LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El PP hace bandera de la investigación parlamentaria por contratos del covid tras bloquearla donde gobierna

Fútbol

El fútbol español: en la Champions del despilfarro de las ayudas públicas

El presidente madrileño, Ignacio González, junto al presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo

¿A qué empresa se le permite tener deudas con Hacienda, recibir subvenciones públicas, ayudas directas, recalificaciones de terrenos e incluso se le alquila el lugar de trabajo a un precio ínfimo, pero además es deficitaria y sus trabajadores son los mejor pagados del mundo?

Sin duda, se trata de los equipos de fútbol españoles, empresas privadas que todavía hoy, y pese a la taxativa prohibición de la Unión Europea, reciben ayudas directas de los ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas

Para sortear la limitación de la normativa europea, los equipos de fútbol españoles han creado una fórmula que permite eludir el control comunitario. Poner en marcha fundaciones, que son las que reciben las subvenciones de las administraciones públicas. Además, los propios poderes públicos han ayudado a la picaresca de los dirigentes de las sociedades anónimas deportivas, concediendo las ayudas mediante empresas de capital público y no directamente desde la Administración.

3.573 millones de deuda

Pero pese a esta lluvia de millones de euros públicos, los equipos españoles, sean sociedades anónimas o no, siguen manteniendo elevadas deudas. El pasivo global se fijó recientemente para la temporada 2012-2013 en 3.573 millones, un 5,3% menos que el ejercicio anterior. Sólo las deudas con Hacienda de los equipos que son sociedades anónimas superan los 500 millones.

El endeudamiento de los equipos del fútbol español se ha incrementado pese a que en 1992 se aprobó la denominada ley del fútbol, mediante la cual se obligaba a los equipos deficitarios a convertirse en sociedades anónimas deportivas. El resto –Real Madrid, FC Barcelona, Osasuna y Athletic de Bilbao– pudieron mantener su estatus de clubes, controlados por los socios.

"La deuda de todos los equipos antes de la Ley del Deporte rondaba los 170 millones, una cantidad que un equipo de Segunda División, el Real Zaragoza, tenía hace cuatro años antes del concurso de acreedores", comenta José Ángel Zalba, expresidente del Real Zaragoza. Bajo su mandato, el equipo maño creó una ciudad deportiva, logrando ser subcampeón de Liga y de Copa. 

Ley del fútbol

En 1992 dejó la presidencia del Real Zaragoza, que se había clasificado para la competición europea de la UEFA. "Hay una diferencia enorme entre un club y una sociedad anónima deportiva. En el caso de una decisión de una administración pública que favorece a una sociedad anómina, al final el beneficiado es el empresario. Por ejemplo, los dos equipos de Madrid; no es lo mismo recalificar el estadio a los socios del Real Madrid que hacerlo a la familia Gil y a Enrique Cerezo", destaca Zalba, que es presidente de la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE), que incluye a asociaciones de pequeños accionistas de equipos como el Atlético de Madrid, Sevilla, Real Sociedad, Espanyol, Valencia, Betis o Sporting de Gijón.

Esta semana, un juez de Madrid permitió que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) acordara el descenso administrativo del Real Murcia. El equipo pimentonero no cumplió las ratios de déficit exigidos. El principal accionista del club, el empresario Jesús Samper, mantiene una deuda cifrada en unos 30 millones.

Imputados en Murcia

Pero este pasivo se produce después de que el Ayuntamiento de Murcia adjudicara al propio Samper la construcción de un nuevo campo de fútbol. La expansión urbanística de Murcia por el norte, con la recalificación de suelos rústicos para levantar 20.000 viviendas, el nuevo estadio de La Condomina, un campo de golf y varios centros comerciales, favoreció a determinados empresarios que según la Fiscalía pudieron haber pagado comisiones ilegales a algunos políticos y técnicos del Ayuntamiento murciano.

Por este caso están imputados el propio Samper y el alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara (PP). La ciudad de Murcia cuenta ahora con un estadio moderno, con una capacidad para 31.500 personas que podría albergar partidos internacionales. Aunque la asistencia media de los aficionados del Real Murcia en la pasada campaña, en Segunda División, apenas llegó a las 9.000 personas.

Según un informe de la Intervención General del Estado, el perjuicio por las recalificaciones a la baja del Ayuntamiento de Murcia ascendería a unos 300 millones. Pero el caso del Real Murcia, por su reciente descenso administrativo, no es más que la punta del iceberg del despilfarro del fútbol.

El recuento realizado por infoLibre de ayudas, exenciones y recalificaciones elevan los beneficios obtenidos por los equipos de fútbol a un mínimo de 1.500 millones. Destacan los 392 concedidos por la Generalitat Valenciana a los conjuntos de la comunidad, sobre todo al Valencia CF; los 270 de Telemadrid y Caja Madrid al Atlético de Madrid y Getafe; los 385 de la Ciudad Deportiva del Real Madrid o los más de 100 de las entidades y administraciones vascas para la construcción del nuevo San Mamés. En cuestión de pelotazos urbanísticos, el FC Barcelona ya tiene el suyo, con un beneficio probable de hasta 300 millones de euros.Televisiones autonómicas

Llama la atención que las televisiones autonómicas, especialmente las más endeudadas como la valenciana, la madrileña y la catalana, hayan desembolsado cientos de millones para comprar los derechos audiovisuales de los respectivos equipos. Por ejemplo, y según los datos aportados por Esquerra Unida del País Valencià (EUPV, la marca valenciana de IU), Canal 9 pagó 234 millones en una década por los derechos televisivos de los equipos valencianos. En total, la Generalitat ha sufragado a esta empresas privadas con 392 millones, por todos los conceptos.

En concreto, el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) concedió avales por 118 millones. Ante el impago de las deudas, los avales han provocado que la Comunitat se haya convertido en accionista de los equipos, caso del Elche, del Hércules y del Valencia CF. De los 118 millones, 81 fueron para el Valencia. En este caso hay pendiente una disputa judicial entre Bankia, la entidad prestamista, y el avalista, que fue la Generalitat.

El caso del Valencia es paradigmático de la intervención con dinero público. Tras recalificar el nuevo estadio de Mestalla, el club anunció la paralización de las obras, con el consiguiente quebranto para las cajas de ahorros que prestaron el dinero, como Bankia, que ha tenido que ser rescatada con más de 22.400 millones de euros.

Además, las condiciones de la venta del Valencia al empresario de Singapur Peter Lim incluyen una refinanciación por parte de Bankia de los 230 millones de la deuda del club (incluyendo la de la fundación asciende a 320 millones) a un plazo de 15 años, con tres de carencia en los que no pagará capital.

La Generalitat Valenciana ha pagado al Villarreal CF cerca de 20 millones en cinco años por anunciar en su camiseta el aeropuerto de Castellón, que todavía no se encuentra en funcionamiento. Hace menos de dos semanas, el CD Castellón recibió otros 660.000 euros de los atrasos de este contrato con el aeródromo promovido por el expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, condenado a cuatro años de cárcel. En total, este club de Tercera División que está en concurso de acreedores ha recibido 2,42 millones del aeropuerto de Castellón desde 2006.

Asimismo, la Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana abonó 10,1 millones a cuatro clubes. En concreto, 7,83 millones al Villarreal, 1,77 millones al Levante, 522.000 euros al Elche y la misma cantidad al Castellón.

Pese a este chorro de millones públicos, el Valencia mantiene una deuda de 320 millones, el Villarreal de 267,4 millones, el Levante de 98,4 millones y el Hércules de 46,3 millones. 

Telemadrid y Caja Madrid

En la Comunidad de Madrid, Telemadrid y Caja Madrid adquirieron los derechos audiovisuales televisivos del Atlético de Madrid y del Getafe para cinco temporadas, desde la 2009/2010, por un montante de 270 millones. Y lo hicieron a pesar de disponer de informes en los que se afirmaba que esa operación generaría pérdidas. Los documentos prueban que la inversión sólo se recuperaría a partir del octavo año, pese a lo cual aceptaron firmar un contrato por sólo cinco temporadas.

El Atlético de Madrid recibió otros 24 millones por la publicidad de Telemadrid en sus camisetas. El equipo del Vicente Calderón mantiene una deuda de 549 millones de euros y el Getafe de 46,2 millones.

Por su parte, TV3 ha patrocinado al FC Barcelona con 15 millones y al RCD Espanyol con otros 10 millones en los últimos cinco años. En total, la televisión pública autonómica ha destinado 25 millones de su presupuesto para publicitarse en las camisetas de los clubes de fútbol de la Primera División de la Liga de Fútbol Profesional durante un lustro.

FC Barcelona y Espanyol

Pero además, y según las cuentas de TV3 de 2010 y los primeros meses de 2011, publicadas por el diario El País, la cadena catalana gastó hasta 24 millones para patrocinios del FC Barcelona y 13 para la UEFA. El RCD Espanyol obtuvo otros 4,6 millones en ese año y medio. La cadena tenía un contrato de menor cuantía con la Unió Esportiva Lleida (0,27 millones).

La deuda del FC Barcelona está estimada, al igual que la del Real Madrid, en unos 900 millones. La del Espanyol es de 187,8 millones.

Ante este torrente de dinero público, la Unión Europea ha abierto un expediente para investigar a siete clubes españoles al considerar que se han podido beneficiar de apoyos públicos incompatibles con las normativa comunitaria. El Real Madrid, el Barcelona, el Athletic de Bilbao y el Osasuna son investigados por su estatus fiscal, pues son los cuatro clubes de Primera que no son sociedades anónimas, algo que según la denuncia presentada por el Bayern de Múnich podría darles ventaja.

Asimismo, Bruselas investiga al Valencia, al Hércules y al Elche por las ayudas del Instituto Valenciano de Finanzas. Además, el Real Madrid es investigado por la permuta de terrenos para la construcción de su ciudad deportiva, y el Athletic por la ayudas para construir el nuevo San Mamés.

Millones para San Mamés

El club vizcaíno tuvo que desembolsar 50 millones, aunque de esta cantidad 17 millones procedían del valor del terreno del antiguo campo. La misma cifra aportó la Diputación Foral de Bizkaia. Por su parte, el Gobierno vasco y la BBK dieron otros 50 millones cada uno, y el Ayuntamiento de Bilbao 11 millones.

Pero el Athletic, con un déficit de 79,3 millones, no es el único conjunto vasco beneficiado por las autoridades. La Diputación Foral de Gipuzkoa, según un informe del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas, perdonó en 2009 un total de 50 millones a la Real Sociedad a través de subvenciones directas, de exenciones de impuestos y de condonaciones de multas. Además, el Gobierno vasco financiará con 10 millones la remodelación del estadio de Anoeta.

El Tribunal de Cuentas vasco hizo público hace unos meses un informe con todas las subvenciones concedidas por el Gobierno vasco y las tres diputaciones forales entre 2007-2011. En él, las ayudas a los clubes deportivos sumaban unos 42 millones. El Athletic se llevó 13,3 millones y la Real Sociedad ingresó 7,7. En esa relación no se tenían en cuenta los apoyos para las obras en estadios (San Mamés y Anoeta) ni los aplazamientos de pagos a Hacienda ni otras líneas de financiación.

Santiago Bernabéu

El Real Madrid está siendo investigado por la Comisión Europea por la recalificación de la antigua ciudad deportiva. En 1998 Ayuntamiento y Real Madrid firmaron un convenio urbanístico para el desarrollo de la zona donde estaba la antigua Ciudad Deportiva. En esta operación, el club blanco recibiría 385 millones y terrenos en concepto de permuta.

La UE también analiza la operación urbanística conocida como esquina del Santiago Bernabéu. Recientemente, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid paralizó la ampliación del coliseo de la Castellana. La modificación puntual del PGOU de Madrid que Ecologistas en Acción recurrió permitía la ampliación del estadio y la construcción de un hotel de lujo, un centro comercial y un aparcamiento subterráneo privados. El problema es que los suelos en el paseo de la Castellana de Madrid son públicos. Según los ecologistas, pasarían a manos privadas "sin que se produzca contrapartida alguna para el conjunto de la ciudadanía".

Al igual que Florentino Pérez, el FC Barcelona ha conseguido un pelotazo urbanístico con la recalificación de su estadio. Según las diferentes informaciones periodísticas, el equipo catalán obtendrá unos beneficios que van de los 250 a los 300 millones de euros gracias a la decisión de reclasificar los terrenos del Miniestadi y del Camp Nou. Con esta ayuda, el equipo azulgrana podrá ampliar su campo, que con el aval de los socios tendrá un aforo de 105.000 localidades.

Vicente Calderón

El Vicente Calderón, del Atlético de Madrid, fue reclasificado por el Ayuntamiento de Madrid. Según el convenio, el club colchonero no iba a obtener ningún beneficio. El equipo de Enrique Cerezo y la familia Gil acabarán siendo los propietarios del estadio de La Peineta, con un aforo para 70.000 espectadores. El Consistorio tiene previsto vender el estadio al Atlético por 41 millones.

Según el Ayuntamiento de Ana Botella, el Consistorio ha recibido desde 2009 miles de entradas para partidos del Atlético de Madrid en las competiciones de Liga y Copa del Rey por valor de entre cuatro y cinco millones como pago anticipado por los terrenos de La Peineta.

En Sevilla, los dos equipos de la ciudad reciben cada uno todos los años 350.000 euros. La Junta de Andalucía firmó el año pasado un convenio para hacer promoción turística en los partidos europeos, por el que pagaron a cada uno de ellos 50.000 euros, más 15.000 euros por eliminatoria superada y otros 30.000 al ganar la competición, tal y como consiguió el Sevilla. El Sevilla mantiene una deuda de 101, millones y el Betis de unos 60 millones.

El caso de los equipos sevillanos es un ejemplo de subvenciones directas del que no se libra ningún equipo de fútbol, independientemente de la categoría en la que se encuentre. Sólo a modo de ejemplo, la Fundación del FC Barcelona recibió en 2012 un total de 230.000 euros de ayudas de la Agencia Catalana de Consumo, un departamento de la Generalitat de Catalunya.

Celta y Deportivo

Pero fuera de la Champions de las subvenciones, en Galicia tanto el Celta como el Deportivo de A Coruña se han beneficiado de la refinanciación de sus deudas con las entidades financieras gallegas. En el caso del equipo de Vigo, Hacienda y Caixanova, ahora Novagalicia Banco, aceptaron una quita de 20 millones. Ahora mismo el pasivo del Celta es de unos 7 millones de euros. Novagalicia Banco, que ha tenido que ser rescatada por el Estado con 9.000 millones, sólo pudo ser vendida por 1.000. Y ahora es accionista de un tercio de las acciones del Celta.

Pese a esta situación, el presidente del Celta, Carlos Mouriño, ha convencido al Ayuntamiento de Vigo y a la Diputación de Pontevedra para que amplíen el estadio de Balaídos. Pero también para que adquieran terrenos en la parroquia de Valladares, que los recalifique y construya una nueva ciudad deportiva para el equipo gallego, que es propiedad del empresario Carlos Mouriño.

Por su parte, el Deportivo acaba de salir del concurso de acreedores. Hacienda admitió una rebaja del 45%, al mismo tiempo que concedió un periodo de 10 años al conjunto para abonar la deuda. Pese a todo, el pasivo del Dépor sigue siendo de 100 millones de euros.

El recurso a los concursos de acreedores

Según el economista José María Gay de Liébana, que presenta todos los años un estudio sobre la situación económica del fútbol español, los equipos se están librando de una parte de sus deudas de una forma "artificial". Lo hacen gracias a los concursos de acreedores, pues los clubes consiguen convencerles de que acepten cobrar menos.

Uno de los equipos que primero recurrió al concurso fue el Sporting de Gijón, ahora en Segunda división. Además, el conjunto asturiano recibió una ayuda municipal, pues el Consistorio gijonés compró en 2001 los campos de fútbol de Mareo y por las marcas del equipo por 12 millones de euros. Este dinero evitó in extremis la desaparición de este equipo, fundado como club de fútbol en 1905.

Asimismo, el Ayuntamiento de Gijón destinó 9,5 millones de euros para remodelar el estadio municipal, que todos los años se alquila por una cantidad "simbólica" al cuadro rojiblanco.

Por su parte, el Real Zaragoza, con una deuda de 100 millones (antes del concurso superaba los 150 millones) se encuentra en una situación crítica. Javier Tebas, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, llegó a asegurar que la situación del club malo era "muy, muy delicada. En alerta roja", dijo este directivo.

S&P rebaja en un escalón la nota a Francia

Audio sobre el Valencia en el caso Bankia

Nueva Romareda

Al igual que en el caso del Sporting, el Real Zaragoza fue salvado por las administraciones aragonesas. En 2006, el entonces consejero de Economía y Hacienda aragonés, Eduardo Bandrés, dejó su cargo para presidir el Real Zaragoza. Recientemente, el Gobierno de Aragón reconoció la existencia de un aval del año 2004 de un crédito que el club "no está pagando", y el Gobierno de Aragón ha tenido que abonar un millón de euros.

El Racing de Santander, con una deuda de 35 millones tras el concurso de acreedores (antes era de 75 millones), se libró por horas del descenso a la Segunda B, lo que habría supuesto la casi segura desaparición del equipo.

Más sobre este tema
stats