El futuro de la izquierda

Dirigentes críticos con Garzón y cercanos a Lara perfilan una tercera lista para optar a liderar IU

Cayo Lara, con los números uno y dos de la lista europea de IU, Willy Meyer y Paloma López, este 26 de mayo.

Los diferentes sectores de IU se movilizan de cara a su próxima Asamblea Federal, en la que la organización renovará su cúpula y también sustituirá a su actual coordinador federal, Cayo Lara. Por ahora, hay dos sectores que han hecho oficial que presentarán su candidatura: el mayoritario, encabezado por el actual líder parlamentario de IU, Alberto Garzón, e Izquierda Abierta, el partido de Gaspar Llamazares. No obstante, según ha podido saber infoLibre, hay una tercera corriente que se está planteando postularse en la Asamblea: la que se articula en torno a la Declaración de Zamora, un documento crítico con Garzón que se hizo público en febrero y que reúne a dirigentes como la eurodiputada Paloma López o el secretario de Economía de IU, José Antonio García Rubio.

La XI Asamblea Federal de IU se celebrará, de no producise una repetición de las elecciones generales, los días 4 y 5 de junio. En ella está previsto renovar los principales órganos de dirección federales de la organización y también al coordinador federal, un puesto para el que Garzón es el claro favorito. El debate girará, fundamentalmente, en torno al modo en que debe de organizarse internamente IU en el futuro y a la relación que debe mantener con Podemos.

Esos son los dos temas que mayores discrepancias generan y en torno a los cuáles se articulan las tres diferentes candidaturas. Garzón –que anunció este mismo miércoles su candidatura para liderar IU– aboga por reformar de arriba a abajo la organización, y no descarta que los cambios alcancen a sus órganos e incluso a su marca. Izquierda Abierta –que comunicó el martes que sus candidatos serán la periodista Teresa Aranguren y Tasio Oliver, alcalde de Castilleja de Guzmán (Sevilla)–, por el contrario, es de la opinión de que IU aún tiene recorrido y no necesita caminar hacia un modelo totalmente nuevo, aunque sí introducir cambios organizativos.

Pero todo apunta a que existirá una tercera lista en liza. Varios dirigentes –entre los cuales se encuentran algunos de los más cercanos a Lara– firmaron el pasado mes de febrero la conocida como Declaración de Zamora, un documento que cargaba contra el "proceso de deconstrucción de la marca Izquierda Unida" y la supuesta "obsesión por Podemos" de Garzón. "Nuestros malos resultados hubieran sido peores sin las siglas de IU", plantea este documento, que asegura que la marca es "un patrimonio político de primera importancia", en referencia al posible cambio de nombre de la federación tras su Asamblea. 

Varias fuentes confirman que algunos de los firmantes de la Declaración de Zamora están preparando una candidatura que estaría apoyada por dirigentes como el alcalde de esa ciudad, Paco Guarido; el secretario de Economía, José Antonio García Rubio; o la eurodiputada Paloma López. De hecho, fuentes de esta eventual lista sostienen que López sería la candidata idónea para liderarla, si bien la eurodiputada, a preguntas de infoLibre, asegura que "inicialmente" no tiene "interés" en encabezar la candidatura.

López no descarta concurrir

No obstante, López no descarta postularse a liderar IU si, finalmente, el sistema de elección de los cargos en la Asamblea Federal no se hace en clave mayoritaria. La intención de la mayoría liderada por Garzón es aprobar el próximo 10 de abril un reglamento en el que se deja claro que, por primera vez en el partido, el Consejo Político Federal –el máximo órgano entre asambleas de IU, que será quien posteriormente escoja al coordinador federal– será elegido mediante sufragio universal. No obstante, aún no está decidido si el proceso se desarrollará con listas cerradas y bloqueadas, algo que preocupa a los sectores minoritarios, que temen quedarse sin representación en los órganos de dirección.

Fuentes de la eventual tercera lista no descartan terminar llegando a un acuerdo con Izquierda Abierta para presentar una candidatura conjunta encabezada por Paloma López y Tasio Oliver. Este último, sin embargo, se muestra reacio a anticipar acontecimientos. "Nosotros vamos a hablar con todo el mundo, y tenemos hasta mayo para hacerlo", señala Oliver, en referencia a la fecha límite para presentar listas al Consejo Político Federal, el órgano que será el encargado de escoger al nuevo coordinador.

Sin embargo, fuentes del partido de Llamazares se muestran cautas y señalan que el modelo organizativo que plantean –que incluye, por ejemplo, incluir en los estatutos el sufragio universal obligatorio para escoger a los dirigentes o la existencia de dos coportavoces– puede casar difícilmente con algunos de los apoyos de la candidatura estructurada en torno a la Declaración de Zamora. Entre estos apoyos, sostienen fuentes conocedoras de la situación interna, se encontrarían dirigentes como Willy Meyer o Manuel Fuentes, cercanos a Lara, pero no el propio coordinador federal, que no obstante estaría recibiendo "presiones" –según estas fuentes– para apoyar expresamente esta candidatura.

La reunión del Consejo Político Federal que se celebró a principios de febrero hizo patentes las diferencias que mantienen Lara y Garzón sobre el futuro de IU. El actual coordinador federal apostó entonces por tratar de formar grupo parlamentario en el Congreso con los dos diputados de IU-Unidad Popular sumados a los otros dos encuadrados en En Comú Podem y En Marea, que están en el grupo de Podemos. Garzón, por el contrario, calificó de "grave irresponsabilidad" esta idea y pidió no "entrar al trapo de quienes quieren romper la organización".

Diferentes actitudes sobre Podemos

El choque de ambos dirigentes no hizo sino reflejar los dos diferentes modelos organizativos que plantean. Y es que Garzón –cuyos partidarios son ahora mismo mayoría– quiere que la Asamblea Federal del próximo junio sea sólo el primer paso de un cambio radical de IU, que podría afectar a sus siglas pero que fundamentalmente pretende abrir la federación a otras organizaciones y colectivos y construir unas estructuras de dirección "más ágiles" en la toma de decisiones. Se trataría de conformar un nuevo proyecto que sucediera a IU, pero sin hacer borrón y cuenta nueva con la organización.

El actual líder de IU-UP en el Congreso, además, es partidario de volver a intentar confluir con Podemos en otros procesos electorales, aunque hace unas semanas criticó en un documento titulado Apuntes para repensar la izquierda en España a aquellos dirigentes de IU "deslumbrados" por el partido morado. No obstante, Garzón también acusó a parte de su organización de tener una actitud "neocarrillista" que propone refugiarse en "un marxismo fosilizado y fetichista", una crítica que ya vertió el pasado mes de enero en una reunión a puerta cerrada de la dirección, a cuyo contenido tuvo acceso infoLibre. Entonces, el diputado aseguró que no colaborar con Podemos implicaría "irse a una especie de refugio del 1%".

La actitud de las otras dos candidaturas con respecto a Podemos es mucho más reacia. En la presentación de la lista de Izquierda Abierta, tanto Tasio Oliver como Teresa Aranguren criticaron la actitud que mantuvo Garzón en los meses previos a las elecciones generales con respecto al partido morado, que la candidata calificó de "a veces mendicante". Para el cabeza de la lista del partido de Llamazares, IU pecó de “complejo de inferioridad” y “obsesión” por la confluencia con Podemos.

Los firmantes de la Declaración de Zamora, por su parte, manifestaban en el documento que dentro de IU se produjo "un deslumbramiento por Podemos", una formación a la que acusaron de tener un discurso "absolutamente viejo" por "romper con el eje izquierda-derecha en beneficio de arriba-abajo, lo 'viejo” y lo “nuevo'" y "vaciar de contenido los conceptos o tergiversar los significados, y obviar en todos los discursos el mundo del trabajo y la lucha de clases". Los dirigentes que la suscribieron, no obstante, no se negaban a colaborar con otras fuerzas, pero eso sí, "desde la visibilidad política y la identidad de cada uno".

IU rechaza cualquier acuerdo con el PSOE si Ciudadanos está en la misma mesa

IU rechaza cualquier acuerdo con el PSOE si Ciudadanos está en la misma mesa

Más sobre este tema
stats