Parlamento Europeo

La dimisión de Marina Albiol tras denunciar acosos laborales desvela la guerra interna de IU en Bruselas

La portavoz de IU en el Parlamento Europeo hasta este jueves, Marina Albiol.

La delegación de IU en el Parlamento Europeo estalla. Este jueves, la federación de izquierdas amaneció con la noticia de la dimisión de Marina Albiol de su cargo de portavoz de IU en el Parlamento Europeo, una renuncia que la propia Albiol achacó –según una carta publicada por eldiario.es– a la supuesta inacción de la dirección liderada por Alberto Garzón ante varios casos de "acoso" de eurodiputados a trabajadores. La cúpula de IU niega haber tolerado estos supuestos abusos y asegura no comprender los motivos por los que Albiol dimite, pero lo cierto es que el cese de la dirigente –que mantendrá su acta de europarlamentaria– no es más que el último síntoma de la tensión existente en la delegación de IU en Bruselas, un ambiente que fuentes consultadas por infoLibre califican de "destructivo".

IU está representada en el Parlamento Europeo por cuatro eurodiputados: Paloma López, Javier Couso, Ángela Vallina y la propia Albiol, que ejerce como portavoz desde 2014 tras la dimisión de quien fue número uno de la federación en las últimas elecciones europeas, Willy Meyer, tras conocerse que mantenía un plan de pensiones en una sicav al igual que decenas de otros eurodiputados españoles. La parlamentaria ha ocupado el puesto hasta este jueves, cuando denunció que la dirección de Garzón no ha impuesto "ningún tipo de sanción" ante "el acoso laboral, moral y físico que estaban sufriendo" algunos de los trabajadores y asistentes de la delegación de IU en el Parlamento Europeo "por parte de eurodiputados/as".

Albiol no ha ofrecido detalles sobre estos episodios y se ha limitado a criticar que IU únicamente haya instado "a los trabajadores a continuar trabajando con estas personas" al conocer los hechos. La dirección de Garzón, por su parte, niega la mayor y asegura que "como dirección se ha intervenido en el día a día de la delegación y se ha intentado resolver los problemas con la cautela y seriedad que corresponde". El problema es que, más allá de los dos casos de supuesto acoso, el mal ambiente es la tónica habitual de trabajo en el grupo de IU en el Parlamento Europeo, y las fuentes consultadas atestiguan que los problemas trascienden las diferencias de estrategia política que mantienen los cuatro eurodiputados.

En su carta, Albiol se refiere a "las dos comunicaciones firmadas por varios trabajadores de la delegación" para denunciar el "acoso laboral, moral y físico que estaban sufriendo por parte de eurodiputados/as". El primero de estos dos episodios, según confirman fuentes de la dirección federal de IU, tuvo lugar antes del verano, y la respuesta desde Madrid fue reunirse tanto con los trabajadores como con los parlamentarios para mediar. La segunda de las denuncias de los trabajadores tuvo lugar, según estas mismas fuentes, el pasado lunes, y está previsto tratarla en la reunión de la ejecutiva de IU del próximo lunes.

En lo relativo al primero de los casos "se abrió una comisión de investigación y terminamos el curso político bien, tranquilos", explican fuentes de la dirección federal de IU. Y con respecto al segundo, la federación explicó en un comunicado hecho público este jueves que comenzó a tratarlo "desde el momento" en el que tuvo conocimiento del mismo, el pasado lunes. "Pero dada la naturaleza del caso, en apenas tres días resulta imposible abordarlo por completo y con la seriedad que requiere", apunta dicho comunicado. Fuentes de la dirección de IU aseguran, además, que aún no han podido recabar datos concretos sobre este eventual acoso, aunque aseguran que no tolerarán ninguna práctica de esta índole en la delegación.

Ni el escrito ni las fuentes de la dirección federal consultadas por infoLibre se muestran dispuestos a ofrecer detalles sobre los parlamentarios supuestamente involucrados en estos episodios, aunque algunos dirigentes consultados apuntan dos nombres: el de Javier Couso, en el primer problema, y el de Ángela Vallina, en el segundo. "Hay una situación complicada en la delegación, eso es innegable", admiten fuentes de IU, que no obstante denuncian que Albiol "no ha tratado de mediar" entre los eurodiputados y los trabajadores e incluso la acusan de haber echado gasolina al fuego en los conflictos. De hecho, en lo que todas las fuentes consultadas parecen coincidir es en que la crisis en la delegación de IU en el Parlamento Europeo trasciende las meras diferencias estratégicas. "Tienen una guerra interna muy destructiva, y el mal ambiente va más allá del trasfondo político", sostienen fuentes parlamentarias.

La sustitución de Willy Meyer

Los problemas se remontan al mismo 2014, cuando se constituyó la delegación de IU en Bruselas tras las elecciones. Y tienen como detonante el ascenso de Albiol a la portavocía de la federación en Europa tras la dimisión de Willy Meyer, que se vio obligado a renunciar por su relación con el escándalo de la sicav de los eurodiputados. Para una parte de la organización, la europarlamentaria promovió en su beneficio el cese del dirigente en lugar de tratar de defenderlo, y el mal ambiente se apoderó de la delegación desde el primer momento. Otras fuentes explican, además, que la reorganización del grupo promovida por Albiol tras tomar las riendas tampoco gustó en algunos sectores.

Las diferencias entre los eurodiputados se vieron agravadas por el debate suscitado en IU a raíz de la aparición de Podemos y, especialmente, con respecto a la confluencia con el partido morado a partir de 2016. Los diferentes puntos de vista sobre la relación que debía tener la federación con la formación de Pablo Iglesias partieron en dos a la delegación de IU en Bruselas: mientras Albiol y Couso apoyaron a Garzón en su ascenso al liderazgo de IU, Paloma López encabezó la candidatura crítica con el actual coordinador y se mostró partidaria de reforzar la marca IU limitando la colaboración con Podemos, una posición que apoyaba también Ángela Vallina.

Pero ni siquiera esa división en dos bloques se mantuvo mucho tiempo. En diciembre del año pasado, Couso decidía darse de baja de IU, y aunque los motivos no trascendieron, lo cierto es que la relación del eurodiputado con Albiol es mucho más fría al menos desde entonces. De hecho, algunas de las fuentes consultadas apuntan que algunas de las acciones y actitudes de Couso han supuesto focos de tensión en la delegación, y ponen como ejemplo el viaje del eurodiputado en julio de 2016 a Siria para entrevistarse con el presidente sirio Bachar Al Asad. No obstante, otras sostienen que las diferencias políticas de Couso con algunas de sus compañeras de bancada no le han impedido trabajar con normalidad junto a ellas en el Parlamento Europeo.

El agravamiento de la crisis con la dimisión de Albiol como portavoz, se produce a poco más de siete meses de unas elecciones en las que IU concurrirá en coalición con Podemos y Equo, pero para las que aún no hay una lista cerrada. En los próximos meses, la federación tendrá que negociar los puestos que le corresponderán en la plancha, y de momento se desconoce si alguno de los cuatro eurodiputados de la federación tratará de revalidar su cargo como parlamentario.

Albiol lanza un vídeo en el que esconde que es del PP para competir por la Alcadía de Badalona

Albiol lanza un vídeo en el que esconde que es del PP para competir por la Alcadía de Badalona

Más sobre este tema
stats