26M | 'Superdomingo' electoral

Cs intenta tapar el pucherazo en sus primarias sin explicar cómo ocurrió y sin que ningún dirigente asuma responsabilidades

Francisco Igea, candidato de Cs a la Presidencia de Castilla y León, recibe el aplauso de sus compañeros.

Fernando Varela

El pucherazo de las elecciones primarias de Ciudadanos para elegir candidato a la Presidencia de Castilla y León no ha podido estallar en un momento peor para Albert Rivera, justo cuando se disponía a lanzar su propia candidatura a la Moncloa. Y la falta de explicaciones sobre lo ocurrido no parece que vaya a servir para otra cosa que alimentar las sospechas, cada vez más generalizadas, que apuntan directamente a un intento de manipular el voto de los afiliados para conseguir la designación de la candidata promovida por el propio Rivera, la exdirigente del PP Silvia Clemente, fichada por él mismo apenas unos días antes del inicio de las primarias.

Su brazo derecho, José Manuel Villegas, no fue capaz de explicar lo ocurrido durante la rueda de prensa que ofreció a primera hora de la tarde del lunes, más allá de la decisión de la Comisión de Garantías del partido de declarar nulos 82 votos adjudicados el sábado a Clemente. Una decisión que dio un vuelco al resultado: 526 votos (51%) para el diputado de Cs en el Congreso Francisco Igea y 479 (47%) para Clemente.

¿Y qué ha ocurrido? Ciudadanos no hizo ningún esfuerzo este lunes por aclararlo, más bien todo lo contrario. Villegas no sólo no ofreció información alguna sobre cómo esos votos anulados llegaron al sistema informático de recuento ni sobre quién está detrás de este intento de pucherazo —en sus primeras declaraciones se limitó a calificar de “incidencia” lo ocurrido, mientras fuentes del partido lo atribuían a un error del sistema telemático de votaciones— sino que aseguró que Cs está “orgulloso” del mecanismo que utiliza para votar en las primarias. “Estamos convencidos de que tenemos un sistema seguro”, subrayó.

El primer disenso interno de calado de Ciudadanos en mucho tiempo no pudo terminar con más sombras de sospecha. Rivera, Villegas y el aparato de Cs apoyaban al fichaje estrella del PP, frente a Igea, el aspirante de las bases del partido en Castilla y León, contrarias a su vez a la llegada de Clemente, con un historial de décadas de militancia en el PP, el partido que gobierna la comunidad de forma ininterrumpida desde hace casi 32 años.

El malestar que Clemente había generado entre la militancia de Cs en la comunidad era evidente y al final se ha saldado con una derrota del aparato del partido, con Rivera a la cabeza. Al menos dos concejalas que habían anunciado su intención de dimitir, en Burgos y en Salamanca, han podido dar marcha atrás una vez conocieron que el candidato será Igea y no la exdirigiente del PP. Del lado contrario, a última hora de la tarde se conoció la dimisión del secretario autonómico de Comunicación de Ciudadanos en Castilla y León, Pablo Yáñez, después de “avalar, apoyar y defender” a Clemente en las primarias.

Con el partido embarcado en medio de la precampaña y en pleno lanzamiento de la candidatura de Rivera, Villegas intentó echar tierra al asunto. Aseguró que lo ocurrido se hubiese detectado aunque Igea no hubiese planteado una reclamación a la Comisión de Garantías, pero lo cierto es que este organismo no se ocupó del asunto hasta que el aspirante inicialmente derrotado llamó la atención de los órganos de control acerca de la incongruencia de los datos de la votación: los votos recibidos por los candidatos sumaban más que la cifra de sufragios emitidos. En la misma línea, Rivera, en una entrevista en el Telediario de TVE, rehuyó responder a las preguntas sobre lo ocurrido.

Sospecha de anomalías sin explicar

Durante el fin de semana Igea extendió sus sospechas a otras anomalías, como la existencia de patrones anormales en relación con la hora de votación y la IP —el número que identifica el ordenador desde el que se ha votado— de los sufragios. Dos aspectos sobre los que Villegas no ha ofrecido ninguna explicación.

El número dos de Rivera excusó su falta de respuesta a las preguntas de los periodistas diciendo no tener más información. “Lo que se saber ahora es lo que he pasado”, afirmó en rueda de prensa. “Es el informe que me ha trasladado la Comisión de Garantías: hay 82 votos que se declaran nulos porque el sistema no ha podido adjudicarlos a un emisor y por lo tanto se declaran nulos”. Villegas describió lo ocurrido como si se tratase de un error del sistema, intentó restarle trascendencia y lo calificó de “incidencia”. De hecho, fuente del partido aseguran que ya ha pasado otras veces, aunque sin consecuencias sobre el resultado final.

En la formación naranja no quieren hablar tampoco de la apertura de una investigación, como reclaman ya algunas voces en Castilla y León, que piden además que se depuren responsabilidades. “Se harán lógicamente las comprobaciones ulteriores a ver qué ha pasado”, fue todo lo que dijo Villegas. “Se harán las comprobaciones que lógicamente se tengan que hacer“, repitió después, “incluso para mejorar y que el sistema sea aun más robusto de lo que es. Pero estamos orgullosos” de cómo se ha resuelto todo. Nada sobre quién auditará lo ocurrido y cuándo está previsto hacer públicas las conclusiones.

Ni una palabra sobre la sospecha de que alguien ha intentado manipular las primarias. Ni una explicación de por qué la “incidencia” sólo generó votos a favor de Clemente. Los 82 votos del "error" informático fueron para ella y ninguno para su oponente. Ni una referencia a la posibilidad de que alguien asuma responsabilidades. Todo lo más que Villegas estuvo dispuesto a aceptar fue la existencia de un “error humano” cometido el sábado pero no al contabilizar los votos sino al hacer pública el acta de la votación sin haber hecho las comprobaciones oportunas. Algo que trató de disculpar haciendo referencia a “la acumulación” de procesos de primarias “y a la premura” con la que se hicieron públicos los resultados.

Las votaciones de primarias en Ciudadanos se llevan a cabo por medios telemáticos, igual que en Podemos. En el caso de Cs, los militantes tuvieron acceso a la web de votaciones durante 24 horas: desde las 10 de la mañana del viernes hasta la misma hora del sábado. El procedimiento, según fuentes de la formación naranja, utiliza certificados digitales expedidos por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) y un proceso de validación horaria a través de este mismo organismo que teóricamente encripta el voto y lo identifica con un número que después envía al votante para que este pueda comprobar de forma anónima que su sufragio ha sido contabilizado. En algún punto de este proceso se gestaron 82 votos decisivos que, según Villegas, no fueron emitidos por militantes.

Pero aparentemente Ciudadanos no sabe qué falló. A pesar de lo cual Villegas intentó tranquilizar a los afiliados del partido subrayando que la evidencia de que algo no era correcto estaba en el acta emitida por el propio sistema de votación, lo que en su opinión supone una garantía de limpieza.

  CIUDADANOS NO RESPONDE

infoLibre planteó a Ciudadanos varias preguntas sobre este asunto pero no obtuvo respuesta. Las preguntas que el partido de Albert Rivera no ha respondido son las siguientes:

1. ¿Ciudadanos descarta absolutamente una intervención humana en la generación de los votos anulados?

2. Si es así, ¿cómo está seguro el partido de que no ha habido intervención humana?

3. ¿Cómo explica que la “incidencia” del sistema sólo haya beneficiado a la candidata apoyada por Rivera?

4. ¿Se va a abrir una investigación? ¿Quién la va a dirigir?

5. ¿Se van a tomar medidas para que esto no se repita?

6. ¿Va a asumir alguien responsabilidades por lo ocurrido?

Las primarias de Cs que acabaron en pucherazo las gestionó el equipo de Rivera sin utilizar una empresa externa

Las primarias de Cs que acabaron en pucherazo las gestionó el equipo de Rivera sin utilizar una empresa externa

Más sobre este tema
stats