Pucherazo en Ciudadanos

Las primarias de Cs que acabaron en pucherazo las gestionó el equipo de Rivera sin utilizar una empresa externa

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en una declaración sin preguntas en un acto en Pamplona (Navarra).

Fernando Varela

Las primarias de Ciudadanos para elegir al candidato a la Presidencia de Castilla y León en las que alguien intentó hacer pasar por buenos 82 votos falsos que favorecían a la aspirante de Albert Rivera fueron gestionadas íntegramente por “departamentos técnicos” del partido y no por una empresa externa, como venía siendo habitual hasta el año pasado.

Fuentes de la formación naranja explicaron a preguntas de infoLibre que Ciudadanos “finalizó su relación comercial” con Monomio Media SL, la empresa que durante años se ocupó de las primarias, “el pasado 2018”. Desde entonces “la gestión del proceso de primarias se ha efectuado desde el propio partido”. Las mismas fuentes no precisaron si el voto telemático de las primarias andaluzas ya fue contabilizado directamente por Ciudadanos o todavía fue gestionado por Monomio Media.

Ciudadanos tampoco ha precisado de qué área de responsabilidad política de la Ejecutiva depende el departamento técnico que gestiona el voto telemático que está bajo sospecha desde que la Comisión de Garantías del partido se viese obligada a anular la victoria de la candidata de Rivera y dar como ganador al aspirante de las bases del partido en Castilla y León.

La intervención de Monomio Media SL había sido cuestionada en el pasado en diferentes ocasiones por afiliados de Ciudadanos que consideran el sistema de votación poco seguro. Es el caso de Miguel Ángel Berzal, concejal del partido en Pozuelo. Y de una diputada de Cs, María del Carmen Prieto, que acabó expulsada del partido en la anterior legislatura andaluza después de denunciar lo mismo en marzo de 2017. Exactamente igual que hizo en su día la entonces eurodiputada naranja Carolina Punset, según la cual el voto telemático “podía ser manipulado”.

Las sospechas sobre el procedimiento no hacen sino aumentar mientras el partido guarda silencio. Especialmente después de que se haya sabido que los 82 votos anulados que dieron inicialmente la victoria a Silvia Clemente, el fichaje del PP apadrinado por Rivera, fueron contabilizados en dos oleadas: a primera hora de la madrugada y cuando faltaban apenas minutos para que terminase el plazo para votar. Es decir, durante la noche del viernes al sábado, cuando paradójicamente —como corresponde a la hora— no entraron apenas votos para su rival, el diputado en el Congreso Francisco Igea. Eso es, al menos, lo que se desprende de los documentos publicados por ElConfidencial.com.

A pesar de ello, Ciudadanos no aclara lo ocurrido. El partido trasladó a Barcelona la rueda de prensa que sigue a la reunión semanal de la Ejecutiva naranja y en ella su portavoz, Inés Arrimadas, evitó dar explicaciones sobre quién está detrás de lo ocurrido. En vez de eso repitió hasta en tres ocasiones que Ciudadanos está “muy orgulloso” de los “300 procesos de primarias” que ha realizado desde su fundación. “Y si en algún caso se detecta que hay algún error, hay un organismo independiente preparado para corregir ese error”. Y tampoco quiso explicar si la dimisión del responsable de Comunicación del partido en Castilla y León, una de las personas que promovió el fichaje de Silvia Clemente, guarda relación con su supuesta responsabilidad en la fabricación de los votos fraudulentos.

Albert Rivera, en contra de lo que suele ser habitual, no respondió este martes a los periodistas durante su desplazamiento a Pamplona para firmar un acuerdo electoral con UPN y se limitó a hacer una declaración sin preguntas.

La única información que ofreció Ciudadanos sobre este asunto fue un comunicado de la Comisión de Garantías en relación con las sospechas sobre las primarias que les han trasladado los candidatos perdedores de Murcia y Madrid, en ambos casos para negar cualquier irregularidad.

La nota asegura que el partido ha trasladado a ambos “toda la información” sobre el proceso de votación “exceptuando aquello sujeto a la Ley de Protección de Datos”, pero no precisa si eso incluye las horas de votación y las IP desde las que se votó.

La Comisión de Garantías afirma no haber recibido “ningún tipo de denuncia ni queja” y asegura que no se produjo “ninguna incidencia” en ambas votaciones.

El origen de este prounciamiento está en las sospechas expresadas por la mañana por los perdedores de las primarias en Madrid y Murcia. Juan Carlos Bermejo, el afiliado de Las Rozas que perdió las primarias a la Presidencia de la Comunidad de Madrid frente al aspirante del aparato, Ignacio Aguado, había solicitado a la Comisión de Garantías y Valores del partido que le enviase todos los votos emitidos, así como las horas a las que se realizaron y la IP de los ordenadores desde los que se efectuaron las votaciones porque "sospecha" de la victoria de su rival.

Sospechas

En declaraciones a la cadena SER, Bermejo se mostró extrañado de haber obtenido una diferencia de votos “tan grande” porque llevaba tres meses haciendo campaña con un despliegue “importante”. “Nos pareció sospechoso, porque quisieron dar una sensación de aplastamiento y que no hubiera dudas de que en Madrid había cierta división. Esto ha podido ocurrir en las demás comunidades autónomas, no sólo en Valladolid”, sostiene.

Bermejo explicó que la Comisión de Garantías le envió en un primer momento datos “incompletos” de las votaciones, sin el desglose de cómo se fueron produciendo las votaciones “al minuto”, algo que considera vital para “detectar posibles anomalías”.

El candidato derrotado aseguró querer volver a denunciar ante la Comisión de Garantías a Aguado por saltarse la jornada de reflexión. Si consigue demostrar que hubo “evidencias claras de la vulneración de las normas”, añadió, no dudará en llevar este asunto a los tribunales.

Bermejo asegura que, tal y como propuso hace tiempo, sin ningún éxito, uno de los miembros del Consejo General de Ciudadanos, Miguel Ángel Berzal, la votación telemática ofrecería más garantías si incluyera una validación a través del móvil. “Pero no ha sido así y el sistema ha sido craqueado y vulnerado y ahora están en tela de juicio”, lamentó.

En el caso de Murcia, el que recurrió a la Comisión de Garantías es Leonardo Pérez, en demanda de un informe de las votaciones para descartar posibles irregularidades, informa Europa Press.

Isabel Franco ganó la votación, según el recuento telemático, y se convirtió en candidata de Ciudadanos a la Presidencia de la Comunidad tras obtener 599 votos (el 63% del total), mientras que la candidatura de Leonardo Pérez quedó en segundo lugar con 237 votos.

El perdedor tiene dudas sobre la limpieza del proceso a la vista no sólo de lo ocurrido en Castilla y León sino de algunas cosas “extrañas” sucedidas en Murcia. Para descartar cualquier manipulación el candidato derrotado quiere tener acceso a la direcciones IP de los votos, y saber así si se emitieron desde el mismo ordenador. También pidió a la Comisión de Garantías y Valores que le explique el código que hay en los certificados de voto para saber a qué corresponde, así como que aclare el retraso sufrido en la resolución de la votación.

El que ya parece haberse dado por satisfecho es Francisco Igea, después de que la anulación de 82 sufragios —que favorecían a su rival y que nadie en Ciudadanos ha podido todavía explicar cómo entraron en el recuento— le diese la candidatura a la Presidencia de Castilla y León.

Contra toda evidencia —su rival tenía el apoyo expreso de Albert Rivera y del aparato del partido—, Igea negó este martes que el liderazgo del presidente de Ciudadanos se haya visto resentido por las irregularidades que se han registrado en las primarias a la comunidad.

En declaraciones a RNE, el ya candidato naranja por Castilla y León se mostró convencido de que “los encargados de sistemas analizarán lo ocurrido y se actuará en consecuencia”. En línea con la posición oficial del partido, Igea defendió que lo ocurrido demuestra “que el partido funciona y que el sistema de justicia interno es rápido y eficaz. Se ha resuelto en menos de 24 horas”, zanjó.

Los que sí aprovecharon para arremeter contra Ciudadanos fueron sus rivales en las elecciones. El presidente del PP y candidato a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, recordó a Cs que “lo que mal empieza peor acaba”, en referencia al fichaje de Silvia Clemente. y pidió que el partido naranja llegue “hasta el final” para aclarar lo sucedido. El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, criticó que el “transfuguismo”, los “tongos” y los “pucherazos” sean las “recetas” de Albert Rivera para la regeneración democrática de España y se preguntó cómo pueden los españoles confiar en alguien que no es fiable “ni dentro ni fuera de su partido”.

Un centenar de militantes y cargos de Ciudadanos amenazan con una querella si el partido no aclara el pucherazo

Un centenar de militantes y cargos de Ciudadanos amenazan con una querella si el partido no aclara el pucherazo

Más sobre este tema
stats