PORTADA MAÑANA
Ver
El 'caso Tsunami' se desmorona dentro y fuera de España

La situación en el PP

Cospedal presume de que el PP es el partido “que más colabora” con la Justicia

Cospedal pone al PP como ejemplo de colaboración con la Justicia

Cuatro días después de que se conociese que el PP había remitido a la Audiencia dos ordenadores que en su día empleó Luis Bárcenas con los discos duros destruidos, María Dolores de Cospedal puso este lunes a su formación como ejemplo de colaboración con la Justicia. "Son otros los que tienen que explicar de dónde salen esas cuentas", insistió en alusión a los 48 millones de euros que el extesorero de su formación llegó a atesorar en Suiza. "Vuelvo a reiterar que el partido ha sido el más colaborador con la Justicia", respondió cada vez que se le reclamaba una explicación sobre el porqué, tal y como reconoció el partido en un escrito a la Audiencia Nacional, los discos duros de estos dispositivos fueron eliminados el pasado mes de abril.

La mano derecha de Rajoy esquivó gran parte de las preguntas de la rueda de prensa posterior al Comité Ejecutivo Nacional con el argumento de que ella, y otros de sus compañeros de partido, ya han rendido cuentas ante la Justicia. "Cuando uno declara ante un juez y lo hace como testigo, lógicamente no tiene por qué rehuir ni estar dando la réplica a un presunto delincuente que estará interesado, imagino, en su defensa o en el ataque a otros", justificó.

Pese a estas palabras, no pasa por alto que el PP no entregó al juez que instruye el caso Bárcenas los libros de visitas de la sede de la formación con el argumento de que los destruye todos los meses por ley. Y que el magistrado Pablo Ruz reclamó a finales de marzo las donaciones recibidas por el partido y los ingresos, pagos y declaraciones de IVA desde 1990 y que la respuesta de los conservadores fue la de que sólo guarda los documentos posteriores a 1995.

Si ahora los conservadores se escudan en la Ley de Protección de Datos para defender la manipulación de los ordenadores del extesorero, en marzo mantenían que el Tribunal de Cuentas no les obligaba a guardar datos con más de seis años de antigüedad. "El PP ha actuado en todo momento conforme a la ley y ha entregado todo lo que tenía obligación de disponer legalmente. Lo hemos dado todo y eso es así", volvió a reiterar. "El partido aplica la legislación de Protección de Datos y Derecho a la Intimidad. A algunos les molesta mucho", intentó zanjar.

Tal y como informó este medio, el Gobierno de Castilla-La Mancha, en manos de Cospedal, denunció en 2011 a dos funcionarios de su predecesor en el cargo, el socialista José María Barreda, por la supuesta destrucción de copias de seguridad de ordenadores. Para la secrettaria general del PP este hecho no es en nada equiparable a lo ocurrido ahora con los equipos informáticos de Luis Bárcenas. 

"Una [el tema de Castilla-La Mancha] es una información pública de todos los ciudadanos. Se trataba de destruir cuáles eran los criterios para conceder subvenciones. Y a quién se concedían subvenciones. Creo que es bastante evidente la diferencia de un ordenador utilizado por una persona a una administración pública".

Antes de la rueda de prensa, la número dos del PP se había dirigido en la mañana de este lunes al Comité Ejecutivo Nacional de su partido a puerta cerrada con un mensaje que tenía como trasfondo el caso Bárcenas. La secretaria general sostuvo que "hay mucho interés en desestabilizar al partido". E instó a los suyos a no entrar en "injurias y calumnias". "No sé lo que se pretende con ciertos comportamientos. Pero si lo que se pretende es desestabilizar al PP, a pesar del interés del algunos eso no se va a conseguir", diría después a los periodistas. ¿Quiénes son esos "algunos"? "Ellos sabrán", repitió el mensaje en la sala de prensa.

A puerta cerrada, fue ella la encargada de pronunciarse sobre el tema. Minutos antes, el presidente del partido y del Gobierno había tomado la palabra. Se centró en la economía. De corrupción, cero. Sólo señaló que todo lo que tenía que decir sobre Bárcenas ya lo dijo en el Senado el pasado 1 de agosto. "Todo lo que teníamos que decir lo hemos dicho ya", fueron sus únicas palabras al respecto según fuentes conocedoras del contenido de la reunión consultadas por infoLibre.

No pasa inadvertido que este mismo lunes el diario El Mundo publicaba nuevas informaciones que apuntan a que Cospedal estaba al tanto y negoció el finiquito pactado por Bárcenas –ella lo ha negado rotundamente–. Y que la propia secretaria general del PP, según fuentes jurídicas, descargó todo el peso de las negociaciones para el despido de Bárcenas sobre Javier Arenas, vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, y sobre el propio presidente del Gobierno. Todo esto ocurrió días después de la comparecencia en el Senado.

A juicio de Cospedal, el "monotema" que afecta al extesorero de la formación y que señala directamente al presidente del Gobierno y a otros miembros de la cúpula del partido como ella misma "no puede ser la única imagen" que se traslade del PP.

El PP enmudece

El PP enmudece

Desviar el foco a la economía

Como suele hacer en gran parte de sus intervenciones, el presidente del Gobierno optó por centrarse en los datos económicos. Avanzó que los datos paro de agosto serán los mejores desde 2000.

En materia de política internacional, sobre Siria mantuvo que un ataque con armas químicas no puede quedar impune. Y sobre Gibraltar, reclamó "firmeza". "Pero sin estridencias". 

Más sobre este tema
stats