LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Doce asesinatos machistas en quince días destapan fallos en todas las escalas de protección de las mujeres

Terrorismo

Sólo una de cada cien víctimas por terrorismo en 2016 fue asesinada en un país desarrollado

Mapa de los países con un mayor impacto por el terrorismo.

Bélgica, Francia y Alemania fueron escenario de ataques terroristas en el año 2016. El atentado en el aeropuerto y metro de Bruselas en marzo de 2016 y los atropellos masivos perpetrados en Niza en el mes de julio y en un mercado navideño de Berlín en diciembre conmocionaron a toda Europa y ocuparon grandes espacios en los medios de comunicación. En total, estos tres ataques causaron 128 muertos: 32 en Bruselas, 84 en Niza y 12 en Berlín. Sin embargo, el número de fallecidos en atentados perpetrados en estos países, así como en el resto de los que pertenecen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), tan sólo representaron un 1% del número total de las víctimas mortales que provocó el terrorismo el año pasado. Así se desprende del Índice Global de Terrorismo 2017 elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), hecho público este martes.

No obstante, a pesar de estas cifras, el informe destaca que los Estados de la OCDE sufrieron en 2016 el mayor incremento del número de fallecidos en ataques terroristas desde el año 2001, cuando tuvieron lugar los atentados de Nueva York ocurridos el 11 de septiembre. De hecho, según destaca el informe, Estados Unidos es el país perteneciente a esta coalición que más muertes como consecuencia del terrorismo ha sufrido en los últimos 46 años, si bien se destaca que esto se explica porque el 85% de las víctimas mortales fallecieron en ese ataque, durante el 11S, que asesinó a 2.996 personas. En total, desde 1970, el número de muertes por terrorismo en los países pertenecientes a la OCDE se eleva a 9.600.

En términos globales, en 2016 hubo un total de 25.673 fallecidos por actividad terrorista en todo el mundo, lo que supone un descenso del 13% con respecto a 2015, cuando murieron 6.827 personas más. Con respecto a 2014, año récord en el número de víctimas, esta cifra ha caído un 22%. Este retroceso se produce, no obstante, a pesar de haber sido el año más mortífero del grupo Estado Islámico, que mató a más de 9.000 personas en todo el mundo, especialmente en Irak. 

Irak y Afganistán, los países con más fallecidos por terrorismo

Si bien la cifra de fallecidos por terrorismo en los países de la OCDE tan sólo representa el 1%, el informe destaca que el 99% restante de las muertes por actividad terrorista tuvieron lugar en países en conflicto o que han sufrido altos niveles de terrorismo político durante los últimos 17 años. De esta manera, Irak, donde en 2016 se cursaba una operación militar para expulsar a sus milicianos de Mosul, ha sido el país más afectado por este tipo de ataques, con un total de 9.765 muertos. Así, este país ha sufrido el mayor incremento en el número de víctimas mortales respecto al año anterior: un 40%, 2.800 más. Según el estudio, este país es el que ha sufrido un mayor número de los considerados como atentados más cruentos de todo el año 2016. 

Por detrás de Irak, el segundo país más afectado el pasado año fue Afganistán, que contabilizó 4.574 fallecidos. A pesar de este terrible dato, esta cifra supuso un descenso del 14% respecto a 2015.

El tercer puesto lo ocupa Siria, con 2.102 fallecidos. En este país, que en 2016 cumplió cinco años de guerra civil, este dato supuso un descenso del 24% en el número de víctimas mortales, lo que podría ser un reflejo de que la filial de Al Qaeda en este territorio, el Frente al Nusra, cometió menos atentados en su estrategia por acercarse a los grupos rebeldes sirios. No obstante, según revela el informe, este país sufrió el atentado más mortífero perpetrado el año pasado. El 10 de diciembre, terroristas suicidas pertenecientes a Estado Islámico atacaron la ciudad de Palmira dejando 421 fallecidos, que se elevaron a 433 después de que 12 rehenes capturados tras el ataque fueran asesinados el 19 de enero de este año 2017. 

Nigeria, a pesar de haber sido el país en el que más descendió el número de víctimas, ocupa el cuarto lugar en el ránking de los Estados que más sufrieron el terrorismo durante el año 2016. En esos 12 meses fallecieron 1.832 personas, un 63% menos que en 2015, lo que se explica, según el informe, por la creciente presión militar a la que se enfrenta el grupo terrorista Boko Haram –que juró lealtad al Estado Islámico– por parte de los países de la región y que también ha tenido efectos positivos en Camerún, Chad y Níger, donde los muertos por terrorismo cayeron un 75%. 

 

Crecen los conocidos como "lobos solitarios"

El informe, además, detalla los factores que influyen a la hora de que una persona se radicalice y acabe formando parte de un grupo terrorista como, por ejemplo, Estado Islámico. Si bien hay varios elementos explicativos, el Instituto para la Economía y la Paz afirma que la mayoría de investigaciones que se han realizado al respecto resaltan que hay características individuales compartidas por las personas que acaban perteneciendo a un grupo terrorista. En este sentido, los sentimientos de exclusión, la pobreza y la discriminación tendrían un papel importante en la radicalización de estos individuos. 

Además, otro factor muy importante que ha cambiado el terrorismo en los últimos años ha sido el incremento de los llamados "lobos solitarios", individuos que actúan sin la ayuda de nadie y que, por ello, dificultan mucho más las tareas de prevención de posibles atentados. Según el informe, en los últimos 10 años ha habido un incremento de atentados perpetrados por un solo individuo en los países de la OCDE: mientras que en 2008 sólo hubo un ataque "en solitario", en la primera mitad de 2017 se contabilizaron 58.

El Estado Islámico, especialmente, ha sido el grupo terrorista que más ha sabido captar la atención de personas de cualquier país del mundo a las que ha acabado radicalizando y que han acabado actuando en solitario. "Está habiendo grupos como ISIS que están siendo muy hábiles a la hora de seducir ese malestar, esa frustración. Aquí la palabra clave es frustración". Así explicaba Javier Lesaca, investigador en la Universidad George Washington y colaborador de Naciones Unidas en materia de terrorismo, la manera en la que el ISIS había conseguido atrapar a miles de jóvenes en todo el mundo. 

 

Estado Islámico, el grupo terrorista más mortífero 

El Estado Islámico fue el grupo terrorista que más víctimas mortales ocasionó durante sus ataques en 2016, cuando asesinó a 9.132 personas –un 50% más que el año anterior–, la mayoría en Irak. Por el contrario, los otros tres grupos más mortíferos, el grupo de los talibán, Al Qaeda y Boko Haram, experimentaron un descenso en el número de muertes ocasionadas tras sus atentados, con 6.000 asesinados menos en relación al año 2015. 

En el caso de los talibán, parece que este grupo se ha centrado más en hacerse con territorio en Afganistán, lo que ha provocado que haya un conflicto armado más al uso en lugar de una actividad terrorista. En concreto, sus atentados se han reducido un 23%,aunquehan incrementado los ataques contra la población civil, que ahora representan el 30% de su actividad. Este grupo asesinó a 3.583 personas en 2016.

Por otro lado, tanto Al Qaeda como sus filiales en todo el mundo, según explica el informe, han cambiado sus tácticas, lo que ha supuesto que sus acciones dejaran un 35% menos de muertos en 2016. En total, la organización asesinó a 1.349 personas. 

Boko Haram, por su parte, mató a 1.079 personas en ataques perpetrados en Camerún, Chad, Níger y Nigeria. 

 

Terrorismo más "barato"

Según detalla el informe, en la actualidad existe una mayor facilidad de financiación de las organizaciones terroristas como consecuencia de la generalización del acceso a Internet, a la banca online y a la posibilidad de realizar envíos de dinero a través de teléfonos móviles. Además de este hecho, el aumento de atentados perpetrados por "lobos solitarios" y las nuevas formas de terrorismo iniciadas por Estado Islámico han disminuido considerablemente la cantidad de dinero necesario para llevar a cabo estos ataques. 

Detenido un joven de 21 años en Melilla por captación y adoctrinamiento para Dáesh

Detenido un joven de 21 años en Melilla por captación y adoctrinamiento para Dáesh

De esta forma, tres cuartos de los ataques terroristas perpetrados en suelo europeo entre 1994 y 2013 costaron entre 1.000 y 10.000 dólares –entre 800 y 8.000 euros, aproximadamente–. 

 

 

Más sobre este tema
stats