La portada de mañana
Ver
La derecha apoya en Irlanda y Noruega el Estado palestino mientras PP y Vox lo censuran en España

Una descoordinación judicial facilita la fuga de España del líder de la mafia que amenaza a la heredera de Holanda

La Policía Nacional detiene a Karim Bouyakhrichan.

Karim Bouyakhrichan, presunto cabecilla de la conocida como Mocro Maffia, fugado ahora de la justicia, cumplió por última vez el pasado 1 de abril con la medida cautelar de comparecer ante un juzgado impuesta por la Audiencia de Málaga tras su puesta en libertad con fianza de 50.000 euros en relación con la causa que le investiga por blanqueo y otros delitos.

Así lo han informado desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y recoge Europa Press, precisando que este investigado ha estado firmando fuera de Marbella en relación con esta causa "y se notificaban al Juzgado número 4 de Marbella unos días después", precisando que "la última firma recibida correspondió a la del 1 de abril". Al respecto, estas fuentes han indicado que el día 15 de este mes "debía firmar nuevamente" este investigado "y aún puede llegar la notificación desde el lugar donde lo haya hecho", han apuntado.

Dicho juzgado investiga a este hombre en una causa por blanqueo, tráfico de drogas, organización criminal y banda armada. Tras ser detenido este pasado mes de enero, el juzgado de instrucción acordó la prisión provisional comunicada sin fianza del investigado al apreciar la existencia de riesgo de fuga.

La defensa presentó un recurso solicitando su puesta en libertad y la Fiscalía se opuso a dicho recurso, pidiendo que su desestimación y el mantenimiento de la medida acordada en el auto apelado; es decir, instando a que se mantuviera en prisión. En un auto fechado el 22 de febrero de este año, la Audiencia de Málaga, tras una vista en la que compareció el investigado, asistido por un letrado, y las partes expusieron sus argumentos, acordó su puesta en libertad con medidas cautelares, como el pago de una fianza de 50.000 euros.

También se incluyó la obligación apud acta de comparecer ante el juzgado de su domicilio, o el que instruya o conozca de la causa cada 15 días, la retirada del pasaporte, con prohibición de salida del territorio nacional, así como la designación de domicilio y deber de facilitar un teléfono de contacto directo entre el investigado recurrente y las autoridades judiciales.

Sí existe riesgo de fuga

En dicho auto, consultado por Europa Press, el Tribunal de Málaga señala que "en contra de lo que se alega en el recurso, sí que existe riesgo de fuga"; pero considera, poco más de un mes después, que "los fines perseguidos cuando se adoptó la medida de prisión -riesgo de fuga-, también pueden conseguirse con otras medidas aseguratorias menos gravosas", como son las medidas cautelares ya mencionadas.

Al respecto, los magistrados de Málaga apuntan que no consta que el investigado tenga bienes raíces en España, "en donde ha venido viviendo en una casa propiedad de su esposa"; aunque esta "manifestó que ella vive en Dubai y que solo viene a Marbella de vez en cuando". A esto se suma que el tipo básico del delito de blanqueo de capitales "prevé pena de hasta seis años de prisión".

Pero, tras analizar "las notas de excepcionalidad y subsidiariedad" que caracterizan a la medida de prisión, "y en general a toda limitación de derechos fundamentales", recuerdan que cualquier medida restrictiva de tales derechos "exige la estricta observancia del principio de proporcionalidad" y estiman la existencia de otras medidas "menos gravosas", como la imposición de la fianza, entre otras.

Indicios de blanqueo

La Audiencia de Málaga rechaza el resto de argumentos del recurso de la defensa del investigado, como la supuesta falta de indicios racionales para la medida de prisión, ya que, según la resolución, de los informes remitidos al juzgado y del resultado obtenido en las diferentes entradas y registros "se revelan indicios de su participación en el delito de blanqueo que se le imputa".

La Sala de Málaga también indicó que "no cabe apreciar la vulneración de derechos fundamentales a los que se hace alusión por el recurrente", ni tampoco vio vulneración del derecho fundamental al juez predeterminado; apuntando, además, que en el momento de la detención fue informado de los derechos y no estima que hubiese agravio comparativo, "pues no cabe apreciar discriminación en situaciones de ilegalidad".

En enero, la Policía Nacional detalló en una rueda de prensa en el complejo policial de Canillas (Madrid) de la operación con la que habían golpeado a una estructura de la Mocro Maffia en la Costa del Sol y llegó a bloquear 172 propiedades valoradas en 50 millones de euros y cerca de tres millones en cuentas bancarias.

Los responsables de la UDEF se felicitaron entonces por arrestar tras años de investigación a un "objetivo prioritario", ya que las diferentes ramas de Mocro Maffia están detrás de numerosas operaciones de narcotráfico, ajustes de cuentas y de las amenazas contra la Casa Real holandesa y, en concreto, contra la princesa heredera al trono, Catalina Amalia de Orange.

El Gobierno califica de "preocupante" esta fuga

El ministro de Presidencia y Justicia, Félix Bolaños, ha calificado de "preocupante" la fuga del líder de la Mocro Maffia. "Es una noticia preocupante, así la valoramos", ha señalado Bolaños a preguntas de la prensa en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, añadiendo que no podía entrar en detalles sobre ninguna resolución judicial.

Bolaños ha dicho que su deseo es que "cuanto antes" las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado lo vuelvan a poner a disposición judicial y ha recordado que las autoridades judiciales españolas, de hecho, "ya han dictado una orden de búsqueda" sobre Karim Bouyakhrichan.

La Fiscalía de Países Bajos muestra su extrañeza por la decisión judicial española

“Hay que matar a ese perro”: sicarios polacos y antillanos asesinaron al periodista De Vries para un capo marroquí

“Hay que matar a ese perro”: sicarios polacos y antillanos asesinaron al periodista De Vries para un capo marroquí

Por su parte, la Fiscalía de Países Bajos ha mostrado su extrañeza por la decisión de los jueces españoles de dejar en libertad provisional a Karim Bouyakhrichan. "No sabemos qué sucedió", han indicado este martes desde la Fiscalía holandesa. "El juez español determinó que, de ser liberado, sería puesto en prisión preventiva por el caso holandés", han añadido, en referencia a que en su país es reclamado al ser considerado "sospechoso de tráfico de drogas a gran escala".

En un comunicado remitido a Europa Press, la Fiscalía de Países Bajos destaca la buena relación con las autoridades españolas y que mantiene su intención de procesar al arrestado en España en enero en una operación de la Policía Nacional.

El Ministerio Público holandés dice que presentó una solicitud de entrega en cuanto fue informada de la detención y se remite a las explicaciones que pueda dar el tribunal español. Además, recuerda que "actualmente están esperando una decisión sobre la solicitud de extradición". "Nuestra experiencia con el sistema de justicia español es que esta cooperación es en general buena; cada año se entregan decenas de sospechosos", han puntualizado.

Más sobre este tema
stats