Crisis del coronavirus

Los contagios se disparan en el entorno de Gibraltar entre alertas por la nueva cepa

Ciclistas pasan por la frontera con Gibraltar, en La Línea de la Concepción, Cádiz.

Duran poco las alegrías en casa del pobre, atina el dicho popular. En La Línea de la Concepción (Cádiz, 63.000 habitantes), un municipio castigado por el atraso económico donde ha sido acogido con mayoritario alivio el principio de acuerdo entre España y Reino Unido sobre Gibraltar, los contagios de covid-19 se disparan: 747,5 positivos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, cuando el límite del "riesgo extremo" está en 250. El Campo de Gibraltar se ha convertido en la comarca con datos más graves de Andalucía, con más del doble de incidencia acumulada que el conjunto de la comunidad. La Junta vincula este boom con la vecindad con Gibraltar, donde la pandemia está descontrolada y el ministro principal, Fabián Picardo, apunta ya directamente al impacto de la nueva variante británica, a la que se atribuye una mayor capacidad de contagio.

Ahí está la paradoja, otro guiño cruel de la pandemia: justo cuando todo apunta a un tránsito fluido entre La Línea y Gibraltar en el futuro, el presente levanta un muro de suspicacia. La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, que ya ha ordenado el cierre de ocho municipios para levantar "un muro de contención", afirma que no puede aún confirmar ni descartar que el boom de casos está relacionado con la nueva variante. Mientras, los casos suben.

De "isla" a punto negro

Quedan atrás los días en que Gibraltar era la pincelada de color en un negro entorno informativo. Ya no se habla de "la isla de Gibraltar", como a finales de mayo, cuando el Peñón sólo había registrado 154 casos. El primer muerto en Gibraltar confirmado oficialmente por covid-19 no se produjo hasta noviembre. Para entonces, los fallecidos en la provincia de Cádiz superaban los 300. Hoy son ya ocho los fallecidos en el Peñón. Ahora cualquier análisis no deberá preguntarse, como antes, por qué la excepción de Gibraltar, sino por qué es el punto negro del sur de la Península, extendiendo su sombra a la provincia de Cádiz.

El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, se dirigió el 2 de enero a los gibraltareños con tono de máxima preocupación. Y puso los datos encima de la mesa, sin reservas. "Exactamente hace un mes, el 2 de diciembre, estábamos reportando cinco nuevos casos de la infección. Hoy tuvimos 92 y ayer 172", expresaba Picardo para dar idea de la dimensión del problema. Con más de 33.000 habitantes, hay 944 casos activos, con datos actualizados este mismo lunes. Da idea de la explosión del virus el que estos 944 suponen un 37,5% del total de casos detectados desde el inicio de la pandemia. Con una tasa de reproducción, la conocida como tasa R, de 1,51, "el virus se está propagando más rápido de lo que podemos controlarlo", señaló Picardo.

Gibraltar declaró el "estado de incidente grave", lo que supone la "orden de permanecer en casa", salvo casos justificados entre los que se encuentra acudir a trabajar. Sigue permitido el acceso de trabajadores españoles, unos 10.000 al día.

El primer caso de esta variante en Gibraltar data del mes de noviembre, según desveló el Gobierno del Peñón antes de Navidad. Picardo no es categórico sobre el porqué del boom del virus en Gibraltar, pero sí apuntaba a la nueva variante. Sin descuidar la apelación a la conducta individual, señalaba: "El comportamiento del virus con una infecciosidad tan masiva sugiere que estamos viendo la nueva variante más infecciosa. Pero no podemos confirmarlo genéticamente. El comportamiento social que hemos visto en las últimas tres semanas habrá ayudado a esa nueva cepa o incluso a la cepa original a propagarse como lo ha hecho".

Datos a peor, sin certezas

La Junta de Andalucía, dirigida por PP y Cs, ha puesto el foco en el Gobierno central, de PSOE y Unidas Podemos. El consejero de Salud, Jesús Aguirre, dirigió el 30 de diciembre una carta al ministro del ramo, Salvador Illa, en la que le reclamaba "las medidas oportunas en el tránsito" entre La Línea de la Concepción y Gibraltar para evitar "encontrarnos con una mayor expansión de la incidencia y de casos con la variante de la cepa originada en Gran Bretaña".

Aquel día, cuando Aguirre mandaba la carta, la incidencia acumulada en La Línea era de 297 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días. La Junta había detectado un empeoramiento de la pandemia en el municipio frontera. Aguirre apuntaba a la posibilidad de que la nueva variante británica tuviera relación, pero no lo aseguraba en su carta: "Aún no sabemos si se debe a la nueva cepa británica o, simplemente, al aumento de reuniones sociales debido a las fiestas de Navidad".

Las cosas no han mejorado desde la carta. Los datos son claramente peores. Y las certezas, tan escasas como entonces. El Campo de Gibraltar, con ocho municipios que suman cerca de 300.000 habitantes, es la comarca andaluza con datos más graves. En Andalucía la incidencia acumulada es de 155,9 casos por cada 100.000 habitantes, según los datos publicados por el Instituto de Cartografía y Estadísticas de Andalucía (IECA) actualizados este lunes. En el Campo de Gibraltar, la tasa sube hasta 343,3, más del doble.

El peor dato con diferencia es el que ofrece La Línea de la Concepción, el municipio vecino del Peñón, su única frontera terrestre, de donde procede la mayoría de los 10.000 trabajadores españoles que cada día cruzan la verja. Allí la incidencia acumulada es de 747,5. El ritmo de crecimiento es fuerte: 297 el 29 de diciembre, 582 el 31 de diciembre, 747,5 este lunes 4 de enero.

Un "muro de contención"

La Junta de Andalucía ha decretado el cierre de los ocho municipios del Campo de Gibraltar: Algeciras, La Línea de la Concepción, San Roque, Los Barrios, Tarifa, Jimena de la Frontera, Castellar de la Frontera y San Martín del Tesorillo. Las medidas son presentadas como un intento de atajar la expansión del virus en Gibraltar, donde la incidencia acumulada ha llegado a superar los 2.000 casos en 14 días. El consejero Aguirre, que asegura que en Gibraltar "la cepa predominante es la británica", ha afirmado que el objetivo es levantar un "muro de contención" para que dicha variante "no se nos extienda de forma brusca al resto de Andalucía".

Elías Bendodo, consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz, insiste en reclamar medidas de movilidad al Ejecutivo central para "evitar que la nueva cepa se cuele en España por la puerta de atrás". Esta petición de medidas que hace la Junta adolece de cierta imprecisión. La carta de Aguirre hacía referencia a "controles". No se llega a reclamar, por ejemplo, cortar el tránsito diario de trabajadores españoles en Gibraltar. El Gobierno de España defiende su actuación. La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, afirmó este lunes en Canal Sur Radio que tanto España como Gibraltar han establecido medidas para limitar la llegada de vuelos de Reino Unido, donde las propias autoridades sanitarias luchan por controlar los contagios del virus con esta nueva cepa. "Sólo permitimos que lleguen nuestros nacionales, a quienes no podemos denegar la entrada a nuestro país o residentes en España. Lo mismo en Gibraltar", señala. Y añade: "Tanto la actividad económica en Gibraltar como la llegada de vuelos desde el Reino Unido se han reducido drásticamente".

Seguimiento a quienes han estado en Gibraltar y Reino Unido

La Junta de Andalucía no tiene datos para vincular el auge de los contagios en La Línea con la nueva variante del virus. Pero sí suspicacias. La Consejería de Salud y Familias, consultada por infoLibre, no vincula directamente el auge de los casos en la comarca del Campo de Gibraltar, pero sí admite que se trata de un dato "llamativo". Lo cierto es que, hasta la fecha, se han detectado sólo ocho casos de la nueva variante en Andalucía, uno de ellos en el Campo de Gibraltar. Pero, ¿cómo está controlando la Junta que los contagiados son de esta variante? La explicación oficial es esta: "La Consejería de Salud y Familias mantiene la intensificación de la vigilancia epidemiológica de aquellos casos confirmados de la covid-19 con antecedentes de viaje al Reino Unido o Gibraltar en fechas recientes, aplicando técnicas de secuenciación genómica [...]". Es decir, las pruebas genéticas son para los que hayan estado en Reino Unido y Gibraltar. Salud no detalla a cuántos contagiados se les han aplicado las "técnicas de secuenciación genómica".

José Martínez Olmos, médico especialista en medicina preventiva y salud pública, afirma que el cierre de los ocho municipios es una medida con sentido epidemiológico, pero cree que el seguimiento genómico únicamente a los contagiados que han estado en Gibraltar o Reino Unido es insuficiente si realmente se quiere confirmar o descartar que la nueva variante está implicada en el auge. Los contagiados en las islas británicas o en el Peñón pueden haber contagiado a otros ya en España, recalca. "Ahora mismo están cerrados ocho municipios andaluces y Gibraltar. En serio. Hay que estar ocupados, no preocupados. Este es un tema importante, que hay que aclarar", señala. A su juicio, "no hay suficiente información para poder precisar" el peso de la nueva variante en la expansión del virus en el Campo de Gibraltar, pero sólo la "preocupación" expresada por la Junta ya debería ser motivo suficiente –afirma– para extremar el rigor.

La OMS ve "preocupante" la nueva cepa pero reconoce que no ha producido un cambio relevante

La OMS ve "preocupante" la nueva cepa pero reconoce que no ha producido un cambio relevante

Más sobre este tema
stats