La situación en el PP

La crisis con Aguirre reabre en el PP las críticas al papel de Cospedal

La crisis con Aguirre reabre en el PP las críticas al papel de Cospedal

El pasado viernes, cuando Esperanza Aguirre fue ratificada candidata al Ayuntamiento de Madrid por el Partido Popular, la presidenta de los conservadores madrileños logró imponerse a la petición de la dirección nacional de su partido: abandonar la presidencia del PP de Madrid. Ante su negativa a dejar el despacho en la primera planta de la madrileña calle de Génova, el presidente del Gobierno y de los conservadores, Mariano Rajoy, buscó una solución intermedia: encabezaría la lista, pero con la condición de dejar su cargo al frente de la formación regional si el 24 de mayo se hace con la Alcaldía de la capital.

Las fuentes consultadas en el PP coinciden en que si alguien salió tocado a nivel interno de este proceso, fue la secretaria general, María Dolores de Cospedal. "Ella fue la persona a la que Rajoy encomendó solucionar la candidatura de Madrid y por el camino se han abierto muchas heridas sin una solución inmediata", mantiene uno de los dirigentes. "Actuaba por orden del presidente", defiende, por el contrario, uno de sus fieles que insiste en que hay que quedarse con el resultado final, que no es otro que el hecho de que el PP de Madrid ya está en fase de renovación.

La propia Aguirre se encargó el domingo, en una entrevista concedida a la cadena Cope tras leer en El Mundo que el PP nacional barajaba arrebatarle el control de las listas y el programa de las elecciones instaurando una gestora, de trasladar que el mismo viernes había mantenido una "discusión" con Cospedal por su futuro como líder de los conservadores madrileños y dio a entender que había ganado. "Me dijeron que tenía que dejar la Presidencia, y como dije que no, pues tuvieron al pobre comité electoral de receso durante casi cuatro horas [...] hasta que llegaron a la conclusión de que los estatutos dicen que hay que hacer un congreso", añadió la candidata.

Más allá del escueto comunicado del PP remitido a los medios de comunicación a primera hora de la tarde del domingo en el que se habla del citado pacto con Aguirre en el supuesto de que esta gane las municipales y sea nombrada alcaldesa, la dirección nacional del partido no ha dado más explicaciones. Este lunes no se reunió el Comité de Dirección. Y Cospedal lleva desde el 21 de enero, más de un mes y medio, sin ofrecer una rueda de prensa en la sede nacional de su formación.

Aguirre tarda muy poco en diseñar listas

Si alguien tenía alguna duda de que Aguirre había ganado en esta primera batalla, este lunes llegó una muestra contundente. Al filo de las 15.00 horas, el PP de Madrid remitía a la prensa un comunicado con la designación de candidatos a alcalde de 10 municipios de la Comunidad de Madrid. Esto es, candidata al Ayuntamiento de Madrid, en su calidad de presidenta regional del partido ha activado la maquinaria electoral el primer día laborable después de ser señalada por el Comité Electoral Nacional de su partido.

Fuentes conocedoras de cómo se gestó la marcha de Aguirre de la Presidencia de la Comunidad de Madrid en septiembre de 2012 mantienen que, con algunas diferencias, lo ocurrido ahora tiene muchos elementos en común con lo que sucedió entonces. Y, en este caso, Cospedal también quedó como la gran perdedora puertas adentro del partido por haber sido la encargada, en su calidad de secretaria general, de intentar que Aguirre cediese el testigo del partido regional. Por entonces, la expresidenta regional planeaba ceder el testigo también en el partido a Ignacio González. Cuando Génova intuyó la operación, Cospedal telefoneó a Aguirre y esta respondió amarrándose al cargo al estilo de 'O González, o nadie'. Y así ocurrió. Desde entonces, la relación entre ambas no ha sido muy buena, sobre todo después de que trascendiera que la presidenta del PP de Madrid criticó duramente a la que fuera su consejera de Transportes en una reunión interna de partido por su gestión del caso Bárcenas. Algunas de las fuentes presentes llegaron a asegurar que la había llamado "imbécil".

Críticas recurrentes

Estas críticas internas resucitan un debate que se abre periódicamente en el partido que preside Rajoy. Es el de si Cospedal, que preside la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, puede compatibilizar su labor institucional con la de ser la mano derecha de Rajoy en la formación. Ya en 2008, cuando el presidente de los conservadores optó por ella en el XVI Congreso Nacional celebrado en Valencia, fueron muchas las voces que le recomendaron que hiciese otra apuesta porque ya tenía trabajo suficiente en su comunidad autónoma, que aspiraba a presidir. No les hizo caso. Y tampoco cambió la estructura del partido cuando ésta ganó en las autonómicas de 2011.

La semana pasada, en una entrevista en Antena 3, Cospedal fue preguntada precisamente sobre esta acumulación de cargos. La secretaria general del PP señaló que ejercía ambas funciones gracias a robarle tiempo a su vida personal y que, en ambos casos, había sido elegida: "Sé que hay personas a las que no les parece bien. Mire usted, yo soy la presidenta de Castilla-La Mancha porque me han elegido los ciudadanos y soy la secretaria general de mi partido porque así lo votaron los militantes...", señaló.

En el entorno de la presidenta de Castilla-La Mancha defienden que, frente a las críticas, hay que contraponer los hechos. Y que en 2011, el PP consiguió unos resultados excelentes en las autonómicas. Y que en las europeas, Castilla-La Mancha fue la comunidad donde mejor resistió el PP, sólo detrás de La Rioja.

Sobre el hecho de que lleve mes y medio sin enfrentarse a la prensa en la sede nacional del partido, las mismas fuentes precisan que se trata de la "dinámica habitual" cuando se acercan procesos electorales. Este martes será la protagonista de un foro del diario ABC en el casino de la calle Alcalá de Madrid.

Cospedal abre la puerta a dejar su cargo en el PP si gana las elecciones

Cospedal abre la puerta a dejar su cargo en el PP si gana las autonómicas

Más sobre este tema
stats