado de defensa de Monteagudo dijo que no añadía más porque la defensa ya estaba hecha", denuncia De la Fuente.

Pero el papel de Moix en el caso del Madrid Arena no termina con Monteagudo. En mayo de 2014 el máximo responsable de la tragedia, el empresario Miguel Ángel Flores, fue detenido por riesgo de fuga. Pese a que el juez instructor, Eduardo López-Palop, determinó dicha detención al detectar la posibilidad de huida, el fiscal Manuel Moix había sido anteriormente contrario a la imposición de medidas cautelares "e incluso se adhirió al escrito de petición para que se las quitaran, elaborado por su abogado defensor". El fiscal superior de Madrid "no estuvo nunca de acuerdo con la interpretación que hizo el juez" cuando impuso medidas cautelares para controlar los movimientos del empresario y además justificó que no se pidiera prisión provisional. Moix "es una persona que siempre va del lado de los políticos y los poderosos, ningunea y humilla a las víctimas", denuncia De la Fuente, quien defiende que "si él no hubiera intervenido en el caso Madrid Arena y si los fiscales hubieran hecho las labores propias de la fiscalía, que es ejercer la labor pública, posiblemente algún político del Ayuntamiento de Madrid hubiera sido encausado".

Tras el accidente aéreo de Spanair que en verano de 2008 se saldó con las vidas de 154 personas, la justicia decidió en 2012 archivar la causa penal y dejar únicamente espacio en la vía civil. Pilar Vera rechaza hacer acusaciones directas contra Moix, porque en casos como el del Madrid Arena "se ha retratado mediáticamente, pero en el accidente de Spanair" no ha ocurrido de la misma forma. Los familiares de las víctimas, no obstante, aseguran sentir "que ha sido uno de los principales responsables de que la Audiencia Provincial de Madrid en sobreseimiento libre archivara la causa". El fiscal asignado durante el caso, Lorenzo Bernal, "nunca jamás hizo nada ni por las víctimas, ni por la asociación, ni para que se supiera la verdad". Por el contrario, continúa Vera, "siempre dijo que tenía que hacer un acta sobre las entrevistas que tuviera con la asociación, y reportarla a su superior, que era Manuel Moix". También aseguró "que él no hacía nada sin que sus superiores se lo mandaran. Moix es dañino para el sistema de justicia, es el fiscal del PP pero también el fiscal del poderoso", denuncia Vera.

La presidenta de la plataforma de afectados subraya que las familias han sido "victimizadas por el Estado", dándoles "una medicina para quitarlas del medio por molestas". "Nos ha victimizado con el manejo sistemático de la justicia por parte de la fiscalía", lamenta Vera, quien recuerda, tras casi nueve años de la tragedia, que "el sobreseimiento libre que hizo la Audiencia Provincial está en los anales de la vergüenza y la injusticia de este país".

Blesa, Santamaría y Lezo

Tanto Vera como De la Fuente enumeran una serie de acontecimientos en los que las decisiones de Moix "han sido perjudiciales para la ciudadanía y el sistema judicial". Con la inauguración del año judicial en 2011, Moix aseguró, en alusión al movimiento que generó el 15M, que en "una sociedad democrática no se puede ocupar la vía pública porque se quiera" y llegó a aseverar que "ningún derecho, ni siquiera los reconocidos como fundamentales, es absoluto, sino que todos tienen sus límites".

En junio de 2013, tras la apertura de la investigación judicial contra Miguel Blesa, la fiscalía liderada por Moix recurre al auto de prisión porque "no está suficientemente motivado". La fiscalía incluso presentó una querella acusando al juez Elpidio Silva por haber encarcelado dos veces al expresidente de Caja Madrid. "Manuel Moix entendía que el instructor tomaba decisiones arbitrarias, y los procesos contra el señor Blesa siguen actualmente en vigor", critica De la Fuente.

Moix vuelve a aparecer en escena de la mano del escrache contra Soraya Sáez de Santamaría, en el año 2013. La Audiencia de Madrid archivó la causa por tratarse de "un mecanismo de participación democrática", pero la fiscalía recurrió "al considerar que se violó el derecho a la intimidad personal y familiar" de la vicepresidenta del Gobierno, recuerda De la Fuente.

"Ahora, en el caso Lezo, lo que estamos sabiendo es absolutamente inadmisible", remacha la víctima, quien además considera que "aunque este señor hubiera actuado de buena fe, que no lo hace, solamente la sospecha le inhabilita para estar en un cargo de esa magnitud e importancia". Pide, por ello, que Mariano Rajoy impulse el cese de Moix, del Fiscal General del Estado y del ministro de Justicia, "porque son su gente, son sus subordinados, y la cabeza visible siempre es responsable". También Pilar Vera coincide en que "es evidente que el Fiscal General es el que ha puesto a Moix", por lo que "ahora mismo Moix es el parapeto, el siguiente de la lista es él, y después el ministro de Justicia".

De la Fuente admite confiar en la presión que ejerza la oposición en este sentido, aunque considera que una justicia independiente será imposible "mientras a los miembros del Consejo General del Poder Judicial los nombren los partidos políticos a su antojo, mientras el Fiscal General del Estado lo nombre el Gobierno, y mientras a los fiscales lo nombre el propio Ministro de Justicia a través del Fiscal General". La única manera de lograr un cambio, recalca Vera, "es que la oposición se ponga de acuerdo para eliminar los aforamientos".

El Consejo Fiscal aplaza hasta el jueves el debate sobre las polémicas decisiones de Moix en Anticorrupción

El Consejo Fiscal aplaza hasta el jueves el debate sobre las polémicas decisiones de Moix en Anticorrupción

Más sobre este tema
stats