La amenaza de la extrema derecha

El chat de 'La XIX del Aire' estalla en el Congreso con peticiones al Gobierno para que investigue y retratan a Vox al negarse a condenar su contenido

Los portavoces del PP y de Vox en el Congreso, Cuca Gamarra e Iván Espinosa de los Monteros, conversan durante el debate de los Presupuestos.

La difusión de los mensajes intercambiados a través de un chat de Whatsapp —La XIX del Aire— por un grupo de exmilitares de alta graduación cuyo contenido llama a la comisión de delitos —“No queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de puta”; “Algún día… alguien tendrá que empezar a hacer algo (legal o ilegal) contra estos hijos de puta”— agitó este miércoles la recta final del debate presupuestario en el Congreso.

La existencia de un grupo de 73 exmilitares molestos con el Gobierno que se han puesto a disposición de Felipe de Borbón para defender la unidad de España —uno de ellos participa en el chat revelado por infoLibre– ya había caldeado el ambiente el fin de semana. De hecho, la ministra de Defensa, Margarita Robles, se vio el lunes en la obligación de hacerle frente por intentar “implicar” al rey en polémicas partidistas.

La Casa del Rey no se ha pronunciado, ni directa ni indirectamente, sobre el chat. Y, a preguntas de este diario sobre si iban a hacer pública la opinión del monarca en relación con la carta, fuentes del Palacio de la Zarzuela respondieron: “Por norma no hay nunca traslación pública sobre la correspondencia que se recibe”.

Robles, en cambio, se sintió este lunes en la obligación de defender a Felipe de Borbón: “El Jefe del Estado es de todos, no de algunos que ciertamente con determinadas cartas y misivas implicando al rey no están haciendo lo que tienen que hacer como servidores públicos ni defendiendo los valores que caracterizan a la familia castrense y militar”, les reprochó.

La ministra consideró lo suficientemente grave la carta enviada al rey como para acusar a los firmantes de embozarse en un uniforme militar “que ya no tienen derecho a llevar para implicar al rey”. Pero este miércoles, en cambio, optó por guardar silencio después de conocer el contenido del chat revelado por infoLibre, a pesar de la gravedad de algunas de las afirmaciones expresadas en él.

Fuentes del Ministerio de Defensa recuerdan, no obstante, que los militares firmantes de la carta enviada al rey ya no tienen relación alguna con las Fuerzas Armadas y por eso mismo no existe ningún mecanismo legal para actuar contra ellos.

Militares en activo consultados por infoLibre lamentaron profundamente que tanto la carta como el chat empañen la labor que realizan a diario las Fuerzas Armadas y que las opiniones vertidas ahí se generalicen a todo un colectivo formado por 120.000 hombres y mujeres. En su opinión, lo manifestado por los altos mandos retirados revela un desconocimiento de la Constitución de 1978 y del funcionamiento del Estado democrático.

De los miembros del Gobierno sólo se pronunció este miércoles el titular de Consumo, Alberto Garzón. “El Estado democrático tiene que tomarse en serio las amenazas a la convivencia y a la soberanía popular por parte de grupos de extrema derecha”, señaló en declaraciones a este periódico. Para él “es evidente la complicidad de Vox con los grupos de extrema derecha que llaman al golpismo”.

El reproche a los exmilitares y a las expresiones que algunos de ellos hicieron constar en el chat La XIX del Aire fue compartido por casi todas las fuerzas políticas parlamentarias. Con sólo dos excepciones: el PP, que guardó silencio durante toda la jornada, y Vox, que se negó expresamente a condenar los llamamientos a cometer delitos dejados por escrito en el foro digital que sacó a la luz este diario. Su secretaria general en el Congreso, Macarena Olona, llegó incluso a mostrar su respaldo a las afirmaciones de los exmilitares, que calificó de “una manifestación en favor de la unidad de España”, si bien un portavoz de Vox quiso precisar más tarde que se refería al contenido de la carta remitida al rey y no a las frases de los participantes en el chat.

Fue el diputado socialista Odón Elorza el que llevó la exclusiva de infoLibre a la tribuna de la Cámara Baja durante el debate de Presupuestos. Desde ella se encaró con los diputados de Vox, acusándoles de complicidad con las ensoñaciones golpistas expresadas por algunos de los exmilitares que forman parte del chat y exigiendo a su líder, Santiago Abascal, que aclare si quiere “fusilar” a “millones de hijos de puta”. “¿Me encuentro entre ellos? ¿Yo o mi familia?”, insistió Elorza. Es Vox quien crea el ambiente propicio para que algunos, como ha ocurrido con estos exmilitares, hagan esta clase de afirmaciones, señaló. La organización ultra es culpable de “encender el odio”. “Son su gente, los de Vox, la ultraderecha”, porque alientan “campañas” para que “determinados señores que portan armas escriban al rey o lancen en chats amenazas y ensoñaciones de fusilamientos”.

El PNV pide explicaciones al Gobierno

Las condenas a las afirmaciones de los exmilitares en el chat La XIX del Aire se sucedieron a lo largo de toda la mañana, pero sólo el PNV tomó la decisión de pasar de las palabras a los hechos y presentó una batería de preguntas dirigida al Gobierno para que aclare si alguno de los participantes en el foro digital es miembro del Ejército en activo. “¿Va a realizar el Gobierno alguna investigación al respecto? ¿Considera que este episodio abre una sospecha o un indicio suficiente para realizar una investigación similar a la realizada por los servicios de inteligencia alemanes en sus tropas? ¿Sigue el Gobierno defendiendo con rotundidad y sin ningún atisbo de duda que "los miembros de las Fuerzas Armadas trabajan por y para España y tienen un compromiso total y pleno con los valores constitucionales"? ¿No considera el Gobierno que ensalzar la dictadura franquista y amenazar con fusilar a 26 millones de personas contradice los valores constitucionales?”

Por parte del PSOE se pronunciaron su portavoz adjunto en el Congreso Felipe Sicilia y la diputada y exmilitar Zaida Cantera. El primero condenó que algunos ex altos mandos “sigan utilizando el rango militar que tenían para ofrecer una mala imagen que nada tiene que ver con la que tienen las fuerzas armadas en la actualidad”. La segunda denunció que la extrema derecha jalee a militares que “asesinaron a españoles, mancillando el honor militar” y “mataron a los militares que se negaron a dicha traición”.

El portavoz de Más País, Íñigo Errejón, echó en falta una “descalificación por parte de la Corona”. Los exmilitares que realizaron estas afirmaciones “merecerían que el rey dijera inmediatamente que repudia este tipo de expresiones y ese tipo de pensamiento”. También se pronunció el portavoz del Bloque Nacionalista Galego (BNG) en el Congreso, Néstor Rego. En su opinión, el chat tienen que ver con “los déficits democráticos del régimen español”. En ámbitos como el militar o el judicial, aseguró, todavía sigue presente la dictadura.

Por la derecha, el único grupo que se pronunció nítidamente en contra de las afirmaciones del chat fue Ciudadanos. Su portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, condenó “vehementemente” la propuesta para fusilar a “26 millones de hijos de puta” pero criticó también a Odón Elorza por, según él, haber "incendiado el hemiciclo" al vincular a Vox con esas ideas. Bal acusó al diputado socialista de haber utilizado un tono “crispante” y “violento” cuando reprochó a los ultras haber creado el caldo de cultivo para amenazas de fusilamiento, algo que al representante de Cs le parece incompatible con un momento como este, en el que es necesario “mantener el respeto, estar unidos” y no ver como “enemigos” a los que “simplemente piensan diferente”.

Lo cierto es que Vox se negó repetidamente a condenar el contenido del chat alegando que se trata de conversaciones privadas y sosteniendo, en palabras de su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, que “en los chats privados se dicen cosas que no representan la realidad de lo que la gente piensa”.

Los mensajes políticos de la ultraderecha coinciden en todo con las ideas que defienden los exmilitares que se dirigieron a Felipe de Borbón. Este miércoles volvieron sobre ellos al decir que “la nación está peligro” y llamar a la movilización de sus seguidores este domingo frente a los ayuntamientos de toda España. “Nos va en ello la nación, la libertad y la vida”, sentenció en rueda de prensa Espinosa de los Monteros.

La polémica del chat eleva la presión sobre Felipe VI para que rompa el silencio en sus discursos de Navidad y la Pascua militar

Más sobre este tema
stats